El México Desquiciado

No exa­ge­ra­mos, cono­ci­dos los con­te­ni­dos de las ini­cia­ti­vas del PAN, PRD y PRI nos que­da muy cla­ro que, han basa­do sus ini­cia­ti­vas en teo­rías eco­nó­mi­cas que ya fue­ron pues­ta en prác­ti­ca en el siglo XX, y nin­gu­na dio los resul­ta­dos pro­me­ti­dos y espe­ra­dos, por­que aún con­ti­nua­mos sien­do una nación sub­de­sa­rro­lla­da o emer­gen­te o peri­fé­ri­ca, es decir del Ter­cer Mun­do, como las demás nacio­nes de Amé­ri­ca Lati­na en las que tam­bién se apli­ca­ron. Ejem­plo, en Méxi­co la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad está en manos del 4%, lo que per­mi­te que vivan super­bien el 1% de los mexi­ca­nos; bien el 19%; y, el 80% res­tan­te sobre­vi­va de la com­pa­sión y cari­dad de esa mino­ría. Mino­ría cul­pa­ble de la desigual­dad que impe­ra en nues­tro Méxi­co, como una de las más altas del mun­do: el 10% de los ricos tie­nen mono­po­li­za­dos los ingre­sos en un 42%. Mien­tras el 10% de los mexi­ca­nos más pobres, sólo reci­ben el 1.5%. Datos de las Nacio­nes Uni­das.

Pare­ce ser que esta inequi­dad e iniqui­dad, no es exclu­si­va de nues­tro país, pues­to que el 2% de los ricos del mun­do, son due­ños de más de la mitad de la rique­za del pla­ne­ta. En cam­bio los pobres del mun­do, que son las mayo­rías nacio­na­les, sólo son due­ños del 1% de esa rique­za.

Con esa expe­rien­cia poco gra­ta, cómo es posi­ble que se pre­ten­da con­ti­nuar con fór­mu­las que en lo social y eco­nó­mi­co, han fra­ca­so. Posi­ble­men­te, exis­te el inte­rés de que en nues­tro Méxi­co, nada cam­bie, que todo siga igual, que sea más de lo mis­mo.

El PRD, con­ti­núan año­ran­do un Esta­do, que sea el todo: rec­tor, regu­la­dor y pater­na­lis­ta, como suce­dió en la era de John M. Key­nes, a media­dos del siglo pasa­do. Resul­ta­do: una infla­ción galo­pan­te que des­ca­rri­ló a los Esta­dos, gobier­nos, empre­sas, fami­lias y per­so­nas.

Los del PRI se incli­nan por la Eco­no­mía Mix­ta, que bro­tó de los neo­eco­no­mis­tas ita­lia­nos res­pal­da­dos por Key­nes, para ini­ciar la com­pe­ten­cia abier­ta entre las empre­sas pri­va­das y para­es­ta­ta­les, en igual­dad de con­di­cio­nes. Tam­po­co fun­cio­nó. Recor­de­mos que Méxi­co lle­gó a tener más de 1000 empre­sas para­es­ta­ta­les, no por deseo de sus gober­nan­tes, sino por la impo­si­ción del Impe­rio Finan­cie­ro Inter­na­cio­nal. Resul­ta­do: no hubo com­pe­ten­cia en igual­dad de con­di­cio­nes, no mejo­ró la pro­duc­ción ni la pro­duc­ti­vi­dad, la corrup­ción e impu­ni­dad se des­bor­dó, y a los Esta­dos les fue impo­si­ble seguir sub­si­dian­do a sus empre­sas finan­cie­ra­men­te.

Y, esa fór­mu­la de la Eco­no­mía Mix­ta, es la que quie­re revi­vir el PRI con su ini­cia­ti­va de Refor­ma Ener­gé­ti­ca, al pro­po­ner­nos crear orga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos con carác­ter estra­té­gi­co, filia­les de PEMEX, que podrán con­tra­tar con ter­ce­ros obras y ser­vi­cios para la refi­na­ción del cru­do, cons­truc­ción de duc­tos para el trans­por­te, alma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción de hidro­car­bu­ros y sus deri­va­dos. El cuen­to de que la trans­pa­ren­cia y la ren­di­ción de cuen­tas serán inma­cu­la­das, al tener que ser regis­tra­dos los con­tra­tos ante la Audi­to­ría Supe­rior de la Fede­ra­ción (ASF) y la Secre­ta­ría de la Fun­ción Públi­ca (SFP) y difun­di­dos por Inter­net, son pro­me­sas para estú­pi­dos nada más, como si no supié­ra­mos las mañas de corrup­ción con que cuen­tan los sec­to­res públi­co y pri­va­do.

Nos da la impre­sión que el PRI en lugar de pen­sar en el bien­es­tar de los mexi­ca­nos, está preo­cu­pa­do por
los suer­tu­dos que van a diri­gir esas filia­les. Recuer­den al Gral. Obre­gón, cuan­do afir­mó: “Inex­pli­ca­ble que los fun­cio­na­rios no hagan obras, mien­tras más obras, más comi­sión”.

No se nece­si­ta ser un agu­do polí­ti­co para supo­ner que las nue­vas empre­sas para­es­ta­ta­les que pres­ten ser­vi­cios a PEMEX, que­da­rán en manos de sus mili­tan­tes y uno que otro panis­ta, pues exi­gi­rán los car­gos direc­ti­vos de dichas empre­sas como retri­bu­ción del gobierno Fede­ral a su apo­yo par­cial, al haber olvi­da­do inten­cio­nal­men­te lo que suce­dió en la era priis­tas con las para­es­ta­ta­les, que lle­va­ban sobre sus espal­das la corrup­ción e impu­ni­dad. Ya decla­ra­ron los del PRD coin­ci­den­cias con la ini­cia­ti­va del PRI. ¿Qué coin­ci­den­cia, ver­dad?

Ejem­plo vigen­te: la para­es­ta­tal PEMEX actual. Recor­de­mos los Con­tra­tos de Ser­vi­cios Múl­ti­ples pri­va­dos (2001/2007), y a quie­nes se les otor­ga­ron. Tam­bién, en lo oscu­ri­to, casi en secre­to, se le per­mi­tió al Sin­di­ca­to Nacio­nal de Tra­ba­ja­do­res Petro­le­ros, cons­ti­tuir 250 empre­sas pri­va­das, que le pres­ten sus ser­vi­cios. Es decir, un sin­di­ca­to que no se con­ten­ta con otor­gar­le a sus afi­lia­dos suel­dos, bonos y pres­ta­cio­nes, supe­rio­res a los de los demás sec­to­res de la pro­duc­ción nacio­nal, sino que la ambi­ción de sus diri­gen­tes los ha colo­ca­do en el sitio ideal para com­pe­tir con las empre­sas de la ini­cia­ti­va pri­va­da y así, lograr ganan­cias incal­cu­la­bles, que no tie­nen los demás sec­to­res pro­duc­ti­vos nacio­na­les.

En cuan­to a los con­tra­tos para la explo­ra­ción en aguas pro­fun­das, no son tan inge­nuos en dejar a los fun­cio­na­rios del eje­cu­ti­vo la posi­bi­li­dad de jugo­sas ganan­cias que ofre­ce­rán las empre­sas trans­na­cio­na­les favo­re­ci­das con dichos con­tra­tos. Ellos, tam­bién tie­nen dere­cho a par­ti­ci­par, pro­por­cio­nal­men­te, en ese jue­go de intere­ses tan lucra­ti­vo.

Y, al PAN, cómo le cues­ta apren­der la lec­ción. Sigue insis­tien­do con su ini­cia­ti­va de Refor­ma Ener­gé­ti­ca, con­ti­nuar apli­can­do la teo­ría de Mr. Mil­ton Fried­man, la Eco­no­mía de Mer­ca­do, base fun­da­men­tal de la glo­ba­li­za­ción de la pobre­za, ade­más de su fra­ca­sa­da, inhu­ma­na, sal­va­je y voraz, polí­ti­ca mone­ta­ria, del mis­mo señor Fried­man, posi­ble­men­te, debi­do a los con­se­jos sapien­tí­si­mos de su mili­tan­te Vicen­te Fox, al pen­sar que olvi­da­mos cómo en su sexe­nio el cre­ci­mien­to no superó el 3% anual y, en cuán­to al millón dos­cien­tas mil fuen­tes de empleo, pro­me­ti­dos, no se cum­plió; pudien­do ser una reali­dad, en vir­tud de los exce­den­tes del petró­leo. Los ante­rio­res razo­na­mien­tos, han sido los mayo­res estí­mu­los que ha teni­do lo que se vie­ne encu­ban­do des­de el sexe­nio de Ernes­to Zedi­llo, la posi­bi­li­dad de un esta­lli­do social antes del 2010, cen­te­na­rio de la Revo­lu­ción Mexi­ca­na, debi­do a la difí­cil situa­ción social y eco­nó­mi­ca por la que atra­vie­san las mayo­rías nacio­na­les. Lo cier­to, es que nadie lo desea, ni la mino­ría ni las mayo­rías, por­que a todos nos iría mal.

Y, lo peor, es que una vez apro­ba­da la Refor­ma Ener­gé­ti­ca, PEMEX con­ti­nua­rá en manos de los mis­mos per­so­na­jes que la han mane­ja­do des­de el 2001, quie­nes sin lugar a dudas, son los cul­pa­bles direc­tos de la gra­ve­dad de la para­es­ta­tal, de acuer­do al anun­cio hecho por el Direc­tor Gene­ral en julio del pre­sen­te año (2008).

Afor­tu­na­da­men­te, los due­ños abso­lu­tos del petró­leo, que es el pue­blo mexi­cano, tie­ne una ini­cia­ti­va de Refor­ma Ener­gé­ti­ca pro­pia, inde­pen­dien­te, con la cual las ONGs. pue­den demos­trar con vera­ci­dad, de acuer­do a los estu­dios, cono­ci­mien­to y expe­rien­cia del Gru­po Inge­nie­ros Pemex Cons­ti­tu­ción 17 y el Fren­te Uni­do por la
Liber­tad Eco­nó­mi­ca de los Mexi­ca­nos, FULEM, con su teo­ría y tec­no­lo­gía
La Nue­va Eco­no­mía Social, que con­tie­ne un nue­vo dise­ño empre­sa­rial, en base a las Empre­sas Social­men­te Efi­cien­tes, Socie­da­des Anó­ni­mas Pro­mo­to­ras de Inver­sión, (SAPI), cons­ti­tui­das con los cono­ci­mien­tos y mano de obra de los tra­ba­ja­do­res, la expe­rien­cia admi­nis­tra­ti­va y diver­si­fi­ca­ción del capi­tal de los empre­sa­rios y el poder polí­ti­co del Estado/Gobierno, para la dis­tri­bu­ción y ven­ta de los pro­duc­tos y ser­vi­cios en los nive­les nacio­nal e inter­na­cio­nal.

Esta cla­se de empre­sas, son las idó­neas para ser con­tra­ta­das por PEMEX en la explo­ra­ción, extrac­ción, refi­na­ción, alma­ce­na­je, trans­por­ta­ción y demás ser­vi­cios que requie­ran los hidro­car­bu­ros, tan­to en pozos de tie­rra fir­me, aguas some­ras y pro­fun­das, al lle­nar todas las expec­ta­ti­vas de los intere­ses de las gran­des mayo­rías mexi­ca­nas.

 

Harry Gay­ner

Empre­sa­rio y Eco­no­mis­ta Social

Nomi­na­do al Pre­mio Nobel de Eco­no­mía

Autor de varios libros socio-eco­nó­mi­cos

Pre­si­den­te del FULEM

Vice­pre­si­den­te del CON

 

Tels. 5251–9595 y 5251–9085 con fax

 

harrygayner@prodigy.net.mx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *