BALANCE ELECTORAL

La tan cacara­quea­da mayo­ría del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI) (¡¡Que con­tra­dic­ción!! Si se es revo­lu­cio­na­rio, no se pue­de ser ins­ti­tu­cio­nal), real­men­te obtu­vo 237 dipu­tados que repre­sen­tan casi el 20% del padrón elec­to­ral y sin embar­go se abro­ga el 47.4% de la repre­sen­ta­ción nacio­nal, si a esto le suma­mos los votos de la coa­li­ción PRI Par­ti­do Ver­de Eco­lo­gis­ta de Méxi­co (PVEM),  pasan a cons­ti­tuir la mayo­ría abso­lu­ta de Cáma­ra de Dipu­tados con 259 diputados.

El Par­ti­do de Acción Nacio­nal PAN dis­mi­nu­yó su repre­sen­ta­ción a 143 dipu­tados Par­ti­do de la Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca, ape­nas si logró el 12% de la vota­ción nacio­nal y úni­ca­men­te 71 diputados.

Los demás nego­cios polí­ti­cos, real­men­te no son rele­van­tes. Los anu­lis­tas obtu­vie­ron más votos (1 876 639 votos) que todos los par­ti­di­tos jun­tos, el Par­ti­do Nue­va Alian­za (PANAL), Par­ti­do del Tra­ba­jo (PT), El par­ti­do de Con­ver­gen­cia Demo­crá­ti­ca (PCD) y el Par­ti­do Social Demó­cra­ta (PSD). Que por cier­to, per­dió su regis­tro por no alcan­zar el por­cen­ta­je que la ley exi­ge para per­ma­ne­cer vigen­te. Deli­ca­da la situa­ción de la par­ti­do­cra­cia en el país. 

Esto es gra­ve, por­que en la Cáma­ra de Dipu­tados, es don­de real­men­te se gobier­na al país, se dis­tri­bu­ye el pre­su­pues­to y se crean las Leyes que nos regirán.

Obje­ti­va­men­te el mane­jo de nues­tro país, vuel­ve a que­dar en las mis­mas manos, en la legis­la­tu­ra pasa­da el PAN, era la mino­ría más gran­de y el PRI, la ter­ce­ra mino­ría. El PRI, como duchos que son en el mane­jo de la polí­ti­ca per­ma­ne­ció aga­za­pa­do, coque­tean­do con el PAN, algu­nas veces fin­gien­do plei­tos, otras nego­cian­do y al fin de cuen­tas, uni­dos en la mayo­ría de las refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les que se pre­sen­ta­ron. Sobre todo la más impor­tan­te para la sobe­ra­nía nacio­nal, la refor­ma energética.

Por expe­rien­cia his­tó­ri­ca hemos vis­to, que la com­pli­ci­dad en alian­za PAN-PRI, para des­man­te­lar el patri­mo­nio nacio­nal, han hecho de la vio­la­ción a nues­tros pre­cep­tos cons­ti­tu­cio­na­les, la coti­dia­ni­dad del que hacer político. 

El mane­jo que esta alian­za (PAN-PRI), han hecho de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, de las finan­zas públi­cas, del Esta­do de Dere­cho,  de los Dere­chos Huma­nos, de la polí­ti­ca y la gober­na­bi­li­dad y en gene­ral, de la solu­ción a la pro­ble­má­ti­ca nacio­nal, un desas­tre que ha lle­va­do a Méxi­co a la des­com­po­si­ción del teji­do social. 

Aho­ra, des­pués de la jor­na­da elec­to­ral del 5 de julio, pró­xi­mo pasa­do, la batu­ta la lle­va el PRI, pero la alian­za con­ti­núa. De eso se tra­ta de per­ma­ne­cer uni­dos en la defen­sa del sis­te­ma neo­li­be­ral, impues­to por el PRI, hace ya más de 27 años y a pesar de que este sis­te­ma a demos­tra­do con cre­ces su inope­ran­cia, para bene­fi­cio de la mayo­ría de tra­ba­ja­do­res y sus familias. 

Que a los úni­cos que ha favo­re­ci­do, es a los pode­ro­sos gru­pos de poder finan­cie­ro, empre­sa­ria­les e indus­tria­les, exter­nos e inter­nos. Estos dos par­ti­dos polí­ti­cos, PRI-PAN, al ser­vi­cio de la oli­gar­quía nacio­nal y extran­je­ra, aho­ra se dis­po­nen a rea­li­zar las refor­mas cons­ti­tu­cio­na­les que el gran capi­tal requie­re, sobre todo, la refor­ma labo­ral, la refor­ma fis­cal y las refor­mas que pre­ten­de el capi­tal finan­cie­ro para ter­mi­nar de des­man­te­lar el sis­te­ma de salud, de jubi­la­ción, aho­rro y pen­sión para los trabajadores.

La Cáma­ra de Dipu­tados, don­de se defi­ne el rum­bo del país, ha que­da­do nue­va­men­te en manos de esta alian­za PRI-PAN, que jun­tos suman 380 dipu­tados, más los votos de los dipu­tados del PANAL y del PVEM, suman mas de las dos ter­ce­ras par­tes, del total de la Cáma­ra de Dipu­tados, que la  Constituci&
oacute;n Polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos seña­la, como impres­cin­di­bles, para cual­quier refor­ma a nues­tra Car­ta Magna.

¡Que incon­gruen­cia¡. La Sobe­ra­nía Nacio­nal, está repre­sen­ta­da en la Cáma­ra de dipu­tados, úni­ca­men­te con el 26% del padrón elec­to­ral, (apro­xi­ma­da­men­te 19 200 000 empa­dro­na­dos) o sea que no repre­sen­tan nada, en rela­ción con el núme­ro de ciu­da­da­nos con dere­chos a sal­vo, (al derre­dor de 73 500 000 sufra­gan­tes) que habi­ta­mos este país. ¿Quién repre­sen­ta­rá, a los apro­xi­ma­da­men­te 52 500 000, ciu­da­da­nos, que anu­la­ron su voto, o se abs­tu­vie­ron de votar, por­que no había algún par­ti­do polí­ti­co que los convenciera?

Segu­ra­men­te se van a abro­gar una repre­sen­ta­ción que no tie­nen. Des­de lue­go que le echa­rán la cul­pa al voto nulo y al abs­ten­cio­nis­mo. Todos serán cul­pa­bles. Menos la par­ti­do­cra­cia. No quie­ren acep­tar que los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles son ellos. Los par­ti­dos polí­ti­cos. No es pro­ble­ma de la renun­cia de un diri­gen­te, o de un pre­si­den­te del par­ti­do, si Ger­mán Mar­tí­nez deja la pre­si­den­cia del PAN. O  en caso que renun­cia­ra (que no lo creo)  Jesús Orte­ga, a la pre­si­den­cia del par­ti­do de la Revo­lu­ción Demo­crá­ti­ca (PRD). La situa­ción de des­ca­la­bros elec­to­ra­les pre­va­le­ce­ría, por­que no es un pro­ble­ma de per­so­nas, sino de estruc­tu­ra, de corre­la­ción inter­na de gru­pos de poder en las cúpu­las partidarias.

Las cúpu­las de poder, en los par­ti­dos polí­ti­cos, están cada vez más ale­ja­das de sus bases, más dis­tan­tes de sus pro­gra­mas de acción polí­ti­ca, prin­ci­pios y esta­tu­tos y pre­va­le­cen la nego­cia el cochu­po y cada vez más la incon­gruen­cia, la des­ho­nes­ti­dad y la tran­za, pro­pi­cia­da por el dis­tan­cia­mien­to de los mili­tan­tes, que ya no par­ti­ci­pan en las deci­sio­nes fun­da­men­ta­les de los par­ti­dos políticos.

Aho­ra se habla con sin­gu­lar entu­sias­mo, de que hacer para sal­var la izquier­da, refi­rién­do­se, a la estre­pi­to­sa caí­da elec­to­ral del PRD, en las vota­cio­nes inme­dia­to pasa­das. Están equi­vo­ca­dos en el plan­tea­mien­to ini­cial, por­que yo no veo una izquier­da estruc­tu­ra­da en un par­ti­do polí­ti­co. Si con esto se refie­ren al PRD, ten­dre­mos que admi­tir, que están equi­vo­ca­dos en el plan­tea­mien­to, ya que al PRD, no lo podría­mos con­si­de­rar un par­ti­do de izquier­da, cuan­do mucho y hacien­do una gran con­si­de­ra­ción, lo situa­ría­mos en la social-democracia.

Los par­ti­dos polí­ti­cos de izquier­da, son pre­ci­sa­men­te, los que en este país hacen fal­ta. Par­ti­dos que defien­dan y luchen por los intere­ses, de los tra­ba­ja­do­res manua­les e inte­lec­tua­les, del cam­po y la ciudad.

Un par­ti­do de izquier­da tie­ne que empe­zar por res­ca­tar el len­gua­je, por no aver­gon­zar­se por el uso de las pala­bras pro­pias del idio­ma revo­lu­cio­na­rio. Que el sis­te­ma de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción, han des­trui­do, hoy las muje­res y los hom­bres de izquier­da, temen usar un len­gua­je que los dife­ren­cie del resto.

Aho­ra el mun­do está divi­di­do entre “per­de­do­res y triun­fa­do­res”, no entre explo­ta­dos y explo­ta­do­res, hoy no son due­ños de los medios de pro­duc­ción, sino ini­cia­ti­va pri­va­da, la plus­va­lía, sólo per­sis­te, en la espe­cu­la­ción de los bie­nes raí­ces y así podría­mos con­ti­nuar, reco­rrien­do el voca­bu­la­rio, pero no es el tema de este artículo.

Aho­ra lo que impor­ta­ría sería, el por­qué los ciu­da­da­nos vota­ron por el PRI. Vien­do las cosas con cal­ma, podría­mos tomar­lo como un voto de cas­ti­go a las dew­sa­tro­zas polí­ti­cas de gobierno del PAN

¡Cara­jo¡ Nue­va­men­te me ha gana­do el espacio. 

En el pró­xi­mo articu­lo, segui­ré des­glo­san­do el tema, si uste­des, mis dos que tres lec­to­res me lo permiten.

 

15 de
Julio de 2009

 

Luis T. Cer­van­tes Cabe­za de Vaca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *