Dolores Jiménez y Muro

…huér­fa­na de padre y madre des­de muy joven; vivien­do siem­pre de mi tra­ba­jo, y, des­de hace tiem­po tam­bién, sola en el mun­do, no exis­te otra influen­cia para mí que la de mi cri­te­rio y la de mi con­cien­cia, no aspi­ran­do a nada mate­rial ni arren­drán­do­me nada tam­po­co, si no es obrar tor­ci­da­men­te, lo cual está en mi mano evi­tar”

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *