LIBERTAD A CARLOS BERTONI

Si esto es así, a las cla­ras se mues­tra que el minis­te­rio públi­co está actuan­do bajo con­sig­na, ya que el lla­ma­do deli­to de “aten­ta­do con­tra la paz”, y que se ase­me­ja a aquel de diso­lu­ción social apli­ca­do por el dia­zor­da­cis­mo, resul­ta fran­ca­men­te absur­do, pero podrían agre­gar­se más deli­tos, según sea la ins­truc­ción que se ten­ga para pri­var de su liber­tad a Car­los, ya que como todos sabe­mos ante  la ley  se debe demos­trar la ino­cen­cia tras las rejas, en tan­to dura el pro­ce­so penal.

Pero ade­más se está esta­ble­cien­do un pre­ce­den­te nefas­to al abu­sar de la figu­ra del arrai­go, que fue esta­ble­ci­da para com­ba­tir al cri­men orga­ni­za­do, y aho­ra se uti­li­za con­tra líde­res de orga­ni­za­cio­nes socia­les y cam­pe­si­nas, que son con­fi­na­dos en casas de arrai­go, en con­di­cio­nes inhu­ma­nas, sufrien­do ame­na­zas,  con­vi­vien­do con pre­sun­tos secues­tra­do­res y nar­co­tra­fi­can­tes que son saca­dos por las noches a sesio­nes de tortura. 

La situa­ción social y polí­ti­ca del esta­do sigue sien­do con­flic­ti­va, aún cuan­do hay un apa­ren­te con­trol de los movi­mien­tos socia­les, medios de comu­ni­ca­ción y diri­gen­tes polí­ti­cos, hay mucha gen­te arma­da y  los pro­yec­tos de inver­sión y de desa­rro­llo que for­man par­te del Plan Meso­amé­ri­cano van a cho­car más con el inte­rés de las comu­ni­da­des, como ya está suce­dien­do con las mine­ras en la Sie­rra Madre, la cons­truc­ción de la auto­pis­ta a Palen­que, o la explo­ta­ción de la pal­ma afri­ca­na en las plan­ta­cio­nes de la Cos­ta, la lucha de resis­ten­cia con­tra el incre­men­to de las tari­fas de ener­gía eléc­tri­ca y otras mani­fes­ta­cio­nes de descontento.

Por ello, es acon­se­ja­ble que el gobierno del esta­do evi­te la ten­ta­ción de repri­mir las expre­sio­nes de incon­for­mi­dad o que se pre­ten­da resol­ver con chi­vos expia­to­rios, las con­tra­dic­cio­nes inter­nas exis­ten­tes entre los fun­cio­na­rios del gober­na­dor, o que sus mis­mos cola­bo­ra­do­res gene­ren pro­ble­mas inne­ce­sa­rios o se pre­ten­da tomar rehe­nes y con­di­cio­nar  la acti­vi­dad polí­ti­ca de diri­gen­tes o disi­den­tes. Esa his­to­ria que se reci­cla des­de el poder, debe ser supe­ra­da en nues­tro estado.

La lucha desa­rro­lla­da por el pue­blo de Chia­pas, tan­to por las comu­ni­da­des indí­ge­nas zapa­tis­tas y no las no zapa­tis­tas, las orga­ni­za­cio­nes socia­les y no guber­na­men­ta­les como por el magis­te­rio y los par­ti­dos polí­ti­cos de izquier­da, ha sido por demo­cra­ti­zar al esta­do y com­ba­tir las injus­ti­cias, la pobre­za, la mar­gi­na­ción, el res­pe­to a los dere­chos huma­nos, con­se­guir para todos y todas la igual­dad, la salud, edu­ca­ción, vivien­da, tierra,trabajo, mejo­res pre­cios de los pro­duc­tos agrí­co­las, con­tra el caci­quis­mo, la dis­cri­mi­na­ción y el abu­so y en esta lucha ha esta­do Car­los Bertoni.

Por ello resul­ta indis­pen­sa­ble exi­gir su liber­tad inme­dia­ta y el desis­ti­mien­to al minis­te­rio públi­co de las acu­sa­cio­nes en su contra.

El gober­na­dor del esta­do Chia­pas quié­ra­se o no, es pro­duc­to de la lucha de miles de hom­bres y muje­res, que antes que él lle­ga­rá al esta­do, poco a poco fue­ron pavi­men­tan­do el camino y crean­do las con­di­cio­nes, inclu­so con su pro­pia vida, para que, al igual que su ante­ce­sor Pablo Sala­zar, pudie­sen ganar las elec­cio­nes, y no pue­de, ni debe olvi­dar­se que tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so de gober­nar prin­ci­pal­men­te para los más pobres; pero tam­bién, resol­ver los pro­ble­mas del esta­do por la vía del diá­lo­go evi­tan­do regre­sar a los tiem­pos de la repre­sión abier­ta o disimulada.

Diver­sas orga­ni­za­cio­nes, dipu­tados y sena­do­res están aten­tos a la actua­ción del gobierno del esta­do sobre este caso, oja­lá exis­ta la sen­si­bi­li­dad y la volun­tad polí­ti­ca para libe­rar a Car­los Ber­to­ni  y no hacer más gran­de el pro­ble­ma. Hay la pro­me­sa de libe­rar­lo.  Veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *