Acuerdo nacional

Ahí esta como ejem­plo recien­te, el Acuer­do por la Segu­ri­dad que el año pasa­do fir­mó la cúpu­la diri­gen­te del país, ante el recla­mo de don Ale­jan­dro Mar­ti de que “¡si no pue­den, renun­cien!”. Se pasó un año y…¡no pudie­ron! Eso dicen las encues­tas, que gran par­te de los mexi­ca­nos viven con mie­do de ser secues­tra­dos y que los índi­ces delic­ti­vos se han abul­ta­do en todo el país.

Aún así (recuér­de­se que uno de los recla­mos ciu­da­da­nos en las cam­pa­ñas elec­to­ra­les pasa­das fue el de “¡pón­gan­se de acuer­do!”) hace fal­ta un Acuer­do o Pac­to Nacio­nal, así, con mayús­cu­las, para resol­ver los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de la nación. Y digo que con mayús­cu­las pues no debe­ría ser un Acuer­do como el cita­do, por la Segu­ri­dad, que fue un acto pro­to­co­la­rio y sin efi­ca­cia real.

El que se requie­re es un Acuer­do o Pac­to Nacio­nal como el de La Mon­cloa, post Fran­co, en Espa­ña o como el chi­leno, post Pino­chet. Ambos fue­ron fir­ma­dos por las cúpu­las diri­gen­tes y por las fuer­zas vivas de esos paí­ses, y per­mi­tie­ron su ingre­so a la demo­cra­cia y a una vía para el desa­rro­llo de esos pue­blos. ¿Por qué no se hace algo así en Méxi­co?

Igual que aque­llos, el Pac­to ten­dría que ser fir­ma­do por las cúpu­las diri­gen­tes polí­ti­cas y empre­sa­ria­les, por las fuer­zas vivas o repre­sen­tan­tes de los pode­res fác­ti­cos del país e ins­ti­tu­cio­nes como las Igle­sias, los gran­des sin­di­ca­tos, el ejér­ci­to. Y el com­pro­mi­so sig­na­do, ten­dría que ser dar los pasos nece­sa­rios para resol­ver los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de Méxi­co, los que tie­nen que ver con la fal­ta de segu­ri­dad públi­ca, con los gra­ves efec­tos de la cri­sis eco­nó­mi­ca, y con los reza­gos socia­les como la pobre­za extre­ma, el cre­cien­te des­em­pleo y la ace­le­ra­da pér­di­da del poder adqui­si­ti­vo de los sala­rios.

Dicho Pac­to debe­ría tener dos pre­mi­sas y dos deta­lles: Pre­mi­sas: 1.- para que todos gane­mos, todos tene­mos que poner. 2.- Los que más tie­nen, más ponen. Deta­lles: a) Debe haber obje­ti­vos,  metas y pla­zos con­cre­tos y  b) todo debe ser trans­pa­ren­te.

Y para que el Pac­to se cum­pla, y no suce­da lo que pasó con el Acuer­do de la Segu­ri­dad, la socie­dad debe­ría com­pro­me­ter­se a vigi­lar su cum­pli­mien­to. ¿Cómo la ven?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *