Por un presupuesto de consenso

Este pro­ce­so ha impli­ca­do para el poder legis­la­ti­vo, la cons­truc­ción de Cen­tros de Estu­dio, que le per­mi­tan apo­yar­se para el aná­li­sis de las pro­pues­tas guber­na­men­ta­les, al mis­mo tiem­po que los legis­la­do­res han veni­do adqui­rien­do expe­rien­cia en la for­mu­la­ción y dis­cu­sión del mis­mo ante las ins­tan­cias guber­na­men­ta­les, espe­cial­men­te ante la Secre­ta­ría de Hacien­da, que cuen­ta con per­so­nal espe­cia­li­za­do.

El pre­su­pues­to se deri­va de las pro­yec­cio­nes esta­ble­ci­das de la Ley de Ingre­sos que con­tem­pla las con­tri­bu­cio­nes nece­sa­rias, para su imple­men­ta­ción, y esta Ley es apro­ba­da tam­bién por la Cáma­ra de Sena­do­res.

Para el año 2009 se ha pro­yec­ta­do un ingre­so de 3 billo­nes, 45 mil 479 millo­nes de pesos.

Este recur­so es repar­ti­do para man­te­ner la ope­ra­ción de la admi­nis­tra­ción públi­ca, la cons­truc­ción de infra­es­truc­tu­ra y la imple­men­ta­ción de pro­gra­mas socia­les; es en estos rubros que los dipu­tados pue­den modi­fi­car, o sea, eli­mi­nar, redu­cir, asig­nar o reasig­nar par­ti­das, por ello repre­sen­tan­tes de depen­den­cias y de los gobier­nos de los esta­dos cabil­dean en la Cáma­ra de Dipu­tados.

En esa tóni­ca, López Obra­dor pre­sen­tó ante los
dipu­tados del Fren­te Amplio Pro­gre­sis­ta una serie de pro­pues­tas que tie­nen que ver con la reduc­ción del gas­to públi­co, a par­tir de las dis­mi­nu­ción de suel­dos y pres­ta­cio­nes a los altos fun­cio­na­rios, la cons­truc­ción de tres refi­ne­rías, cons­truc­ción de cami­nos, becas a estu­dian­tes y dis­ca­pa­ci­ta­dos, exten­der el apo­yo a adul­tos mayo­res y esta­ble­cer pre­cios de garan­tía para pro­duc­tos agrí­co­las.

De igual for­ma diver­sas orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas se han mani­fes­ta­do en la Cáma­ra por prio­ri­zar la pro­duc­ción de ali­men­tos, deman­dan­do apo­yos para fer­ti­li­zan­tes, semi­llas mejo­ra­das, bode­gas de aco­pio, cen­tra­les de abas­to, polí­ti­cas de pre­cios, e inclu­so han exi­gi­do que se revi­se quié­nes son los bene­fi­cia­rios de los pro­gra­mas apli­ca­dos, por­que con­si­de­ran que se está favo­re­cien­do a los gran­des capi­ta­les.

En este sen­ti­do los legis­la­do­res tie­nen en sus manos la modi­fi­ca­ción del pre­su­pues­to y pue­den ellos como par­te de sus facul­ta­des exclu­si­vas, reorien­tar el gas­to públi­co o apro­bar cómo fue pre­sen­ta­do el pro­yec­to de pre­su­pues­to, y esto se defi­ne con la vota­ción de la mitad más uno de los legis­la­do­res pre­sen­tes.

Como nin­gún par­ti­do tie­ne por sí solo esa mayo­ría, se requie­re con­ve­nir alian­zas, por ello estos días son de inten­sas nego­cia­cio­nes y se invo­lu­cran en ellas todos los acto­res den­tro y fue­ra de la Cáma­ra de Dipu­tados; con­ven­dría un pre­su­pues­to de con­sen­so, redu­cien­do gas­tos de ope­ra­ción de la admi­nis­tra­ción públi­ca y aumen­tan­do el gas­to social. Pero

Noviem­bre 6, 2008

jorgemoscosopedrero@yahoo.com.mx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *