11. Urge impulsar la economía del campo

Urge aten­der y dar via­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca a los cam­pe­si­nos. Edu­ca­ción, cul­tu­ra, tec­no­lo­gía, orga­ni­za­ción e inver­sión deben impul­sar­se en todas las comu­ni­da­des rura­les a tra­vés de empre­sas comu­ni­ta­rias auto­ges­ti­vas en las que par­ti­ci­pen uni­ver­si­ta­rios, pro­fe­sio­na­les y otras per­so­nas com­pro­me­ti­das con el desa­rro­llo social y demo­crá­ti­co. Debe pro­mo­ver­se espe­cial­men­te la uni­dad pro­duc­ti­va fami­liar. Es impor­tan­te inyec­tar sub­si­dios pla­nea­dos cui­da­do­sa­men­te para hacer­lo eco­nó­mi­ca­men­te via­ble, así como tec­no­lo­gías y pro­ce­sos admi­nis­tra­ti­vos y logís­ti­cos sus­ten­ta­bles. Un obje­ti­vo fun­da­men­tal es lograr la auto­no­mía ali­men­ta­ria en cada bio­rre­gión.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *