Intentan callarnos


Se sabía que el ata­que que pre­pa­ra­ba Zablu­dovsky en acuer­do con las empre­sas pro­ce­sa­do­ras de ali­men­tos iría con­tra fun­cio­na­rios públi­cos de la Secre­ta­ría de Salud, inves­ti­ga­do­res de ins­ti­tu­tos como el de la Nutri­ción y el de Salud Públi­ca, y con­tra nues­tra aso­cia­ción. Supo­ne­mos que el artícu­lo de Car­los Mota es par­te de esta estra­te­gia. En su escri­to Mota nos acu­sa de incen­dia­rios por:

  • dar a cono­cer y soli­da­ri­zar­nos con los jor­na­le­ros migran­tes mexi­ca­nos que luchan en el sur de Flo­ri­da por mejo­rar sus con­di­cio­nes laborales,
  • por dar a cono­cer cómo meno­res de edad chi­nos fabri­can en con­di­cio­nes de escla­vi­tud la últi­ma ver­sión del per­so­na­je Elmo,
  • por­que com­pa­ra­mos pre­cios de fru­tas y ver­du­ras entre Wal-Mart, Cost­co y un mer­ca­do sobre rue­das encon­tran­do que este últi­mo era 40% más bara­to que Wal-Mart y 32% más bara­to que Costco.

Car­los Mota nos inju­ria por­que en su opi­nión no con­si­de­ra­mos todos los gas­tos que rea­li­za Wal-Mart y los empleos que gene­ra cuan­do en reali­dad ‑sin siquie­ra hablar de las con­di­cio­nes labo­ra­les en Wal-Mart- esta empre­sa des­tru­ye más empleos de los que crea. Tam­bién nos crí­ti­ca por haber denun­cia­do que Tele­vi­sa des­pués de pro­mo­ver la obe­si­dad saca­ba lucro de ella con un reality show. Este plan­tea­mien­to lo hici­mos basa­dos en el regis­tro de la can­ti­dad de publi­ci­dad de comi­da cha­ta­rra que Tele­vi­sa tras­mi­te en hora­rio infan­til, un fac­tor que, como la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud reco­no­ce, pro­mue­ve el sobre­pe­so y la obe­si­dad. En ese regis­tro encon­tra­mos que en Méxi­co es el país don­de más se trans­mi­ten anun­cios de comi­da chatarra.

Algo que lla­ma la aten­ción en el artícu­lo de Car­los Mota es que evi­ta hablar del tema cen­tral y eje del tra­ba­jo de El Poder del Con­su­mi­dor: la rela­ción entre la epi­de­mia de obe­si­dad y la comi­da cha­ta­rra. Silen­cio muy sig­ni­fi­ca­ti­vo cuan­do se tra­ta de hablar de una aso­cia­ción y no se men­cio­na su acti­vi­dad cen­tral. Silen­cio que nos con­fir­ma que este ata­que es par­te de una estra­te­gia de reac­ción a ese nues­tro tra­ba­jo primordial.

Por últi­mo, Mota afir­ma: “esta orga­ni­za­ción pare­ce más bien una pro­mo­to­ra de valo­res con­tra­rios a un capi­ta­lis­mo jus­to y a un libre mer­ca­do pro­fun­do y legal”. El mer­ca­do pro­fun­do y legal de Mota es el que per­mi­te que hom­bres, muje­res y meno­res de edad tra­ba­jen en con­di­cio­nes cali­fi­ca­das por el Con­gre­so de los Esta­dos Uni­dos como “tra­ba­jo escla­vo moderno”, por lo cual está pena­do con cár­cel en el país vecino; es el mer­ca­do pro­fun­do y legal que per­mi­te que las empre­sas mien­tan abier­ta­men­te para pro­mo­ver sus pro­duc­tos aun­que con ello pon­gan en ries­go la salud de la pobla­ción; o que las cor­po­ra­cio­nes lucren con la ines­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de nues­tro país afec­tan­do a la socie­dad; o que nin­gu­na auto­ri­dad haga cum­plir las leyes que prohí­ben la espe­cu­la­ción y la publi­ci­dad enga­ño­sa. Todo lo con­tra­rio Sr. Mota, lo que bus­ca­mos es ape­go a la lega­li­dad, una ver­da­de­ra res­pon­sa­bi­li­dad social de las empre­sas, sala­rios dig­nos para los tra­ba­ja­do­res y cui­da­do ambien­tal, por­que si esto no exis­te de
nada ser­vi­rán los actos filan­tró­pi­cos de las empre­sas y su mar­ke­ting social.

Ale­jan­dro Cal­vi­llo
Direc­tor de El Poder del Con­su­mi­dor
elpoderdelconsumidor@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *