6. Sin coacciones moralistas, cuidar el desarrollo de la vida en pareja y, por tanto, de la vida familiar

Foto: Oleg Zaytsev
Foto: Oleg Zay­tsev

Las rela­cio­nes de pare­ja son fun­da­men­ta­les para la evo­lu­ción de la vida social. El MTS impul­sa la edu­ca­ción para las rela­cio­nes de pare­ja. Es un obje­ti­vo social­men­te esen­cial que las rela­cio­nes de pare­ja se man­ten­gan sobre una base amo­ro­sa y pla­cen­te­ra y no por otros moti­vos. Pro­mue­ve el res­pe­to y apo­yo a las pare­jas que deci­dan sepa­rar­se, así como el res­pe­to a los esti­los y pre­fe­ren­cias que cada quien ten­ga en sus rela­cio­nes sen­ti­men­ta­les. Bus­ca la equi­dad, el res­pe­to y la mejor comu­ni­ca­ción entre los roles diver­sos que eli­gen muje­res y hom­bres. Impul­sa la valo­ra­ción social y el apo­yo a los padres para que atien­dan ade­cua­da­men­te el emba­ra­zo, el par­to y la for­ma­ción de sus hijos. Pug­na por­que todas las escue­las de edu­ca­ción bási­ca ofrez­can con­fe­ren­cias, cur­sos y talle­res a los padres de fami­lia, así como inclu­yan en sus pro­gra­mas la edu­ca­ción sexual, afec­ti­va y éti­ca. La inte­gra­ción de la fami­lia, la edu­ca­ción y la inte­gra­ción comu­ni­ta­ria son los medios más efi­ca­ces para com­ba­tir la delin­cuen­cia del orden común. Para ello debe asig­nar­se un pre­su­pues­to sufi­cien­te de mane­ra recí­pro­ca a la reduc­ción pau­la­ti­na del pre­su­pues­to des­ti­na­do a poli­cía, cár­ce­les, pro­ce­sos judi­cia­les y sis­te­mas de vigi­lan­cia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *