Las lecciones de Honduras

Él lo hizo en la memo­ra­ble sec­ción de pri­mi­ti­vo dis­fraz demo­crá­ti­co en la cual se reali­zó la “elec­ción” del “suce­sor” del pre­si­den­te Zela­ya, que había renun­cia­do según la car­ta fal­sa leí­da por este biso­ño “suce­sor”, que se olvi­dó de for­jar una car­ta de renun­cia del vice-pre­si­den­te, a quien cabría suce­der al pre­si­den­te secues­tra­do.  Esta sesión fue trans­mi­ti­da por la Radio Glo­bo de Hon­du­ras, últi­ma en ser silen­cia­da por los “demó­cra­tas” del “gobierno pro­vi­so­rio”.

Según este dipu­tado, el emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos, que apro­ba­ba la movi­li­za­ción gol­pis­ta, había esta­do en con­tra de rea­li­zar el gol­pe antes de la con­sul­ta popu­lar no vin­cu­lan­te, lla­ma­da “refe­rén­dum” por la Cor­te Supre­ma hon­du­re­ña y por la gran pren­sa inter­na­cio­nal que bus­ca deses­pe­ra­da­men­te jus­ti­fi­car el gol­pe.

Sería muy difí­cil creer que el gobierno de Esta­dos Uni­dos estu­vie­ra ausen­te de la cons­pi­ra­ción en un país que sir­vió de base a sus orga­ni­za­cio­nes mili­ta­res mer­ce­na­rias que des­es­ta­bi­li­za­ron al gobierno legí­ti­mo de los san­di­nis­tas.  En este mun­do de con­tra infor­ma­ción en el cual vive­mos, escu­ché al locu­tor de la TV Glo­bo News en Bra­sil decir que las orga­ni­za­cio­nes mili­ta­res de los “con­tras” hon­du­re­ños lucha­ban con­tra los “gue­rri­lle­ros” nica­ra­güen­ses.

Sabe­mos todos los altos cos­tos de estas ope­ra­cio­nes de gue­rra de baja inten­si­dad, las cua­les pue­den ser­vir de mode­lo de corrup­ción para las orga­ni­za­cio­nes de defen­sa de los dere­chos huma­nos y trans­pa­ren­cia.  El Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos se ocu­pó de reve­lar­nos los deta­lles tene­bro­sos de la ope­ra­ción trian­gu­lar en con­tra del gobierno san­di­nis­ta, coman­da­da por el enton­ces vice-pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Geor­ge Bush: El gobierno de Esta­dos Uni­dos expan­dió las ope­ra­cio­nes del nar­co­trá­fi­co a par­tir de Colom­bia a tra­vés de los “con­tras” asen­ta­dos de Hon­du­ras, Cos­ta Rica y El Sal­va­dor.  Sus ganan­cias ser­vían para finan­ciar sus ope­ra­cio­nes y, al mis­mo tiem­po, para com­prar armas para el eterno “enemi­go” públi­co de EE.UU.: el gobierno del Irán.

A pesar de sus dife­ren­cias, los líde­res reli­gio­sos ira­níes habían acor­da­do con el enton­ces can­di­da­to Geor­ge Bush pro­lon­gar el secues­tro de los nor­te­ame­ri­ca­nos pri­sio­ne­ros en su emba­ja­da en Tehe­rán para des­mo­ra­li­zar a Car­ter y per­mi­tir la vic­to­ria elec­to­ral de Reagan a cam­bio de esta ayu­da mili­tar secre­ta.

Inme­dia­ta­men­te sur­gen las acu­sa­cio­nes de que este tipo de infor­ma­ción hace par­te de teo­rías “cons­pi­ra­ti­vas”.  Sin embar­go, nos esta­mos refi­rien­do a los hechos reve­la­dos por las inves­ti­ga­cio­nes del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, el que, todo indi­ca, sí cree en las cons­pi­ra­cio­nes, exi­to­sas o fra­ca­sa­das.

Estas con­clu­sio­nes se refuer­zan con los plan­tea­mien­tos de Ram­sey Clark y el Obis­po Fili­pe Tei­xei­ra de la Dió­ce­sis de San Fran­cis­co de Asís, en su men­sa­je urgen­te al Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos:

“Toman­do en con­si­de­ra­ción:

“1.  La cer­ca­na cola­bo­ra­ción de los mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos con el ejér­ci­to hon­du­re­ño mani­fes­ta­do por el entre­na­mien­to y los ejer­ci­cios comu­nes;

“2.  El papel de la base mili­tar Soto Cano, aho­ra bajo el coman­do del coro­nel Richard A.  Juer­gens, quien era Direc­tor de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les duran­te el secues­tro en febre­ro del 2004 del Pre­si­den­te hai­tiano Jean-Ber­trand Aris­ti­de;

“3.  Que el jefe del Esta­do Mayor del ejér­ci­to hon­du­re­ño, gene­ral Romeo Vás­quez, fue entre­na­do en la Escue­la de las Amé
ricas de los EE.UU.;

“4.  Que el Secre­ta­rio Adjun­to de Esta­do Tho­mas A.  Shan­non Jr.  y el Emba­ja­dor de los EE.UU. en Hon­du­ras, Hugo Llo­rens esta­ban ple­na­men­te ente­ra­dos de los con­flic­tos que con­du­cían al gol­pe mili­tar,
 
“Con­clui­mos que el gobierno de Esta­dos Uni­dos tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad del gol­pe y está obli­ga­do a exi­gir que el ejér­ci­to hon­du­re­ño regre­se al orden cons­ti­tu­cio­nal y evi­te accio­nes cri­mi­na­les con­tra el pue­blo hon­du­re­ño.
 
“Por lo tan­to insis­ti­mos, por de la paz en la región, que el pre­si­den­te Barack Oba­ma cor­te inme­dia­ta­men­te toda la ayu­da y las rela­cio­nes con el ejér­ci­to de Hon­du­ras y sus­pen­da todas las rela­cio­nes con el gobierno de Hon­du­ras has­ta que el Pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal regre­se a su pues­to”.

 En resu­men, el currícu­lo esta­dou­ni­den­se en Hon­du­ras mues­tra la difi­cul­tad de con­fiar en sus desig­nios demo­crá­ti­cos en la región.  Qui­zás la vuel­ta de los san­di­nis­tas y de los revo­lu­cio­na­rios sal­va­do­re­ños al gobierno des­pués de años de bru­tal repre­sión en sus paí­ses haya ense­ña­do algo a la diplo­ma­cia esta­dou­ni­den­se, aún vaci­lan­te en con­de­nar defi­ni­ti­va­men­te el gol­pe de Esta­do hon­du­re­ño.

La pren­sa inter­na­cio­nal expre­sa estas vaci­la­cio­nes al lla­mar a Zela­ya Pre­si­den­te “depues­to” y al gol­pis­ta Rober­to Miche­let­ti Pre­si­den­te “interino”; al lla­mar a la con­sul­ta no vin­cu­lan­te, pro­pues­ta por Zela­ya para crear una Cons­ti­tu­yen­te, “refe­rén­dum” para per­pe­tuar­se en el poder.  Cosas que no se ha podi­do escu­char sobre el pre­si­den­te ase­sino de Colom­bia que bus­ca el ter­cer perío­do pre­si­den­cial, ni se escu­cha­ba sobre las pre­ten­sio­nes reelec­cio­nis­tas de Fuji­mo­ri, Menen o Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so.

Es tam­bién reve­la­dor entre sus moti­va­cio­nes la ausen­cia de refe­ren­cia en la pren­sa a la fal­sa car­ta de renun­cia del pre­si­den­te Zela­ya leí­da en el par­la­men­to para jus­ti­fi­car la elec­ción de su suce­sor.  Es cómi­co que se afir­me que este señor fue ele­gi­do por una­ni­mi­dad cuan­do no com­pa­re­cie­ron a esa sesión los dipu­tados gobier­nis­tas ame­na­za­dos con pri­sión.  Por fin, entre otras insi­dio­sas ter­gi­ver­sa­cio­nes, se pre­ten­de que hay una con­fron­ta­ción más o menos igual entre los defen­so­res arma­dos del gol­pe y los des­ar­ma­dos mani­fes­tan­tes en con­tra del mis­mo.

Todo esto y las decla­ra­cio­nes de la secre­ta­ria Hilary Clin­ton sobre el nece­sa­rio res­pec­to de las ins­ti­tu­cio­nes hon­du­re­ñas que tie­nen acuer­dos con EE.UU. nos mues­tran que hay diver­gen­cias den­tro del gobierno de EE.UU.  Con el fan­tás­ti­co apo­yo inter­na­cio­nal con el cual cuen­ta el pre­si­den­te Zela­ya, se está bus­can­do obli­gar­lo a una nego­cia­ción espu­ria con los gol­pis­tas.  Has­ta hoy la jus­ti­cia vene­zo­la­na no acep­ta defi­nir como un gol­pe de Esta­do lo que rea­li­za­ron sus gori­las loca­les en 2002.  Ima­gí­ne­se lo que van a pro­po­ner en Hon­du­ras…

Zela­ya y el pue­blo hon­du­re­ño tie­nen muchas difi­cul­ta­des por delan­te pero no deben aco­bar­dar­se fren­te a ellas.  No tie­ne por­que bajar la cabe­za fren­te a los mer­ce­na­rios y sus jefes, ni fren­te a los gol­pis­tas que son des­pre­cia­dos por toda la huma­ni­dad, a pesar de los apo­yos abier­tos o inclu­so dis­fra­za­dos de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción.

— Theo­to­nio Dos San­tos es Pre­si­den­te de la Cáte­dra y Red sobre Eco­no­mía Mun­dial y Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble de la UNES­CO y la UNU.  Pro­fe­sor emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad Fede­ral Flu­mi­nen­se (UFF) de Río de Janei­ro.  http://theotoniodossantos.blogspot.com

Fuen­te: http://www.alainet.org/active/31500

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *