Sicilia y las reformas

Maña­na, el Movi­mien­to por la Paz con Jus­ti­cia y Dig­ni­dad que enca­be­za Sici­lia se reu­ni­rá con el Con­gre­so de la Unión para dis­cu­tir sobre segu­ri­dad. Pero no debe per­der­se de vis­ta que, en su evo­lu­ción, este movi­mien­to ha aban­de­ra­do tam­bién otras cau­sas, espe­cí­fi­ca­men­te la refor­ma política.

Sus argu­men­tos a favor de la minu­ta de refor­ma polí­ti­ca envia­da por el Sena­do tie­nen que ver con un pre­sun­to bene­fi­cio para los ciu­da­da­nos. Se argu­men­ta que figu­ras como las can­di­da­tu­ras inde­pen­dien­tes, la ini­cia­ti­va ciu­da­da­na y la con­sul­ta popu­lar for­ta­le­ce­rán a los ciu­da­da­nos fren­te a la par­ti­do­cra­cia. Al res­pec­to, es nece­sa­rio acla­rar varios puntos.

Es inne­ga­ble que los par­ti­dos polí­ti­cos se han con­ver­ti­do en ins­ti­tu­cio­nes cerra­das, jerár­qui­cas y ale­ja­das de los ciu­da­da­nos. No obs­tan­te, no debe per­der­se de vis­ta que, his­tó­ri­ca­men­te, varios par­ti­dos polí­ti­cos en Méxi­co, fun­da­men­tal­men­te de izquier­da, tuvie­ron un papel des­ta­ca­do en la lucha por la demo­cra­ti­za­ción y las liber­ta­des. El Par­ti­do Comu­nis­ta Mexi­cano, el Par­ti­do Mexi­cano de los Tra­ba­ja­do­res o el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los Tra­ba­ja­do­res lucha­ron duran­te déca­das con movi­mien­tos y orga­ni­za­cio­nes socia­les en defen­sa de cau­sas popu­la­res. Los par­ti­dos de hoy han aban­do­na­do en bue­na medi­da esas cau­sas, pero la minu­ta de refor­ma polí­ti­ca del Sena­do no con­tie­ne medi­das para solu­cio­nar este problema.

Exis­ten diver­sos meca­nis­mos de la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va que pue­den for­ta­le­cer y trans­pa­ren­tar al sis­te­ma polí­ti­co. El ple­bis­ci­to, el refe­rén­dum, el pre­su­pues­to par­ti­ci­pa­ti­vo y la revo­ca­ción de man­da­to son algu­nos de esos meca­nis­mos. Todos ellos están ausen­tes de la refor­ma polí­ti­ca que se dis­cu­te hoy.

Se argu­men­ta que las can­di­da­tu­ras ciu­da­da­nas per­mi­ti­rían que cual­quier ciu­da­dano pue­da ejer­cer su dere­cho a ser vota­do, sin tener que pasar por el mono­po­lio de los par­ti­dos. Sue­na bien. Pero exis­ten varios pro­ble­mas en rela­ción a estas can­di­da­tu­ras que no pue­den ser igno­ra­dos, como la fis­ca­li­za­ción de gas­tos de cam­pa­ña y la repre­sen­ta­ción en orga­nis­mos elec­to­ra­les. Ade­más, apro­bar las can­di­da­tu­ras inde­pen­dien­tes sin una refor­ma pro­fun­da a la Ley de Medios, por ejem­plo, per­mi­ti­ría que úni­ca­men­te aque­llos ciu­da­da­nos con cuan­tio­sos recur­sos eco­nó­mi­cos y víncu­los de alto nivel pudie­ran aspi­rar a ser can­di­da­tos con posi­bi­li­da­des de triun­fo. Ello no con­tri­bui­ría de nin­gu­na mane­ra a for­ta­le­cer la demo­cra­cia, ni a revi­ta­li­zar al sis­te­ma polí­ti­co. Por el con­tra­rio, con la pro­pues­ta que apo­ya Sici­lia se esta­ría dan­do mayor poder a las tele­vi­so­ras para, en los hechos, pro­mo­ver a un gran empre­sa­rio “ciu­da­dano”, como ocu­rrió en el caso lamen­ta­ble de Ber­lus­co­ni en Ita­lia. El lla­ma­do ciu­da­dano es a fre­nar el baño de san­gre; ni el Ejér­ci­to ni un Ber­lus­co­ni mexi­cano saben cómo lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *