Héctor, el ciudadano

Según la ley – inclu­so la máxi­ma ley — quien per­te­ne­ce a un Par­ti­do, es un ciu­da­dano. O, un ciu­da­dano no deja de ser­lo por ingre­sar a un par­ti­do polí­ti­co.

Por­que ¿qué ó quién es un ciu­da­dano? Dice el articu­lo 34 cons­ti­tu­cio­nal que: “Son ciu­da­da­nos…, los varo­nes y las muje­res que, tenien­do la cali­dad de mexi­ca­nos, reúnan, ade­más, los siguien­tes requi­si­tos: I.- Haber cum­pli­do los 18 años y II.- Tener un modo hones­to de vivir”. Ren­glo­nes antes, la mis­ma nor­ma, en su artícu­lo 30 acla­ra que “son mexi­ca­nos los naci­dos en terri­to­rio nacio­nal ó en otro país pero que se hayan natu­ra­li­za­do mexi­ca­nos”. Y lue­go, el articu­lo 35 pre­ci­sa que, entre las pre­rro­ga­ti­vas de los ciu­da­da­nos mexi­ca­nos están las de aso­ciar­se pací­fi­ca­men­te para tra­tar los asun­tos públi­cos del país, y votar y ser vota­do para cual­quier car­go de repre­sen­ta­ción popu­lar.

Lue­go enton­ces, se pue­de ser ambas cosas, ciu­da­dano y par­ti­ci­pan­te de un par­ti­do polí­ti­co. ¿Por qué poner­le “ó”? Pues por una con­fu­sión.

Entien­do que tal con­fu­sión tie­ne dos ver­tien­tes. Una, el des­pres­ti­gio que en nues­tro país han teni­do los polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les: Unos care­cen de escrú­pu­los, otros no tie­nen ver­güen­za, otros roban, otros abu­san, otros enga­ñan, otros no cum­plen sus pro­me­sas, otros hacen mal su tra­ba­jo, otros son impu­nes, otros se “ama­fian” para lo suyo, otros velan sola­men­te por sus intere­ses par­ti­cu­la­res, otros son inefi­cien­tes, otros son igno­ran­tes, otros matan, otros hacen frau­des u otros deli­tos, otros nun­ca atien­den, otros dila­pi­dan el era­rio públi­co, otros ensu­cian las ciu­da­des con pro­pa­gan­da, otros cobran lo mas que pue­den, etc. Hay excep­cio­nes pero…

Sur­ge enton­ces la con­ve­nien­cia o nece­si­dad de dis­tan­ciar­se de “los polí­ti­cos”. El anun­cio cita­do es una mane­ra (erró­nea, según yo) de hacer­lo.

Y la otra ver­tien­te de aque­lla con­fu­sión es la nece­si­dad de que el mexi­cano o mejor dicho, los mexi­ca­nos, todos, “crez­ca­mos” como ciu­da­da­nos y deje­mos de com­por­tar­nos como “vasa­llos”. Es decir, que algún día no muy lejano, lle­gue­mos a ser indi­vi­duos con­cien­tes y, en nues­tro actuar coti­diano, res­pon­sa­bles de nues­tros actos, de nues­tros dere­chos y obli­ga­cio­nes. Por eso se dice, se pide, se supli­ca, se exi­ge, des­de esta y muchas otras “trin­che­ras”, que “hay que cons­truir ciu­da­da­nía”, para estar en con­di­cio­nes de cons­truir un país mejor. 

Enton­ces hay que “ciu­da­da­ni­zar” nues­tro actuar públi­co y las ins­ti­tu­cio­nes y, en gene­ral, las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas y socia­les. Tal vez a los Par­ti­dos y sus lide­res no, pero al país sí le con­vie­ne que los par­ti­dos se “ciu­da­da­ni­cen”.

Enton­ces, vale suge­rir a don Héc­tor Boni­lla, “el ciu­da­dano”, y ami­gos que le acom­pa­ñan, con­di­cio­ne su par­ti­ci­pa­ción en ese tipo de anun­cios, a que no sean con­fu­sos, por él mis­mo, ya que uno lo tie­ne por cul­to e infor­ma­do, cuan­do con esos anun­cios seme­ja lo con­tra­rio, pero sobre todo por­que dichos anun­cios agran­dan una con­fu­sión en el país, con­fu­sión que tien­de a acha­tar mas, a nues­tra defec­tuo­sa demo­cra­cia elec­to­ral.     

Noti­tas: Una.- Bien que el Pre­si­den­te Cal­de­rón pida a los jóve­nes “ser locos en su afán de cam­biar al mun­do”. Pero, digo yo, nomás que no sea a lo loco; ya ven cómo anda el país que él dice que quie­re cam­biar. Dos.- Y aho­ra don Peje nos sale con dos ocu­rren­cias: 1.- Que “ya está can­sa­do”. Está bien que, aun­que ape­nas tie­ne 58 años de edad, su ima­gen apa­ren­ta como 85 (tal vez por ello, su “gabi­ne­te” es de puro vie­ji­to), pero eso lo hubie­ra dicho antes, para haber apo­ya­do al car­nal Mar­ce­lo, y no has­ta hoy; y 2.- Que ya tie­ne “20 millo­nes de votos”. ¿Cómo se le ocu­rre decir eso? Debie­ra saber que dicha fra­se la dijo Fidel Velás­quez en 1988 y ya ven cómo le fue. Tres.- Que el sába­do 3 de mar­zo, a las 19 horas, en el salón El Caba­lli­to, del Pala­cio de Mine­ría, en el DF, se pre­sen­ta el libro “Malkut”, de Sal­va­dor Ruiz Ville­gas, uno de los líde­res his­tó­ri­cos del Movi­mien­to Estu­dian­til de 1968.
Cua­tro.- Que cada diez minu­tos se nos mue­re un com­pa­trio­ta, a cau­sa de la dia­be­tes. Y por no hacer ejer­ci­cio: ¡Se los dijee, se los dijee! Cin­co.- Y a quie­nes me bus­ca­ron para brin­dar su soli­da­ri­dad, gra­cias.          

 Hernandez.jimenez2010@hotmail.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *