Autodefensas, Comunitarios, Guerrilla y Mafias

Por su par­te el gobierno de los Esta­do Uni­dos acon­se­ja a sus ciu­da­da­nos apla­zar via­jes no esen­cia­les a deter­mi­na­das áreas de Gue­rre­ro, Jalis­co, Naya­rit, Sina­loa, San Luis Poto­sí, Esta­do de Méxi­co, Coahui­la, Nue­vo León, Zaca­te­cas, Tamau­li­pas, Duran­go, Coli­ma y Michoacán.

Los suce­sos de los últi­mos días en Michoa­cán se han difun­di­do por todo el mun­do; algu­nos ana­lis­tas con­si­de­ran que se tra­ta casi de una gue­rra, por el núme­ro de armas y hom­bres enfren­ta­dos. Las auto­de­fen­sas, aun­que pare­ce exa­ge­ra­do hablan de que cuen­tan con 25 mil hom­bres con armas de alto poder, divi­di­dos en 44 gru­pos de 19 muni­ci­pios de la zona de tie­rra caliente.

 Los Tem­pla­rios no se sabe su núme­ro pero se infie­re, son tam­bién varios miles per­fec­ta­men­te arma­dos y con apo­yo de pue­blos y comu­ni­da­des dedi­ca­dos al cul­ti­vo de estupefacientes.

Las auto­de­fen­sas sur­gen con el apo­yo eco­nó­mi­co y polí­ti­co de los empre­sa­rios agrí­co­las y gana­de­ros de aque­lla enti­dad, y con la venia guber­na­men­tal, sólo y úni­ca­men­te para defen­der­se y enfren­tar a los caba­lle­ros tem­pla­rios. En el pro­ce­so de reclu­ta­mien­to y com­ba­te se han veni­do trans­for­man­do y orga­ni­za­do median­te coor­di­na­do­ras. Con la incor­po­ra­ción de sec­to­res popu­la­res con más nece­si­da­des, han empe­za­do a cues­tio­nar el papel del gobierno en el con­flic­to, con lo que sus bases, empie­zan a reba­sar a los dirigentes.

Y aho­ra las auto­de­fen­sas acu­san que el gobierno fede­ral, el ejér­ci­to, la mari­na, las poli­cías fede­ra­les, del esta­do y muni­ci­pa­les están colu­di­dos con el narcotráfico

Los tem­pla­rios acu­san que el Car­tel de Jalis­co Nue­va Gene­ra­ción apo­ya y for­ma par­te a las auto­de­fen­sas. Tam­bién se dice; que EPN ha patro­ci­na­do y aus­pi­cia­do la for­ma­ción de las auto­de­fen­sas, pero que se les están salien­do de con­trol: por ello se ha refor­za­do la pre­sen­cia de las fuer­zas fede­ra­les en la entidad.

Inde­pen­dien­te de las ver­sio­nes que cir­cu­lan en los medios y en las redes socia­les, lo que es indis­cu­ti­ble, es que el sur­gi­mien­to de las auto­de­fen­sas y de las poli­cías comu­ni­ta­rias, con sus ase­gu­nes, están vin­cu­la­das con fac­to­res socie­co­nó­mi­cos ; así como con la inse­gu­ri­dad y vio­len­cia que impe­ra, a casu­sa del aban­dono de las auto­ri­da­des, tan­to en los aspec­tos de desa­rro­llo como en sus fun­cio­nes de segu­ri­dad pública.

Ese es el caso tam­bién, de las poli­cías comu­ni­ta­rias de gue­rre­ro, en don­de de un total de 81 muni­ci­pios, en 46 tie­nen pre­sen­cia. Aun­que con carac­te­rís­ti­cas socia­les, polí­ti­cas y jurí­di­cas dife­ren­tes : dicen con­tar con más de 10 mil hom­bres, agru­pa­dos en la Unión de Pue­blos Orga­ni­za­dos del Esta­do de Gue­rre­ro y la Coor­di­na­do­ra Regio­nal de Auto­ri­da­des Comunitarias.

El Cár­tel de los Tem­pla­rios es sólo uno de los gru­pos del cri­men orga­ni­za­do, y ni siquie­ra el más pode­ro­so y peli­gro­so. Según aná­li­sis de la Pro­cu­ra­du­ría Gene­ral de la Repú­bli­ca, son 8 las gran­des orga­ni­za­cio­nes iden­ti­fi­ca­das : de las que se des­pren­den cer­ca de 80 gru­pos, célu­las y pan­di­llas dis­tri­bui­das en 30 esta­dos de la república.

Estos car­te­les obtie­nen ganan­cias mayo­res a los 39 mil millo­nes de dóla­res, mue­ven el 7 por cien­to de la heroí­na que se comer­cia en el mun­do. Más del 90 por cien­to de la cocaí­na des­ti­na­da a los Esta­dos Uni­dos tran­si­ta por el terri­to­rio nacional.

Los mafio­sos ubi­ca­dos por la PGR son: el Cár­tel de la Barby, los Zetas, del Paci­fi­co, del Gol­fo, los Are­llano Felix y los Bel­trán Ley­va. La estra­te­gia de EPN, de com­ba­te al cri­men orga­ni­za­do, sigue sien­do echar­le leña al fuego.Y nego­ciar con los nar­cos, esti­ra y aflo­ja, así lo demues­tra la reduc­ción de los deco­mi­sos de dro­ga y la libe­ra­ción de Caro Quin­te­ro. Pero la vio­len­cia per­ma­ne­ce, sólo que aho­ra se ocul­ta más la infor­ma­ción. Sin embar­go las 19 mil eje­cu­cio­nes en este perio­do no pue­den escon­der­se y dan cons­tan­cia del serio con­flic­to que aún permanece.

Den­tro de esta cri­sis social y polí­ti­ca que no se reco­no­ce como tal ; tam­bién nos encon­tra­mos con la pre­sen­cia de la gue­rri­lla en varios esta­dos de la Repú­bli­ca. El Cen­tro de Estu­dios de Movi­mien­tos Armados
ha docu­men­ta­do 28 gru­pos ubi­ca­dos en los esta­dos de Gue­rre­ro, Oaxa­ca, Hidal­go, Vera­cruz, Pue­bla, Chia­pas, Chihuahua, Michoa­cán, Esta­do de Méxi­co, Dis­tri­to Fede­ral y Morelos.

Los más cono­ci­dos son el Ejer­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal, el Ejér­ci­to Popu­lar Revo­lu­cio­na­rio, el Ejér­ci­to Revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo Insur­gen­te. Ejer­ci­to Villis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal, las recién apa­re­ci­dos Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias- Libe­ra­ción del Pueblo.

El Comi­té Clan­des­tino Revo­lu­cio­na­rio de los Pobres-Coman­do Jus­ti­cie­ro 28 de Junio, Ten­den­cia Demo­crá­ti­ca Revo­lu­cio­na­ria-Ejer­ci­to del Pue­blo, Movi­mien­to Revo­lu­cio­na­rio Lucio Caba­ñas; entre otros muchos gru­pos, que han rea­li­za­do en algún momen­to accio­nes arma­dos y de propaganda.

Como se ve con todo lo antes des­cri­to hay mucha gen­te arma­da en todo el país. Y aún nos fal­ta agre­gar a los gru­pos para­mi­li­ta­res que según Eduar­do Bus­ca­glia son 167, finan­cia­dos por empre­sa­rios empe­ña­dos en pro­te­ger su vida y pose­sio­nes. Garan­tías que ya no les pue­de otor­gar el Esta­do mexicano.

 Por los últi­mos acon­te­ci­mien­tos el dete­rio­ro de la ima­gen del país es evi­den­te, los repor­tes sobre la vio­len­cia de The Wall Streat Jour­nal, del The New York Times, del The Washin­tonm Post y del País, han cau­sa­do más impac­to nega­ti­vo en el ima­gi­na­rio colec­ti­vo mun­dial, que los ejer­ci­cios de rela­cio­nes públi­cas del gobierno mexi­cano para difun­dir las refor­mas estructurales.

Sólo allá arri­ba en el mun­do de las éli­tes polí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, pare­ce vivir­se otro Méxi­co, otra reali­dad lle­na éxi­tos, de lujos y oro­pel. Aba­jo en la base del pue­blo está laten­te un Méxi­co, que en silen­cio y paso a paso se mani­fies­ta con miles de for­mas dis­tin­tas de pro­tes­ta y orga­ni­za­ción. Hay muchas armas fue­ra de con­trol del Esta­do y mucha vio­len­cia, impu­ni­dad, injus­ti­cias y corrup­ción. En cual­quier momen­to una chis­pa pue­de encen­der el pajar.

jorgemoscosopedrero@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *