Obama y América Latina

El tex­to de Galeano se refie­re a la his­to­ria de la domi­na­ción Euro­pea y Nor­te­ame­ri­ca­na y señala:

Es Amé­ri­ca Lati­na, la región de las venas abier­tas. Des­de el des­cu­bri­mien­to has­ta nues­tros días, todo se ha trans­mu­ta­do siem­pre en capi­tal euro­peo o más tar­de, nor­te­ame­ri­cano, y como tal se ha acu­mu­la­do y se acu­mu­la en los leja­nos cen­tros de poder. Todo: la tie­rra, sus fru­tos y sus pro­fun­di­da­des ricas en mine­ra­les, los hom­bres y su capa­ci­dad de tra­ba­jo y de con­su­mo, los recur­sos natu­ra­les y los recur­sos huma­nos. El modo de pro­duc­ción y la estruc­tu­ra de cla­ses de cada lugar han sido suce­si­va­men­te deter­mi­na­dos, des­de afue­ra, por su incor­po­ra­ción al engra­na­je uni­ver­sal  del capitalismo”.

Y ade­lan­te seña­la “Son secre­tas las matan­zas de la mise­ria en Amé­ri­ca Lati­na, cada año esta­llan, silen­cio­sa­men­te, sin estré­pi­to alguno, tres bom­bas de Hiroshi­ma sobre estos pue­blos que tie­nen la cos­tum­bre de sufrir con los dien­tes apre­ta­dos. Esta vio­len­cia sis­te­má­ti­ca, no apa­ren­te pero real, va en aumen­to: sus crí­me­nes no se difun­den en la cró­ni­ca roja, sino en las esta­dís­ti­cas de la FAO.”

Si Oba­ma  leye­ra el libro de Galeano podría repa­sar el papel que ha juga­do el impe­rio del que aho­ra es Pre­si­den­te y si los pode­res reales lo per­mi­ten, tra­tar de mejo­rar sus rela­cio­nes con nues­tros países.

En sen­ti­do simi­lar se pro­nun­ció el Pre­si­den­te Daniel Orte­ga, cuan­do en una reu­nión pri­va­da de los man­da­ta­rios Cen­tro­ame­ri­ca­nos con Oba­ma dijo:

Cen­troa­mé­ri­ca se ha vis­to sacu­di­da des­de el siglo ante­pa­sa­do por lo que han sido las polí­ti­cas expan­sio­nis­tas, polí­ti­cas de gue­rra que nos lle­va­ron a los cen­tro­ame­ri­ca­nos a unir­nos para derrotarlas”.

Lue­go fue­ron las inter­ven­cio­nes que se pro­lon­ga­ron des­de el año de 1912 has­ta 1932 y deja­ron como resul­ta­do la impo­si­ción de la tira­nía de los Somo­za, arma­da, finan­cia­da y defen­di­da por los gober­nan­tes norteamericanos”.

Des­pués de rese­ñar una amplia este­la de inter­ven­cio­nes e inje­ren­cias inclu­so mili­ta­res de los E.U. con­tra Nica­ra­gua, Daniel Orte­ga refie­re las con­se­cuen­cias que impli­ca­ría que se con­ti­nua­se con esas polí­ti­cas y añade:

Para evi­tar este des­en­la­ce, es nece­sa­rio desa­rro­llar un mode­lo alter­na­ti­vo al sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Un sis­te­ma de armo­nía con nues­tra madre tie­rra, y no de saqueo de los recur­sos natu­ra­les, un sis­te­ma de diver­si­dad cul­tu­ral y no de aplas­ta­mien­to de cul­tu­ras e impo­si­ción de valo­res cul­tu­ra­les y esti­los de vida aje­nos a las reali­da­des de nues­tros paí­ses; un sis­te­ma de paz basa­do en la jus­ti­cia social y no en polí­ti­cas y gue­rras impe­ria­lis­tas, un sis­te­ma que no los reduz­ca a ser sim­ples consumidores”.

La Cum­bre nos mos­tró que son muchos los agra­vios y abu­sos del impe­rio hacia nues­tros pue­blos y que el recla­mo prin­ci­pal es la exi­gen­cia de aten­der el com­ba­te a la pobre­za, la pro­tec­ción de nues­tros recur­sos natu­ra­les y huma­nos y la no inje­ren­cia en nues­tros asun­tos inter­nos. ¿Podrá Oba­ma cam­biar esa polí­ti­ca?  
 

Abril 23, 2009  
 

jorgemoscosopedrero@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.