Salir del atolladero

¿Por qué México no puede salir del atolladero social y económico en el que se encuentra?

Por Harry Gay­ner
(Empre­sa­rio y Eco­no­mis­ta Social Pre­si­den­te del Fren­te Uni­do
por la Liber­tad Eco­nó­mi­ca de los Mexi­ca­nos)

El sis­te­ma no lo per­mi­te, es la res­pues­ta más fácil de los que se han favo­re­ci­do del dise­ño glo­ba­li­za­dor, con una Eco­no­mía de Mer­ca­do basa­da en dos pre­mi­sas: Libre comer­cio y Pri­va­ti­za­ción de las empre­sas, pero con un vacío social que la tie­ne pos­tra­da, al no gene­rar empleos.

A esta teo­ría se le aña­dió la polí­ti­ca mone­ta­ris­ta de Mr. Fried­man que, es sal­va­je, inhu­ma­na y voraz: a menos cir­cu­lan­te menos infla­ción a más cir­cu­lan­te más infla­ción; polí­ti­ca pues­ta en prac­ti­ca por el Ban­co de Méxi­co, que ha olvi­da­do sus dos más impor­tan­tes com­pro­mi­sos: con­tro­lar la infla­ción y crear fuen­tes de tra­ba­jo. Esta reali­dad ha lle­va­do a la demo­cra­cia a su nivel más bajo, por fal­ta de resul­ta­dos en bene­fi­cio de las mayo­rías nacio­na­les.

Los que no han per­di­do el tiem­po, para jus­ti­fi­car la fal­ta de resul­ta­dos de la demo­cra­cia que vivi­mos en Méxi­co, son: La cla­se polí­ti­ca, los eco­no­mis­tas finan­cie­ros, los orga­nis­mos finan­cie­ros inter­na­cio­na­les y las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas a nivel mun­dial como la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta, la Social Demo­cra­cia, la Demo­cra­cia Cris­ti­na, el Par­ti­do Libe­ral Ale­mán y los Socia­lis­tas, que han tra­ta­do de crear algu­nas fór­mu­las socia­les y eco­nó­mi­cas, que reco­mien­dan a los par­ti­dos polí­ti­cos de los paí­ses en desa­rro­llo, con algu­nas trans­for­ma­cio­nes que podrían ate­nuar las medi­das par­cia­les inope­ran­tes que acos­tum­bra a impo­ner el FMI a los gobier­nos lati­noa­me­ri­ca­nos, y que ellos lla­man las Varia­bles Eco­nó­mi­cas, con la adver­ten­cia pre­via de que, si no dan resul­ta­dos, los cul­pa­bles direc­tos del fra­ca­so de esas medi­das son los pro­pios gobier­nos, por no haber sabi­do apli­car­las como se les orde­nó.

Y, como no han dado resul­ta­dos para com­ba­tir la pobre­za y cerrar un poco la bre­cha entre ricos y pobres, los villa­nos de la his­to­ria somos los mexi­ca­nos y los demás pue­blos del con­ti­nen­te latino. Nadie pue­de negar, que se han reco­rri­do den­tro del sis­te­ma demo­crá­ti­co todos los cami­nos de la dere­cha e izquier­da, inclu­so del cen­tro, téc­ni­cas finan­cie­ras, fór­mu­las y expe­ri­men­tos asis­ten­cia­les, tan­to en lo social como en los sec­to­res de las empre­sas peque­ñas y las micro. A pesar de todo, el 80% de la pobla­ción no ha podi­do incrus­tar­se en la glo­ba­li­za­ción y, por ello, el mer­ca­do interno con­ti­núa para­li­za­do. Lo depri­men­te es estar cons­cien­tes de que, los que desean con­cluir con seme­jan­te injus­ti­cia social y eco­nó­mi­ca como son los pre­can­di­da­tos a la pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca y sus res­pec­ti­vos par­ti­dos, no nos han podi­do decir, el “cómo” van a poder desa­rro­llar sus pro­pues­tas con­cre­tas que per­mi­tan que la demo­cra­cia dé bue­nos resul­ta­dos socia­les y eco­nó­mi­cos.

Esta reali­dad ha ori­lla­do a la socie­dad civil a con­ce­bir nue­vas ideas y, por ello, impul­sa La Nue­va Eco­no­mía Social, con la cer­ti­dum­bre de ale­jar de las men­tes de los mexi­ca­nos las dudas, al estar dis­pues­tos a tra­ba­jar con talen­to y pacien­cia en cris­ta­li­zar las pre­mi­sas fun­da­men­ta­les de esta nue­va teo­ría y tec­no­lo­gía, con la fina­li­dad de que, los gran­des sec­to­res mayo­ri­ta­rios pro­duc­ti­vos nacio­na­les (tra­ba­ja­do­res urba­nos y rura­les), sean accio­nis­tas de las empre­sas, en vir­tud de que se hace nece­sa­rio que comien­cen a reci­bir legal­men­te la par­te que les corres­pon­de de la rique­za pro­duc­ti­va y tri­bu­ta­ria de la nación. Así, se ini­cia­rá el pro­ce­so tan espe­ra­do por la socie­dad civil de diluir la con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad y alcan­zar una mejor dis­tri­bu­ción del ingre­so del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Por lo tan­to, con un sala­rio de acuer­do a sus cono­ci­mien­tos y divi­den­dos de sus accio­nes, las mayo­rías nacio­na­les adqui­ri­rán poder de com­pra y, el mer­ca­do interno se reac­ti­va­rá. Con un mer­ca­do interno
fuer­te y con­ti­nuo, el fomen­to al aho­rro será una reali­dad, que nos per­mi­ti­rá dis­fru­tar de un desa­rro­llo sos­te­ni­do y sus­ten­ta­ble, con esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca.

No es difí­cil des­cu­brir lo que se traen en lo oscu­ri­to los que tie­nen en sus manos las deci­sio­nes nacio­na­les: Por un lado, no les intere­sa el com­ba­te a la pobre­za, aun­que estén arries­gán­do­se a per­der la vida por medio de un secues­tro (Méxi­co, ya ocu­pa el pri­mer lugar en el mun­do de los secues­tros); por el otro, son tan egoís­tas que pre­fie­ren que las injus­ti­cias socia­les y eco­nó­mi­cas per­du­ren, aun­que que se des­pier­te el Méxi­co bron­co o sur­ja una gue­rri­lla poli­ti­za­da como la de Colom­bia.

Ade­más, no podre­mos salir del loda­zal, mien­tras con­ti­núen des­co­no­cien­do los con­cep­tos reales de lo que sig­ni­fi­ca: Demo­cra­cia, Gober­na­bi­li­dad, Estado/Gobierno, Socie­dad Civil, Dere­chos Huma­nos pri­ma­rios de las per­so­nas, las men­cio­na­das Refor­mas Estruc­tu­ra­les, Liber­tad Polí­ti­ca y Liber­tad Eco­nó­mi­ca.

Lo que real­men­te está ofus­can­do a la socie­dad civil es que, por des­co­no­cer éstos con­cep­to los polí­ti­cos y eco­no­mis­tas finan­cie­ros, les ha dado pere­za en hacer un estu­dio serio y cons­cien­te del desa­rro­llo his­tó­ri­co de la eco­no­mía. Ésta defi­cien­cia geo­po­lí­ti­ca, los ha lle­va­do a vivir de espal­das a la reali­dad en que viven las mayo­rías nacio­na­les y, por ello, no han podi­do adver­tir la raíz, el fon­do de los
pro­ble­mas, que nos afec­tan, con­de­nan­do a Méxi­co a per­ma­ne­cer en medio del atas­ca­de­ro.

Ejem­plo: En la actua­li­dad asis­ti­mos a los cacara­queos de las cúpu­las del poder, en el sen­ti­do de que en Méxi­co dis­fru­ta­mos de una demo­cra­cia que nos envi­dia
la mayo­ría de las nacio­nes y nos invi­tan, aun­que no la com­pren­da­mos, a defen­der­la y a morir por ella, si es pre­ci­so, aun­que nos per­ju­di­que social y eco­nó­mi­ca­men­te.

Lo peor en este mar de con­fu­sio­nes no es que los inte­gran­tes de la socie­dad civil igno­ren lo que es la demo­cra­cia y los demás con­cep­tos que men­cio­na­mos líneas atrás, sino que los diri­gen­tes de las cúpu­las polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, no tie­nen ni idea de lo que es “Demo­cra­cia”.

Cómo vamos a vivir en un país demo­crá­ti­co si los líde­res de los par­ti­dos polí­ti­cos y las cúpu­las empre­sa­rial y guber­na­men­tal, des­co­no­cen una regla de oro geo­mé­tri­ca: No se pue­de lle­gar a un pun­to deter­mi­na­do, si no se sabe la loca­li­za­ción del mis­mo.

¿Cómo van a prac­ti­car una demo­cra­cia genui­na si no saben cómo lle­gar a ella?

Direc­ción: Bos­que de Abe­tos 13, Bos­ques de las Lomas, 11700 D. F.
Tels. 5251–9593 y 5251–9085 con fax
harrygayner@prodigy.net.mx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *