Trump (II)

Foto: Gage-Skid­mo­re

Per­mí­tan­me, esti­ma­dos cua­tro o cin­co lec­to­res, de nue­vo meter mi cucha­ra en el tema del día, aun­que des­en­to­ne al coro.

Como le suce­de a mi ami­go Car­los Slim, tam­bién estoy sor­pren­di­do. Hemos sido tes­ti­gos del pri­mer mila­gro de Donald Trump en Méxi­co. El esti­lo caver­ní­co­la (popu­lis­ta le dicen) del nue­vo Pre­si­den­te de los EU, pro­vo­có no temor sino páni­co, entre los que deci­den en nues­tro país. Y aho­ra éstos, se están unien­do, eso dicen.

Sí. Enca­be­za­dos por la “mafia del poder”, como dice un clá­si­co, las cúpu­las polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas del país, de todos los sabo­res y colo­res, con sus inte­lec­tua­les orgá­ni­cos al lado, han deci­di­do jun­tar­se, (sin revol­ver­se, pues igual van por lo suyo) para enfren­tar a Trump y a su pode­ro­so twi­ter. Con decir­les, mis esti­ma­dos, que los mis­mos que lo tenían noquea­do, en la lona – hace poco lo gol­pea­ron tan­to que has­ta pidie­ron derro­car­lo “por medios pací­fi­cos” — levan­ta­ron al Pre­si­den­te Peña Nie­to, para echar­le porras y pedir­le que aho­ra los enca­be­ce en la lucha con­tra la tes­ta del impe­rio. Ya que.

Y como si fue­ran el Club de Tobi, lue­go de hacer una espe­cie de “team­back”, se oyó que gritaron…”…el ace­ro apres­tad y el bri­dón y retiem­ble en su cen­tro…” y resuel­tos agregaron…”¡Síganos los bue­nos…!”. Pero sos­pe­cho que pocos los siguie­ron, pues los ciu­da­da­nos comu­nes y corrien­tes, como 98 millo­nes de com­pa­trio­tas, que somos los no bene­fi­cia­dos por el TLC, solo tene­mos tiem­po para obte­ner el sus­ten­to dia­rio. Ade­más la cla­se polí­ti­ca no nos tie­ne tan con­ten­tos. Apar­te se intu­ye que, en la rela­ción con EU, de todos modos, gra­cias a nues­tras cúpu­las diri­gen­tes, siem­pre sali­mos per­dien­do. Eso si, con sus medios de comu­ni­ca­ción (¿o con­fu­sión?) masi­va, irra­dian­do his­te­ria, nos traen todos con­fu­sos.

¿Se acuer­dan? La gota que derra­mó el vaso del páni­co de nues­tros gober­nan­tes y adjun­tos, fue la fra­se de Trump, envia­da median­te, ya saben, twi­ter, de “si no van a pagar el muro, es mejor que no haya reunión (entre él y Peña Nie­to)”. Y es que días antes, des­de la Casa Blan­ca se supo que el 31 de enero, en Washing­ton, se reuni­rían ambos man­da­ta­rios. Días des­pués, Trump twi­teó al mun­do que había fir­ma­do una Orden Eje­cu­ti­va para cons­truir el famo­so muro. Enton­ces las cúpu­las nacio­na­les empe­za­ron a ras­gar­se las ves­ti­du­ras, a enro­llar­se en la ban­de­ra y…

Final­men­te, al fal­tar una sema­na para la cita, apa­re­ció otro men­sa­je del Pre­si­den­te grin­go, el que derra­mó la gota, y dos horas des­pués, el de Méxi­co dijo que no iría. A todo este sai­ne­te, le lla­ma­ron “cri­sis polí­ti­ca y diplo­má­ti­ca entre nues­tro país y EU”.

Como para refor­zar este ata­que de ner­vios, fomen­ta­do des­de todos los medios de comu­ni­ca­ción masi­va, la noche del jue­ves 26 de enero, en el noti­cie­ro este­lar de Tele­vi­sa, apa­re­cie­ron varios per­so­na­jes en algo que pare­cía una mesa redon­da sobre el tema. Enri­que Krau­ze, Héc­tor Agui­lar Camín, Jor­ge Cas­ta­ñe­da y Rubén Agui­lar, Denis­se Maer­ker, Car­los Loret de Mola y Joa­quín López Dóri­ga, deba­tie­ron, con­tes­ta­ron, acla­ra­ron, exhor­ta­ron, gri­ta­ron, pre­gun­ta­ron y …nos deja­ron en ascuas.

Quien con­clu­yó fue el bri­llan­te Cas­ta­ñe­da al decir que no se tra­ta de gri­tar que no paga­re­mos el muro sino de gri­tar ¡No al muro!

¡Con estos inte­lec­tua­les para que que­re­mos diri­gen­tes! ¿Pues dón­de anda­ba Cas­ta­ñe­da que nada gri­tó hace 26 años, cuan­do se empe­zó a cons­truir el actual muro? ¡Creo que en ese lap­so, has­ta fue Secre­ta­rio de Rela­cio­nes Exte­rio­res y nada dijo!

¡Por eso esta­mos como esta­mos, con cúpu­las diri­gen­tes medio­cres y con­ve­nen­cie­ras!

Quien cal­mó el páni­co de nues­tras cúpu­las, fue quien, según la Revis­ta For­bes, es el cuar­to mas adi­ne­ra­do del pla­ne­ta (51 mil millo­nes de dóla­res) y ocu­pan­te del sitio 17, entre los más pode­ro­sos del mun­do (el Pre­si­den­te Peña Nie­to está en el lugar 54); Median­te con­fe­ren­cia de pren­sa, el empre­sa­rio Car­los Slim, úni­co mexi­cano que se ha entre­vis­ta­do con éxi­to con el actual Pre­si­den­te grin­go, con humor y sereno, acla­ró las cosas y dio línea. Con la auto­ri­dad que le da saber que todo Méxi­co es terri­to­rio Tel­mex, les dijo “… no se asus­ten, Trump es inte­li­gen­te y no es Ter­mi­na­tor, sino nego­cia­tor. Conoz­can algo de su per­so­na­li­dad, para saber cómo res­pon­der­le, leyen­do su libro, el de Donald”. Se los mos­tró. Y recor­dó algo que pare­ce de pár­vu­los: el mejor muro para que nues­tra gen­te no se vaya a los EU, en bus­ca de empleos bien paga­dos, “pues no se van a turis­tear”, es que en Méxi­co se creen empleos sufi­cien­tes, que haya mucha inver­sión y aten­der el mer­ca­do interno.

Tie­ne razón. Ese sí sería, un buen moti­vo para la uni­dad nacio­nal: lograr la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca del país, sien­do auto­su­fi­cien­tes en lo esen­cial, para ejer­cer deve­ras, nues­tra sobe­ra­nía, como país fuer­te. Si fué­se­mos una nación pode­ro­sa, el tal Trump, o cual­quier otro caver­ní­co­la, nos hacia los man­da­dos. Pero hoy, en nues­tra situa­ción de debi­li­dad ante EU, del que depen­de­mos en un 80 por cien­to, cual­quier fra­se del Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, vía twi­ter, nos tam­ba­lea y pone a tem­blar.

Nues­tras cúpu­las diri­gen­tes, polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, de todos los sig­nos polí­ti­cos, deben auto­cri­ti­car­se. Y enten­der que la acti­tud y accio­nes del Pre­si­den­te de EU des­de hace varios meses, son una gran opor­tu­ni­dad para que en Méxi­co se rec­ti­fi­que lo mal hecho y lo no rea­li­za­do. Las cosas están de cabe­za, hay que ende­re­zar­las. Si el actual mode­lo de desa­rro­llo, en don­de la expor­ta­ción masi­va de petró­leo y el TLC, son la par­te sus­tan­cial del mis­mo, y ello solo bene­fi­cia al 20 por cien­to de la pobla­ción, pues enton­ces hay que cam­biar­lo, ende­re­zar­lo, para bene­fi­ciar al 80 por cien­to fal­tan­te.

Hay que hacer que el petró­leo se con­su­ma, indus­tria­li­za­do, en nues­tro país. Eso crea rique­za. Y rene­go­ciar el TLC para que sea un ins­tru­men­to como quie­re Trump, es decir, para que bene­fi­cie a los tra­ba­ja­do­res y fami­lias de las nacio­nes fir­man­tes. Y para aten­der el mer­ca­do interno y pre­pa­rar­nos para el posi­ble regre­so de mas mexi­ca­nos de allá, va una suge­ren­cia: Pri­me­ro apo­yar a las micro­em­pre­sas, pero ya.

Me expli­co:

El mer­ca­do interno se atien­de, se for­ta­le­ce en el momen­to en que la gen­te tie­ne empleo bien paga­do. Así ten­dría para com­prar y con­su­mir lo que le plaz­ca. Y ello for­ta­le­ce­ría a las empre­sas del país, entran­do a un círcu­lo vir­tuo­so… el país reanu­da­ría su cre­ci­mien­to. Sin embar­go, hoy la situa­ción de los tra­ba­ja­do­res es trá­gi­ca, pues hay 72 millo­nes de mexi­ca­nos en edad y posi­bi­li­da­des de tra­ba­jar. Pero sola­men­te 13 millo­nes tie­nen un empleo for­mal. El res­to, son des­em­plea­dos (9 millo­nes) y subem­plea­dos (50 millo­nes). Y esto, sin hablar de los sala­rios que son bají­si­mos, sobre todo si los com­pa­ra­mos con los que se per­ci­ben en EU y Cana­dá, nues­tros socios comer­cia­les más cer­ca­nos.

Pues bien, el 75 por cien­to de la fuer­za labo­ral del país, o sea, de los tra­ba­ja­do­res con empleo, es ocu­pa­da, por las micro­em­pre­sas (los chan­ga­rros), las cua­les suman casi 4 millo­nes. El 23 por cien­to de la fuer­za labo­ral es absor­bi­da por las peque­ñas (79 mil) y media­nas (17 mil) empre­sas. El res­to, el 1 por cien­to de la fuer­za labo­ral, está emplea­da por los gobier­nos y por las gran­des empre­sas.

Vol­vien­do a las micro­em­pre­sas: aquel 75 por cien­to equi­va­le a 10 millo­nes 750 mil tra­ba­ja­do­res. Si se abre un Pro­gra­ma Espe­cial — aho­ra que nues­tros líde­res y repre­sen­tan­tes andan tan preo­cu­pa­dos y apa­ni­ca­dos y aga­rra­di­tos de la mano, por lo que pue­da vol­ver a escri­bir el tal Trump en su twi­ter – Guber­na­men­tal, de Apo­yo a las 3,952,422 micro­em­pre­sas, para que cada una de ellas, con­tra­ten a un tra­ba­ja­dor adi­cio­nal, resul­ta que se podría aba­tir el des­em­pleo. Sería el pri­mer esca­lón para reini­ciar el desa­rro­llo y for­ta­le­cer a nues­tro país para sus nue­vas bata­llas. Al menos esto ayu­da­ría más a Méxi­co, que enar­bo­lar ban­de­ri­tas en las redes socia­les. Ahí les dejo la idea y sin que me paguen por ella. ¿Voy bien o me regre­so?

Noti­tas:Una.- Que sí, en la rela­ción comer­cial con EU, vamos ganan­do, pues la balan­za nos favo­re­ce con varios miles de millo­nes de dóla­res. Enton­ces ¿dón­de que­dó ese dine­ro? Ah, en manos de los de arri­ba. Dos.-Que al pare­cer, la tirria de Trump el caver­ní­co­la, con­tra los mexi­ca­nos tie­ne su ori­gen en el acti­vis­mo de don Miguel Basa­ñez, a favor de la Clin­ton. Es que Basa­ñes era el emba­ja­dor de Méxi­co en EU y por eso fue des­pe­di­do. Pero el pro­ble­ma ya esta­ba. Está. Tres.- Que… ¿y si deja­mos que Trump sea derro­ta­do por Trump? Ese tipo de per­so­nas, men­ti­ro­sas en dema­sía, alta­ne­ras, habla­do­ras, soli­tas se tro­pie­zan. Cua­tro.- Que a pro­pó­si­to de más gaso­li­na­zos, insis­to: para evi­tar­los se deben moder­ni­zar las 6 refi­ne­rías exis­ten­tes y cons­truir la “Bicen­te­na­rio”. Cin­co.- Que mien­tras, los auto­mo­vi­lis­tas pue­den hacer que su vehícu­lo con­su­ma OXI­FUEL, un sus­ti­tu­to efec­ti­vo y menos caro que las gaso­li­nas. Seis.- Que los CdMx­que­ños diz­que ya tene­mos Cons­ti­tu­ción. Habrá que ver cómo que­dó. Sie­te.- Que hacer ejer­ci­cio dia­rio ayu­da a tener cali­dad de vida. Qué más que­re­mos. Ocho.- Que una bue­na lec­tu­ra es “El Capi­tal” de Car­li­tos Marx.

Correo E hernandez-jimenez2012@hotmail.com

Méxi­co, CdMx, a 30 de enero de 2017.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *