El PRI, Televisa y el gobierno, buscan dividir y destruir el “Yo Soy 132” antes de las elecciones

3. Sin que­rer com­pa­rar hay que decir que tam­bién el movi­mien­to de 1968 fue acu­sa­do siem­pre de ser mani­pu­la­do por los comu­nis­tas que lle­va­ban al Che, a Ho Chi­ming, a Deme­trio­Va­lle­jo, a Sar­tre, a Baku­nin, a Mao, en sus pan­car­tas. Fui­mos acu­sa­dos de “tener héroes extran­je­ros comu­nis­tas” cuan­do exis­tían mexi­ca­nos nacio­na­lis­tas como Hidal­go, More­los, Juá­rez, Villa y Zapa­ta. ¿Qué acu­sa­cio­nes fal­ta­ban en los medios de infor­ma­ción (pren­sa, radio y TV) para que uno a uno nos con­de­nen al fusi­la­mien­to? ¿Y el famo­so libro asque­ro­so de chis­mes inti­tu­la­do “Mon­dri­go” redac­ta­do por la poli­cía polí­ti­ca con datos inven­ta­dos y atri­bui­dos a los más cono­ci­dos diri­gen­tes? Bas­ta con revi­sar un poco la pren­sa de la épo­ca para ver los dis­cur­sos de priís­tas, panis­tas, inclu­so de Lom­bar­do Tole­dano que decía que los radi­ca­les del movi­mien­to estu­dian­til eran agen­tes del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano.

4. Así que el movi­mien­to estu­dian­til actual que los medios de infor­ma­ción y los polí­ti­cos vena­les bus­can atraer­lo, pero tam­bién des­truir­lo, con pre­mios y cas­ti­gos, no deben asus­tar­se o preo­cu­par­se por­que seis o 10 se les van por­que reci­ben dine­ro u ofer­tas de tra­ba­jo. La cam­pa­ña del pre­si­den­te Díaz Ordaz fue mucho más gran­de y pode­ro­sa y el movi­mien­to sufría mil agre­sio­nes a dia­rio. No exis­tía La Jor­na­da, ni Pro­ce­so, ni nin­gu­na publi­ca­ción de izquier­da que defien­da las accio­nes en las calles. Un año antes había des­apa­re­ci­do la revis­ta Polí­ti­ca y en 1968 apa­re­ció la revis­ta ¿Por qué? Con buen con­te­ni­do: publi­có una gran can­ti­dad de fotos y denun­cias. Nin­gún perió­di­co, nin­gu­na esta­ción de radio, nin­gún canal de TV daba una noti­cia que no estu­vie­ra ter­gi­ver­sa­da. El perió­di­co El Día dejó colar algu­nas bue­nas noti­cias.

5. En la pro­vin­cia, o en los 29 esta­dos (no 31 como aho­ra) que enton­ces exis­tían, los perió­di­cos pre­sen­ta­ban al movi­mien­to estu­dian­til como nota roja don­de los jóve­nes apa­re­cían como delin­cuen­tes. Se lla­ma­ba a los padres de fami­lia a cas­ti­gar o gol­pear a sus hijos si salían a la calle sin per­mi­so o si se entre­te­nían des­pués de salir de la escue­la. Los perió­di­cos de pro­vin­cia eran aún más dere­chis­tas que los de la Ciu­dad de Méxi­co pues escon­dían el movi­mien­to estu­dian­til de la mis­ma mane­ra que escon­dió la huel­ga nacio­nal ferro­ca­rri­le­ra de 1959. Des­pués de la déca­da de los 60, en par­ti­cu­lar des­pués de 1968, muchas cosas cam­bia­ron en bene­fi­cio de la liber­tad de los jóve­nes en la socie­dad, de las muje­res en los hoga­res y de los estu­dian­tes fren­te al maes­tro. Así que la lucha estu­dian­til hoy se da en con­di­cio­nes no feu­da­les como en 1968.

6. Hoy las muje­res y los jóve­nes pue­den salir a la calle a luchar, a gri­tar con liber­tad y no fal­tan dece­nas o cien­tos de per­so­nas que les brin­den soli­da­ri­dad y apo­yo. En los años sesen­ta, cuan­do salían muje­res a la calle a pro­tes­tar la gen­te igno­ran­te y gober­nan­te, las cali­fi­ca­ba de locas o putas que debe­rían estar en la coci­na de ali­men­tos para sus mari­dos e hijos. Pero las luchas de los sesen­ta en el mun­do fue­ron defi­ni­ti­vas para su libe­ra­ción, así como la de los jóve­nes. Recuer­do que mi ami­go Pepín –quien en un folle­to que escri­bí en 1998 del movi­mien­to estu­dian­til, sin que­rer, denun­cié un poe­ma que se escri­bió en el Dia­rio de Yuca­tán con­tra la lucha estu­dian­til de 1968- con toda su hones­ti­dad y humil­dad, por ser mi ami­go, me con­fe­só que él era el autor, que esta­ba arre­pen­ti­do y que vivía enton­ces toda la mala inter­pre­ta­ción que se hacía de aquel movi­mien­to de 1968.

7. A pesar de todas las manio­bras de Tele­vi­sa, TV Azte­ca, Radio Fór­mu­la y el PRI, para divi­dir al movi­mien­to estu­dian­til, inven­tar­le esci­sio­nes y dar­le la voz a sus enemi­gos, fra­ca­sa­rán. Esos medios están des­pil­fa­rran­do mucho dine­ro para hacer que los jóve­nes aban­do­nen el movi­mien­to inven­tan­do acu­sa­cio­nes con­tra López Obra­dor, pero no les darán resul­ta­dos posi­ti­vos para ellos. Las elec­cio­nes serán entre 12 días y López Obra­dor tie­ne muchas posi­bi­li­da­des de ganar­las. Hace seis años obtu­vo la vic­to­ria pero fue des­po­ja­do median­te un gol­pe de Esta­do elec­to­ral en que
par­ti­ci­pó la cla­se polí­ti­ca, empre­sa­rial y cle­ri­cal. Hay algu­nas espe­ran­zas de que ese des­po­jo no se repi­ta por­que aho­ra la par­ti­ci­pa­ción estu­dian­til tie­ne visos de ser más fuer­te y dura­de­ra. Este últi­mo perio­do será impor­tan­te, sobre todo por las dos gigan­tes­cas mani­fes­ta­cio­nes que se han pro­gra­ma­da para los días 27 y 30. (19/VI/12)

http://pedroecheverriav.wordpress.com

pedroe@cablered.net.mx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *