CARTA Y DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS, UNIÓN DE POCHTECAS DE MÉXICO, A. C.

  1. Nin­gún ser humano tie­ne dere­cho a explo­tar en su bene­fi­cio el tra­ba­jo de otros seres humanos.
  2. El pue­blo mexi­cano tie­ne dere­cho a que todos sus hijos dis­fru­ten de igua­les opor­tu­ni­da­des para desa­rro­llar al máxi­mo sus capacidades.
  3. El tra­ba­jo humano es el ori­gen de toda rique­za. Por ello esa rique­za debe pasar a ser pro­pie­dad social, que de los tra­ba­ja­do­res manua­les e inte­lec­tua­les del cam­po y de la ciu­dad son quie­nes la producen. 
  4. Las muje­res deben de gozar de igua­les opor­tu­ni­da­des que los varo­nes en todas las acti­vi­da­des. La mater­ni­dad debe pro­te­ger­se con pres­ta­cio­nes y bene­fi­cios espe­cia­les para ellas y sus hijos. El machis­mo y el hos­ti­ga­mien­to sexual en cual­quie­ra de sus mani­fes­ta­cio­nes debe ser combatido. 
  5. Todo ser humano tie­ne dere­cho a dis­po­ner de su cuer­po y las muje­res a con­ce­bir en for­ma voluntaria.
  6. Los ancia­nos cons­ti­tu­yen una par­te de la socie­dad, por tan­to mere­cen res­pe­to y par­ti­ci­pa­ción en la vida nacio­nal. El esta­do debe garan­ti­zar que reci­ban ali­men­ta­ción, vivien­da, ves­ti­do, aten­ción médi­ca y recrea­ción y evi­tar que se les some­ta a cual­quier for­ma de explo­ta­ción y agresión. 
  7. El esta­do debe brin­dar pro­tec­ción y segu­ri­dad ade­cua­das y todos los que sufren limi­ta­cio­nes físi­cas o alte­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas, para incor­po­rar­los a la socie­dad, deben tener opor­tu­ni­dad de que sus capa­ci­da­des se apro­ve­chen en su bene­fi­cio y en el de la Nación. 
  8. La Cons­ti­tu­ción que nos rige reco­ge aspi­ra­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res mexi­ca­nos; para ello la “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, la res­pe­ta y lucha por hacer­la res­pe­tar, así como las leyes e ins­ti­tu­cio­nes que de ella ema­nen. Los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res de la ciu­dad y del cam­po y los dere­chos polí­ti­cos de los ciu­da­da­nos y deben ampliar y pro­fun­di­zar modi­fi­can­do la cons­ti­tu­ción con los pro­ce­di­mien­tos que ella mis­ma establece. 
  9. Las garan­tías indi­vi­dua­les y socia­les que la cons­ti­tu­ción con­sa­gra­da son irre­duc­ti­bles. Los dere­chos de reu­nión, aso­cia­ción mani­fes­ta­ción de las ideas, infor­ma­ción y peti­ción deben de ser respetados.
  10. Todos los mexi­ca­nos tie­nen dere­cho al tra­ba­jo que les per­mi­ta vivir con dig­ni­dad. El esta­do debe crear y garan­ti­zar los empleos sufi­cien­tes para ter­mi­nar con la desocupación.
  11. La edu­ca­ción del pue­blo es la base fun­da­men­tal para su libe­ra­ción. Debe pre­pa­rar­se a los niños, jóve­nes y adul­tos para los cam­bios estruc­tu­ra­les de la socie­dad que esta­ble­ce­rán el apro­ve­cha­mien­to social de los medios de pro­duc­ción y el usu­fruc­to de los bie­nes de la comu­ni­dad. Es nece­sa­rio cam­biar la men­ta­li­dad uti­li­ta­ria e indi­vi­dua­lis­ta por otra que se base en la soli­da­ri­dad social, la liber­tad de los opri­mi­dos, la lucha con­tra la explo­ta­ción huma­na y la fra­ter­ni­dad universal.
  12. Los intere­ses gene­ra­les de los tra­ba­ja­do­res de comer­cio, coin­ci­den con los intere­ses de los tra­ba­ja­do­res de todos los paí­ses del mun­do y en espe­cial con los pue­blos que luchan por su liberación.
  13. Lucha­re­mos con­tra el anti­co­mu­nis­mo que es ins­tru­men­to de pene­tra­ción y divi­sión al ser­vi­cio del impe­ria­lis­mo, diri­gi­do abier­ta­men­te con­tra la lucha patrió­ti­ca del pue­blo mexi­cano para con­quis­tar su total eman­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca y su ple­na soberanía. 
  14. Lucha­re­mos por­que el pue­blo, en uso del dere­cho que en todo tiem­po le otor­ga el artícu­lo 39 de la cons­ti­tu­ción sus­ti­tu­yen la actual estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y social de Méxi­co, por otra en que los medios e ins­tru­men­tos de pro­duc­ción sean de pro­pie­dad social y no de unos cuan­tos, en que la demo­cra­cia sea de los tra­ba­ja­do­res y no de la bur­gue­sía, el ejer­ci­cio del poder sea social y no per­so­nal o de un gru­po y la socie­dad se estruc­tu­re sobre la base
    de igual­dad y de jus­ti­cia sin dis­cri­mi­na­cio­nes y privilegios. 
  15. La “UNION DE POCH­TE­CAS DE MEXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­ra con los tra­ba­ja­do­res para que con­quis­ten la demo­cra­cia sin­di­cal, aca­ben con los lide­res “cha­rros” y los sin­di­ca­tos blan­cos, crean­do un movi­mien­to obre­ro inde­pen­dien­te que sir­va de ins­tru­men­to de lucha y difu­sión de los intere­ses y dere­chos de la cla­se obre­ra de México.
  16. La “UNION DE POCH­TE­CAS DE MAXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por­que se cum­pla la Cons­ti­tu­ción en lo refe­ren­te al sala­rio míni­mo, que debe ser sufi­cien­te para satis­fa­cer las nece­si­da­des de un jefe de fami­lia y por­que se esta­blez­ca un sala­rio míni­mo gene­ral para toda la Republica. 
  17. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por­que se res­pe­te al dere­cho de los tra­ba­ja­do­res a ele­gir o de poner libre­men­te a sus diri­gen­tes sin­di­ca­les y por­que las auto­ri­da­des labo­ra­les tomen nota de esto, sin pre­juz­gar acer­ca de su representatividad.
  18. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.” se soli­da­ri­za­rá por­que el emba­ra­zo no sea pre­tex­to para negar o qui­tar el tra­ba­jo, o el dere­cho al estu­dio y por­que las pres­ta­cio­nes que seña­la la ley se otor­guen inde­pen­dien­te­men­te del tiem­po y tipo de trabajo.
  19. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá con los maes­tros urba­nos y rura­les para que obten­gan una retri­bu­ción jus­ta que les per­mi­ta desem­pe­ñar sin preo­cu­pa­ción sus labo­res docentes.
  20. Lucha­re­mos por ter­mi­nar con todos los lati­fun­dios abier­tos o disi­mu­la­dos y se dero­gue el jui­cio de ampa­ro a favor a los lati­fun­dis­tas, agrí­co­las o gana­de­ros, y se can­ce­len los cer­ti­fi­ca­dos de inafectabilidad.
  21. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá con los tra­ba­ja­do­res rura­les, jor­na­lea­ron, eji­da­ta­rios y mini­fun­dis­tas pobres, se orga­ni­cen demo­crá­ti­ca­men­te y depu­ren sus orga­ni­za­cio­nes para que efec­ti­va­men­te repre­sen­ten sus intere­ses y por el res­pe­to a la orga­ni­za­ción inde­pen­dien­te de los campesinos. 
  22. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por­que el esta­do pro­por­cio­ne a los hijos de los tra­ba­ja­do­res en for­ma gra­tui­ta, mate­rial esco­lar y todos los uten­si­lios nece­sa­rios, y des­apa­rez­can las cuo­tas esco­la­res y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo ten­ga una orien­ta­ción nacio­nal que for­me en los edu­can­dos una con­cien­cia de los intere­ses y pro­ble­mas del pue­blo mexi­cano, así como un espí­ri­tu de fra­ter­ni­dad hacia los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos que luchan por su independencia.
  23. La “UNIÒN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por la nacio­na­li­za­ción de la radio y la tele­vi­sión para poner­los al ser­vi­cio del pue­blo tra­ba­ja­dor; dichas indus­trias deben de dejar de ser medios de pene­tra­ción de los intere­ses se las empre­sas trans­na­cio­na­les e ins­tru­men­tos para la mani­pu­la­ción de la con­cien­cia del pueblo. 
  24. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por la lucha de la mujer para lograr su inde­pen­den­cia y que logre la situa­ción de dig­ni­dad que le corres­pon­de como la mitad de la huma­ni­dad que es, y se creen guar­de­rías que garan­ti­cen a las tra­ba­ja­do­ras buen cui­da­do y edu­ca­ción efi­cien­te a sus infan­tes, y por­que a las muje­res tra­ba­ja­do­ras les sea reco­no­ci­do el dere­cho a sala­rios por ciu­da­da­nos maternos.
  25. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por­que las acti­vi­da­des del ciu­da­dano de los hijos y las labo­res domes­ti­cas dejen de ser exclu­si­vas de la mujer y com­ba­tir la hege­mo­nía mas­cu­li­na sobre la mujer en todas sus manifestaciones.
  26. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por­que se modi­fi­que el Códi­go Penal y sea vis­to el delito
    de vio­la­ción como una agre­sión a la uni­dad bio­psi­co­so­cial que repre­sen­ta la víc­ti­ma y sea tra­ta­do en con­se­cuen­cia; ade­más que la per­so­na que incu­rra en una agre­sión sexual no alcan­ce fian­za; que, por lo mis­mo des­apa­rez­can los pro­ce­di­mien­tos deni­gran­tes en las inves­ti­ga­cio­nes y com­ba­tir la agre­sión físi­ca, el hos­ti­ga­mien­to sexual y todas aque­llas accio­nes que deni­gren a la mujer e impon­ga el pre­do­mi­nio del hom­bre sobre ella.
  27. La “UNIÓN DE POCH­TE­CAS DE MÉXI­CO, A.C.”, se soli­da­ri­za­rá por­que los jóve­nes no sean indu­ci­dos a la dro­ga­dic­ción, al alcoho­lis­mo y a la delin­cuen­cia, medios usa­dos por la cla­se domi­nan­te para des­viar e impe­dir su par­ti­ci­pa­ción en la vida polí­ti­ca del país; lucha­re­mos con­tra toda for­ma explo­ta­ción y vio­len­cia a los meno­res y por­que se cas­ti­guen enér­gi­ca­men­te a los que la practiquen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *