León Trotsky

Una revo­lu­ción no es dig­na de lla­mar­se tal si con todo el poder y todos los medios de que dis­po­ne no es capaz de ayu­dar a la mujer —doble o tri­ple­men­te escla­vi­za­da, como lo fue en el pasa­do— a salir a flo­te y avan­zar por el camino del pro­gre­so social e indi­vi­dual”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *