8 de marzo. Día internacional de la mujer

Sin embar­go algu­nos auto­res como Isa­bel Álva­rez Gon­zá­lez sos­tie­ne ver­sio­nes dife­ren­tes y refu­tan las fechas y los hechos arri­ba seña­la­dos, otros auto­res sos­tie­nen que la muer­te de las obre­ras nun­ca suce­dió, y que se tra­ta de un mito, que se ha ido cons­tru­yen­do en el tiempo.

Inclu­so algu­nos afir­man que la fecha tie­ne su ori­gen en las movi­li­za­cio­nes de las muje­res rusas antes de la caí­da del Zar por la Revo­lu­ción de Octubre.

El ori­gen de la cele­bra­ción se atri­bu­ye a la pro­pues­ta de la ale­ma­na Cla­ra Zet­kin, que pre­sen­tó esta ini­cia­ti­va al Con­gre­so Inter­na­cio­nal de Muje­res Socia­lis­tas en Copenha­gue, Dina­mar­ca en 1910, pero no fue sino has­ta el año de 1977, en que la Asam­blea Gene­ral de Nacio­nes Uni­das, decla­ró como ofi­cial la cele­bra­ción el día 8 de marzo.

La cele­bra­ción es pro­pi­cia para recor­dar la lucha de la mujer por par­ti­ci­par en la socie­dad en igual­dad de con­di­cio­nes con el hom­bre, la fecha rei­vin­di­ca a Lis­tra­ta, que en la anti­gua Gre­cia reali­zó una huel­ga sexual con­tra los hom­bres para opo­ner­se a la gue­rra, así como a las pari­sien­ses, que en la Revo­lu­ción Fran­ce­sa, pedían “liber­tad, igual­dad y fraternidad”.

La lucha por la igual­dad y la libe­ra­ción de las muje­res tie­ne entre sus pri­me­ros pen­sa­do­res teó­ri­cos a Marx y Engels, quie­nes  en su obra El Ori­gen de la Fami­lia, de la Pro­pie­dad y del Esta­do, esta­ble­cen que “La opre­sión de hom­bre por el hom­bre se ini­ció con la opre­sión de la mujer por el hombre”.

Pero la obra que vino a revo­lu­cio­nar el pen­sa­mien­to feme­nino fue el de la teó­ri­ca rusa Ale­xan­dra Kollan­tai, que escri­bió a prin­ci­pios del siglo XIX, “La Nue­va Mujer y la Moral Sexual”.

En esta obra coin­ci­de con Car­los Marx, cuan­do seña­la­ba que “no bas­ta con trans­for­mar las rela­cio­nes de pro­duc­ción, es tam­bién nece­sa­ria la apa­ri­ción de un hom­bre nue­vo” .El femi­nis­mo de Kollon­tai repre­sen­ta la apa­ri­ción de una nue­va mujer  con con­cien­cia de cla­se, en el que” la mujer opri­mi­da tie­ne que estar cons­cien­te de ello. Y es esta mujer quien se va a pre­gun­tar por las con­di­cio­nes que han hecho posi­ble su mise­ra­ble situa­ción a lo lar­go de la historia “

Este nue­vo tipo de mujer, dice la Kollan­tai,” opues­ta a la mujer sojuz­ga­da, es aque­lla que ha deja­do de ser un sim­ple refle­jo del varón. La fina­li­dad de su vida no es el matri­mo­nio o la fami­lia, sino su “yo”, su indi­vi­dua­li­dad liga­da y orga­ni­za­da con las demás de su cla­se. El amor es una eta­pa más en el camino de su vida, la pasión les sir­ve para encon­trar­se a sí mis­mas, para afir­mar su per­so­na­li­dad y com­pren­der­se mejor”.

Para con­ti­nuar este pro­ce­so eman­ci­pa­dor, este 8 de mar­zo en nues­tro país, debe­mos medi­tar sobre como hom­bres y muje­res pode­mos con­tri­buir  a la cons­truc­ción de un mun­do nue­vo.  
 

jorgemoscosopedrero@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *