Campañas sistémicas de consumo reflexivo

 

Pero si obser­va­mos con dete­ni­mien­to el “desa­rro­llo” de las nacio­nes, los menos bene­fi­cia­dos han sido pre­ci­sa­men­te sus habi­tan­tes, aque­llos que han entre­ga­do su con­fian­za, su tra­ba­jo y su vida a quie­nes se han atri­bui­do el poder; éstos se han dado cuen­ta, des­de hace miles de años, que la gue­rra es un gran nego­cio, que abu­san­do de la bue­na fe de los demás es una exce­len­te opor­tu­ni­dad para lle­nar­se los bol­si­llos con for­tu­nas mal habi­das.

Todas las socie­da­des se han veni­do con­for­man­do con base en las deci­sio­nes de sus gober­nan­tes –ya sean comer­cia­les, reli­gio­sas, beli­co­sas o geo­po­lí­ti­cas –, has­ta lle­gar a nues­tros días, con el cuen­to de que así esta­ba mar­ca­do en nues­tro inevi­ta­ble des­tino. Hemos crea­do un mun­do, en don­de el mer­ca­do dic­ta sen­ten­cia, ori­gi­nan­do el des­man­te­la­mien­to de pobla­cio­nes ente­ras, de las bue­nas cos­tum­bres, de salu­da­bles hábi­tos, de extra­or­di­na­rias filo­so­fías, de res­pe­ta­bles tra­di­cio­nes y, por des­gra­cia, de la des­truc­ción de idio­mas ances­tra­les.

En Méxi­co –como en gran par­te de los paí­ses, tan­to ricos, pobres, como en vías de desa­rro­llo – hemos pade­ci­do de inefa­bles y dés­po­tas man­da­ta­rios, que se han ali­nea­do a las polí­ti­cas extran­je­ras y, en espe­cial, a las gran­des cor­po­ra­cio­nes y a los sinies­tros pode­res fác­ti­cos: la Igle­sia, la mili­cia, el nar­co­trá­fi­co y los medios de comu­ni­ca­ción. Des­pués del alza­mien­to de Inde­pen­den­cia y de la Revo­lu­ción – que, como siem­pre, solo bene­fi­cia­ron a los que invir­tie­ron sus rique­zas en arma­men­to –, la izquier­da se ha des­gas­ta­do en movi­mien­tos, mar­chas, dis­cur­sos, pla­nes y pro­yec­tos siem­pre trun­ca­dos por el des­gas­te, por el desen­can­to, la des­con­fian­za, la igno­ran­cia, la abu­lia. Nos hemos enfras­ca­do en lar­gas dis­cu­sio­nes y no hemos supe­ra­do ese esta­do; hemos pre­sen­ta­do pro­pues­tas extra­or­di­na­rias, muy bien estruc­tu­ra­das lin­güís­ti­ca­men­te, con un mar­co teó­ri­co de alto nivel, aca­dé­mi­ca­men­te bri­llan­tes, pero nun­ca lle­gan a quie­nes tie­nen que lle­gar: al pue­blo, al ciu­da­dano común y corrien­te, al olvi­da­do cam­pe­sino, al des­pre­cia­do obre­ro, a la gran masa que pade­ce ham­bre y deses­pe­ra­ción. Se que­dan como gran­des pie­zas dis­cur­si­vas y como ejem­pla­res pro­me­sas, que la his­to­ria se encar­ga­rá de poner en el olvi­do.

La izquier­da se ha deja­do enga­ñar por el jue­go elec­to­re­ro y quie­re ascen­der al poder (a como dé lugar), con car­tas mar­ca­das, por­que pien­sa que solo des­de ahí se pue­de cam­biar la reali­dad de la socie­dad. Pre­gun­to ¿cuán­tos años nos ha lle­va­do esta lucha?, ¿cuán­tos más? Si solo per­sis­ti­mos en este camino, casi es segu­ro que segui­re­mos topán­do­nos con la mis­ma pie­dra, man­te­nien­do a los que no pro­du­cen nada, no hacen nada y dis­fru­tan de con­si­de­ra­bles pri­vi­le­gios. Es nece­sa­rio que pen­se­mos en otras rutas y en otras solu­cio­nes com­ple­men­ta­rias de las ya cono­ci­das. No pode­mos pen­sar y afe­rrar­nos a que nues­tras ideas son la pana­cea o las úni­cas que nos lle­va­rán al ver­da­de­ro cam­bio social. Creer eso es una posi­ción sober­bia, egoís­ta y mio­pe.

Para ilus­trar mejor este comen­ta­rio, cita­ré al com­pa­ñe­ro Mar­co Eduar­do Murue­ta:

Expre­sar­se, bus­car todas las trin­che­ras, todas las tri­bu­nas; man­te­ner­se en con­tac­to, asu­mir con res­pon­sa­bi­li­dad tareas y pro­yec­tos alter­na­ti­vos, no dar­se por ven­ci­dos y per­sis­tir superan­do obs­tácu­los y posi­bles repre­sio­nes. Tener men­te abier­ta, sen­si­ble, recep­ti­va. Valo­rar mucho el arte alter­na­ti­vo (lite­ra­tu­ra, músi­ca, pin­tu­ra, poe­sía, cine, etc.) y las cien­cias alter­na­ti­vas. Desa­rro­llar ins­ti­tu­cio­nes alter­na­ti­vas, orga­ni­za­cio­nes. Ligar entre sí a las orga­ni­za­cio­nes. Gene­rar for­mas alter­na­ti­vas de pro­duc­ción y con­su­mo. Ges­tar los ras­gos de la nue­va socie­dad, abrien­do espa­cios para ello en todos lados, hacer del capi­ta­lis­mo un “que­so gru­ye­re” con agu­je­ros socia­les alter­na­ti­vos cada vez más gran­des y expan­si­vos. Seña­lar la inmo­ra­li­dad, la infa­mia; blo­quear el fun­cio­na­mien­to de las mafias; pro­tes­tar todos ante cada injus­ti­cia; gene­rar una eco­no­mía alter­na­ti­va, un ser­vi­cio ban­ca­rio
alter­na­ti­vo; pro­mo­ver los true­ques y el inter­cam­bio con base en otras medi­das que no sean sola­men­te las mone­das o el dine­ro como hoy lo cono­ce­mos. Ampliar cada vez la fra­ter­ni­dad y la liber­tad…”

Solo hay que recor­dar que, si no tene­mos éxi­to en nues­tros esfuer­zos, lo que no mata for­ta­le­ce.

Gran­des inver­sio­nes para esti­mu­lar el con­su­mis­mo

Los gran­des con­sor­cios –eco­nó­mi­cos y finan­cie­ros –, apar­te de no pagar impues­tos, dedi­can no solo una gran can­ti­dad de tiem­po, sino tam­bién de capi­tal, en hacer cam­pa­ñas para que noso­tros los ciu­da­da­nos con­su­ma­mos sus pro­duc­tos. Tie­nen enor­mes depar­ta­men­tos para ela­bo­rar sus estra­te­gias de mer­ca­do, en dise­ñar fal­sos enun­cia­dos para atra­par­nos en su esta­fa; pre­pa­ran gran­des ejér­ci­tos de ven­de­do­res dis­pues­tos a todo para que se cum­pla el come­ti­do final: cerrar el ciclo del capi­tal con la rea­li­za­ción de la ven­ta y, por ende, obte­ner su ganan­cia.

Las gran­des agen­cias de publi­ci­dad nos enga­ñan per­ma­nen­te­men­te con manio­bras de difu­sión en pren­sa, radio, tele­vi­sión, espec­tácu­los y even­tos (sobre­to­do depor­ti­vos: auto­mo­vi­lis­mo, fút­bol, golf, tenis, bás­quet­bol, base­ball, etc.) para que con­su­ma­mos sus pro­duc­tos: compu­tado­ras, celu­la­res, autos, ali­men­tos cha­ta­rra, ciga­rros, bebi­das alcohó­li­cas, refres­cos, dro­gas (pro­mo­vi­das por las tele­vi­so­ras en todas sus trans­mi­sio­nes, y en don­de la ofer­ta esti­mu­la la deman­da), noti­cie­ros, pro­gra­mas de muy baja cali­dad tele­vi­si­va, músi­ca, medi­ci­nas, artis­tas, depor­tis­tas medio­cres, y un exten­sí­si­mo etcé­te­ra.

Con­su­mi­mos fra­ses hechas, pero tram­po­sas: “el que quie­re, pue­de”; “el amor lo pue­de todo” (has­ta que empie­za a fal­tar el dine­ro); “écha­le ganas”; “si-se-pue-de” (gri­to muy soco­rri­do para moti­var medio­cres); “tan­to tie­nes, tan­to vales”, “ganar-ganar”, “hay que ser com­pe­ti­ti­vos”, “alcan­za tus metas” (sue­ños indi­vi­dua­li­za­dos, casas, coches, via­jes, etc.), fra­ses esqui­zo­fré­ni­cas apo­ya­das, todas ellas, en la ópti­ca del dine­ro. Y tam­bién con­su­mi­mos la par­ti­do­cra­cia, al IFE, al TRI­FE, a El Yun­que, el Opus Dei, Los Legio­na­rios de Cris­to (y una enor­me varie­dad de reli­gio­nes e igle­sias), dis­cur­sos inter­mi­na­bles y lle­nos de dema­go­gia, la nar­co-polí­ti­ca, mili­ta­res y poli­cías anal­fa­be­tas, medios de mani­pu­la­ción, grin­gos entro­me­ti­dos en todo, y todo esto para que la gen­te ter­mi­ne por no enten­der abso­lu­ta­men­te nada.

Hemos sobre­vi­vi­do a las cri­sis finan­cie­ras, a las cri­sis edu­ca­ti­vas, cri­sis de valo­res, cri­sis fami­lia­res, cri­sis ali­men­ta­rias y, a su vez, nos nutri­mos de per­ma­nen­tes gue­rras, odios, envi­dias, egoís­mos, ava­ri­cias; men­ti­ras y enga­ños ofi­cia­les; frau­des, fal­sos triun­fos, ima­gi­na­rios héroes, qui­mé­ri­cos cau­di­llos y vic­to­rias pírri­cas; con­ta­mi­na­ción o basu­ra ambien­tal (polí­ti­ca y mediá­ti­ca);  medio­cri­dad, corrup­ción, mie­dos, angus­tias, ansie­da­des, exce­si­vo estrés, apa­ren­tes enfer­me­da­des, pira­te­ría, vio­la­cio­nes, secues­tros y ase­si­na­tos. ¿Algo más? ¡Pufff, es un exce­so! ¡Y no nos deci­di­mos (o no que­re­mos) a poner­le fin al dra­ma!

Para­le­la­men­te, los gran­des con­sor­cios y los pode­res fác­ti­cos, tam­bién invier­ten gran­des for­tu­nas en la com­pra de dipu­tados, sena­do­res, gober­na­do­res, pre­si­den­tes muni­ci­pa­les, jue­ces (¿?), minis­te­rios públi­cos, cien­tí­fi­cos; en segu­ri­dad pri­va­da (“gua­ru­ras” que no se toca­rán el cora­zón para eli­mi­nar a cual­quier sama­ri­tano que se atre­va a mirar feo a su patron­ci­to) y ban­ca­ria (tan solo vea­mos como están tra­za­das todas las sucur­sa­les); autos blin­da­dos; cáma­ras de video; segu­ri­dad ciber­né­ti­ca, cual­quier tipo de arma­men­to y de vigi­lan­cia en gene­ral, todo con car­go, por supues­to, a los con­tri­bu­yen­tes, cuen­ta-habien­tes y fie­les con­su­mi­do­res, para poder seguir tenien­do el con­trol de la ciu­da­da­nía y de cual­quier situa­ción adver­sa que se pre­sen­te.

¡Todo esto nos da una idea, refle­ja y gra­fi­ca fiel­men­te el tama­ño de la explo­ta­ción a los tra­ba­ja­do­res del mun­do en este mode­lo eco­nó­mi­co!

Enton­ces, si las enor­mes com­pa­ñías y las gran­des
poten­cias indus­tria­les uti­li­zan cual­quier can­ti­dad de meca­nis­mos para incen­ti­var (o des­mo­ti­var, según con­ven­ga a sus intere­ses) los con­su­mos, no entien­do por qué noso­tros, como direc­tos per­ju­di­ca­dos de esa car­ga, no ini­cia­mos el mis­mo meca­nis­mo, solo que inver­ti­do, para dis­mi­nuir su des­co­mu­nal inge­ren­cia en nues­tras vidas y en nues­tras men­tes. Trans­for­me­mos su ganan­cia en pér­di­da. Las colo­sa­les cor­po­ra­cio­nes recien­ten de inme­dia­to la pre­sión que ejer­ce­mos cuan­do no con­su­mi­mos sus pro­duc­tos.

Si bien es cier­to que la idea de las cam­pa­ñas de CON­SU­MO REFLE­XI­VO no es nue­va, tam­bién es cier­to que nun­ca las hemos sis­te­ma­ti­za­do, no hemos sido cons­tan­tes en la coer­ción en con­tra de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Si pudié­ra­mos hacer­lo, es segu­ro que se les redu­ci­rían con­si­de­ra­ble­men­te sus ganan­cias, aque­llas con las que se obs­tru­ye el ver­da­de­ro cre­ci­mien­to, aque­llas con las que habría un real pro­gre­so de las socie­da­des, del bene­fi­cio de los indi­vi­duos y del desa­rro­llo de su entorno; en su edu­ca­ción, en su tra­ba­jo, en su vivien­da, en su fami­lia, en su recrea­ción, y no en el des­pil­fa­rro en osten­ta­cio­nes, en la obten­ción de pre­ben­das y de prác­ti­cas que solo a los varo­nes del dine­ro favo­re­ce.

Algu­nos casos sim­bó­li­cos

Cuan­do Fran­cia se opu­so a la Gue­rra de Irak, las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­ses pro­mo­vie­ron que los res­tau­ran­tes qui­ta­ran de sus menús las papas a la fran­ce­sa, sim­ple­men­te para des­pres­ti­giar un solo pro­duc­to de aquél país euro­peo, y creo que sur­tió los efec­tos desea­dos. Actual­men­te los grin­gos pro­mue­ven el no acu­dir (o no con­su­mir, que para el caso es lo mis­mo) a las ciu­da­des o esta­dos mexi­ca­nos con mayor índi­ce de peli­gro­si­dad, como Michoa­cán, Sina­loa, Chihuahua, Jalis­co, More­los y, por supues­to, la ciu­dad de Méxi­co.

Recor­de­mos el gran apa­gón de Nue­va York, todo el desas­tre que gene­ró. Si esto lo hubie­ra pro­vo­ca­do una acción colec­ti­va cons­cien­te, enton­ces los gober­nan­tes y los due­ños del dine­ro, empe­za­rían a alar­mar­se real­men­te y se gene­ra­ría una ver­da­de­ra revo­lu­ción pací­fi­ca.

En el año de 2008, el sis­te­ma finan­cie­ro de EU se vino aba­jo debi­do a una fal­ta de con­su­mo (invo­lun­ta­rio) en la com­pra de casas, y el sis­te­ma hipo­te­ca­rio se des­plo­mó, segui­do del mer­ca­do auto­mo­triz y de las bol­sas de valo­res. O sea que, los resi­den­tes esta­dou­ni­den­ses deja­ron de adqui­rir inmue­bles e, invo­lun­ta­ria­men­te, obs­tru­ye­ron el flu­jo de capi­tal y nos mos­tra­ron (invo­lun­ta­ria­men­te) que el sis­te­ma mone­ta­rio, cuan­do dejas de con­su­mir, se con­vier­te en una casa de nai­pes, suma­men­te ende­ble y con muchas aris­tas por don­de “soplar­le”.

Y esto es lo ver­da­de­ra­men­te intere­san­te de este suce­so. Cuan­do gene­ras con­cien­cia masi­va (no invo­lun­ta­ria), la socie­dad pue­de empe­zar a modi­fi­car patro­nes de con­duc­ta que nos lle­ven a tomar mejo­res deci­sio­nes colec­ti­vas y a tener una mayor cons­cien­cia de su entorno.

Si exis­tie­ran ver­da­de­ras redes, nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, que deci­die­ran no con­su­mir deter­mi­na­dos pro­duc­tos – como pudie­ran ser los pro­duc­tos trans­gé­ni­cos – créan­me que ten­dría­mos, ante nues­tros ojos, una herra­mien­ta de inmen­so poder sobre las inmen­sas oli­gar­quías. Hemos inten­ta­do crear redes de CON­SU­MO REFLE­XI­VO por Inter­net: para no pren­der nues­tros tele­vi­so­res; en con­tra de los altos cobros de las tari­fas de los celu­la­res; para no con­su­mir más bol­sas de plás­ti­co; en con­tra del pago de la tenen­cia; con­tra el pago de impues­tos; y, últi­ma­men­te, el no pago de los reci­bos de luz eléc­tri­ca, en apo­yo de los tra­ba­ja­do­res de la com­pa­ñía de Luz y Fuer­za del Cen­tro. Todas ellas con un enfo­que tran­si­to­rio, con resul­ta­dos total­men­te ais­la­dos.

En las pasa­das elec­cio­nes del 6 de julio, sur­gió un fenó­meno social, un movi­mien­to que se opu­so al “con­su­mo” de votos, demos­tran­do que ya ni las cos­to­sas cam­pa­ñas tele­vi­si­vas ni los
hue­cos dis­cur­sos polí­ti­cos, per­mean la volun­tad ciu­da­da­na que (aun­que fue apro­ve­cha­da por los par­ti­dos domi­nan­tes de la esce­na polí­ti­ca) los votan­tes demos­tra­ron su har­taz­go y su capa­ci­dad para empe­zar a cam­biar el pro­ce­so elec­to­ral, sin nece­si­dad de líde­res fan­tas­mas. ¿Se ima­gi­nan si un alto por­cen­ta­je del 60% de abs­ten­cio­nis­tas deci­die­ra unir­se a este movi­mien­to?

Con­su­mi­mos incon­cien­te, mecá­ni­ca y absur­da­men­te, en bene­fi­cio sola­men­te de los patro­nes adi­ne­ra­dos. Debe­mos empe­zar a obte­ner con­cien­cia para ini­ciar un ver­da­de­ro movi­mien­to que impac­te en la socie­dad y que empie­ce a dete­rio­rar el meca­nis­mo que vigo­ri­za a la alta bur­gue­sía: su ganan­cia mone­ta­ria.

Exis­ten orga­ni­za­cio­nes a favor de los dere­chos huma­nos, que luchan por las injus­ti­cias de las muje­res, que luchan a favor de los cam­pe­si­nos (que, por cier­to, gene­ran el ener­gé­ti­co más impor­tan­te del pla­ne­ta: el ali­men­to), de los obre­ros, por la edu­ca­ción, por la vivien­da, por el coope­ra­ti­vis­mo, los migran­tes, por los dere­chos huma­nos, de los niños. En fin, todas ellas son muy valio­sas y nece­sa­rias, pero tene­mos que empe­zar a crear estra­te­gias que sean más efec­ti­vas, más fáci­les de imple­men­tar, con resul­ta­dos colec­ti­vos que gene­ren más con­fian­za y mayor con­cien­cia en la ciu­da­da­nía, sin que ten­ga­mos que com­pro­me­ter a los que ya no creen en nada.

Lo que per­si­guen las cam­pa­ñas sis­te­má­ti­cas de CON­SU­MO REFLE­XI­VO, es agru­par, uni­fi­car los esfuer­zos de varios movi­mien­tos, aso­cia­cio­nes, gru­pos, colec­ti­vos, que, sin que ten­gan que des­cui­dar ni dejar de hacer su labor ori­gi­nal, pue­den lle­var a cabo esta acti­vi­dad con resul­ta­dos con­tun­den­tes, visi­bles y alen­ta­do­res, que empe­za­rán a gene­rar un sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia gene­ra­li­za­do, no solo nacio­nal, sino pla­ne­ta­rio. “Si pue­des cam­biar tu con­su­mo, pue­des cam­biar el mun­do”.

Ven­ta­jas del CON­SU­MO REFLE­XI­VO

No tie­nes que seguir a nin­gún líder adul­te­ra­do; no tie­nes que per­te­ne­cer a nin­gún par­ti­do; no tie­nes que apo­yar a nin­gún polí­ti­co; no tie­nes que asis­tir a mar­chas ni míti­nes; no tie­nes que “chu­tar­te” nin­gún dis­cur­so; no tie­nes que enfren­tar a poli­cías; no tie­nes que derra­mar ni una gota de san­gre; no tie­nes que apor­tar cuo­tas; no tie­nes que escon­der­te de nadie; no tie­nes que com­pe­tir con nadie; no tie­nes que pre­sen­tar nin­gún pro­yec­to; no tie­nes que con­ta­mi­nar. Lo úni­co que tene­mos que hacer, apar­te de apli­car nues­tra crea­ti­vi­dad y nues­tra ini­cia­ti­va, es CON­SU­MIR REFLE­XI­VA­MEN­TE los pro­duc­tos que más per­ju­di­can a nues­tra eco­no­mía, al medio ambien­te y a nues­tra socie­dad.

Bene­fi­cios (por men­cio­nar algu­nos)

Sin afi­liar­te, for­ma­rás par­te de un movi­mien­to de alcan­ces inima­gi­na­bles; impac­ta­rás a los gran­des con­sor­cios comer­cia­les trans­na­cio­na­les; defen­de­rás esfuer­zos pro­duc­ti­vos; no con­ta­mi­na­rás el medio ambien­te; empe­za­re­mos a fra­ter­ni­zar y huma­ni­zar colec­ti­va­men­te, etc.

Por citar solo algu­nas accio­nes a seguir:

- Apo­yar las cam­pa­ñas que pro­po­ne El Poder del Con­su­mi­dor

- Apo­yar cam­pa­ñas nacio­na­les, en cade­na o red y difun­dir­las

- Com­pra en mer­ca­dos públi­cos, tien­das de aba­rro­tes, tian­guis y coope­ra­ti­vas

- Acer­car­se a la Eco­no­mía de Equi­va­len­cias y a La Socie­dad del Afec­to

- Acer­car­se a La Socie­dad del Cono­ci­mien­to y la Tec­no­lo­gía

- Com­prar en las tien­das del ISSS­TE

- Hacer depor­te, leer y socia­li­zar

- Cuan­do com­pres, pegún­ta­te antes sí lo nece­si­tas, de lo con­tra­rio, no lo com­pres

- Si tie­nes que comer fue­ra, haz­lo en una fon­da y no en una cade­na de res­tau­ran­tes

- Mejor la casa de alguien que antros. (Pue­des fumar, mayor segu­ri­dad, gas­tas menos)

- No con­su­mas en las tien­das comer­cia­les, ni depar­ta­men­ta­les, ni pla­zas comer­cia­les

- No
com­pres agua embo­te­lla­da, puri­fi­ca el agua y ali­men­tos

- No apo­yes el redon­deo, ni Tele­tón, ni Jugue­tón, ni a nin­gu­na cam­pa­ña de tele­vi­so­ras

- No veas noti­cie­ros de Tele­vi­sa, ni de TV Azte­ca

- No con­tra­tes tele­vi­sión por cable

- No com­pres Lote­ría Nacio­nal, ni Pro­nós­ti­cos Depor­ti­vos, ni Mela­te, ni Gana Gol

- No com­pres ropa ni zapa­tos de mar­ca; con­su­me pro­duc­tos mexi­ca­nos

- No te afi­lies a nin­gún par­ti­do polí­ti­co

- No regis­tres tu celu­lar

- No com­prar medi­ca­men­tos ni pro­duc­tos “mila­gro”, no están regu­la­dos por la SSA

Si suben los impues­tos, enton­ces gas­tar en for­ma aus­te­ra, hacer los gas­tos inevi­ta­bles, cam­biar los hábi­tos de con­su­mo para no favo­re­cer el cir­cu­lan­te mone­ta­rio de los capi­ta­les pri­va­dos y, de esta mane­ra, for­ta­le­cer cons­cien­te­men­te la pro­tes­ta ciu­da­da­na.

Todas estas accio­nes mien­tras afi­na­mos los meca­nis­mos que vayan for­ta­le­cien­do este movi­mien­to. Ya sea por Inter­net, volan­tes, radio­di­fu­so­ras comu­ni­ta­rias o cual­quier otro meca­nis­mo para pro­po­ner el no con­su­mir pro­duc­tos de fácil erra­di­ca­ción, para que los resul­ta­dos robus­tez­can los accio­nes y se mul­ti­pli­quen, no solo en nues­tro país, sino en el mun­do ente­ro.

De esta mane­ra ya no con­su­mi­re­mos mie­dos, ni medio­cri­da­des, ni men­ti­ras, ni dro­gas y empe­za­re­mos a ser más soli­da­rios, a tener más con­fian­za en nues­tros cama­ra­das, con­su­mi­re­mos fra­ter­ni­dad y ten­dre­mos un fir­me sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia por nues­tro país y el pla­ne­ta en don­de vivi­mos todos los seres huma­nos.

Las Coope­ra­ti­vas y las Cajas de Aho­rro

Toda pro­pues­ta debe de estar acom­pa­ña­da por otra que la refuer­ce y, en este caso, las coope­ra­ti­vas y las cajas de aho­rro, son la mejor solu­ción para los pro­ble­mas que sur­jan del des­man­te­la­mien­to de empre­sas y des­pi­dos de los tra­ba­ja­do­res, a raíz de la fal­ta de con­su­mi­do­res de sus pro­duc­tos, ries­go y resul­ta­do de las cam­pa­ñas de CON­SU­MO REFLE­XI­VO.

Con la crea­ción de más coope­ra­ti­vas y de cajas de aho­rro, ten­dre­mos la posi­bi­li­dad de encon­trar tra­ba­jo y de apo­yar a com­pa­ñe­ros que que­den en el des­am­pa­ro labo­ral, tan­to a nivel nacio­nal como inter­na­cio­nal. Se le pon­dría fin a toda la hor­da de funes­tos inter­me­dia­rios, tan­to finan­cie­ros como comer­cia­les; se redu­ci­rían, en gran medi­da los cos­tos y deja­ría­mos de man­te­ner a hol­ga­za­nes que solo viven del opor­tu­nis­mo.

El MTS cuen­ta con una coor­di­na­ción de este movi­mien­to que empie­za a agru­par a varios esfuer­zos coope­ra­ti­vis­tas para desa­rro­llar empre­sas, ideas y autén­ti­cas aso­cia­cio­nes de tra­ba­ja­do­res que ya no ten­gan que depen­der de patro­nes abu­si­vos.

Las cajas de aho­rro son una exce­len­te opción para que las comu­ni­da­des empie­cen a ayu­dar­se eco­nó­mi­ca­men­te, a bajo cos­to y, con ello, se ensan­che la con­fian­za entre indi­vi­duos que deseen coope­rar en acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, en bene­fi­cio de sus barrios, colo­nias, dele­ga­cio­nes y Esta­dos.

 

Solo me res­ta decir: ¡¿HAS­TA CUÁN­DO CIU­DA­DANO, HAS­TA CUÁN­DO?!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *