Declaración del Encuentro Nacional de Organizaciones Alternativas

  • Los pro­ble­mas ambien­ta­les se agra­van en todo el mun­do. Sin embar­go,  los gobier­nos de paí­ses ricos se nie­gan a apli­car medi­das de pro­tec­ción y cui­da­do de la atmós­fe­ra y de la bio­di­ver­si­dad, con gra­ves impli­ca­cio­nes para el equi­li­brio eco­ló­gi­co y para la vida en el con­jun­to del planeta.
  • Aun cuan­do el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co gene­ral­men­te no lle­va a una dis­tri­bu­ción equi­ta­ti­va de la rique­za, es nece­sa­rio obser­var que en las últi­mas tres déca­das Chi­na ha teni­do cre­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos cer­ca­nos al 10% anual y Méxi­co ha esta­do en los últi­mos luga­res de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de Amé­ri­ca Lati­na, con un cre­ci­mien­to pro­me­dio menor al 2% anual, que es infe­rior al cre­ci­mien­to de la pobla­ción; ten­den­cia que agu­di­za la pobre­za y la des­com­po­si­ción social, mien­tras que algu­nos mexi­ca­nos figu­ran entre los más ricos del pla­ne­ta. Lo ante­rior es más gra­ve si con­si­de­ra­mos que la con­cen­tra­ción de la rique­za y la expan­sión de la pobre­za en Méxi­co están entre las más extre­mas del mun­do. En los últi­mos 30 años ha decre­ci­do en más de 2 millo­nes el núme­ro de pla­zas labo­ra­les, por lo cual emi­gran en pro­me­dio 400 mil mexi­ca­nos cada año hacia los Esta­dos Uni­dos para tra­ba­jar de mane­ra ile­gal, a ries­go de per­der la vida, tole­rar dis­cri­mi­na­cio­nes y ser tra­ta­dos como cri­mi­na­les; emi­gra­ción que tam­bién ha teni­do gra­ves con­se­cuen­cias sobre las unio­nes de pare­ja y la crian­za de los hijos. 
  • El férreo con­trol sala­rial y la libe­ra­ción de pre­cios hacen que el poder adqui­si­ti­vo de la pobla­ción vaya en detri­men­to ace­le­ra­do, lo que for­ma un círcu­lo vicio­so que no per­mi­te el desa­rro­llo eco­nó­mi­co. La eco­no­mía nacio­nal está cada vez más depri­mi­da y depen­de de los ingre­sos petro­le­ros, de las reme­sas que envían los mexi­ca­nos que tra­ba­jan en Esta­dos Uni­dos, del nar­co­trá­fi­co, del comer­cio infor­mal y la pira­te­ría. Los gobier­nos fede­ra­les, des­de hace más de 40 años, no han podi­do orga­ni­zar la pro­duc­ción, apro­ve­chan­do la fuer­za de tra­ba­jo, el talen­to y las capa­ci­da­des de varias gene­ra­cio­nes de mexicanos.
  • Las orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les han sido media­ti­za­das y muchas de ellas corrom­pi­das y uti­li­za­das con­tra los tra­ba­ja­do­res. La demo­cra­cia sin­di­cal es casi inexis­ten­te. El gobierno fede­ral se ha ensa­ña­do con­tra aque­llas orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les que pre­ten­den man­te­ner su inde­pen­den­cia y tie­nen com­pro­mi­so con los intere­ses de sus agremiados. 
  • Los datos ofi­cia­les seña­lan que hay más de 7.5 millo­nes de jóve­nes mexi­ca­nos que no encuen­tran opcio­nes para estu­diar o tra­ba­jar, lo que ha obli­ga­do a muchos de ellos a emi­grar hacia Esta­dos Uni­dos, ponien­do en ries­go su vida al ser tra­ta­dos como cri­mi­na­les, son dis­cri­mi­na­dos allá y se alte­ra la vin­cu­la­ción familiar.
  • La eco­no­mía infor­mal de sobre­vi­ven­cia ha hecho cre­cer el ambu­lan­ta­je a 12.5 millo­nes de per­so­nas, que son el 25% de la Pobla­ción Eco­nó­mi­ca­men­te Acti­va, y un 18% adi­cio­nal (43% en total) no tie­ne nin­gu­na opción ocupacional. 
  • El nar­co­trá­fi­co y la dro­ga­dic­ción han cre­ci­do de mane­ra expo­nen­cial en la últi­ma déca­da. La falli­da estra­te­gia mili­tar que de mane­ra obce­ca­da ha apli­ca­do el gobierno actual para el supues­to com­ba­te a la delin­cuen­cia orga­ni­za­da ‑aumen­tan­do las vio­la­cio­nes guber­na­men­ta­les a los dere­chos huma­nos y a las garan­tías cons­ti­tu­cio­na­les- ha deto­na­do la vio­len­cia y la inse­gu­ri­dad a nive­les inad­mi­si­bles, con expre­sio­nes de cruel­dad, terror y des­com­po­si­ción social inusi­ta­dos. Cada vez más áreas del terri­to­rio nacio­nal son domi­na­das por la delincuencia.
  • El cam­po mexi­cano expe­ri­men­ta una pro­fun­da pola­ri­za­ción pro­duc­to de la polí­ti­ca agro­pe­cua­ria pues­ta en mar­cha espe­cial­men­te por los gobier­nos neo­li­be­ra­les de 1982 a 2012, que lle­vó a la modi­fi­ca­ción del artículo
    27 cons­ti­tu­cio­nal, a la fir­ma del injus­to Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos y Cana­dá a par­tir de 1994, al des­man­te­la­mien­to del cam­po y a la reorien­ta­ción del gas­to públi­co para favo­re­cer la agri­cul­tu­ra de alta ren­ta­bi­li­dad, orien­ta­da a la expor­ta­ción en detri­men­to del apo­yo a la eco­no­mía cam­pe­si­na y a la auto­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria; la insu­fi­cien­cia en el abas­to de ali­men­tos nacio­na­les cons­ti­tu­ye una ame­na­za a la sobe­ra­nía nacio­nal. El cam­po mexi­cano se encuen­tra aban­do­na­do por los gobier­nos y por ello tam­bién es aban­do­na­do de mane­ra ace­le­ra­da por sus jóve­nes, que emi­gran hacia los Esta­dos Uni­dos o tie­nen que tra­ba­jar como sica­rios en la indus­tria del narcotráfico.
  • La polí­ti­ca ener­gé­ti­ca (petró­leo y elec­tri­ci­dad) des­de 1976 a la fecha ha teni­do como pro­pó­si­to cen­tral eli­mi­nar el carác­ter estra­té­gi­co que se había defi­ni­do con la nacio­na­li­za­ción petro­le­ra en 1938 y la nacio­na­li­za­ción eléc­tri­ca en 1960, como con­cre­ción de los idea­les y las luchas de la Revo­lu­ción Mexi­ca­na de 1910–1917, con­si­de­ran­do al petró­leo el pivo­te para el desa­rro­llo téc­ni­co y eco­nó­mi­co de Méxi­co y ele­men­to fun­da­men­tal de la segu­ri­dad nacio­nal. Los lla­ma­dos gobier­nos neo­li­be­ra­les han esta­do tra­ba­jan­do para la trans­na­cio­na­li­za­ción y pri­va­ti­za­ción de las empre­sas ener­gé­ti­cas y su mane­jo cor­po­ra­ti­vo sin impor­tar­les el inte­rés nacional.
  • La edu­ca­ción se ha mer­can­ti­li­za­do y está en deca­den­cia; se care­ce de un pro­yec­to edu­ca­ti­vo inte­gral que pon­de­re la for­ma­ción orga­ni­za­ti­va y la crea­ti­vi­dad tec­no­ló­gi­ca para pro­du­cir rique­zas. La mayo­ría de los docen­tes están des­gas­ta­dos, con­tro­la­dos y mani­pu­la­dos por un sin­di­ca­to corrup­to. Los pro­gra­mas de estu­dio son obso­le­tos y no logran mejo­rar los nive­les de apren­di­za­je y en la for­ma­ción ciu­da­da­na. Pési­mas con­di­cio­nes de la infra­es­truc­tu­ra de las escue­las, en las que domi­nan intere­ses que expli­can una par­te impor­tan­te del pri­mer lugar mun­dial de Méxi­co en obe­si­dad infantil.
  • Exis­te inca­pa­ci­dad e indo­len­cia para gene­rar polí­ti­cas de desa­rro­llo cul­tu­ral. Hay desin­te­rés por el desa­rro­llo artís­ti­co, cien­tí­fi­co y deportivo.
  • Fuer­zas oscu­ras y los gobier­nos panis­tas pre­ten­den borrar el esta­do lai­co y mani­pu­lar las creen­cias reli­gio­sas del pue­blo a favor de sus intere­ses eco­nó­mi­cos y políticos.
  • La lla­ma­da “cla­se polí­ti­ca” care­ce de res­pues­tas para afron­tar las pro­ble­má­ti­cas sociales.
  • El dise­ño de las leyes elec­to­ra­les pro­pi­cian la corrup­ción de los pro­ce­sos e ins­ti­tu­tos elec­to­ra­les, de los par­ti­dos y de las aso­cia­cio­nes polí­ti­cas, así como su con­trol. Pre­va­le­ce el clien­te­lis­mo polí­ti­co, la com­pra de votos y la  mani­pu­la­ción de votan­tes; cre­ce la delin­cuen­cia elec­to­ral. Los gober­na­do­res de cada esta­do siguen usan­do el dine­ro públi­co para mani­pu­lar las elec­cio­nes. La mayo­ría de los ciu­da­da­nos pre­fie­re abs­te­ner­se de par­ti­ci­par en las elec­cio­nes y des­pre­cia la acti­vi­dad de los par­ti­dos y de los pseu­do­go­ber­nan­tes. Vivi­mos en una “par­ti­do­cra­cia” que mar­gi­na a la mayo­ría de los ciu­da­da­nos de los dere­chos polí­ti­cos esta­ble­ci­dos en el artícu­lo 35 de la Constitución. 
  • La tele­vi­sión y la radio están mono­po­li­za­dos en manos de dos per­so­nas, quie­nes las usan exclu­si­va­men­te con fines mer­can­ti­les y de bene­fi­cio para su eco­no­mía par­ti­cu­lar, y así deci­den con base en sus intere­ses los con­te­ni­dos que están al acce­so de los mexi­ca­nos. La infor­ma­ción se mani­pu­la, man­te­nien­do mar­gi­na­da a la ciu­da­da­nía de par­ti­ci­par en dichos medios. El gobierno fede­ral sola­pa y se bene­fi­cia del uso fac­cio­so de dichos medios.
  • Exis­ten múl­ti­ples orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas con gran­des coin­ci­den­cias en el diag­nós­ti­co de la situa­ción nacio­nal y en las ideas sobre el cam­bio social que se requie­re urgen­te­men­te, para lo cual es
    nece­sa­rio pro­mo­ver la orga­ni­za­ción del pue­blo, el desa­rro­llo de un poder ciu­da­dano, ple­na­men­te demo­crá­ti­co, res­pe­tuo­so e inte­gra­dor de la diversidad. 
  • Para la orga­ni­za­ción del pue­blo es fun­da­men­tal el inter­cam­bio de expe­rien­cias entre las orga­ni­za­cio­nes alter­na­ti­vas para cono­cer­nos y com­bi­nar esfuer­zos, así como para apo­yar los even­tos y pro­yec­tos de cada una. 
  • Es nece­sa­rio impul­sar nue­vas pro­pues­tas edu­ca­ti­vas y eco­nó­mi­cas, radios comu­ni­ta­rias y tele­vi­sio­nes alter­na­ti­vas, con­fe­ren­cias, mesas redon­das, talle­res, semi­na­rios, foros para desa­rro­llar una nue­va cul­tu­ra social. 
  • La edu­ca­ción esco­lar es un fac­tor cla­ve para el cam­bio social y la supera­ción per­so­nal. Es nece­sa­rio dise­ñar un pro­yec­to edu­ca­ti­vo inte­gral que libe­re a los docen­tes del yugo sin­di­cal y pro­pi­cie su capa­ci­ta­ción y com­pro­mi­so éti­co, así como el dise­ño de pro­gra­mas ade­cua­dos, para orga­ni­zar con los estu­dian­tes pro­yec­tos crea­do­res diri­gi­dos hacia la comu­ni­dad. Las escue­las deben con­ver­tir­se en cen­tros de acción social.
  • Se requie­re una nue­va cul­tu­ra cívi­co-polí­ti­ca que res­ca­te lo mejor de nues­tra his­to­ria, que valo­re y pro­mue­va los talen­tos de cada per­so­na y de cada comu­ni­dad, para cons­truir una repú­bli­ca ciu­da­da­na, un poder social, con nue­vas ins­ti­tu­cio­nes que sur­jan des­de aho­ra para sus­ti­tuir al régi­men en deca­den­cia y al modo de pro­duc­ción capitalista. 
  • Es nece­sa­rio impul­sar y arti­cu­lar pro­pues­tas como la eco­no­mía de equi­va­len­cias, la eco­no­mía soli­da­ria, la eco­no­mía moral, el desa­rro­llo de empre­sas coope­ra­ti­vas, así como estra­te­gias de vin­cu­la­ción direc­ta entre pro­duc­to­res y consumidores.
  • Es nece­sa­rio gene­rar de mane­ra demo­crá­ti­ca un pro­gra­ma nacio­nal que recu­pe­re los dere­chos que nos brin­da la actual Cons­ti­tu­ción, que inclu­ya con­vo­car al pue­blo mexi­cano a esta­ble­cer una nue­va era, un nue­vo pac­to social, una nue­va cons­ti­tu­ción, con jus­ti­cia, demo­cra­cia, equi­dad, fra­ter­ni­dad y liber­tad, de tal mane­ra que se garan­ti­ce la vida ple­na de todos; don­de cada quien pue­da pro­yec­tar al máxi­mo sus talen­tos, con­tan­do con el impul­so y el apo­yo de la comunidad.
  • Es nece­sa­rio arti­cu­lar el pro­ce­so de inte­gra­ción de las orga­ni­za­cio­nes alter­na­ti­vas para el cam­bio social en Méxi­co, con otros movi­mien­tos nacio­na­les e inter­na­cio­na­les afi­nes, median­te todas las vías y medios a nues­tro alcan­ce, apro­ve­chan­do todas las expe­rien­cias pre­vias, para lograr una trans­for­ma­ción gene­ral del mode­lo de vida egoís­ta que hoy pre­va­le­ce en Méxi­co y en el mun­do, hacien­do reali­dad una vida social equi­ta­ti­va, demo­crá­ti­ca, diver­si­fi­ca­da, jus­ta, fra­ter­na y libre.
  • Es fun­da­men­tal con­cen­trar­se en impul­sar el pro­ce­so orga­ni­za­ti­vo terri­to­rial, temá­ti­co y sec­to­rial, para engran­de­cer el poder ciu­da­dano como vía esen­cial para dete­ner, por todos los medios y en los diver­sos ámbi­tos, la mani­pu­la­ción y el cor­po­ra­ti­vis­mo, y así poder ejer­cer una demo­cra­cia ple­na y ver­da­de­ra: el poder del pue­blo orga­ni­za­do, acti­vo, participativo. 
  • Es nece­sa­rio dar­le con­ti­nui­dad a este pri­mer Encuen­tro Nacio­nal de Orga­ni­za­cio­nes Alter­na­ti­vas a tra­vés de una Comi­sión de Enla­ce per­ma­nen­te que estruc­tu­re la con­vo­ca­to­ria y las acti­vi­da­des pre­vias para rea­li­zar un Segun­do Encuen­tro, en el que se con­vo­que a más orga­ni­za­cio­nes y per­so­nas afi­nes, para dise­ñar pro­gra­mas de acti­vi­da­des com­par­ti­das y complementarias.

    Orga­ni­za­cio­nes par­ti­ci­pan­tes: Cons­ti­tu­ción y Repú­bli­ca Nue­vo Mile­nio, Demo­cra­cia Direc­ta, Ayun­ta­mien­to Popu­lar de Ixta­cal­co, Unión de Poch­te­cas de Méxi­co, UNI­CO Veci­nos Uni­dos de la Miguel Hidal­go, Eco­sol, Gru­po Tla­lolc, Pri­me­ra Tien­da Coope­ra­ti­va, Por el Cam­bio con Dig­ni­dad, Aso­cia­ción Mexi­ca­na de Alter­na­ti­vas en Psi­co­lo­gía, Demo­cra­cia Comu­ni­ta­ria, Asam­blea Comu­ni­ta­ria del Dis­tri­to Federal,
    Coope­ra­ti­va MTS-Movi­mien­to y Desa­rro­llo (MaTiS), Con­se­jo Regio­nal de Inte­gra­ción Empre­sa­rial, A. C., Fede­ra­ción Nacio­nal de Cien­cia y Tec­no­lo­gía,  Unión de Juris­tas de Méxi­co, Gru­po Tacu­ba, Fren­te Cul­tu­ral Revo­lu­cio­na­rio, Movi­mien­to Socia­lis­mo Nue­vo, Con­se­jo de Radio­par­ti­ci­pan­tes, Uni­dad de las Izquier­das, Ins­ti­tu­to Cons­ti­tu­ción Mexi­ca­na, Coope­ra­ti­va “El Oro Ver­de”, Círcu­lo de Estu­dio Poder Popu­lar, Círcu­lo Enri­que Flo­res Magón, Resis­ten­cia Civil Pací­fi­ca, Con­cien­cia Liber­ta­ria, Colec­ti­vo Flo­res Magón, Pro­mo­to­ra CND-DF, Con­se­jo Nacio­nal de Orga­ni­za­cio­nes, Fun­da­ción Mexi­ca­na para la Eco­no­mía Social y la Cul­tu­ra Coope­ra­ti­va, Alian­za Social Ciu­da­da­na, Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria Nue­va Aztlán (MIR­NA), Pro­mo­ción del Desa­rro­llo Popu­lar, Con­se­jo Superior­de Coope­ra­ti­vis­mo, Movi­mien­to de Trans­for­ma­ción Social, Sin­di­ca­lis­tas del Metro, Pro­fe­so­res de la Facul­tad de Eco­no­mía de la UNAM.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *