José Vasconcelos Calderón

Se nece­si­ta exi­gir que los Pre­si­den­tes sean gran­des admi­nis­tra­do­res, crea­do­res y arqui­tec­tos; por eso debe esco­gér­se­les a base de capa­ci­dad y de hones­ti­dad. ‘El arqui­tec­to del desa­rro­llo nacio­nal’, tal debie­ra ser el títu­lo supre­mo del man­da­ta­rio.”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *