Calderón confuso y desubicado

El dis­cur­so de Cal­de­rón del miér­co­les pasa­do lo mues­tra con­fu­so, des­ubi­ca­do, con lap­sus que dejan ver las limi­ta­cio­nes de su pen­sa­mien­to y lo cada vez más ries­go­so de su pési­mo esti­lo per­so­nal de pseu­do­go­ber­nar. Real­men­te que­da cla­ro que él no tenía el lide­raz­go ni la for­ta­le­za inte­lec­tual, emo­cio­nal y moral para ser Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca. Que­da cla­ro que Cal­de­rón lle­va allí tres años y meses como efec­to invo­lun­ta­rio del recha­zo que los pode­res fác­ti­cos tuvie­ron hacia López Obra­dor. Esos pode­res fác­ti­cos no es que valo­ra­ran a Cal­de­rón sino que era lo úni­co que tenían a mano para poner a alguien que no fue­ra AMLO. Y ya ven los resul­ta­dos: todas las cifras y todas las cate­go­rías polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cas, mora­les, socia­les van de mal en peor, al igual que la per­so­na de Calderón.

Dijo en su dis­cur­so del miér­co­les que “El úni­co due­ño del pue­blo… es el Esta­do”, “El úni­co due­ño de la ciu­dad… es el Esta­do”. Y que el Esta­do, ade­más de tener el mono­po­lio de la vio­len­cia (con­cep­to clá­si­co), tam­bién tie­ne “el mono­po­lio de la ley” (¡!), y que quien man­da (no es el pue­blo) son las auto­ri­da­des del gobierno mexi­cano (y pun­to, dijo). Para él el pue­blo “tie­ne due­ño”, y la ciu­dad le per­te­ne­cen al Esta­do, que Cal­de­rón pare­ce con­fun­dir con el gobierno, su gobierno. O sea que se cree el due­ño de Méxi­co y su pala­bra es la úni­ca que cuen­ta. ¡Con razón tan­tos des­fi­gu­ros!. A leguas se ve que tie­ne nocio­nes de pre­pa­ra­to­ria o secun­da­ria sobre Teo­ría del Esta­do, ter­gi­ver­san­do los con­cep­tos. Es muy gra­ve. En su deses­pe­ra­ción y tosu­dez es muy pro­ba­ble que sigan cre­cien­do sus des­ati­nos con­for­me avan­cen los días, las sema­nas, los meses. Oja­lá poda­mos lograr una gran par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en el pro­ce­so de Revo­ca­ción de su Man­da­to pro­gra­ma­das para los días 22, 23 y 24 de mayo.

Ya has­ta tele­vi­sa, los de ter­cer gra­do (de pri­ma­ria), se mofan y cri­ti­can abier­ta­men­te al gobierno de Cal­de­rón. Casi todos los “levan­ta­ce­jas” de la tele están ponien­do dis­tan­cia y sien­do crí­ti­cos. Hay lap­sus o fil­tra­cio­nes que dejan ver que Cal­de­rón se tam­ba­lea, que no hay que espe­rar has­ta 2012. ¿Quièn apo­ya a Cal­de­rón? Su gabi­ne­te está muy debi­li­ta­do, casi todos sus secre­ta­rios estan sien­do moti­vo de gra­ves, con­ti­nuos y gran­des cues­tio­na­mien­tos. ¿En qué se sos­tie­ne Cal­de­rón?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *