El informe de FECAL

Des­pués de cua­tro años, en los que ha lle­va­do al país a una de sus peo­res con­di­cio­nes, tan­to eco­nó­mi­ca­men­te, cómo en el área de segu­ri­dad, que sal­pi­ca toda las áreas de nues­tro vivir coti­diano, lo que más a movi­do a la ciu­da­da­nía a gri­tar­le dón­de se para… “RENUN­CIA CAL­DE­RON”, es el gran núme­ro de secues­tros y ase­si­na­tos que han baña­do nues­tro sue­lo de san­gre, de delin­cuen­tes, de poli­cías, de civi­les; a los mexi­ca­nos nun­ca se nos pre­gun­tó si que­ría­mos que la “gue­rra “ fue­ra la estra­te­gia para com­ba­tir al nar­co­trá­fi­co, jamás se nos pre­gun­tó si que­ría­mos al ejer­ci­to en las calles y carreteras.

Hace dos años FECAL en las que, segu­ra­men­te sen­tia el agua has­ta el cue­llo orga­ni­za e invi­ta a varios sec­to­res de la socie­dad, ahí mis­mo en el 2008 el Sr. Mar­tín les dijo cla­ro y de fren­te. “si no pue­den con el car­go, “RENUN­CIEN”; las auto­ri­da­des poli­cía­cas, mili­ta­res, secre­ta­rio de segu­ri­dad nacio­nal, todos, se arre­mo­li­na­ban en sus asien­tos, se achi­ca­ban ante el recla­mo jus­to de un padre doli­do por el secues­tro y ase­si­na­to de su hijo. Ahí se toma­ron 71 acuer­dos a rea­li­zar, a la fecha nin­guno se ha cumplido.

Al ter­mino de esa reu­nión, salen del recin­to, sin haber res­pon­di­do al Sr. Mar­tín, que en ese momen­to se trans­for­mó en la con­cien­cia y voz de millo­nes de mexi­ca­nos, no hubo com­pro­mi­so, no hubo docu­men­to fir­ma­do, no hubo res­pues­ta algu­na, y a dos años, tam­po­co ha habi­do renun­cias de nadie, y los muer­tos y los secues­tros, las extor­sio­nes , las men­ti­ras y las injus­ti­cias han segui­do sien­do el pan de cada día; los abu­sos de auto­ri­dad de los miem­bros del ejer­ci­to mexi­cano, los ase­si­na­tos come­ti­dos con­tra gen­te abso­lu­ta­men­te ino­cen­te, des­ar­ma­da, a niños, jóve­nes, ancia­nos, padres de fami­lia, que han sido ase­si­na­dos a san­gre fría, se siguen perpetrando.

A dos años de rea­li­za­da esa reu­nión y ante la incon­for­mi­dad y exi­gen­cia de la ciu­da­da­nía cuya per­cep­ción de hace dos años a hoy, sobre la inse­gu­ri­dad, ha ido en aumen­to, sien­do no sólo una per­cep­ción sino una reali­dad y los más de 30 mil muer­tos lo con­fir­man, FECAL, con­vo­ca nue­va­men­te a un “ Diá­lo­go por la segu­ri­dad”, a Gober­na­do­res, a miem­bros del Supre­mo Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Nación, y al cle­ro y nos con­mi­na a que cómo socie­dad nos una­mos en su lucha. Ipso fac­to sur­ge la res­pues­ta: “contigo…ni a misa”.

Sin duda al que han dado en lla­mar “el cri­men orga­ni­za­do”, com­pues­to por los ya famo­sos cár­te­les, inte­gra­dos, en su mayo­ría por jóve­nes, diri­gi­dos por per­so­nas de bajo nivel aca­dé­mi­co, han dado mues­tras de tener mayor capa­ci­dad para orga­ni­zar­se que las auto­ri­da­des que supues­ta­men­te los com­ba­ten, aún cuan­do cuen­tan con miles de millo­nes de pesos que supues­ta­men­te tam­bién, son des­ti­na­dos para éste fin y con per­so­nal muy capa­ci­ta­do en éstas cues­tio­nes de inteligencia.

Son muchos los “erro­res” y “equi­vo­ca­cio­nes” que miem­bros del ejer­ci­to han come­ti­do en con­tra de per­so­nas que nada tie­nen que ver con el nar­co­trá­fi­co; cómo ima­gi­nar que sol­da­dos hayan empren­di­do ésta gue­rra ase­si­nan­do niños, jóve­nes, maes­tras, ancia­nas, tra­ba­ja­do­res y ante los recla­mos y denun­cias FECAL, sigue empe­ci­na­do en su defen­sa, y afir­ma que “el ejer­ci­to esta­rá en las calles has­ta el últi­mo día de su man­da­to”, argu­men­tan­do que el ejer­ci­to lucha con­tra los delin­cuen­tes y si un carro al pasar por un retén no hace la para­da, ellos actúan, en defen­sa de su vida y las de los ciu­da­da­nos y al dar­se cuen­ta de que ase­si­na­ron a per­so­nas ino­cen­tes, salen al día siguien­te tan­to FECAL cómo el voce­ro del ejer­ci­to a dar el “más sen­ti­do pésa­me” y a pro­me­ter ayu­da a los deu­dos y a rea­li­zar las inves­ti­ga­cio­nes per­ti­nen­tes. Detrás de las cáma­ras tele­vi­si­vas dirán: ni modo son daños cola­te­ra­les de “la guerra”.

Pare­ce que igno­ra FECAL lo que ocu­rre en las carre­te­ras, ¿cuan­tos han sido los rete­nes fal­sos que se apo­sen­tan en luga­res estra­té­gi­cos, detie­nen vehícu­los, se los qui­tan, los des­po­jan de sus per­te­nen­cias y se van?, y no
apa­re­ce en esos momen­tos ni por aso­mo una patru­lla fede­ral de cami­nos, ni una bri­ga­da de sol­da­dos para sal­va­guar­dar la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, por for­tu­na para los asal­ta­dos, en esos “rete­nes” no los asesinan.

El últi­mo caso de ase­si­na­dos por el ejer­ci­to ocu­rrió la madru­ga­da del 6 de sep­tiem­bre, por la auto­pis­ta Nue­vo León – Mon­te­rrey, cuan­do una fami­lia venía de una fies­ta, sin haber seña­les de retén alguno, de repen­te en la oscu­ri­dad aún, empie­za a escu­char dis­pa­ros, se detie­ne el vehícu­lo en que via­ja­ban y la madre de fami­lia se da cuen­ta de que han ase­si­na­do a su espo­so, a su hijo de 15 años y 4 heri­dos más entre ellos dos meno­res. Rela­ta la seño­ra que un sol­da­do al abrir la puer­ta del vehícu­lo, sólo aca­to a decir: “disculpen”.Y al día siguien­te salen una vez más a dar el pésame.

Hoy, a cua­tro años de su “gue­rra”, los ciu­da­da­nos vivi­mos ate­mo­ri­za­dos, nos han roba­do la tran­qui­li­dad, la liber­tad de tran­si­tar libre­men­te por nues­tro país, por nues­tras calles y el nar­co­trá­fi­co sigue cre­cien­do, y arre­ba­ta a fami­lias a sus hijos ya sea por­que los ase­si­nan o se enro­lan en la delin­cuen­cia y se va tras­mi­tien­do éste fenó­meno de gene­ra­ción tras gene­ra­ción y en todo este fenó­meno de cre­ci­mien­to no son aje­nos la cla­se polí­ti­ca que han encon­tra­do en estos per­so­na­jes una mane­ra más de hacer gran­des fortunas.

Cómo pues nos pide FECAL que nos una­mos en su lucha, si en la nues­tra él nun­ca ha sido soli­da­rio, y todo acto de gobierno que rea­li­za está enca­mi­na­do a dañar más al pue­blo. El aumen­to de impues­tos es algo que no nos con­sul­tan ni él ni dipu­tados ni sena­do­res, , los aumen­tos a las gaso­li­nas se nos impo­nen, aun­que esto sig­ni­fi­que aumen­to en cas­ca­da de todo, a la ener­gía eléc­tri­ca, luz, gas, ali­men­tos y medi­ci­na, la limi­ta­ción del ingre­so de nues­tros hijos a las escue­las y uni­ver­si­da­des públi­cas es cada vez mas férrea, las agre­sio­nes a los tra­ba­ja­do­res deján­do­los sin empleo en aras de pro­te­ger a los gran­des empre­sa­rios a sido su signo dis­tin­ti­vo, el tope sala­rial ina­mo­vi­ble, aun­que la cla­se polí­ti­ca, dis­fru­ten de altos sala­rios que debe­rían de aver­gon­zar­los ante la mise­ria de un pue­blo, que cada vez se sien­te más agre­di­do con está vio­len­cia institucionalizada

Y los par­ti­dos políticos…¡bien gra­cias!, dis­fru­tan­do de los sub­si­dios y pre­rro­ga­ti­vas auto­ri­za­dos por ellos mis­mos en el con­gre­so y sena­do y empe­zan­do su pro­pia gue­rra por la Pre­si­den­cia de la República.

Por la impor­tan­cia que revis­te men­ciono que los ciu­da­da­nos mexi­ca­nos esta­mos entre dos fue­gos: el de la delin­cuen­cia y el de los polí­ti­cos. Es cri­mi­nal lo que hoy, cómo cada año, están pade­cien­do los habi­tan­tes de Tabas­co, Vera­cruz y Chia­pas, Esta­dos inun­da­dos debi­do no a las llu­vias, cómo nos lo quie­ren hacer creer, sino por los des­fo­gues que hacen de las pre­sas para, ense­gui­da los Gober­na­do­res, pedir al gobierno fede­ral que su Esta­do sea decla­ra­do zona de emer­gen­cia y les otor­guen cuan­tio­sos recur­sos para dis­tri­buir­los entre los ciu­da­da­nos afec­ta­dos, cosa que no ocu­rre, pues escu­cha­mos por voces de los mis­mos afec­ta­dos, esa ayu­da nun­ca les lle­ga, más sin embar­go empie­zan a soli­ci­tar la soli­da­ri­dad de la ciu­da­da­nía de otros Esta­dos de la Repú­bli­ca, que al ver a hom­bres y muje­res llo­ran­do por la pér­di­da de todos sus per­te­nen­cia, de sus siem­bras, con el agua a la cin­tu­ra , con los niños arri­ba de los techos de las casas, no duda­mos en hacer nues­tra apor­ta­ción. En tan­to los millo­nes de pesos de los que se hacen entre­ga
a los Gober­na­do­res, no nece­si­to decir­le a dón­de van a parar.

Éste es nues­tro país, Méxi­co, que se pre­pa­ra para fes­te­jar el bicen­te­na­rio de la Inde­pen­den­cia y el cen­te­na­rio de la Revo­lu­ción, pero cómo dice el Dr. Enri­que Már­quez: “se han gas­ta­do miles de millo­nes de pesos en un set inter­na­cio­nal tele­vi­si­vo presidencial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *