9. El municipio, base de la recaudación fiscal equitativa y transparente

Foto: Daniel Zanini H.

Actualmente, la distribución de ingresos por recaudación fiscal favorece demasiado a la federación a expensas de los estados y los municipios. Es necesario revertir esta situación impulsando un nuevo federalismo que fortalezca las atribuciones fiscales de los municipios y facilite el desarrollo de las regiones. Todos los pagos que se efectúen de impuestos deben ser distribuidos a partir de cada municipio, repartiéndolos de manera que el 25% se destine a la federación, otro tanto a la administración pública estatal a la que pertenezca dicho municipio y el restante 50% al municipios, responsabilizando a los Ayuntamientos de combatir la evasión fiscal. Para garantizar la equidad fiscal, deben desaparecer los regímenes especiales y la posibilidad de realizar consolidaciones fiscales. Los artículos suntuarios deberán gravarse en mayor medida a través de impuestos especiales y para garantizar la equidad se requiere del establecimiento de estrictos controles de progresividad para que todas las empresas paguen en función de sus utilidades. es importante también generar incentivos para todas aquellas empresas grandes, pequeñas o medianas que impulsen la apertura de opciones laborales. Los salarios y los ingresos por servicios profesionales deberán clasificarse en cinco niveles, de manera tal que los del nivel más alto contribuyan con 30%, los del segundo con 20%, los del tercero con 10%, los del cuarto con 5% y los del quinto con cero. En la medida en la que se aumente la riqueza nacional deberán disminuirse gradualmente las tasas fiscales con base en planes de desarrollo, sustentabilidad y bienestar social equitativo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: