CIUDADANIZAR LA POLITICA (1a y 2a parte)

El resul­ta­do de los comi­cios del 5 de julio pasa­do, tie­ne varias lec­tu­ras. Les com­par­to la mía. Va: 

Uno.- Méxi­co es un país priís­ta, no en el sen­ti­do par­ti­da­rio; mas bien me refie­ro a la cul­tu­ra polí­ti­ca pre­do­mi­nan­te. Ésta (clien­te­lis­mo, cor­po­ra­ti­vis­mo, cau­di­llis­mo patri­mo­nia­lis­mo, pre­si­den­cials­mo, corrup­ción, impu­ni­dad, vio­la­ción de la ley, abu­so de poder, pri­vi­le­gios de las cúpu­las, etc.) pre­do­mi­na en casi todo el queha­cer polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social; no en bal­de duran­te 71años, sin inte­rrup­cio­nes,  fue desa­rro­lla­da y per­fec­cio­na­da  por su crea­dor, el PRI con sus dife­ren­tes nom­bres. Pero los exce­sos de éste  – mise­ria, repre­sión y corrup­ción para la pobla­ción – lle­ga­ron a har­tar a gran par­te de los mexi­ca­nos. En 1986 esa par­te, lo  empe­zó a cas­ti­gar; en 1988, de plano le dio la espal­da. En 1997, le qui­tó el DF y la mayo­ría en la Cáma­ra de Dipu­tados. Y en el 2000, de plano lo sacó de la Pre­si­den­cia de la República. 

Dos.- Al mis­mo tiem­po que esa gran arte de los mexi­ca­nos aban­do­na­ba a su suer­te al PRI, es decir, al autor de la nefas­ta cul­tu­ra polí­ti­co que pre­do­mi­na entre los mexi­ca­nos, apo­ya­ba a la opo­si­ción, entre­gán­do­le las posi­cio­nes arre­ba­ta­das a aquel, con la espe­ran­za de que hubie­ra un cam­bio sus­tan­cial en el país. 

Tres.- Pero resul­tó que no obs­tan­te que esa gran par­te de los mexi­ca­nos entre­ga­ra cada vez mas poder a la opo­si­ción al PRI (Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, la mayo­ría en el Con­gre­so, el DF y casi la mitad de las enti­da­des fede­ra­ti­vas y un mon­tón de gobier­nos muni­ci­pa­les)  el anhe­la­do cam­bio sus­tan­cial, no lle­ga y no lle­ga y no lle­ga.  La deses­pe­ra­ción de los mexi­ca­nos está al tope, pues los pro­ble­mas en el país se agravan. 

Cua­tro.- Guia­dos por el sen­ti­do común, y pro­ba­ble­men­te por el ins­tin­to de sobre­vi­ven­cia, esa gran par­te de los mexi­ca­nos que un día se har­ta­ra del PRI, se ha empe­za­do a har­tar de los suce­so­res del PRI. “¡Es lo mis­mo!”, excla­man muchos. “¡Son pero­res!”, gri­tan otros. “¡Aqué­llos roba­ban pero resol­vian los pro­ble­mas, éstos roban pero no resuel­ven nada!”, mur­mu­ran muchos otros. 

Cin­co.- El razo­na­mien­to y la con­clu­sión están a la vis­ta. Si la opo­si­ción (PAN, PRD, etc.) no da el ancho para pro­mo­ver el cam­bio sus­tan­cial en el país, y en infi­ni­dad de situa­cio­nes, has­ta son peo­res que los príis­tas, mejor hay que poner a los que esta­ban. Y ¿aho­ra resul­ta que esta­ba­mos mejor cuan­do esta­ba­mos peor?.  Así pare­ce a los ojos de una gran par­te de los mexicanos. 

Seis.- Los deta­lles: el desas­tre elec­to­ral de la opo­si­ción al PRI, del que aca­ba­mos de ser tes­ti­gos, no se coci­nó en esta cam­pa­ña. En el caso del PAN  ini­ció en el 2001, cuan­do el Pre­si­den­te Fox, dio por con­clui­do “el cam­bio” logra­do y en lugar de empu­jar una tran­si­ción demo­cá­ti­ca, optó por casar­se con su com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal para eri­gir­se en “la pare­ja pre­si­den­cial”. El res­to de la his­to­ria él mis­mo lo con­fe­só: “encar­gó el chan­ga­rro” (el gobierno) y se dedi­có a pachanguear. 

El caso del PRD es más trá­gi­co pues no obs­tan­te que miles de sus mili­tan­tes fue­ron los que abo­na­ron el camino del cam­bio anhe­la­do, ponien­do san­gre sudor y lágri­mas para lograr­lo,  su cúpu­la diri­gen­te, con mayor énfa­sis 1996, per­dió el rum­bo. Con su irrup­ción al poder real, sur­gió una cla­se polí­ti­ca, con todos los pri­vi­le­gios de las otras cla­ses par­ti­da­rias. Fue como haber­se saca­do la lote­ría. Esa cla­se no esta­ba pre­pa­ra­da y enlo­que­ció. Todav&
iacute;a la noble­za de una gran par­te de los mexi­ca­nos, en el año 2006, ubi­có al Par­ti­do del sol azte­ca en el segun­do lugar, meda­lla de pla­ta, en la con­tien­da elec­to­ral. Y ¿saben qué hicie­ron los inte­gran­tes de esa cúpu­la, la real y la for­mal, con todos sus can­di­da­tos gana­do­res y per­de­do­res, ya agra­va­da su locu­ra? Se com­por­ta­ron como porros:  Con todos se pelea­ron, a todos man­da­ron al dia­blo y has­ta entre ellos se hicie­ron cachi­tos. Si en el 2006, pelea­ron con­tra otros por la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, para el 2009 ya habían dila­pi­da­do el 80 por cien­to de su capi­tal polí­ti­co (su lote­ría) y, lue­go del  dis­pen­dio, se hicie­ron peda­zos entre ellos mis­mos, peleando…por una Dele­ga­ciòn del DF, ¡Pobre Iztapalapa!. 

Sie­te.- La espe­ran­za (solo espe­ran­za, depen­de de que logre orga­ni­zar­se) está aho­ra en lo que se deno­mi­nó y repre­sen­ta el voto nulo: Seis por cien­to de la vota­ción nacio­nal, como dos millo­nes de per­so­nas, 11 por cien­to de la vota­ción del DF, 10 por cien­to de la vota­ción de Izta­pa­la­pa, habla del  posi­ble sur­gi­mien­to del Méxi­co de los Ciu­da­da­nos. Tal vez, empie­ce a que­dar atrás el Méxi­co de los Vasa­llos. El Vasa­llo es el que obe­de­ce, el que dice sí a todo, el que se con­for­ma con miga­jas, el que per­mi­te que se vio­len sus dere­chos, el que aca­ta las ins­truc­cio­nes del rey, del caci­que, del líder, del cau­di­llo, el que está ancla­do al pasa­do. El Ciu­da­dano es el que se pre­gun­ta por qué de esto o de aque­llo, el que exi­ge el cum­pli­mien­to de sus dere­chos,  el que pide cuen­tas cla­ras, el que logra que se cum­pla la ley y el que la cam­bia si ésta está mal, el que pre­mia o cas­ti­ga, el que vigi­la a sus repre­sen­tan­tes, el que se rebe­la ante lo injus­to aun­que el infrac­tor sea de los suyos, el que mira el futu­ro. Es el que sabe que la bue­na polí­ti­ca es la que ciu­da­da­ni­za la política. 

Segunda Parte

En la pri­me­ra par­te, suge­rí que había que “Ciu­da­da­ni­zar la Polí­ti­ca”, para fomen­tar la bue­na polí­ti­ca, la de los ciu­da­da­nos en con­tra­po­si­ción a la de los vasa­llos. Comen­ta­rios de ama­bles per­so­nas, me hacen supo­ner que debí ser más explí­ci­to en mi suge­ren­cia. Con su per­mi­so, esti­ma­dos cua­tro o cin­co lec­to­res (as) (creo que ya son mas) aho­ra lo intento.

Pri­me­ro coin­ci­do con uno de ellos  – Mucio Isrrael — cuan­do seña­la que “alter­na­ti­vas hay sufi­cien­tes; el pun­to está en no reple­gar­nos de la polí­ti­ca, sino expro­piár­se­la a los aco­mo­da­ti­cios y vora­ces…”. Por ahí va lo que qui­se decir. 

Y es que ade­más, duran­te mucho tiem­po en nues­tro país, el voto de nada ser­vía  no obs­tan­te la expe­rien­cia de la elec­ción de don Pan­cho Made­ro. Duran­te la eta­pa post revo­lu­cio­na­ria y la era priís­ta, has­ta los años ochen­tas, el sufra­gio tenia mas de ritual que de herra­mien­ta para ele­gir repre­sen­tan­tes popu­la­res y, en con­se­cuen­cia,  para  influir en el rum­bo de la nación. Pero a par­tir de 1986 (me refie­ro a las bata­llas panis­tas en Chihuahua) como que la gen­te empe­zó a tomar con­cien­cia del valor de su voto, no se diga en la elec­ción pre­si­den­cial de 1988, con la ges­ta cardenista. 

Con­for­me pasan los años, cada vez mas mexi­ca­nos son los que votan (qui­zá la mitad de los que están en edad de votar) en el enten­di­do de que su voto sir­ve de algo, eli­ge repre­sen­tan­tes. Pero has­ta ahí: eli­gen y se van a sus casas.  Y a los ele­gi­dos, los dejan hacer, los dejan pasar. Es una tarea inaca­ba­da para ver­da­de­ros Ciudadanos. 

¿Por qué inacabada?
Por­que no se tra­ta solo de ele­gir, no. Tam­bién se tra­ta de vigi­lar a los ele­gi­dos para que cum­plan  con la tarea encomendada. 

Es decir, un siguien­te paso al de votar para ele­gir a los repre­sen­tan­tes, es el de vigi­lar per­ma­nen­te­men­te que esos ser­vi­do­res públi­cos (inte­gran­tes de ayun­ta­mien­tos, dipu­tados loca­les y fede­ra­les, sena­do­res, gober­na­do­res, Pre­si­den­tes, inclui­da toda la bola de ayu­dan­tes que les acom­pa­ñan) cum­plan, rin­dan, pro­duz­can, tra­ba­jen bien, se abs­ten­gan de hacer otras cosas inde­bi­das. Final­men­te todos ellos son emplea­dos del pue­blo, de los ciu­da­da­nos. ¿Qué no rin­den? Pues enton­ces que se les recor­ten pre­rro­ga­ti­vas, que se les qui­ten pri­vi­le­gios, que se les bajen sala­rios, que se les des­pi­da y se pone a otros (as). Se les cas­ti­ga, punto. 

¡Ah! ¡Qué chin­go­ne­ría sería que todos los ciu­da­da­nos mexi­ca­nos, lue­go de votar para ele­gir a nues­tros repre­sen­tan­tes, les apli­cá­ra­mos un mar­ca­je per­so­nal para que cum­plan o de lo con­tra­rio los cas­ti­ga­mos dura­men­te! Con una “lupa”, super­vi­sar sus actos o sus omi­sio­nes ile­ga­les o anti­éti­cas. Con el chi­co­ti­to de la ley mos­trán­do­se­los para que no se pasen de la raya.  Y al pri­mer cona­to de corrup­ción, por ejem­plo, dar­les un zape, en don­de más les due­la y aun­que sean de nues­tro partido. 

Al menos logra­ría­mos que los ser­vi­do­res públi­cos, sir­van; que los fun­cio­na­rios, fun­cio­nen; que los legis­la­do­res, legis­len; que los encar­ga­dos de los pode­res eje­cu­ti­vos, eje­cu­ten; que los jue­ces, juz­guen y no pre­fie­ran irse de vaca­cio­nes cuan­do tie­ne un cau­dal de cham­ba enfren­te; que los repre­sen­tan­tes, nos repre­sen­ten de verdad. 

¿Cómo ven, mis esti­ma­dos (as) si en el sen­ti­do seña­la­do, adop­ta­mos a un ser­vi­dor públi­co, a un repre­sen­tan­te popu­lar, para que deve­ras haga los man­da­dos y si no lo hacen les damos de cos­co­rro­nes?  Hoy exis­ten algu­nos ins­tru­men­tos lega­les que abo­nan en ese sen­ti­do (Ley de Res­pon­sa­bi­li­da­des de los Ser­vi­do­res Públi­cos, Ley de Trans­pa­ren­cia, etc) Pero de poco sir­ve si los ciu­da­da­nos no las usan. Hay que uti­li­zar­las. Así avan­za­mos otro pasi­to (no solo votan­do) de los muchos que hay que dar para ir ciu­da­da­ni­zán­do la política. 

Y este prin­ci­pio lo apli­ca­mos en todos los ámbi­tos. Por ejem­plo, tam­bién en los Par­ti­dos. Por­que ¿ya vie­ron el espec­tácu­lo de uno de ellos, el PRD?  Sus lide­res come­ten tra­pa­ce­ría y media, se insul­tan, se par­ten la cara, se trai­cio­nan, se ponen los cuer­nos, vio­lan su pro­pia ley (y lue­go se eno­jan por­que inter­vie­ne el Tri­fe) y le dan en la torre a un ins­tru­men­to de la socie­dad (el Par­ti­do) y lue­go hacen como si nada hubie­ra pasa­do, se sola­pan, se tapan los unos a los otros y ya.  ¿Cas­ti­gos, expul­sio­nes, des­ti­tu­cio­nes? Nada. 

Ese Par­ti­do que nacie­ra como una uni­ver­si­dad abier­ta a todos los que qui­sie­ran ser bue­nos ciu­da­da­nos, legis­la­do­res, etc.„…sus lide­res lo con­vir­tie­ron en una escue­la de mañas.  Y nadie les pide cuen­tas. Pare­ce que ese Par­ti­do se que­dó sin ciu­da­da­nos; ¿hay puros vasa­llos que solo aca­tan órde­nes? Sabe.  Pero esta es otra historia. 

Y va mi comer­cial: 1) aho­ra si nos vemos con don Miguel Angel Gra­na­dos Cha­pa, el mar­tes 21 de julio, a las 19 horas, en Con­cep­ción Beis­te­gui 107, Col. Del Valle, Beni­to Juá­rez, D.F: y 2) ¿se ani­man a tirar la poli­lla, para tener salud? Enton­ces nos vemos en la Carre­ra de las 10 Millas en la Pis­ta del Sope, en Cha­pul­te­pec, el 19 de julio,8 am. ¡Óra­le!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *