Desmantelar la economía criminal, regresar el ejército a los cuarteles y recuperar la soberanía y dignidad del país

 

I. Naturaleza económica del sistema criminal de producción/consumo de estupefacientes, sus utilidades extraordinarias y control estadounidense

  1. Es indis­pen­sa­ble reco­no­cer la raíz cul­tu­ral y la natu­ra­le­za eco­nó­mi­ca de esta acti­vi­dad cri­mi­nal, como con­di­ción para su even­tual erradicación. 

El ori­gen del con­su­mo de dro­gas tie­ne como base cul­tu­ral la bús­que­da de esta­dos alte­ra­dos de cons­cien­cia, en el mar­co de con­di­cio­nes sub­je­ti­vas, valo­res y for­mas de vida, que van de la alie­na­ción social, al hedo­nis­mo y la evasión.

En los Esta­dos Uni­dos se ha obser­va­do duran­te los últi­mos cua­ren­ta años, una per­sis­ten­te deman­da por par­te de la socie­dad, para alcan­zar nue­vas sen­sa­cio­nes, modi­fi­car esta­dos sen­so­ria­les y de per­cep­ción, sofo­car o aumen­tar sen­ti­mien­tos, median­te el con­su­mo de diver­sos estupefacientes.

…La deman­da esta­dou­ni­den­se ha per­ma­ne­ci­do esta­ble los últi­mos cua­ren­ta años, varian­do sólo en su com­po­si­ción: más mari­gua­na en los sesen­ta y seten­ta; más cocaí­na (y crack) a par­tir de 1985 y has­ta fina­les de siglo; más men­fe­ta­mi­nas des­de enton­ces y has­ta hace poco, cuan­do su con­su­mo empe­zó a des­plo­mar­se”.[3]

El ori­gen de estas nece­si­da­des sub­je­ti­vas ha sido obje­to de nume­ro­sas inves­ti­ga­cio­nes filo­só­fi­cas, socio­ló­gi­cas y psi­co­ló­gi­cas. En la socie­dad esta­dou­ni­den­se y en otras par­tes del mun­do, se obser­van diver­sas moti­va­cio­nes entre los jóve­nes, eje­cu­ti­vos y tra­ba­ja­do­res, de todas las cla­ses socia­les, que por moti­vos dis­tin­tos bus­can satis­fa­cer nece­si­da­des psi­co­ló­gi­cas median­te el uso de las drogas.

Se ha seña­la­do tam­bién la tole­ran­cia o inclu­so la pro­mo­ción del uso de las dro­gas por el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se, como un medio para des­vin­cu­lar a los indi­vi­duos de las impli­ca­cio­nes huma­nas de las accio­nes de gue­rra, o bien para miti­gar las penas físi­cas o psi­co­ló­gi­cas que genera.

El con­su­mo cre­cien­te de estu­pe­fa­cien­tes en los Esta­dos Uni­dos y otros paí­ses, es un fenó­meno social rela­cio­na­do con valo­res cul­tu­ra­les vin­cu­la­dos a una cul­tu­ra indi­vi­dua­lis­ta, mate­ria­lis­ta y indi­vi­dua­lis­ta, que pro­pi­cia una cul­tu­ra de vio­len­cia, ena­je­na­ción y des­hu­ma­ni­za­ción, que algu­nos con­si­de­ran expre­sio­nes de deca­den­cia social.

Los estu­pe­fa­cien­tes aumen­tan la inten­si­dad de las con­tra­dic­cio­nes cul­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo, como las ana­li­zó Daniel Bell hace tres déca­das, tan­to en la esfe­ra de la pro­duc­ción, en la que se exi­ge un tra­ba­jo en con­di­cio­nes cada vez más com­pe­ti­ti­vas y exi­gen­tes, como por el otro lado, tam­bién en la esfe­ra del con­su­mo, en la que se pro­mue­ve el hedo­nis­mo indi­vi­dua­lis­ta, la eva­sión y el ocio.

  1. La acti­vi­dad eco­nó­mi­ca cri­mi­nal por la que se satis­fa­ce dicha deman­da de estu­pe­fa­cien­tes debe ser con­si­de­ra­da un sis­te­ma, por­que inte­gra un con­jun­to de ele­men­tos que fun­cio­nan de mane­ra inter­re­la­cio­na­da, lo que per­mi­te su per­ma­nen­cia y repro­duc­ción ampliada.

La deman­da de dro­gas por par­te de diver­sos sec­to­res de la socie­dad gene­ra su ofer­ta, lo que se cons­ti­tu­ye en el ori­gen de un sis­te­ma eco­nó­mi­co de alcan­ce mun­dial, que requie­re de capi­ta­les para hacer las inver­sio­nes ori­gi­na­rias, la cana­li­za­ción de estos capi­ta­les hacia la pro­duc­ción de dro­gas, la obten­ción de insu­mos reque­ri­dos por los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos en el mer­ca­do mun­dial don­de estén dis­po­ni­bles, la manu­fac­tu­ra de las diver­sas dro­gas, su trans­por­te hacia otros paí­ses don­de van a ser con­su­mi­das, el alma­ce­na­mien­to en gran­des volú­me­nes a los cen­tros de con­su­mo, su dis­tri­bu­ción a las áreas geo­grá­fi­cas don­de se ubi­can los con­su­mi­do­res, la ven­ta al menu­deo de las mis­mas, la recu­pe­ra­ción del dine­ro, el trans­por­te del mis­mo hacia los inver­sio­nis­tas ori­gi­na­rios y por últi­mo, la trans­for­ma­ción de las enor­mes uti­li­da­des ile­gí­ti­mas, en capi­ta­les e inver­sio­nes legítimas.

La eco­no­mía cri­mi­nal tie­ne un carác­ter inter­na­cio­nal impul­sa­do por los altos pre­cios que los con­su­mi­do­res están dis­pues­tos a pagar, espe­cial­men­te en los Esta­dos Uni­dos, que es el mayor con­su­mi­dor del planeta.

Pre­ten­der ais­lar el
fenó­meno o bus­car eli­mi­nar­lo des­de la esfe­ra de su ope­ra­ción, sin des­mon­tar la inte­gra­li­dad de su pro­ce­so de valo­ri­za­ción eco­nó­mi­ca, es una estra­te­gia intrín­se­ca­men­te insu­fi­cien­te y des­ti­na­da al fra­ca­so, como se ha demos­tra­do en el caso de México.

  1. No obs­tan­te la impor­tan­cia que se ha otor­ga­do a la deno­mi­na­da “gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co en las polí­ti­cas públi­cas del gobierno fede­ral, el hecho es que el ciclo eco­nó­mi­co que se ini­cia con una inver­sión y ter­mi­na en la obten­ción de una uti­li­dad eco­nó­mi­ca extra­or­di­na­ria, no se per­si­gue des­de la lógi­ca eco­nó­mi­ca de esta actividad.

La prin­ci­pal con­di­ción de fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal, son las uti­li­da­des extra­or­di­na­rias que gene­ra, mis­mas que se con­vier­ten en rique­zas extra­or­di­na­rias acu­mu­la­das por los orga­ni­za­do­res de estas acti­vi­da­des.[4]

Por ello es impo­si­ble ter­mi­nar con esta acti­vi­dad cri­mi­nal, si no se logra rom­per y dete­ner la repro­duc­ción del ciclo eco­nó­mi­co que la sus­ten­ta, des­de la de inver­sión, has­ta la lega­li­za­ción de las utilidades.

Las acti­vi­da­des del gobierno mexi­cano para ter­mi­nar con el pro­ce­so de repro­duc­ción eco­nó­mi­ca del nar­co­trá­fi­co son incom­pa­ra­ble­men­te más limi­ta­das que las accio­nes y ope­ra­ti­vos para cap­tu­rar a los indi­vi­duos res­pon­sa­bles, o para incau­tar las dro­gas que están en trán­si­to hacia los cen­tros de consumo.

El ciclo eco­nó­mi­co del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal debe­ría ser el hilo con­duc­tor de cual­quier estra­te­gia que ver­da­de­ra­men­te tuvie­ra el obje­ti­vo de des­man­te­lar esta actividad.

Sin embar­go esto no es así: des­de 1989 en que se cri­mi­na­li­zó el lava­do de dine­ro has­ta la fecha, sola­men­te se han obte­ni­do 26 sen­ten­cias con­tra accio­nes de lava­do de dine­ro. De lo ante­rior se con­clu­ye que la mayor par­te de las uti­li­da­des del nar­co­trá­fi­co en Méxi­co lograr cerrar el ciclo inver­sión-obten­ción de uti­li­da­des de la eco­no­mía cri­mi­nal. [5]

  1. En el con­tex­to de la cri­sis mul­ti­di­men­sio­nal actual, que se refle­ja en el aumen­to del des­em­pleo, y pér­di­da de cohe­sión social en las fami­lias y comu­ni­da­des, como un resul­ta­do nece­sa­rio de la eco­no­mía polí­ti­ca que subor­di­na a la Nación a pode­res eco­nó­mi­cos y polí­ti­co exter­nos, se abren mayo­res posi­bi­li­da­des para la orga­ni­za­ción de gru­pos dedi­ca­dos al sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, que han ido exten­dién­do­se hacia amplios sec­to­res de la sociedad. 
    1. La Secre­ta­ría de la Defen­sa Nacio­nal esti­ma que cuan­do menos medio millón de mexi­ca­nos obtie­nen sus sub­sis­ten­cia eco­nó­mi­ca, a tra­vés de su par­ti­ci­pa­ción en la pro­duc­ción o comer­cia­li­za­ción de dro­gas ilegales.
    2. La cons­tan­te recon­fi­gu­ra­ción de los car­te­les o aso­cia­cio­nes de cri­mi­na­les, es una con­di­ción per­ma­nen­te para el fun­cio­na­mien­to de estas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas cri­mi­na­les, en las que las dispu­tas y com­pe­ten­cia por los mer­ca­dos se resuel­ven por la vía del ase­si­na­to y la violencia.
    3. En estas con­di­cio­nes, los cam­pe­si­nos pobres y los nar­co­me­nu­dis­tas en las zonas urba­nas de con­su­mo, deben ser con­si­de­ra­dos los esla­bo­nes semi escla­vi­za­dos de la cade­na eco­nó­mi­ca del nar­co­trá­fi­co. Se esti­ma que alre­de­dor de 50 mil indí­ge­nas de 60 comu­ni­da­des inter­vie­nen en la siem­bra de dro­gas. [6],[7]

Tan solo en el caso de Gue­rre­ro, 70% de la pobla­ción indí­ge­na care­ce de ingre­sos sufi­cien­tes para com­prar la canas­ta bási­ca de ali­men­tos, salud, vivien­da, o ves­ti­do.[8]

  1. La par­ti­ci­pa­ción de cam­pe­si­nos en las cade­nas eco­nó­mi­cas de pro­duc­ción de estu­pe­fa­cien­tes se expli­ca de mane­ra impor­tan­te por el des­man­te­la­mien­to de la polí­ti­ca de sobe­ra­nía agro­ali­men­ta­ria que han pro­mo­vi­do los gobier­nos y coa­li­cio­nes empre­sa­ria­les neo­li­be­ra­les, que ha sido sus­ti­tui­da por una polí­ti­ca de depen­den­cia ali­men­ta­ria, que ha gene­ra­do la pér­di­da de 6 millo­nes de empleos en el cam­po des­de que se fir­mó el Tra­ta­do de Libre Comer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te.[9]
  2. Las prin­ci­pa­les víc­ti­mas del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal, como productores,
    con­su­mi­do­res, par­ti­ci­pan­tes en las fuer­zas de segu­ri­dad, o en las redes de la eco­no­mía cri­mi­nal com­ba­ti­das por ellas, son los millo­nes de jóve­nes del cam­po y la ciu­dad que han vis­to frus­tra­das sus posi­bi­li­da­des de acce­so a la edu­ca­ción o al mer­ca­do de trabajo. 

Esto se refle­ja en un per­fil deli­cuen­cial carac­te­ri­za­do por per­so­nas cada vez más jóve­nes y que rea­li­zan actos de mayor cruel­dad e insen­si­bi­li­dad hacia las víc­ti­mas, lo que refle­ja un gra­ve pro­ble­ma de des­hu­ma­ni­za­ción, con enor­mes impli­ca­cio­nes hacia el futu­ro. Los jóve­nes pobres son los que ali­men­tan en su mayo­ría tan­to a las fuer­zas arma­das como a las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les.[10]

  1. El prin­ci­pal ori­gen de este sis­te­ma cri­mi­nal está en los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca y se ha expan­di­do a todo el mun­do, y a Méxi­co en lo par­ti­cu­lar. Cual­quier estra­te­gia debe tomar este hecho como pun­to de partida.

Es indu­da­ble la pre­sen­cia del lava­do de dine­ro en Méxi­co en las últi­mas tres déca­das y la cada vez mayor diver­si­fi­ca­ción en ramas y sec­to­res de todo el terri­to­rio nacio­nal. Sin embar­go no se debe per­der de vis­ta que el ori­gen y des­tino prin­ci­pal del pro­ce­so de acu­mu­la­ción de la eco­no­mía cri­mi­nal, y la direc­ción de este sis­te­ma cri­mi­nal, se ubi­ca en los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, país en el que se ori­gi­na y acu­mu­la la par­te más sig­ni­fi­ca­ti­va de esta actividad.

Uno de los argu­men­tos para la ven­ta de los ban­cos mexi­ca­nos a inver­sio­nis­tas extran­je­ros, fue­ron los seve­ros cues­tio­na­mien­tos por su supues­ta –y en algu­nos casos com­pro­ba­da- par­ti­ci­pa­ción en el lava­do de dine­ro; cues­tión que prác­ti­ca­men­te ha deja­do de ser obje­to de crí­ti­ca en la actua­li­dad, una vez que la mayo­ría de los ban­cos que ope­ran en Méxi­co han pasa­do a ser pro­pie­dad de ban­cos transnacionales.

Es indis­pen­sa­ble hacer un aná­li­sis del sis­te­ma ner­vio­so del nar­co­trá­fi­co, que per­mi­ta lle­gar has­ta las raí­ces del sis­te­ma. Aun­que el aná­li­sis del ori­gen de las armas deco­mi­sa­das a los nar­co­tra­fi­can­tes en Méxi­co, con­du­ce prin­ci­pal­men­te hacia los Esta­dos Uni­dos, el eje prin­ci­pal del aná­li­sis y de la estra­te­gia de supre­sión del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal del nar­co­trá­fi­co debe ser el sis­te­ma financiero.

El sis­te­ma finan­cie­ro es el prin­ci­pal vehícu­lo para la ope­ra­ción de la eco­no­mía cri­mi­nal, por lo que debe ser obje­to de una legis­la­ción que per­mi­ta blo­quear de mane­ra efec­ti­va la repro­duc­ción del ciclo eco­nó­mi­co del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal; cues­tión que debe tener de mane­ra nece­sa­ria un carác­ter internacional.

En el caso de Méxi­co, es indu­da­ble que el nota­ble vacío en la per­se­cu­ción finan­cie­ra del nar­co­trá­fi­co, no obs­tan­te las agen­cias que exis­ten para ello, no ha logra­do un impac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en inte­rrum­pir la repro­duc­ción de la eco­no­mía cri­mi­nal, lo que requie­re un acuer­do de carác­ter inter­na­cio­nal, tan­to mul­ti­la­te­ral como bila­te­ral con los Esta­dos Unidos.

De la mis­ma mane­ra, se requie­re un aná­li­sis com­pa­ra­do de los fenó­me­nos socia­les, eco­nó­mi­cos y de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal en los Esta­dos Uni­dos, ante la evi­den­cia de la mag­ni­tud del con­su­mo en este país, lo que requie­re iden­ti­fi­car sus con­di­cio­nes de repro­duc­ción y con­du­cir a la iden­ti­fi­ca­ción de las orga­ni­za­cio­nes de cri­mi­na­les esta­dou­ni­den­ses y de su exten­sión hacia México.

La idea pro­mo­vi­da en la opi­nión públi­ca de un con­jun­to de orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les extran­je­ras, que inva­den y corrom­pen la san­ti­dad de la socie­dad esta­dou­ni­den­se no se corres­pon­de en abso­lu­to con la reali­dad, que es exac­ta­men­te lo opuesto.

El aná­li­sis com­pa­ra­do del fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía cri­mi­nal entre Esta­dos Uni­dos y Méxi­co, en rela­ción a su mag­ni­tud, la esca­la del con­su­mo, pro­duc­ción, lava­do de dine­ro, vio­len­cia y corrup­ción que gene­ra, legis­la­ción, sis­te­mas de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, fun­cio­na­mien­to de los sis­te­mas de jus­ti­cia, y peni­ten­cia­rios, debe con­du­cir al la exi­gen­cia de repa­ra­ción de los daños que esta acti­vi­dad cau­sa en nues­tro país, por los cos­tos eco­nó­mi­cos, pre­su­pues­ta­les, ins­ti­tu­cio­na­les y de des­gas­te de nuestras
instituciones.

La evi­den­cia con­tra­fác­ti­ca indi­ca que la exis­ten­cia de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca cri­mi­nal requie­re de la pro­tec­ción del sis­te­ma polí­ti­co, la legi­ti­mi­dad pasi­va que se da al con­su­mo de dro­gas en amplios sec­to­res de la socie­dad esta­dou­ni­den­se, la moti­va­ción para el con­su­mo que pro­mue­ven los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses, y la apro­ba­ción del cri­te­rio del lucro, como el valor más impor­tan­te de la socie­dad, lo que se tra­du­ce en la glo­ri­fi­ca­ción de las vidas de cri­mi­na­les a tra­vés de pelí­cu­las y series tele­vi­si­vas, la exal­ta­ción de sus for­tu­nas como equi­pa­ra­bles a las de los mayo­res capi­ta­lis­tas, y su deno­mi­na­ción en la opi­nión públi­ca como “zares” o “baro­nes”, u otros títu­los nobi­lia­rios, que son uti­li­za­dos para refe­rir­se a ase­si­nos a gran esca­la, que pro­vo­can daños sig­ni­fi­ca­ti­vos y enor­me vio­len­cia en la sociedad.

II.         Poder corrup­tor uni­ver­sal sobre la socie­dad y las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas y la vio­len­cia inhe­ren­te de la eco­no­mía criminal.

  1. El poder del nar­co­trá­fi­co no está en su arma­men­to, logís­ti­ca, capa­ci­dad de fue­go u orga­ni­za­ción. El poder del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal está en las extra­or­di­na­rias uti­li­da­des que gene­ra, que son uti­li­za­das para corrom­per, com­prar y repro­du­cir­se de mane­ra ampliada.

El poder de este sis­te­ma cri­mi­nal está en su capa­ci­dad de acu­mu­la­ción ace­le­ra­da y la mag­ni­tud de las ganan­cias que gene­ra a los suje­tos que lo con­tro­lan, lo que le per­mi­te corrom­per todo lo que se le opon­ga en el camino.

  1. Las con­di­cio­nes que requie­re el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal para su fun­cio­na­mien­to, son las siguientes: 
    1. En pri­mer lugar, este sis­te­ma cri­mi­nal tie­ne tasas de uti­li­dad extra­or­di­na­rias de tal mag­ni­tud, que moti­va su per­ma­nen­cia y el con­ti­nuo ingre­so de nue­vos suje­tos en bus­ca de dichas ganancias. 

La estra­te­gia de aca­bar con un gru­po cri­mi­nal tie­ne como efec­to inme­dia­to la crea­ción de otro o de varios que lo sustituyen.

  1. En un sis­te­ma ile­gal por defi­ni­ción, sus pro­ce­sos ope­ra­ti­vos y con­tro­ver­sias requie­ren vul­ne­rar y corrom­per de mane­ra nece­sa­ria al sis­te­ma de dere­cho de la sociedad.
  2. La ope­ra­ción del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal es intrín­se­ca­men­te vio­len­ta, por­que nin­guno de sus con­tra­tos se pue­de liti­gar por el sis­te­ma de dere­cho y pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia de la sociedad.
  3. Los estu­pe­fa­cien­tes, que cons­ti­tu­yen el obje­to del nego­cio, son subs­tan­cias ile­ga­les en sí mis­mas, por­que pro­du­cen daños gra­ves de diver­sa natu­ra­le­za a sus con­su­mi­do­res, bajo la for­ma, can­ti­da­des y fre­cuen­cia con la que son consumidos.
  4. El acce­so de los con­su­mi­do­res a las dro­gas requie­re la corrup­ción de las auto­ri­da­des que tie­nen res­pon­sa­bi­li­dad o juris­dic­ción terri­to­rial para lograr hacer lle­gar­la a los consumidores.
  5. Es una acti­vi­dad eco­nó­mi­ca que nece­sa­ria­men­te tie­ne un alcan­ce trans­na­cio­nal e impli­ca­cio­nes geo­po­lí­ti­cas, como se ana­li­za­rá más adelante.
  6. Por esta razón, el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal es capaz de corrom­per al sis­te­ma poli­cia­co, de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, judi­cial, car­ce­la­rio, a los órde­nes de gobierno muni­ci­pal, esta­tal y fede­ral, al ejér­ci­to, medios de comu­ni­ca­ción, par­ti­dos polí­ti­cos, polí­ti­cos, empre­sa­rios, orga­nis­mos de la socie­dad civil, miem­bros de las igle­sias o perio­dis­tas. Su poder corrup­tor sola­men­te tie­ne el lími­te de su pro­pio poder eco­nó­mi­co extra­or­di­na­rio, que se amplía y repro­du­ce de mane­ra geométrica.
  7. La corrup­ción que gene­ra el nar­co­trá­fi­co se ini­cia por la corrup­ción de las ideas, al gra­do que un sub­se­cre­ta­rio de la Secre­ta­ría de Agri­cul­tu­ra, Gana­de­ría, Desa­rro­llo Rural, Pes­ca y Ali­men­ta­ción, sos­tu­vo que: “res­pec­to de los nar­co­tra­fi­can­tes creo fir­me­men­te que hay muchas cosas que se pue­de apren­der el sec­tor del nar­co­trá­fi­co. Este ha sabi­do iden­ti­fi­car un mer­ca­do, así como la logís­ti­ca para sur­tir­lo, apren­die­ron a ver la pla­ta­for­ma de Méxi­co para sur­tir esto”. [11]

Si el sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal se pro­po­ne como ejem­plo de desa­rro­llo eco­nó­mi­co y eficiencia
empre­sa­rial, la Nación ha extra­via­do defi­ni­ti­va­men­te su rum­bo histórico.

10. De lo ante­rior se dedu­ce que es impo­si­ble erra­di­car o dete­ner la corrup­ción y vio­len­cia del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal, si no se detie­ne su pro­ce­so de repro­duc­ción económica.

III.        La gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co del gobierno fede­ral no tie­ne como prin­ci­pal obje­ti­vo ter­mi­nar con el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, sino obte­ner legi­ti­mi­dad polí­ti­ca inter­na y externa.

11. Des­de la esfe­ra del con­su­mo no es posi­ble jus­ti­fi­car la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co del gobierno fede­ral, pues la can­ti­dad de adic­tos en Méxi­co repre­sen­ta tan solo el 0.40% de la pobla­ción, can­ti­dad que sin duda es impor­tan­te pues repre­sen­ta un total apro­xi­ma­do de 450 mil ciu­da­da­nos, pero que es un por­cen­ta­je muy infe­rior a los adic­tos que exis­ten en los Esta­dos Uni­dos, los paí­ses de la Unión Euro­pea o en Amé­ri­ca Lati­na. [12]

12. Tam­po­co cons­ti­tu­ye una jus­ti­fi­ca­ción para esta supues­ta gue­rra, el pro­pó­si­to de redu­cir la vio­len­cia del nar­co­trá­fi­co. Más bien al con­tra­rio, lo que se demues­tra es que la vio­len­cia en Méxi­co ha aumen­ta­do a nive­les que no se habían obser­va­do en muchas déca­das, con más de 15,000 ase­si­na­tos en los últi­mos tres años, vin­cu­la­dos de una mane­ra u otra al sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, por lo que aho­ra exis­te una vio­len­cia mayor a la que supues­ta­men­te se pre­ten­día com­ba­tir o redu­cir.[13]

13. La res­pues­ta del gobierno fede­ral ante el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal fue doble, por una par­te, con­sis­tió en dar gran publi­ci­dad a un “enfren­ta­mien­to” valien­te del Esta­do ante este fla­ge­lo, bajo el con­cep­to de “gue­rra”; que al no ser una gue­rra con­tra otra nación, y al sacar al Ejér­ci­to Mexi­cano a las calles, se debe con­ce­bir como un enfren­ta­mien­to con un enemi­go interno que pone en ries­go la segu­ri­dad nacio­nal.[14]

14. La otra ver­tien­te de la “gue­rra” con­tra el nar­co fue la publi­ci­dad a favor de una refor­ma judi­cial, que no se ape­ga a nues­tro sis­te­ma de admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, y pre­ten­de con­ver­tir­lo en un espe­jo del sis­te­ma esta­dou­ni­den­se, con apo­yo de fun­da­cio­nes de ese país.

La pro­pues­ta va en el sen­ti­do de cen­tra­li­zar los man­dos poli­cia­cos, for­mar una poli­cía nacio­nal; hacer jui­cios ora­les, públi­cos, en los que se esta­blez­ca una rela­ción dife­ren­te entre el juez y las partes.

15. El Ejér­ci­to Mexi­cano se ha vis­to seve­ra­men­te afec­ta­do por la misión que le ha sido enco­men­da­da por el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, pues lo ha expues­to al poder corrup­tor del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal, a la vez que lo ha lle­va­do a un terreno estra­té­gi­co ajeno a sus man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les, lo que ha pro­pi­cia­do su debi­li­ta­mien­to y even­tual­men­te su des­pres­ti­gio ante la socie­dad mexi­ca­na y la socie­dad inter­na­cio­nal, pues su fra­ca­so es segu­ro dada la polí­ti­ca que sigue el gobierno mexi­cano.[15]

16. La defi­ni­ción de “gue­rra” para com­ba­tir la delin­cuen­cia dedi­ca­da al nar­co­trá­fi­co, ha ser­vi­do para jus­ti­fi­car la mili­ta­ri­za­ción de la vida públi­ca en Méxi­co, pero no ha dete­ni­do ni las acti­vi­da­des ilí­ci­tas, ni la vio­len­cia de los nar­co­tra­fi­can­tes, pro­vo­can­do nume­ro­sos casos de vio­la­ción de dere­chos huma­nos de la pobla­ción e inclu­so ase­si­na­tos de per­so­nas ino­cen­tes.[16]

Esta deci­sión es de suma gra­ve­dad para la Nación, pues las fuer­zas arma­das son el reduc­to fun­da­men­tal para la defen­sa de la sobe­ra­nía nacio­nal, y una for­ma direc­ta de vul­ne­rar­las, es obli­gar­las a rea­li­zar tareas sin sus­ten­to en la Cons­ti­tu­ción, y que por la estra­te­gia segui­da, nece­sa­ria­men­te no podrán lograr los obje­ti­vos propuestos.

17. Como resul­ta­do, cada año deser­tan apro­xi­ma­da­men­te 20 mil miem­bros de las fuer­zas arma­das, alcan­zan­do una cifra de 150 mil deser­cio­nes en los últi­mos ocho años.

Este fenó­meno es cau­sa de un debi­li­ta­mien­to del Ejér­ci­to Mexi­cano, ins­ti­tu­ción que debe­ría ser for­ma­do­ra de ciu­da­da­nos com­pro­me­ti­dos con los más altos valores
cívi­cos y mora­les, y que está con­vir­tién­do­se de hecho en pro­vee­do­ra de cua­dros capa­ci­ta­dos en las dis­ci­pli­nas mili­ta­res, que aho­ra se dedi­can a la rea­li­za­ción de acti­vi­da­des cri­mi­na­les. De esta mane­ra, se esti­ma que un trein­ta por cien­to de los nar­co­tra­fi­can­tes tie­nen ante­ce­den­tes mili­ta­res.[17]

18. Otra cues­tión muy preo­cu­pan­te es la mili­ta­ri­za­ción del sis­te­ma de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, por­que con­lle­va una gra­ve ame­na­za para la democracia.

Aun­que en teo­ría el ejér­ci­to es coad­yu­van­te del Minis­te­rio Públi­co, de hecho el ejér­ci­to con­du­ce ope­ra­ti­vos de los que no están infor­ma­das otras auto­ri­da­des, moti­va­do por el ries­go de fil­tra­cio­nes que las pue­dan hacer fra­ca­sar, pero que pue­den con­du­cir al país a una situa­ción insos­te­ni­ble, pues el ejér­ci­to care­ce de facul­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les para rea­li­zar las inves­ti­ga­cio­nes que debe lle­var a cabo el Minis­te­rio Públi­co, y aho­ra, con las modi­fi­ca­cio­nes lega­les, tam­bién la poli­cía. [18]

19. La mili­ta­ri­za­ción del sis­te­ma polí­ti­co, judi­cial y cul­tu­ral, con­du­ce de mane­ra nece­sa­ria hacia un mayor auto­ri­ta­ris­mo guber­na­men­tal y el aban­dono del Esta­do de derecho.

Una invo­lu­ción demo­crá­ti­ca de esta natu­ra­le­za pare­ce estar moti­va­da por el inte­rés de con­te­ner el avan­ce de los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos, que se con­ver­ti­rían en obs­tácu­los para la repro­duc­ción de un orden social en el cual pre­va­le­cen los intere­ses de las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les, nacio­na­les y extran­je­ras, en la socie­dad mexicana.

La mili­ta­ri­za­ción bus­ca dis­mi­nuir la demo­cra­cia y la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na en las deci­sio­nes fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía polí­ti­ca, así como redu­cir la resis­ten­cia de la socie­dad, repri­mir la pro­tes­ta y movi­li­za­ción social, ais­lar a la ciu­da­da­nía, hacer una repre­sión selec­ti­va de líde­res socia­les, obs­ta­cu­li­zar su orga­ni­za­ción e infun­dir un mie­do para­li­zan­te a la pobla­ción, con el pro­pó­si­to de esta­ble­cer y ocul­tar la vigen­cia de los man­da­mien­tos del con­sen­so de Washing­ton, a pesar de su osten­to­sa ban­ca­rro­ta a nivel mundial.

20. La fie­re­za de la vio­len­cia de las fuer­zas públi­cas en con­tra de las movi­li­za­cio­nes popu­la­res y la estig­ma­ti­za­ción de las luchas socia­les, en el con­tex­to de la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co, dan tes­ti­mo­nio de las impli­ca­cio­nes del abor­da­je mili­ta­ris­ta a los pro­ble­mas que gene­ra el sis­te­ma de la eco­no­mía criminal.

Como se ha vis­to en la reso­lu­ción de la Supre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Nación, en el caso de las movi­li­za­cio­nes de diver­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas en con­tra del Gobierno de Oaxa­ca, se ha exo­ne­ra­do al gobierno fede­ral y a las fuer­zas arma­das que inter­vi­nie­ron, dejan­do en el ámbi­to del gobierno esta­tal la prin­ci­pal responsabilidad.

El mis­mo patrón se obser­va en la repre­sión que sufrió la comu­ni­dad y los líde­res de Aten­co en el Esta­do de Méxi­co, ante un inten­to de des­po­jo de sus terre­nos sin un fun­da­men­to en cri­te­rios de jus­ti­cia y ver­da­de­ro inte­rés públi­co, duran­te la cual se reco­no­ció la vio­la­ción de dere­chos huma­nos, de los que sólo solo fue­ron seña­la­dos como res­pon­sa­bles los acto­res direc­tos de los mis­mos, dejan­do en la impu­ni­dad a los man­dos supe­rio­res a nivel esta­tal y fede­ral. [19]

21. La uti­li­za­ción del ejér­ci­to para pre­ve­nir y/o per­se­guir los deli­tos rela­cio­na­dos con el nar­co­trá­fi­co, pue­de con­du­cir al país a un esta­do de excep­ción.[20]

La capa­ci­dad de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas para garan­ti­zar la segu­ri­dad y pre­ve­nir los deli­tos, se ha vis­to amplia­men­te reba­sa­da por las orga­ni­za­cio­nes del sis­te­ma eco­nó­mi­co cri­mi­nal. Recu­pe­rar el poder de las ins­ti­tu­cio­nes requie­re la supre­sión del ciclo eco­nó­mi­co de este sis­te­ma, que por defi­ni­ción no se pue­de lograr tan solo con el hecho de que el ejér­ci­to reali­ce ope­ra­ti­vos y accio­nes pre­ven­ti­vas, sin que exis­ta una estra­te­gia inte­gral ante este fenómeno.

La acción del ejér­ci­to no se diri­ge hacia una ame­na­za exter­na, sino inter­na, en la que se corre el gra­ve ries­go de tras­la­dar las accio­nes y estra­te­gias con­tra el cri­men orga­ni­za­do, para
diri­gir­las en con­tra de la movi­li­za­ción y pro­tes­ta social, como expre­sio­nes de resis­ten­cia ante intere­ses eco­nó­mi­cos de empre­sas glo­ba­les, caci­quis­mos polí­ti­cos regio­na­les, o accio­nes arbi­tra­rias o ile­ga­les de los pode­res polí­ti­cos, iden­ti­fi­can­do o hacien­do equi­pa­ra­bles dichas accio­nes, con los deli­tos de secues­tro, u otros, que lle­van a cabo los ver­da­de­ros criminales.

A tra­vés de estas res­pues­ta de los pode­res públi­cos se bus­ca con­ven­cer a la opi­nión públi­ca, de que los lucha­do­res y las movi­li­za­cio­nes socia­les deben ser tra­ta­dos como peli­gro­sos delin­cuen­tes (Aten­co, Oaxa­ca, entre otros), al gra­do que las extra­or­di­na­rias penas que se les apli­can y sus bases lega­les (como la inven­ta­da idea de “secues­tro equi­pa­ra­do”), care­cen noto­ria­men­te de un sus­ten­to jurí­di­co adecuado.

El ries­go para los mexi­ca­nos es que aumen­te la impu­ni­dad que carac­te­ri­za la de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia del país, y seguir dejan­do a los altos res­pon­sa­bles en esa con­di­ción de impu­ni­dad, ante los cre­cien­tes casos de ase­si­na­tos, vio­la­cio­nes, tor­tu­ras y vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos, en los que se ven invo­lu­cra­dos de mane­ra cre­cien­te algu­nos miem­bros del Ejér­ci­to Mexicano.

22. Esta mili­ta­ri­za­ción de la polí­ti­ca está con­du­cien­do a la rea­li­za­ción de múl­ti­ples arbi­tra­rie­da­des, que alcan­za inclu­so a ser­vi­do­res públi­cos elec­tos y altos fun­cio­na­rios del sis­te­ma de pro­cu­ra­ción e impar­ti­ción de jus­ti­cia, a quie­nes se ha dete­ni­do de mane­ra ile­gal, sin res­pe­to a sus dere­chos huma­nos, con el pro­pó­si­to apa­ren­te de des­pres­ti­giar a par­ti­dos polí­ti­cos adver­sa­rios en épo­ca de elec­cio­nes, sin que exis­tan res­pon­sa­bles ins­ti­tu­cio­na­les de estos hechos.

Se han pre­sen­ta­do acu­sa­cio­nes sin pre­sen­tar prue­bas de vin­cu­la­ción con el cri­men orga­ni­za­do duran­te perío­dos elec­to­ra­les, que pos­te­rior­men­te se “olvi­dan” al pasar las elec­cio­nes, como ocu­rrió duran­te las pasa­das elec­cio­nes para gober­na­dor del Esta­do de Jalisco.

23. A pesar de los cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les y en leyes secun­da­rias que ya se rea­li­za­ron, los resul­ta­dos son más vio­len­cia, no solo por par­te de los par­ti­ci­pan­tes en el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, sino tam­bién por par­te de las fuer­zas arma­das, pues al con­ver­tir a los bata­llo­nes en poli­cías, se han come­ti­do arbi­tra­rie­da­des y aten­ta­dos vio­len­tos por par­te de mili­ta­res, ase­si­na­tos en rete­nes del ejér­ci­to, cuyos res­pon­sa­bles son some­ti­dos a tri­bu­na­les militares.

24. La pren­sa nacio­nal da tes­ti­mo­nio dia­rio de la mul­ti­pli­ca­ción y cada vez mayor saña de los ase­si­na­tos y actos de vio­len­cia, que han reba­sa­do la pre­sen­cia y efi­ca­cia de la auto­ri­dad. Los minis­te­rios públi­cos no se dan abas­to ante el aumen­to de los deli­tos del nar­co­trá­fi­co, las ban­das se han apo­de­ra­do de pue­blos y regio­nes ente­ras, el con­tra­ban­do de armas de alto poder (gra­na­das, bazu­cas, armas de repe­ti­ción), a lo que se suma el fla­ge­lo de los secues­tros.[21]

25. A pesar de la pre­sen­cia, patru­lla­je y ope­ra­ti­vos del Ejér­ci­to Mexi­cano en diver­sas regio­nes don­de pre­va­le­ce el domi­nio del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal, la vio­len­cia y la impu­ni­dad prevalecen.

El sis­te­ma de pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia está en total ban­ca­rro­ta, pues el 99% de los deli­tos que­dan en la impu­ni­dad; exis­ten alre­de­dor de 400 mil órde­nes de aprehen­sión pen­dien­tes de eje­cu­tar, y aumen­tan las denun­cias de tor­tu­ra.[22]

26. En este con­tex­to, se han apro­ba­do refor­mas a la Poli­cía Fede­ral, que le dan atri­bu­cio­nes de pre­ven­ción del deli­to y facul­ta­des de inves­ti­ga­ción, lo que pue­de inci­dir en la uti­li­za­ción dis­cre­cio­nal de la poli­cía por par­te del Poder Eje­cu­ti­vo Fede­ral, ya que que­da fue­ra del con­trol del poder legis­la­ti­vo y de la ciudadanía.

Para algu­nos exper­tos en el tema, en par­ti­cu­lar son preo­cu­pan­tes la fal­ta de defi­ni­ción de los meca­nis­mos de con­trol para las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas, y el poder de auto con­trol que ten­drán las auto­ri­da­des poli­cia­les sobre sus pro­pios actos.[23]

27. Estas modi­fi­ca­cio­nes en la ins­ti­tu­ción poli­cial deben tener no solo una legi­ti­mi­dad en el ámbi­to de la ley, sino tam­bién en
la con­duc­ción y los resul­ta­dos que se obten­gan con dicha potes­tad. La idea de que el Esta­do “tie­ne el mono­po­lio de la fuer­za legí­ti­ma” no debe ser con­si­de­ra­do como una facul­tad que por sí mis­ma repre­sen­ta el ejer­ci­cio de la jus­ti­cia, sino que debe demos­trar­se en cada momen­to, que se cum­ple con el cri­te­rio de pro­mo­ver la jus­ti­cia, ante las ame­na­zas a la socie­dad que pro­vie­nen de las orga­ni­za­cio­nes criminales.

En teo­ría el Esta­do pue­de ejer­cer la fuer­za sin que sea vio­len­cia, como se expre­sa en el Artícu­lo 17 Cons­ti­tu­cio­nal, en don­de se con­tie­nen los prin­ci­pios bási­cos de que nin­gu­na per­so­na pue­de hacer­se jus­ti­cia por sí mis­ma, y de que toda per­so­na tie­ne dere­cho a que se le admi­nis­tre jus­ti­cia por tri­bu­na­les que sean expe­di­tos y habi­li­ta­dos para impar­tir­la.[24]

Este con­cep­to está vin­cu­la­do con la idea de sobe­ra­nía, como inde­pen­den­cia res­pec­to de otros esta­dos, y en lo inte­rior se mani­fies­ta en la potes­tad o supre­ma­cía del Esta­do sobre cual­quier otro gru­po o ins­ti­tu­ción. El Esta­do pue­de defen­der­se a sí mis­mo a tra­vés de la fuer­za, con­tra una fuer­za exter­na o inter­na, pro­cu­ran­do la armo­nía de los inte­gran­tes de la sociedad.

El esta­do cuen­ta con las fuer­zas arma­das para ase­gu­rar la segu­ri­dad nacio­nal y el res­guar­do del terri­to­rio y fron­te­ras. El pue­blo y la nación tie­nen el dere­cho de defen­der la soberanía.

No obs­tan­te, las estruc­tu­ras admi­nis­tra­ti­vas del Esta­do mexi­cano para el comer­cio, las adua­nas y muchas áreas de la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, se han debi­li­ta­do con el TLCAN, lo que aho­ra está ocu­rrien­do tam­bién en el ámbi­to de las ins­ti­tu­cio­nes policiacas.

Las modi­fi­ca­cio­nes lega­les a la poli­cía pre­ven­ti­va son sig­ni­fi­ca­ti­vas, ya que ante­rior­men­te o bien no por­ta­ban armas o éstas eran de bajo cali­bre, en tan­to que aho­ra están sien­do equi­pa­das con armas de alto poder; y su misión no solo es repri­mir y pre­ve­nir, sino tam­bién investigar.

Con ello se modi­fi­ca de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el sis­te­ma de impar­ti­ción de jus­ti­cia, pues aho­ra el Minis­te­rio públi­co, que tie­ne la misión de inves­ti­gar los deli­tos y poner­los ante la auto­ri­dad judi­cial, con­ta­rá aho­ra con una poli­cía minis­te­rial e investigadora.

28. Por ello se tra­ta de una refor­ma poli­cial que refor­ma el artícu­lo 21 cons­ti­tu­cio­nal, que antes otor­ga­ba la facul­tad inves­ti­ga­do­ra al minis­te­rio públi­co (inves­ti­ga­ción y per­se­cu­ción de deli­tos), que se auxi­lia­rá por una poli­cía que esta­rá a su direc­ción. La refor­ma puso en el mis­mo plano al Minis­te­rio Públi­co y a las poli­cías que aun­que estén bajo su man­do, tam­bién pue­den inves­ti­gar. Los peri­tos y agen­tes del minis­te­rio públi­co, no tie­nen dere­cho a que se les repon­ga en su car­go aun­que ganen un jui­cio labo­ral. Estas refor­mas debi­li­tan al Minis­te­rio Público.

Según algu­nos juris­tas, ello crea una estruc­tu­ra jurí­di­ca que per­mi­ti­ría la repre­sión en un momen­to dado, pues el Esta­do tie­ne una estruc­tu­ra que hace fle­xi­ble la línea de la vio­len­cia legí­ti­ma, para deri­var en vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, según el dic­ta­do del Poder Eje­cu­ti­vo. En resu­men, las refor­mas poli­cia­cas com­ba­ten la vio­len­cia con otra vio­len­cia, en tan­to que se des­cui­da la pre­ven­ción y la educación.

29. La uti­li­za­ción de la “gue­rra” con­tra el nar­co bajo el coman­do del Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, pare­ce tener más bien la inten­ción de una auto legi­ti­ma­ción polí­ti­ca. Esta moti­va­ción se refie­re tan­to a la posi­ción mis­ma como titu­lar del Poder Eje­cu­ti­vo Fede­ral, como de la inci­den­cia en los pro­ce­sos electorales.

De acuer­do a Bai­ley, pue­de ser uti­li­za­da como “…ban­de­ra elec­to­ral, dice, for­ta­le­ce la ima­gen del pre­si­den­te, pero difi­cul­ta la for­ma­ción de una polí­ti­ca de Esta­do en el tema de segu­ri­dad nacio­nal. Usar con fines elec­to­ra­les el com­ba­te al nar­co es un “popu­lis­mo puni­ti­vo” que pone en ries­go el res­pe­to a los dere­chos huma­nos.”[25]

La pers­pec­ti­va del tiem­po refuer­za la inter­pre­ta­ción de la uti­li­za­ción polí­ti­ca por par­te del gobierno fede­ral de esta gue­rra, que ha sido diri­gi­da osten­si­ble­men­te con­tra de par­ti­dos opo­si­to­res en
el Esta­do de Michoa­cán, como ocu­rrió duran­te la jor­na­da elec­to­ral de 2009, cuan­do se reali­zó una deten­ción de alcal­des y fun­cio­na­rios res­pon­sa­bles de la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, por pre­sun­tos deli­tos vin­cu­la­dos con la pro­tec­ción al cri­men orga­ni­za­do, con el evi­den­te pro­pó­si­to de afec­tar la volun­tad de los votan­tes en dichas elec­cio­nes, lo que sin embar­go, no ocu­rrió de acuer­do a las esti­ma­cio­nes y cálcu­los guber­na­men­ta­les. Lo ante­rior ilus­tra la uti­li­za­ción polí­ti­co-elec­to­ral de estas accio­nes, que debe­rían estar al mar­gen de estas con­si­de­ra­cio­nes par­ti­dis­tas.[26]

IV.       El inte­rés geo­po­lí­ti­co esta­dou­ni­den­se es pro­mo­ver un esta­do poli­cia­co en Méxi­co, ante el evi­den­te fra­ca­so del neo­li­be­ra­lis­mo depen­dien­te que pro­du­ce estan­ca­mien­to, des­em­pleo, aumen­to de la des­igual­dad y pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, con el pro­pó­si­to de man­te­ner y pro­fun­di­zar la subor­di­na­ción eco­nó­mi­ca, comer­cial, ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca, mediá­ti­ca, indus­trial y polí­ti­ca del país, a los intere­ses estadounidenses. 

La “gue­rra” mexi­ca­na con­tra el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal es el meca­nis­mo que le per­mi­te a Esta­dos Uni­dos inci­dir en las polí­ti­cas de segu­ri­dad nacio­nal, pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia, defen­sa y dere­chos huma­nos, a pesar de que Esta­dos Uni­dos ha aban­do­na­do en su polí­ti­ca inte­rior el con­cep­to de “gue­rra con­tra las dro­gas” y ha impe­di­do el invo­lu­cra­mien­to direc­to de su ejér­ci­to en dicha “gue­rra”.

30. La esen­cia de la polí­ti­ca geo­es­tra­té­gi­ca de los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca hacia Méxi­co, la sin­te­ti­zó de mane­ra pre­ci­sa Noam Chomsky. Des­pués de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 1988, el Pen­tá­gono esta­dou­ni­den­se pro­pu­so esta­ble­cer un tra­ta­do de libre comer­cio para “con­te­ner a Méxi­co en su inte­rior”. Según Chomsky:

Un gobierno que no quie­re pro­te­ger a su pobla­ción está per­di­do y va direc­to al fra­ca­so; por eso con­si­de­ro a mi país como un fra­ca­so, aho­ra les toca a uste­des eva­luar y deter­mi­nar si el gobierno de su país ha fra­ca­sa­do o no”.

Pero fue más explí­ci­to; y es que recor­dó cómo en el taller de desa­rro­llo de estra­te­gias para Amé­ri­ca Lati­na (cele­bra­do en el Pen­tá­gono en 1990) se lle­gó a la con­clu­sión de que Méxi­co y Esta­dos Uni­dos con­ta­ban con muy bue­nas rela­cio­nes, y que no las per­tur­ba­ba ni el robo de lec­cio­nes, ni la vio­len­cia de Esta­do, ni la tor­tu­ra o el escan­da­lo­so tra­to dado a obre­ros y cam­pe­si­nos, ni otros deta­lles meno­res; sino la ame­na­za de «una aper­tu­ra a la demo­cra­cia en Méxi­co», la cual, temían, podría «poner en el car­go aun gobierno intere­sa­do en desa­fiar a Esta­dos Uni­dos sobre bases eco­nó­mi­cas y nacionalistas».

La cura reco­men­da­da fue un tra­ta­do Esta­dos Uni­dos-Méxi­co que «ence­rra­ra al vecino en su inte­rior» y pro­po­ner­le refor­ma neo­li­be­ra­les de la déca­da de 1980, que «ata­ran de manos a los actua­les y futu­ros gobier­nos» mexi­ca­nos en mate­ria de polí­ti­cas económicas.

Chomsky fue directo:«lo peor que se le pue­de hacer a un país es com­pe­tir en des­ven­ta­ja, por eso los mono­po­lios no aca­ban»”[27]

31. El TLCAN y el ASPAN cons­ti­tu­yen acuer­dos para el esta­ble­ci­mien­to de un régi­men polí­ti­co y una eco­no­mía polí­ti­ca en Méxi­co, subor­di­na­da a los Esta­dos Uni­dos bajo con­di­cio­nes asi­mé­tri­cas de dere­chos y debe­res, que tie­ne carac­te­rís­ti­cas equi­va­len­tes a un régi­men de segre­ga­ción en Amé­ri­ca del Nor­te (apartheid), bajo la hege­mo­nía de los Esta­dos Uni­dos de América.

32. El TLCAN tie­ne como obje­ti­vo la cons­truc­ción de una depen­den­cia sis­té­mi­ca  y per­ma­nen­te de la eco­no­mía polí­ti­ca nacio­nal hacia los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, median­te el pro­pó­si­to deli­be­ra­do de ero­sio­nar la sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca en una pri­me­ra fase, para pos­te­rior­men­te avan­zar hacia la pér­di­da de sobe­ra­nía polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca y mili­tar de México.

33. Este obje­ti­vo esta­dou­ni­den­se se codi­fi­có jurí­di­ca­men­te en tra­ta­dos inter­na­cio­na­les en mate­ria eco­nó­mi­ca (comer­cio, inver­sión y fis­cal), que por la vía de la prác­ti­ca, se hacen pre­va­le­cer sobre la Constitución
mexicana.

34. Sobre esta base se ha avan­za­do en los terre­nos que no inclu­yó el TLCAN en mate­ria eco­nó­mi­ca (ener­gía, tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, ban­ca) y en los de segu­ri­dad nacio­nal y defen­sa, a tra­vés del Aspan.

35. Se sus­ti­tu­yó y subor­di­nó el inte­rés de la comu­ni­dad nacio­nal y el desa­rro­llo pleno de toda persona/individuo, que son las fina­li­da­des de todo Esta­do, a los dere­chos de las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les, que pre­va­le­cen sobre la estruc­tu­ra jurí­di­co-polí­ti­ca cons­ti­tui­da por deberes/derechos del Esta­do Nación.

36. La rec­to­ría del Esta­do que esta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción fue sus­ti­tui­da por la colo­ni­za­ción del Esta­do por los intere­ses par­ti­cu­la­res trans­na­cio­na­les; la reduc­ción del poder del Esta­do sobre los inver­sio­nis­tas glo­ba­les y el aban­dono de las polí­ti­cas de fomen­to eco­nó­mi­co y de pro­mo­ción de la jus­ti­cia social.

37. Esta subor­di­na­ción es inmo­ral e irra­cio­nal, pues se esta­ble­cen dere­chos de las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les, sin tener debe­res corres­pon­dien­tes; y por la otra par­te,  se subordinan/colonizan las facul­ta­des que per­te­ne­cen a lo públi­co y que se ejer­cen por medio de las ins­ti­tu­cio­nes que esta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción, para con­ver­tir­las en ins­tru­men­tos para la acu­mu­la­ción de las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les y los pode­res hege­mó­ni­cos de otras naciones.

38. Entre los dere­chos asi­mé­tri­cos jurí­di­ca­men­te codi­fi­ca­dos que bene­fi­cian a las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les, se encuen­tran los siguientes:

  1. dere­chos de inver­sión, que de fac­to son pre­fe­ren­cia­les a la inver­sión extran­je­ra direc­ta, pues las con­di­cio­nes de finan­cia­mien­to y apo­yo de los gobierno de los paí­ses desa­rro­lla­dos no pue­den ser equi­pa­ra­dos por los apo­yos del gobierno mexicano; 
  2. tra­to nacio­nal a la inver­sión extran­je­ra direc­ta, lo que les per­mi­te el acce­so a los pro­gra­mas de fomen­to que debe­rían estar diri­gi­dos a empre­sas de capi­tal nacional; 
  3. dere­chos de comer­cio que les per­mi­te el acce­so al mer­ca­do nacio­nal en con­di­cio­nes pre­fe­ren­tes por sus esca­las de pro­duc­ción y posi­bi­li­dad de colo­car bie­nes por deba­jo de sus cos­tos pro­me­dio de producción;
  4. con­cen­tra­ción de las acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas que les per­mi­te a las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les ope­rar en mer­ca­dos oli­go­pó­li­cos, que gene­ran uti­li­da­des extra­or­di­na­rias, que no pue­den obte­ner en otros países;
  5. com­pras de gobierno que de fac­to se cons­ti­tu­yen en barre­ras de entra­da para la inmen­sa mayo­ría de empre­sas de capi­tal nacional;
  6. dere­cho de no pagar impues­tos en Méxi­co (y posi­ble­men­te tam­po­co en sus paí­ses de ori­gen), a tra­vés de los meca­nis­mos de con­so­li­da­ción fis­cal y los tra­ta­dos para evi­tar la doble tributación; 
  7. la remi­sión de uti­li­da­des sin control;
  8. así como el dere­cho de par­ti­ci­par en acti­vi­da­des estra­té­gi­cas que están reser­va­das por la Cons­ti­tu­ción al Esta­do mexicano.

39. La alian­za de los gran­des empre­sa­rios mexi­ca­nos con el pro­yec­to esta­dou­ni­den­se se plas­mó en el TLCAN y ello cons­ti­tu­ye el fac­tor expli­ca­ti­vo más impor­tan­te del cur­so que ha segui­do el capi­ta­lis­mo mexi­cano en el últi­mo cuar­to de siglo.

Esta alian­za deter­mi­na el com­por­ta­mien­to de los par­ti­dos polí­ti­cos más impor­tan­tes, expli­ca la selec­ción de can­di­da­tos al poder eje­cu­ti­vo y legis­la­ti­vo y el con­te­ni­do de las polí­ti­cas públicas.

40. El resul­ta­do de este pac­to trans­na­cio­nal se ha con­ver­ti­do en el deter­mi­nan­te del pac­to social mexi­cano, en el cual se plas­man los dere­chos y debe­res de los mexi­ca­nos, en rela­ción al pro­ce­so de crea­ción de la rique­za, la pro­pie­dad, y la apor­ta­ción para los bie­nes públi­cos, a tra­vés de las con­tri­bu­cio­nes fiscales.

41. Los resul­ta­dos de este pac­to trans­na­cio­nal han logra­do su obje­ti­vo fun­da­men­tal, que es dis­mi­nuir el poder nacio­nal. Ello se mani­fies­ta en lo siguiente:

  1. Aban­dono de la rec­to­ría eco­nó­mi­ca del Esta­do sobre las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les y para el fomen­to de sec­to­res y acti­vi­da­des estratégicas.
  2. Reduc­ción deli­be­ra­da de la esca­la eco­nó­mi­ca y de las capa­ci­da­des nor­ma­ti­vas del Esta­do mexi­cano, que se expre­sa en la reduc­ción del gas­to públi­co, del 44% del PIB en 1982 al 24% en 2009,
    lo que cons­ti­tu­ye un debi­li­ta­mien­to sis­te­má­ti­co del sec­tor públi­co, que no exis­te en nin­gún país desa­rro­lla­do o lati­no­ame­ri­cano. Como un refe­ren­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, se debe com­pa­rar en el pro­me­dio del gas­to públi­co de los paí­ses de la OECD, que es del 42% del PIB.
  3. Socia­li­za­ción de las pér­di­das de los res­ca­tes finan­cie­ros y eco­nó­mi­cos hacia los cau­san­tes mexi­ca­nos y pri­va­ti­za­ción de los bene­fi­cios a favor de cor­po­ra­cio­nes pri­va­das, prin­ci­pal­men­te extranjeras.
  4. Uso de la ren­ta petro­le­ra duran­te la déca­da de los años 80 para dar ser­vi­cio a la deu­da exter­na; y para com­pen­sar des­de enton­ces el défi­cit de recau­da­ción de las gran­des cor­po­ra­cio­nes e indi­vi­duos con mayor rique­za en el país, que en pro­me­dio ha sido del orden del 10% del PIB duran­te los últi­mos 30 años.
  5. Sis­te­ma fis­cal que pri­vi­le­gia a las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les, prin­ci­pal­men­te extran­je­ras, que no pagan los mis­mos impues­tos que pagan en otras par­tes del mun­do, y que hace des­can­sar el 75% de la recau­da­ción de los ingre­sos tri­bu­ta­rios (IVA, ISR) en las per­so­nas físicas.
  6. Pri­vi­le­gio de las polí­ti­cas públi­cas a impor­ta­do­res e inver­sio­nis­tas extran­je­ros, a tra­vés de la fir­ma de una amplia red de tra­ta­dos, pre­ce­di­dos por la aper­tu­ra comer­cial anti­ci­pa­da y ace­le­ra­da ante otras nacio­nes, que ha des­in­dus­tria­li­za­do al país y lo ha con­du­ci­do a la depen­den­cia ali­men­ta­ria (impor­ta­mos el 25% del maíz, 60% de la car­ne de cer­do, 80% del arroz, 50% del tri­go, somos el pri­mer impor­ta­dor mun­dial de leche) y ener­gé­ti­ca (70% de la explo­ra­ción y extrac­ción de cru­do la rea­li­zan empre­sas trans­na­cio­na­les; se impor­ta el 40% de la gaso­li­na, y el 50% de la elec­tri­ci­dad se gene­ra por empre­sas trans­na­cio­na­les), lo que cons­ti­tu­ye una vio­la­ción direc­ta de la Constitución.
  7. La depen­den­cia ali­men­ta­ria es cau­sa direc­ta del aumen­to en los últi­mos tres años, de más de cin­co millo­nes de per­so­nas que no pue­den hacer tres comi­das al día, ele­van­do el núme­ro de per­so­nas en con­di­ción de pobre­za ali­men­ta­ria a vein­te millo­nes; pues al impor­tar ali­men­tos a pre­cios supe­rio­res, nece­sa­ria­men­te se ele­van los pre­cios domés­ti­cos, que no son com­pen­sa­dos con aumen­tos sala­ria­les, por la eco­no­mía polí­ti­ca neo­li­be­ral y el esta­do per­ma­nen­te de semi-estan­ca­mien­to económico.
  8. Se ha con­ver­ti­do a Méxi­co de mane­ra deli­be­ra­da en una poten­cia impor­ta­do­ra y no en una poten­cia expor­ta­do­ra: el défi­cit fis­cal acu­mu­la­do de 1998 a la fecha es supe­rior a los 80 mil millo­nes de dóla­res; sin embar­go si no se exclu­yen la maqui­la y las expor­ta­cio­nes de cru­do, que son fac­to­res exóge­nos al “mode­lo” neo­li­be­ral, éste défi­cit hubie­ra sido del orden de 500,000 millo­nes de dóla­res, lo que es a todas luces insos­te­ni­ble a cor­to plazo.
  9. Uti­li­za­ción irra­cio­nal e inmo­ral de la ren­ta petro­le­ra para sos­te­ner un pre­ca­rio equi­li­brio macro­eco­nó­mi­co, que se verá nece­sa­ria­men­te com­pro­me­ti­do hacia el futu­ro, pues no es razo­na­ble supo­ner que el petró­leo pue­da cons­ti­tuir de mane­ra inde­fi­ni­da el prin­ci­pal sopor­te fis­cal, del comer­cio exte­rior y de la balan­za de pagos.
  10. El estan­ca­mien­to esta­bi­li­za­dor es nece­sa­rio para man­te­ner el equi­li­brio macro­eco­nó­mi­co. Méxi­co no pue­de tener altas tasas de cre­ci­mien­to por­que ha des­trui­do impor­tan­tes cade­nas pro­duc­ti­vas, por lo que se requie­re aumen­tar de mane­ra las impor­ta­cio­nes de maqui­na­ria, bie­nes inter­me­dios y ser­vi­cios, para poder aumen­tar la pro­duc­ción, lo que nece­sa­ria­men­te pro­du­ce un des­equi­li­brio comer­cial y de la balan­za de pagos. Para evi­tar­lo se requie­re sofo­car el cre­ci­mien­to de mane­ra permanente.
  11. Aumen­to de la pobre­za, la des­igual­dad, pér­di­da del 85% del poder adqui­si­ti­vo del sala­rio, millo­nes de jóve­nes sin acce­so a la edu­ca­ción y al mer­ca­do de tra­ba­jo, y des­em­pleo cre­cien­te inclu­so entre las per­so­nas con mayo­res nive­les de escolaridad.
  12. Pér­di­da de pobla­ción a cau­sa de la migra­ción, que es la mayor pér­di­da de pobla­ción en el mundo.

m.  Muer­te de más de 3000 per­so­nas des­de que se fir­mó el TLCAN, al inten­tar cru­zar la fron­te­ra nor­te en bús­que­da de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y mejo­res sala­rios, sin que el Esta­do mexicano,
ni la socie­dad, sea­mos capa­ces de pro­te­ger sus dere­chos huma­nos y la dig­ni­dad de estos mexicanos.

42. En una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, des­de la implan­ta­ción de las polí­ti­cas de subor­di­na­ción nacio­nal a la eco­no­mía glo­bal y a la de los Esta­dos Uni­dos en lo par­ti­cu­lar, cuyo pun­to de infle­xión fue el año 1982, se obser­van con cla­ri­dad los resul­ta­dos de dos eco­no­mías polí­ti­cas cla­ra­men­te dife­ren­cia­das: por una par­te, la polí­ti­ca de desa­rro­llo nacio­nal esta­ble­ci­da sobre la base de la Cons­ti­tu­ción, que a par­tir de la cri­sis de 1932 le per­mi­tió al país alcan­zar un cre­ci­mien­to pro­me­dio del PIB del 6.5% anual, duran­te medio siglo, has­ta 1982, con un cre­ci­mien­to del PIB per cápi­ta del 3% y una tasa de cre­ci­mien­to demo­grá­fi­co supe­rior al 3%; y por otra par­te, el ciclo neo­li­be­ral de depen­den­cia, des­de 1982 has­ta la fecha, en que el cre­ci­mien­to pro­me­dio ha sido del 2.3% del PIB, con un cre­ci­mien­to del PIB per cápi­ta de 0.6% anual.

43. Es tan gra­ve la pos­tra­ción y debi­li­dad estruc­tu­ral de la eco­no­mía polí­ti­ca mexi­ca­na subor­di­na­da a la acu­mu­la­ción glo­bal, que los mis­mos Ser­vi­cios Eco­nó­mi­cos del Gru­po BBVA, esti­man que Méxi­co cre­ce­rá en pro­me­dio 2% anual duran­te los pró­xi­mos vein­te años.[28]

44. Por con­si­guien­te, no se tra­ta de un esta­do “falli­do” en Méxi­co, como lo pro­pu­so el Pen­tá­gono esta­dou­ni­den­se, sino un esta­do depen­dien­te, con limi­ta­da sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca y con una eco­no­mía polí­ti­ca con­tro­la­da en gra­dos diver­sos por intere­ses exter­nos, alia­dos con redu­ci­dos gru­pos nacionales

Lejos de ser un esta­do falli­do para quie­nes pro­mo­vie­ron y se bene­fi­cian de dichas polí­ti­cas, cons­ti­tu­ye un enor­me éxi­to para un gru­po muy redu­ci­do de per­so­nas y cor­po­ra­cio­nes, como se pue­de cons­ta­tar en las uti­li­da­des extra­or­di­na­rias que obtie­ne la ban­ca extran­je­ra en Méxi­co, así como tam­bién la que obtie­nen la mayo­ría de las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les; y la emer­gen­cia de un puña­do de capi­ta­lis­tas con inmen­sas for­tu­nas; resul­ta­do de la con­cen­tra­ción del ingre­so y la rique­za nacio­nal, que ha deja­do a más de cin­cuen­ta millo­nes de per­so­nas en con­di­cio­nes de pobre­za, vein­te millo­nes de los cua­les no tie­nen ingre­sos sufi­cien­te para com­prar los ali­men­tos bási­cos y han deja­do de hacer tres comi­das al día, lo que hace de Méxi­co una de las nacio­nes más des­igua­les del mundo.

45. En con­se­cuen­cia, la vio­len­cia es lo que carac­te­ri­za a la socie­dad mexi­ca­na. La vio­len­cia no se refie­re sola­men­te a hechos de carác­ter cri­mi­nal, sino que inclu­ye tam­bién a la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal. que se mani­fies­ta en sala­rios exce­si­va­men­te redu­ci­dos en rela­ción con las nece­si­da­des de la mayo­ría de la pobla­ción; la ausen­cia de con­di­cio­nes de segu­ri­dad social para la mayo­ría de la socie­dad mexi­ca­na; vio­len­cia psí­qui­ca y real sobre millo­nes de jóve­nes que no tie­nen acce­so a la edu­ca­ción o al tra­ba­jo; vio­len­cia fami­liar y comu­ni­ta­ria al ero­sio­nar­se los víncu­los fami­lia­res; vio­len­cia sim­bó­li­ca al gene­rar la frus­tra­ción de millo­nes de per­so­nas que son espec­ta­do­res del esca­pa­ra­te del con­su­mo posi­ble, al que se inci­ta de mane­ra obse­si­va en los medios de comu­ni­ca­ción, al tiem­po de que se care­ce de las posi­bi­li­da­des de tener acce­so a los nive­les de ingre­so para hacer posi­ble esas for­mas de vida publi­ci­ta­das; vio­len­cia elec­to­ral, al vul­ne­rar­se la volun­tad ciu­da­da­na en las elec­cio­nes, para abrir paso a ser­vi­do­res públi­cos que ges­tio­nen los intere­ses eco­nó­mi­cos de las cor­po­ra­cio­nes glo­ba­les en las ins­ti­tu­cio­nes públicas.

46. La coa­li­ción de poder trans­na­cio­nal se ha impues­to sobre los dere­chos huma­nos y la dig­ni­dad del pue­blo de Méxi­co, lo que cons­ti­tu­ye la raíz his­tó­ri­ca con­cre­ta de la violencia.

47. El resul­ta­do de todo ello es la pér­di­da de poder nacio­nal y de la sobe­ra­nía del Esta­do nación mexi­cano, lo que abre la posi­bi­li­dad de una mayor influen­cia de los Esta­dos Uni­dos en el régi­men polí­ti­co y las ins­ti­tu­cio­nes de defen­sa y segu­ri­dad del país.

48. La pri­me­ra fase del pro­yec­to de debi­li­ta­mien­to del Esta­do Nación mexi­cano se diri­ge a la pér­di­da de la soberanía
eco­nó­mi­ca, lo que esta­ble­ce con­di­cio­nes para la pér­di­da de sobe­ra­nía del poder militar.

En el mar­co de este pro­yec­to se ha uti­li­za­do al nar­co­trá­fi­co como ins­tru­men­to para faci­li­tar la inter­ven­ción y even­tual con­trol de las ins­ti­tu­cio­nes de segu­ri­dad nacio­nal del Esta­do mexi­cano, por las ins­ti­tu­cio­nes esta­dou­ni­den­ses (ejér­ci­to, poli­cías, sis­te­ma judi­cial, inte­li­gen­cia para la segu­ri­dad nacional).

49. La agen­da del com­ba­te al terro­ris­mo que ha impues­to Esta­dos Uni­dos al mun­do, se con­vier­te tam­bién en jus­ti­fi­ca­ción de la inje­ren­cia extran­je­ra, que tie­ne el pro­pó­si­to de ampliar la juris­dic­ción del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en las acti­vi­da­des de segu­ri­dad de México.

50. La estra­te­gia para impo­ner la hege­mo­nía esta­dou­ni­den­se requie­re la subor­di­na­ción y con­trol de las poli­cías, ejér­ci­tos, sis­te­mas judi­cia­les y par­ti­dos polí­ti­cos de otras nacio­nes, a los intere­ses y volun­tad de los Esta­dos Unidos.

El uso de la “gue­rra” con­tra el nar­co por par­te de otros paí­ses, es el ins­tru­men­to para la incor­po­ra­ción de los apa­ra­tos mili­ta­res y de segu­ri­dad extran­je­ros, en fun­ción de una ame­na­za cuyo ori­gen se sitúa pre­ci­sa­men­te en los Esta­dos Uni­dos, quie­nes se asu­men uni­la­te­ral­men­te en nación “cer­ti­fi­ca­do­ra” de la con­duc­ta de dichos esta­dos extranjeros.

Esta estra­te­gia le per­mi­te a Esta­dos Uni­dos tener a 1400 agen­tes en el terri­to­rio mexi­cano, para actuar en con­tra de la eco­no­mía cri­mi­nal, pero que de mane­ra nece­sa­ria son par­te inte­gran­te de la red de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­se sobre la situa­ción social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca del país.[29]

51. La nar­co-mili­ta­ri­za­ción de otras socie­da­des, como es el caso des­ta­ca­do de Méxi­co y Colom­bia, es una estra­te­gia para lograr este obje­ti­vo, porque:

  1. jus­ti­fi­ca una supues­ta nece­si­dad de asis­ten­cia externa; 
  2. man­tie­ne a los par­ti­dos polí­ti­cos y gobier­nos en un cons­tan­te jaque/amenaza, por supues­tos o reales invo­lu­cra­mien­tos en la narcoeconomía;
  3. coac­cio­na a otros esta­dos a rela­cio­nar­se con los Esta­dos Uni­dos, sobre la base de esta agen­da impues­ta des­de el exterior;
  4. crea un “enemi­go común”, que obli­ga a otros esta­dos a coope­rar con las polí­ti­cas esta­dou­ni­den­ses de segu­ri­dad y mili­ta­ri­za­ción, so pena de hacer pare­cer a los esta­dos que se resis­tan,  como cóm­pli­ces del cri­men organizado;
  5. obli­ga a otros esta­dos a con­cen­trar esfuer­zos extra­or­di­na­rios para redu­cir las acti­vi­da­des delic­ti­vas, en detrimento/anulación de sus  res­pon­sa­bi­li­da­des de pro­mo­ción eco­nó­mi­ca y de la jus­ti­cia social; 
  6. obli­ga a otros esta­dos a gas­tar recur­sos sig­ni­fi­ca­ti­vos en ello, en detri­men­to de las prio­ri­da­des del desarrollo;
  7. per­mi­te la amplia­ción de las fuer­zas de segu­ri­dad en con­tra de las expre­sio­nes polí­ti­cas de incon­for­mi­dad con el régi­men político-social;
  8. reci­be una amplia acep­ta­ción de la socie­dad, ante el gra­ve dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de segu­ri­dad, que hacen jus­ti­fi­ca­ble de mane­ra pau­la­ti­na y cre­cien­te, la inje­ren­cia de las fuer­zas de segu­ri­dad extranjeras.

52. De mane­ra con­tras­tan­te con la polí­ti­ca segui­da por el gobierno mexi­ca­nos, los Esta­dos Uni­dos han eli­mi­na­do el con­cep­to de “gue­rra con­tra las dro­gas”, por­que es contraproducente.

El con­cep­to que fue uti­li­za­do duran­te los últi­mos vein­ti­cin­co años para enfren­tar el pro­ble­ma de las dro­gas, como un pro­ble­ma de segu­ri­dad públi­ca que debe­ría ser con­fron­ta­do como si fue­ra una “gue­rra”, fue decla­ra­do nulo en los pro­pios Esta­dos Unidos.

Gil Keri­li­kows­ke, direc­tor de la Ofi­ci­na Nacio­nal de Polí­ti­cas de Con­trol de Dro­ga de la Casa Blan­ca decla­ró al Wall Street Jour­nal: “No impor­ta cómo inten­te uno expli­car­le a la gen­te si es ‘una gue­rra con­tra la dro­ga’ o ‘una gue­rra con­tra un pro­duc­to’, la gen­te lo ve como una gue­rra con­tra ellos. No esta­mos en gue­rra con­tra la gen­te de este país”. [30]

El balan­ce que se ha hecho en los Esta­dos Uni­dos, con­clu­ye que se gas­tan 150 mil millo­nes de dóla­res anual­men­te en poli­cía y tri­bu­na­les; que se tie­ne al mayor núme­ro de per­so­nas en la cár­cel en el mun­do, como
pro­por­ción de su pobla­ción total; y que a pesar de todo ello, no se ha dete­ni­do ni la ofer­ta, ni la deman­da de estupefacientes.

El 47% de arres­tos en ese país están rela­cio­na­dos con la mari­gua­na y 30% de los reos en las cár­ce­les tie­nen con­de­nas por deli­tos no vio­len­tos. Esta­dos Uni­dos gas­ta anual­men­te 68,000 millo­nes de dóla­res en man­te­ner su sis­te­ma carcelario.

Ante este fra­ca­so, el nue­vo enfo­que esta­dou­ni­den­se bus­ca redu­cir el con­su­mo, dan­do prio­ri­dad al tra­ta­mien­to y redu­cien­do la encar­ce­la­ción.[31]

53. Con­tra­rio a lo que hace Esta­dos Uni­dos, el gobierno mexi­cano ha toma­do la deci­sión de pro­fun­di­zar su “gue­rra” con­tra el nar­co­trá­fi­co.[32] El edi­to­rial del dia­rio El Uni­ver­sal expo­ne con cla­ri­dad la mane­ra como Méxi­co sigue los pasos de Colom­bia en esta “gue­rra”:

La polí­ti­ca del Esta­do colom­biano y del gobierno esta­dou­ni­den­se ha sido la erra­di­ca­ción de cul­ti­vos median­te fumi­ga­ción a gran esca­la, la des­truc­ción de infra­es­truc­tu­ra del nar­co (labo­ra­to­rios y pis­tas) y la per­se­cu­ción a los tra­fi­can­tes. ¿Qué pasó? 30 años des­pués Colom­bia sigue sien­do el mayor pro­duc­tor de dro­ga en el mun­do, sólo ensom­bre­ci­do últi­ma­men­te a nivel de tra­sie­go por Méxi­co […] El Pro­gra­ma Sec­to­rial de Defen­sa Nacio­nal 2007–2012 del Ejér­ci­to mexi­cano tie­ne como meta dis­mi­nuir el área de siem­bra de ener­van­tes en 70%. ¿Cómo? Con “un total de 168 ope­ra­cio­nes de alto impac­to”. Vamos por el mis­mo camino”. [33]

54. Esta posi­ción del gobierno mexi­cano es pre­ci­sa­men­te la que exi­ge Esta­dos Uni­dos a otras nacio­nes, de mane­ra dife­ren­te a lo que hace en su polí­ti­ca inter­na, por­que es la que con­vie­ne a sus intere­ses geopolíticos.

El mis­mo Gil Keri­li­kows­ke que reco­no­ce el fra­ca­so de la “gue­rra” con­tra las dro­gas, es el mis­mo que se eri­ge en cer­ti­fi­ca­dor de Méxi­co. La polí­ti­ca inter­na de Esta­dos Uni­dos es con­tra­ria a su polí­ti­ca exte­rior, en la que bus­ca hacer res­pon­sa­bles a otros esta­dos de los pro­ble­mas gene­ra­dos por la eco­no­mía cri­mi­nal que se ori­gi­nan en los Esta­dos Uni­dos, para jus­ti­fi­car su inter­ven­ción en el mane­jo de las polí­ti­cas de defen­sa y segu­ri­dad de otros paí­ses. [34]

La “cer­ti­fi­ca­ción” de Méxi­co se ha exten­di­do aho­ra a la cer­ti­fi­ca­ción del Ejér­ci­to Mexi­cano, y ya no se hace al ampa­ro de una ley gene­ral, sino de los recur­sos que se entre­gan a Méxi­co para coope­rar en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co.[35]

La posi­ción de Car­los Pas­cual, emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Méxi­co, es con­si­de­rar que el nar­co­trá­fi­co afec­ta y ame­na­za al hemis­fe­rio com­ple­to. Por eso afir­mó que en los Esta­dos Uni­dos “tene­mos con­trol de con­fian­za de todas nues­tras fuer­zas, de adua­nas y de las poli­cías, y tene­mos sis­te­mas para man­te­ner ese con­trol duran­te el perio­do de empleo”.

Es evi­den­te­men­te fal­so que Esta­dos Uni­dos ten­ga bajo con­trol a la eco­no­mía cri­mi­nal. Lo cier­to es el fra­ca­so, que reco­no­ce el mis­mo res­pon­sa­ble de la ofi­ci­na pre­si­den­cial esta­dou­ni­den­se que coor­di­na las accio­nes con con­tra de la eco­no­mía criminal.

Por otra par­te, Pas­cual con­ce­de más impor­tan­cia al pro­ble­ma de con­trol del trá­fi­co de armas que vie­nen de Amé­ri­ca cen­tral y no al que pro­vie­ne de los Esta­dos Uni­dos, lo que no corres­pon­de con la mag­ni­tud real del problema.

En reali­dad no se actúa sobre los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos que repro­du­cen la eco­no­mía cri­mi­nal de mane­ra amplia­da. En lugar de des­man­te­lar el con­su­mo y con­tro­lar el trá­fi­co de armas, el emba­ja­dor pro­po­ne “la nece­si­dad de man­te­ner el fren­te con­tra los nar­co­tra­fi­can­tes para tener éxi­to de mane­ra hemis­fé­ri­ca y no nada más en un país u otro. Infor­mó que como par­te de la Ini­cia­ti­va Méri­da, lle­ga­rán a Méxi­co a fina­les de este año o prin­ci­pios de 2010 más heli­cóp­te­ros y avio­nes. Dijo que no hay aún fecha pre­ci­sa para un nue­vo plan migra­to­rio.” [36]

La pos­tu­ra del Emba­ja­dor Pas­cual es con­tra­ria al reco­no­ci­mien­to que ha hecho el pro­pio Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se, de su res­pon­sa­bi­li­dad en la
repro­duc­ción de la eco­no­mía cri­mi­nal, en un doble sen­ti­do: en pri­mer lugar, al reco­no­cer que la vio­len­cia en Méxi­co se ali­men­ta con los recur­sos y armas que pro­vie­nen de los Esta­dos Uni­dos; y que de ellos depen­den los cri­mi­na­les para el con­trol del con­tra­ban­do de dro­gas a lo lar­go de la fron­te­ra. [37]

Sin embar­go, en lo que se refie­re en su polí­ti­ca hacia Méxi­co, el ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se tie­ne pre­vis­ta la inva­sión de Méxi­co ante un even­tual colap­so cau­sa­do por el nar­co­trá­fi­co, que es un pro­ble­ma ori­gi­na­do des­de los pro­pios Esta­dos Uni­dos[38], ya que se ha con­si­de­ra­do la ines­ta­bi­li­dad y vio­len­cia en Méxi­co como un asun­to de segu­ri­dad inter­na de los Esta­dos Uni­dos.[39]

55. La estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en un plano his­tó­ri­co de lar­go pla­zo, se diri­ge hacia lograr el con­trol y subor­di­na­ción del ejér­ci­to mexicano.

  1. El debi­li­ta­mien­to del poder nacio­nal en la eco­no­mía es la con­di­ción sobre la que se des­plie­ga el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, que por una par­te ofre­ce opor­tu­ni­da­des de ingre­so a dece­nas de miles de per­so­nas que tie­nen opcio­nes en la eco­no­mía formal.
  2. En segun­do lugar, este sis­te­ma eco­nó­mi­co incor­po­ra gru­pos y orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que se van apo­de­ran­do de espa­cios geo­grá­fi­cos y eco­nó­mi­cos a nivel muni­ci­pal, que se van amplian­do en esca­la y profundidad.
  3. Estas orga­ni­za­cio­nes van corrom­pien­do e incor­po­ran­do a las fuer­zas poli­cia­les y ser­vi­do­res públi­cos en un orden ascen­den­te del poder formal.
  4. La inter­ven­ción del Ejér­ci­to para enfren­tar ese sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal se sitúa estra­té­gi­ca­men­te fue­ra del pro­ce­so de su repro­duc­ción, que ocu­rre a tra­vés de cir­cui­tos finan­cie­ros y eco­nó­mi­cos, por lo que no podrá tener éxi­to en la enco­mien­da que se le ha dado.
  5. El debi­li­ta­mien­to del ejér­ci­to mexi­cano es resul­ta­do de una tri­ple difi­cul­tad, por una par­te, la expo­si­ción al pro­ce­so intrín­se­ca­men­te corrup­tor del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal; el fra­ca­so nece­sa­rio al no poder dete­ner ni la eco­no­mía cri­mi­nal, ni la vio­len­cia que le es inhe­ren­te; y por últi­mo, la deser­ción de cua­dros cali­fi­ca­dos que se suman al sis­te­ma de eco­no­mía criminal.
  6. Este es el esta­do de cosas en el que esta­mos actual­men­te en Méxi­co, que nece­sa­ria­men­te se hará avan­zar hacia el abier­to des­pres­ti­gio del ejér­ci­to mexi­cano, tan­to a tra­vés de las jus­tas acu­sa­cio­nes por vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos, como por su fal­ta de efec­ti­vi­dad para dete­ner la expan­sión del cri­men organizado.
  7. Una vez afir­ma­da esta fase, pro­ba­ble­men­te se ini­cie la pro­pues­ta de la sus­ti­tu­ción de las fuer­zas arma­das mexi­ca­nas por tro­pas extran­je­ras, como ya fue soli­ci­ta­do por empre­sa­rios en el Esta­do de Chihuahua.
  8. La pro­lon­ga­ción de esta situa­ción per­mi­ti­ría que en el pró­xi­mo futu­ro, se soli­ci­te abier­ta­men­te la incor­po­ra­ción de Méxi­co a meca­nis­mo de acuer­do mili­tar inter­na­cio­na­les como la OTAN, y la pre­sen­cia de tro­pas extran­je­ras en Méxi­co, como ya está sien­do pro­pues­to por el Ins­ti­tu­to Mexi­cano de Competitividad.
  9. El obje­ti­vo de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se se logra­ría cuan­do en Méxi­co se ins­ta­la­ran bases mili­ta­res como en el caso de Colombia.
  10. La pre­sen­cia de estas fuer­zas mili­ta­res se con­ver­ti­ría en domi­nio direc­to esta­dou­ni­den­se sobre la sobe­ra­nía nacio­nal, para garan­ti­zar las inver­sio­nes e intere­ses esta­dou­ni­den­ses en México. 

Evi­den­te­men­te el pro­pó­si­to no es aca­bar con el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, como no ha ocu­rri­do en el caso de Colom­bia, sino la de cons­ti­tuir­se en un meca­nis­mo pre­ven­ti­vo y reac­ti­vo, ante las deman­das de cam­bios demo­crá­ti­cos y de modi­fi­ca­ción de un mode­lo de subor­di­na­ción eco­nó­mi­ca que es intrí­se­ca­men­te inca­paz de crear con­di­cio­nes para un ver­da­de­ro desa­rro­llo humano de todos los mexi­ca­nos, bajo con­di­cio­nes de liber­tad, inde­pen­den­cia, sobe­ra­nía y res­pe­to de todas las garan­tías y dere­chos humanos.

  1. Este domi­nio mili­tar inclu­ye el sella­mien­to de la fron­te­ra nor­te, para lo cual se ha veni­do cons­tru­yen­do un muro de más de tres mil kiló­me­tros, para
    lograr lo que Chomsky acer­ta­da­men­te defi­nía como una estra­te­gia para “con­te­ner a Méxi­co en su inte­rior”, pero bajo una subor­di­na­ción y con­trol exterior.
  2. Las decla­ra­cio­nes del Emba­ja­dor Pas­cual el 12 de noviem­bre de 2009, en oca­sión de la con­me­mo­ra­ción del Día de los Vete­ra­nos esta­dou­ni­den­ses, al jus­ti­fi­car el uso del ejér­ci­to mexi­cano en la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co, pue­den ser inter­pre­ta­das como una inje­ren­cia en asun­tos inter­nos del país, que se hace des­de la cober­tu­ra de lo que él cali­fi­ca como una “ame­na­za hemisférica”.

En este dis­cur­so, un emba­ja­dor de una nación extran­je­ra, le da al ejér­ci­to, al gobierno y a la socie­dad mexi­ca­na, orien­ta­cio­nes sobre lo que supues­ta­men­te debe­ría ser su misión, como se des­pren­de de los con­cep­tos expresados:

  1. i.    el Ejér­ci­to Mexi­cano “ha teni­do que tomar ese papel por la nece­si­dad de man­te­ner el con­trol en las calles y com­ba­tir a esa ame­na­za hemisférica”.
  2. ii.    “Ade­más reite­ró que el esfuer­zo del gobierno y las fuer­zas mexi­ca­nas debe ser apo­ya­do por toda la socie­dad, así como por las poli­cías muni­ci­pa­les, esta­ta­les, fede­ra­les, y el Minis­te­rio Público”.
  3. iii.    “Inter­na­cio­nal­men­te esta­mos pre­pa­ra­dos para ayu­dar de tal mane­ra que todos poda­mos crear capa­ci­da­des para con­tro­lar ésta que es una ame­na­za hemis­fé­ri­ca, que es el cri­men”.[40]

Este dis­cur­so se sitúa en la pers­pec­ti­va de hacer res­pon­sa­bles a otras nacio­nes de un pro­ble­ma gene­ra­do des­de los Esta­dos Uni­dos y que es uti­li­za­do para lograr los obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos esta­dou­ni­den­ses, pues es cla­ro que el Emba­ja­dor Pas­cual está pro­po­nien­do que el prin­ci­pal res­pon­sa­ble de con­du­cir la polí­ti­ca en con­tra del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, es el ejér­ci­to, al que ubi­ca como un actor para la con­ten­ción de la “ame­na­za hemis­fé­ri­ca” del crimen.

Ade­más del cla­ro pro­pó­si­to de bus­car la sim­pa­tía de las fuer­zas mili­ta­res mexi­ca­nas, el men­sa­je de fon­do es afir­mar que las alian­zas mili­ta­res deben cons­ti­tuir un víncu­lo estruc­tu­ral y de lar­go pla­zo con las fuer­zas mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses, lo que daría per­ma­nen­cia y con­di­cio­nes estruc­tu­ra­les a los acuer­dos en el ámbi­to de la economía.

En un esce­na­rio a futu­ro, esta vin­cu­la­ción cier­ta­men­te se pon­dría por enci­ma de los pro­ce­sos demo­crá­ti­cos nacio­na­les, como es el caso de lo que se obser­va en Colom­bia o en el caso de Honduras.

Es cla­ro que el pri­mer y más impor­tan­te fra­ca­so se sitúa en los Esta­dos Uni­dos, como lo reco­no­ce la pro­pia Drug Enfor­ce­ment Agency, que con­clu­ye seña­lan­do la per­ma­nen­cia del con­su­mo en los Esta­dos Uni­dos, como el mayor indi­ca­dor de este fra­ca­so, deman­da que cons­ti­tu­ye el ori­gen del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal. El dis­cur­so del Emba­ja­dor Pas­cual ubi­ca el ori­gen de la “ame­na­za hemis­fé­ri­ca” des­de el sur, hacia el nor­te, cuan­do la pro­pia DEA reco­no­ce que la direc­ción es del nor­te hacia el sur. [41]

Esta pos­tu­ra del Emba­ja­dor Pas­cual se apar­ta de lo que la pro­pia Secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton expre­só en un via­je recien­te a Méxi­co, cuan­do reco­no­ció que el ori­gen del pro­ble­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal se sitúa en el con­su­mo de algu­nos esta­dou­ni­den­ses, y que por lo tan­to Esta­dos Uni­dos tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad en el mis­mo, lo que nuli­fi­ca el con­cep­to uti­li­za­do por el emba­ja­dor de “ame­na­za hemis­fé­ri­ca”.[42]

V.        ¿Qué hacer ante esta situación?

56. Este aná­li­sis con­du­ce a la con­clu­sión de que la actual estra­te­gia del gobierno mexi­cano con­du­ce al fra­ca­so, como es ya evi­den­te des­pués de estos tres años de apli­ca­ción. El camino para modi­fi­car­la pasa por el reco­no­ci­mien­to de las cau­sas sis­té­mi­cas y los intere­ses geopolíticos.

57. Méxi­co debe modi­fi­car de inme­dia­to la estra­te­gia segui­da, que ha pro­vo­ca­do la inten­si­fi­ca­ción de la vio­len­cia, no ha ter­mi­na­do con la eco­no­mía cri­mi­nal ni su secue­la de corrup­ción, y corres­pon­de prin­ci­pal­men­te al inte­rés geo­po­lí­ti­co esta­dou­ni­den­se. El cur­so de acción que se pro­po­ne es el siguiente:

  1. Regre­sar al ejér­ci­to a los cuar­te­les y
    refor­zar su apo­yo al Minis­te­rio Públi­co Fede­ral en los ope­ra­ti­vos que sean nece­sa­rios para sus labo­res de investigación.
  2. Rever­tir las modi­fi­ca­cio­nes jurí­di­cas, ins­ti­tu­cio­na­les y polí­ti­cas que van en la direc­ción del esta­ble­ci­mien­to de un Esta­do poli­cia­co, res­ta­ble­cien­do el con­trol del Poder Legis­la­ti­vo y Judi­cial sobre la poli­cía y las ins­ti­tu­cio­nes de pro­cu­ra­ción de justicia.
  3. Sus­pen­der la “ayu­da” que se está otor­gan­do al Ejér­ci­to Mexi­cano por par­te del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, para “redu­cir terri­to­rios ingo­ber­na­dos”; y la coope­ra­ción mili­tar, pues el Ejér­ci­to Mexi­cano no requie­re de nin­gu­na ayu­da extran­je­ra para rea­li­zar las misio­nes subs­tan­ti­vas que la Cons­ti­tu­ción le enco­mien­da. La acep­ta­ción de tales ayu­das tie­ne como corre­la­to nece­sa­rio la pre­sen­ta­ción de infor­mes a un con­gre­so extran­je­ro, sobre las accio­nes que deben corres­pon­der de mane­ra exclu­si­va al Esta­do mexi­cano y a sus pode­res públi­cos.[43]
  4. Lega­li­zar la pro­duc­ción y el con­su­mo medi­ci­nal de la marihua­na y dar tra­ta­mien­to de enfer­mos a las per­so­nas adictas. 

Muchas per­so­na­li­da­des con­si­de­ran el para­dig­ma actual como un fra­ca­so[44] y pro­po­nen que se debe lega­li­zar las dro­gas.[45]

Este enfo­que es con­sis­ten­te con la pro­pues­ta de lega­li­zar las dro­gas que se ha pre­sen­ta­do en las Nacio­nes Uni­das.[46]

 

  1. Al lega­li­zar esta pro­duc­ción y con­su­mo de la marihua­na, Méxi­co debe exi­gir una com­pen­sa­ción de daños a los Esta­dos Uni­dos por los daños cau­sa­dos por el con­su­mo de dro­gas en los Esta­dos Uni­dos, así como pro­mo­ver una acción en los espa­cios inter­na­cio­na­les mul­ti­la­te­ra­les. [47]
  2. Exi­gir la trans­pa­ren­cia del sis­te­ma finan­cie­ro y su coope­ra­ción por man­da­to legal, para poder con­fis­car los bie­nes del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, pues sus tran­sac­cio­nes ter­mi­nan inevi­ta­ble­men­te en él.
  3. Pro­mo­ver una amplia toma de cons­cien­cia nacio­nal sobre la natu­ra­le­za del sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, y de la nece­si­dad de modi­fi­car la estra­te­gia seguida. 
  4. Exhi­bir en la opi­nión públi­ca a las empre­sas que cola­bo­ran con el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, para que sean repu­dia­dos por la ciudadanía.
  5. En lo que se refie­re al con­su­mo, se debe tra­ba­jar inten­sa­men­te en la pre­ven­ción, espe­cial­men­te entre los jóve­nes. Es muy impor­tan­te la for­ma­ción éti­ca sobre las raí­ces cul­tu­ra­les de la vio­len­cia, en don­de se debe ter­mi­nar con la cul­tu­ra de la vio­len­cia sobre las mujeres.
  6. En la cul­tu­ra polí­ti­ca se debe exi­gir ple­na res­pon­sa­bi­li­dad sobre la uti­li­za­ción de la fuer­za públi­ca: nin­gún acto de fuer­za se jus­ti­fi­ca por el hecho de ser rea­li­za­do al ampa­ro de las atri­bu­cio­nes que otor­gan las leyes a las ins­ti­tu­cio­nes. El esta­do no tie­ne a prio­ri el mono­po­lio de la “vio­len­cia legí­ti­ma”, sino que ésta se debe jus­ti­fi­car en cada caso bajo el cri­te­rio de jus­ti­cia. Se debe pro­mo­ver la cul­tu­ra de la vida y no la de la muerte.
  7. Pro­mo­ver con­ve­nios amplios en todo el país para la coope­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas en las labo­res de pre­ven­ción, for­ma­ción y coor­di­na­ción para aco­tar los már­ge­nes de acción del sis­te­ma de eco­no­mía cri­mi­nal en cada comunidad.
  8. Se debe ter­mi­nar tajan­te­men­te con la apo­lo­gía del cri­men, la cul­tu­ra de la vio­len­cia y la pro­mo­ción de los valo­res que ali­men­tan el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, que se hace de mane­ra direc­ta o indi­rec­ta a tra­vés del cine, la radio y la tele­vi­sión, espe­cial­men­te en la pro­gra­ma­ción pro­du­ci­da en los Esta­dos Uni­dos, esta­ble­cien­do con­se­jos ciu­da­da­nos de vigi­lan­cia de los con­te­ni­dos, cuyas reco­men­da­cio­nes ten­gan carác­ter vin­cu­la­to­rio para las auto­ri­da­des de la Secre­ta­ría de Gober­na­ción, para san­cio­nar seve­ra­men­te e inclu­so can­ce­lar las con­ce­sio­nes para el uso del espec­tro radio­eléc­tri­co, de quie­nes trans­mi­ten y repro­du­cen la cul­tu­ra de la vio­len­cia, el lucro y la impunidad.

m.  Invo­lu­crar a la socie­dad civil en la res­pon­sa­bi­li­dad pre­ven­ti­va del con­su­mo de dro­gas, a tra­vés de las
ins­ti­tu­cio­nes esco­la­res, los gobier­nos muni­ci­pa­les, las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil.

  1. Modi­fi­car las leyes apro­ba­das para la extin­ción de domi­nio, para que todos los bie­nes con­fis­ca­dos sean entre­ga­dos a las orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil y a pro­yec­tos de gru­pos de jóve­nes, en lugar de ser con­ver­ti­dos en bie­nes públi­cos, con el obje­to de deto­nar opor­tu­ni­da­des para crear ingre­sos en la socie­dad, al mis­mo tiem­po que con ello se moti­va­ría más amplia­men­te la par­ti­ci­pa­ción de la socie­dad civil y redu­ci­ría el con­sen­so social que apo­ya al sis­te­ma de la eco­no­mía criminal.
  2. Esta­ble­cer una amplia agen­da de inves­ti­ga­ción en las uni­ver­si­da­des mexi­ca­nas sobre el sis­te­ma de la eco­no­mía cri­mi­nal, que inclu­ya la inves­ti­ga­ción social sobre este fenó­meno; la eva­lua­ción y pro­pues­ta de mejo­ra­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes de pro­cu­ra­ción e impar­ti­ción de jus­ti­cia; desa­rro­llo de tec­no­lo­gías de infor­ma­ción, pro­gra­mas de cómpu­to pro­pios y de encrip­ta­ción de sis­te­mas de comu­ni­ca­cio­nes, lo que cons­ti­tu­ye un núcleo fun­da­men­tal de cual­quier estra­te­gia; un tra­ba­jo coor­di­na­do con las ins­tan­cias corres­pon­dien­tes de las Nacio­nes Uni­das, para recu­pe­rar todos los tra­ba­jos de inves­ti­ga­ción que ya han sido realizados. 

 


[1] Tex­to que for­ma par­te de la obra colec­ti­va que coor­di­na Pedro Peña­lo­za: “Nar­co­trá­fi­co, cri­sis social, dere­chos huma­nos y gober­na­bi­li­dad; una agen­da para el futu­ro”, que será publi­ca­da próximamente.

[2] Aca­dé­mi­co de la Direc­ción de Inves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad Ibe­ro­ame­ri­ca­na, Ciu­dad de Méxi­co. Vice­pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo del Cen­tro de Estu­dios Estra­té­gi­cos Nacio­na­les, A.C.

[3] Rubén Agui­lar. La gue­rra con­tra el nar­co. El finan­cie­ro. Sep­tiem­bre 2009, que se refie­re al libro escri­to con­jun­ta­men­te con Jor­ge Cas­ta­ñe­da, El Nar­co: la gue­rra falli­da. Ed. San­ti­lla­na, 2009.

[4] “El Cha­po” apa­re­ce… en lis­ta de millo­na­rios”. El hom­bre más bus­ca­do de Méxi­co, el capo de la dro­ga Joa­quín El Cha­po Guz­mán, ingre­só a la lis­ta de la revis­ta For­bes de los más ricos del mun­do con una for­tu­na cal­cu­la­da en mil millo­nes de dóla­res. El Uni­ver­sal. 12 de mar­zo de 2009… For­bes colo­có a Guz­mán en el lugar 701 en su lis­ta jun­to a dece­nas de per­so­nas en el mun­do con for­tu­nas de mil millo­nes de dóla­res, entre ellas, Emi­lio Azcá­rra­ga, due­ño de Tele­vi­sa, y el empre­sa­rio Alfre­do Harp Helú. Más de 7 mil per­so­nas han sido ase­si­na­das en Méxi­co por la vio­len­cia liga­da a las dro­gas des­de ini­cios de 2008…”

[5] En la PGR exis­ten 496 ave­ri­gua­cio­nes pre­vias por lava­do de dine­ro, des­de 2004 se han obte­ni­do 47 sen­ten­cias. El FMI seña­la que entre 2006 y 2008 remi­tió 126 denun­cias que podrían tipi­fi­car­se como lava­do de dine­ro, por un mon­to mayor a 31 mil millo­nes de pesos: “los deli­tos de lava­do de dine­ro no han sido ade­cua­da­men­te inves­ti­ga­dos, las auto­ri­da­des sola­men­te han obte­ni­do 25 sen­ten­cias por lava­do de dine­ro des­de 1989, cuan­do se cri­mi­na­li­zó la acti­vi­dad del lava­do de dine­ro”. El finan­cie­ro, mayo 21, 2009. p. 25

[6] Edi­to­rial, El Uni­ver­sal, Méxi­co, mayo 25, 2009.

[7] Las muje­res y hom­bres indí­ge­nas que pro­du­cen la goma de opio en la Mon­ta­ña Alta de Gue­rre­ro, reci­ben de 15 a 18 pesos por gra­mo de goma, en tan­to que medio gra­mo de heroí­na cues­ta entre 350 y 700 pesos en el Dis­tri­to Fede­ral. “Los indí­ge­nas son los nue­vos escla­vos del nar­co­trá­fi­co”, según el antro­pó­lo­go Abel Barre­ra. Hay 598 indí­ge­nas con­de­na­dos por deli­tos con­tra la salud. Thel­ma Gómez Durán, El Uni­ver­sal, Mayo 25, 2009.

[8] Thel­ma Gómez Durán, El Uni­ver­sal, Mayo 25, 2009.

[9] El nar­co­trá­fi­co y la socie­dad rural. Luis Her­nán­dez Nava­rro. La Jor­na­da Octu­bre 6, 2009. “La rela­ción del nar­co­trá­fi­co y la socie­dad rural es estre­cha y se ha inten­si­fi­ca­do aún más a par­tir de la fir­ma del Tra­ta­do de Libre Comer­cio para Amé­ri­ca del Nor­te (TLCAN) que devas­tó la producción
agro­pe­cua­ria nacio­nal… se siem­bra mari­gua­na y ama­po­la en Chihuahua, Duran­go, Sono­ra, Gue­rre­ro, Oaxa­ca, Vera­cruz, Oaxa­ca, Chia­pas y More­los. Pero en los pasa­dos 15 años esta acti­vi­dad se ha intensificado…Los cam­pe­si­nos y jor­na­le­ros que siem­bran y cose­chan los plan­tíos son gen­te del cam­po. Una par­te nada des­pre­cia­ble de came­llos, gati­lle­ros y ope­ra­do­res del nar­co son jóve­nes, hijos de labrie­gos. Mon­tos con­si­de­ra­bles de dine­ro pro­ve­nien­te de la dro­ga son lava­dos en acti­vi­da­des rura­les. Algu­nos de los gran­des capos que con­tro­lan el nego­cio decla­ran dedi­car­se a la gana­de­ría y poseen moder­nos ran­chos. Inclu­si­ve varios de ellos reci­ben sub­si­dios guber­na­men­ta­les de pro­gra­mas como Pro­cam­po. A esas expre­sio­nes de poder eco­nó­mi­co en el mun­do rural les corres­pon­den redes de poder polí­ti­co en todos lo nive­les. Es impo­si­ble man­te­ner en pro­duc­ción gran­des sem­bra­díos de estu­pe­fa­cien­tes sin la com­pli­ci­dad de poli­cías y des­ta­ca­men­tos mili­ta­res. Con fre­cuen­cia los capos donan recur­sos impor­tan­tes a peque­ños pobla­dos para cons­truir capi­llas, per­fo­rar pozos de agua y hacer can­chas de basquetbol…Junto con el cul­ti­vo de dro­gas flo­re­ce la des­com­po­si­ción comu­ni­ta­ria, pro­li­fe­ra el trá­fi­co de armas y se incre­men­ta el alcoho­lis­mo. ..Con fre­cuen­cia son meno­res de edad quie­nes se encar­gan de cui­dar y regar los cultivos.”

[10] Más jóve­nes y crue­les, el nue­vo per­fil delin­cuen­cial. La nue­va gene­ra­ción de cri­mi­na­les es pro­duc­to de la ten­sión social y la impu­ni­dad, pero tam­bién es el resul­ta­do del incre­men­to en el con­su­mo de dogas y alcohol y la frus­tra­ción por fal­ta de opor­tu­ni­da­des en los ámbi­tos esco­lar y labo­ral. Lilia­na Alcán­ta­ra. El Uni­ver­sal. Domin­go 27 de sep­tiem­bre de 2009. “La delin­cuen­cia en nues­tro país tie­ne nue­vo ros­tro: cada vez hay más jóve­nes y cada vez son más crue­les. Cri­mi­nó­lo­gos, sicó­lo­gos y exper­tos en segu­ri­dad públi­ca con­si­de­ran que la nue­va gene­ra­ción de cri­mi­na­les es pro­duc­to de la ten­sión social y la impu­ni­dad, pero tam­bién es el resul­ta­do del incre­men­to en el con­su­mo de dogas y alcohol y la frus­tra­ción por fal­ta de opor­tu­ni­da­des en los ámbi­tos esco­lar y labo­ral. Los delin­cuen­tes hoy son per­so­nas que ya no sien­ten empa­tía por sus víc­ti­mas, lo que quie­re decir que no per­ci­ben sus emo­cio­nes ni tie­nen sen­ti­mien­tos de cul­pa. Cada vez es mayor la inci­den­cia de actos delic­ti­vos que se come­ten con ira y cruel­dad y sin el menor remordimiento.”

[11] Jef­frey Max Jones, fue­ra de la Sagar­pa. Depen­den­cia ase­gu­ra que renun­ció. Julián Sán­chez, El Uni­ver­sal
Vier­nes 30 de octu­bre de 2009.

[12] Rubén Agui­lar. La gue­rra con­tra el nar­co. Ibid.

[13] Rubén Agui­lar. La gue­rra con­tra el nar­co. Ibid.

[14] gue­rra. Dic­cio­na­rio de la len­gua espa­ño­la, Real Aca­de­mia Espa­ño­la, Vigé­si­ma segun­da edi­ción, 2009.(Del germ. *werra, pelea, dis­cor­dia; cf. a. al. ant. wërra, neerl. medio warre). 1. f. Des­ave­nen­cia y rom­pi­mien­to de la paz entre dos o más poten­cias. 2. f. Lucha arma­da entre dos o más nacio­nes o entre ban­dos de una mis­ma nación. 3. f. pug­na (‖ entre per­so­nas). 4. f. Lucha o com­ba­te, aun­que sea en sen­ti­do moral. ~ civil. 1. f. La que tie­nen entre sí los habi­tan­tes de un mis­mo pue­blo o nación.

[15] ¿Saben a dón­de están lle­van­do a las fuer­zas arma­das? Jor­ge Carri­llo Olea. La Jor­na­da Junio 21, 2009. Las seña­les son omi­no­sas: el país está mili­ta­ri­za­do, quien lo dude que se aso­me a la ven­ta­na; todas las cor­po­ra­cio­nes poli­cia­cas están en manos de mili­ta­res; hace unas sema­nas nos ente­ra­mos de algo abso­lu­ta­men­te incon­ce­bi­ble: una dece­na de jóve­nes ofi­cia­les habían sido pues­tos a dis­po­si­ción del Minis­te­rio Públi­co Fede­ral por ser supues­tos coad­yu­van­tes de ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes. Todos ellos son jóve­nes ofi­cia­les hijos del Cole­gio Mili­tar: ese nivel ha alcan­za­do la con­ta­mi­na­ción… Se están des­tru­yen­do los inva­lua­bles principios
mili­ta­res. …aho­ra se ha anun­cia­do el reclu­ta­mien­to volun­ta­rio de cons­crip­tos de la pre­sen­te cla­se 1990 para que con ese carác­ter se sumen a las filas del Ejér­ci­to por un tri­mes­tre a cam­bio de 20 mil pesos y la libe­ra­ción de su car­ti­lla. ¡¡Inau­di­to!!, ¿sig­ni­fi­ca esto que las tro­pas regu­la­res ya se ago­ta­ron? ¿Es un pri­mer paso para regre­sar al Ser­vi­cio Mili­tar Obli­ga­to­rio? Nun­ca hay transparencia…Por eso la moral está en el sue­lo, por eso no hay con­vic­ción sobre la vali­dez de sus misio­nes, por eso las deser­cio­nes y las traiciones.”

[16] “Ejér­ci­to en las calles no fre­nó al cri­men: AI”. Ase­gu­ra que pese al des­plie­gue aumen­tó la vio­len­cia de ban­das. Lilia­na Alcán­ta­ra. El Uni­ver­sal. Jue­ves 28 de mayo de 2009. “Amnis­tía Inter­na­cio­nal (AI) cri­ti­có las defi­cien­cias en la polí­ti­ca de segu­ri­dad públi­ca del gobierno mexi­cano, pues seña­ló que pese a que en 2008 des­ple­gó 45 mil miem­bros del Ejér­ci­to para com­ba­tir al cri­men orga­ni­za­do en varias enti­da­des, la vio­len­cia atri­bui­da a estas redes delic­ti­vas aumen­tó y tam­bién se incre­men­ta­ron los casos gra­ves de “homi­ci­dios ile­gí­ti­mos”, tor­tu­ras, malos tra­tos, deten­cio­nes arbi­tra­rias y regis­tros ile­ga­les de las vivien­das come­ti­dos por militares.

[17] “Ex mili­tar, 1 de cada 3 nar­cos. Al menos uno de cada tres nar­co­tra­fi­can­tes tie­ne ante­ce­den­tes mili­ta­res”, de acuer­do con esti­ma­cio­nes de la Secre­ta­ría de la Defen­sa Nacio­nal pro­por­cio­na­das a la diri­gen­cia del PRD y a sena­do­res de ese par­ti­do. Jor­ge Ramos y Ricar­do Gómez. El Uni­ver­sal. Vier­nes 12 de diciem­bre de 2008. El secre­ta­rio gene­ral Gui­ller­mo Gal­ván seña­ló ade­más que cada año se dan cer­ca de 20 mil deser­cio­nes de las Fuer­zas Arma­das. “Bas­tan­te escan­da­lo­so y para­dig­má­ti­co había sido, en la déca­da pasa­da, el caso de Los Zetas, por mucho tiem­po bra­zo arma­do del cár­tel del Gol­fo, inte­gra­do por mili­ta­res de éli­te, entre­na­dos bajo los más estric­tos están­da­res de cali­dad en torno al Gru­po Aero­mó­vil de Fuer­zas Espe­cia­les (GAFE), quie­nes pusie­ron sus habi­li­da­des al ser­vi­cio de sus enemi­gos ori­gi­na­les. En su día fue bochor­no­so el sona­do caso del gene­ral Jesús Gutié­rrez Rebo­llo, a quien se le cap­tu­ró tra­ba­jan­do para la orga­ni­za­ción de Ama­do Carri­llo Fuen­tes, El Señor de los Cie­los. Más recien­te es el caso de Noé Ramí­rez Man­du­jano, quien has­ta hace poco fue­ra, tam­bién, el “zar” anti­dro­gas. La recu­rren­cia del pro­ble­ma nos habla de que no se ha tra­ba­ja­do para con­ju­rar­lo. No se tra­ta de meros acci­den­tes, sino de un pro­ble­ma cla­ra­men­te estruc­tu­ral. La grá­fi­ca his­tó­ri­ca de las deser­cio­nes mili­ta­res se man­tie­ne al alza, de tal suer­te que sólo este año han deser­ta­do del Ejér­ci­to mexi­cano 18 mil 128 ele­men­tos, que suma­dos al res­to de los efec­ti­vos que han aban­do­na­do la ins­ti­tu­ción alcan­zan ya la cifra de 150 mil en los últi­mos ocho años. El gran poder corrup­tor del dine­ro mal habi­do se com­bi­na con los bajos suel­dos de la ofi­cia­li­dad en una mez­cla mor­tal, que debe ser com­ba­ti­da de raíz. El man­te­ni­mien­to de un razo­na­ble nivel de vida de los inte­gran­tes del Ejér­ci­to es un pri­mer paso para redu­cir el pro­ble­ma.” Edi­to­rial EL UNI­VER­SAL. Del era­rio a los cár­te­les 12 de diciem­bre de 2008.

[18] “El Ejér­ci­to en las calles: los ries­gos de seguir mili­ta­ri­zan­do la lucha anti­nar­co” Jor­ge Luis Sie­rra. 21 de abril de 2009. El Uni­ver­sal. El secre­ta­rio téc­ni­co del Con­se­jo de Segu­ri­dad Nacio­nal, Mon­te Ale­jan­dro Rubi­do Gar­cía, ase­gu­ró que el Ejér­ci­to mexi­cano segui­rá en las calles, invo­lu­cra­do en el com­ba­te con­tra el nar­co­trá­fi­co, has­ta 2013. Ello sig­ni­fi­ca que “en lo que res­ta del sexe­nio segui­re­mos sin una poli­cía fede­ral con­fia­ble y efi­cien­te que pue­da reem­pla­zar a los mili­ta­res y enca­be­zar la lucha con­tra la delin­cuen­cia orga­ni­za­da.” Ade­más de esa reor­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, lo que preo­cu­pa a los gene­ra­les es que el Ejér­ci­to se encuen­tra en las calles sin el debi­do sus­ten­to legal. Ya no bas­ta la juris­pru­den­cia de la Supre­ma Cor­te de Jus­ti­cia de la Nación (SCJN) que per­mi­te la inter­ven­ción del per­so­nal mili­tar con el argu­men­to de que coad­yu­van con el Minis­te­rio Públi­co. Los mandos
mili­ta­res pre­fie­ren sus­ti­tuir al agen­te del Minis­te­rio Públi­co o man­te­ner­lo con­tro­la­do duran­te las ope­ra­cio­nes, en par­te por­que care­cen de con­fian­za para com­par­tir infor­ma­ción ope­ra­cio­nal con ellos. Para las Fuer­zas Arma­das, el uso inten­si­vo de la fuer­za cas­tren­se ha teni­do otras con­se­cuen­cias: las ope­ra­cio­nes y sis­te­mas de inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to están dejan­do de ser rura­les y cada día cobran más un carác­ter urbano. Las ope­ra­cio­nes prin­ci­pa­les ocu­rren en zonas den­sa­men­te pobla­das don­de la pre­sen­cia mili­tar cobra una gran visi­bi­li­dad. Cua­tro años más de mili­ta­ri­za­ción, sin un pro­gre­so sig­ni­fi­ca­ti­vo en estas áreas, pue­den repre­sen­tar un ries­go muy ele­va­do para el país.”

[19] Infor­me de la Agen­cia de Inte­li­gen­cia de Defen­sa men­cio­na la par­ti­ci­pa­ción del Ejér­ci­to. CSG y Zedi­llo auto­ri­za­ron apo­yo a para­mi­li­ta­res en Chia­pas, dice EU. Estos gru­pos arma­dos eran super­vi­sa­dos por la inte­li­gen­cia mili­tar mexi­ca­na duran­te las fechas en que se per­pe­tró la matan­za de Acteal. David Brooks. Corres­pon­sal. La Jor­na­da Agos­to 21, 2009 Nue­va York, 20 de agos­to. “La Agen­cia de Inte­li­gen­cia de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos infor­mó sobre el apo­yo direc­to del Ejér­ci­to Mexi­cano a para­mi­li­ta­res en Chia­pas, que se brin­da­ba des­de media­dos de 1994, con auto­ri­za­ción del enton­ces pre­si­den­te Car­los Sali­nas, como par­te de la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te con­tra las bases zapa­tis­tas, y seña­la que estas agru­pa­cio­nes arma­das esta­ban bajo la super­vi­sión de la inte­li­gen­cia mili­tar mexi­ca­na duran­te las fechas en que se per­pe­tró la matan­za en Acteal, ya con Ernes­to Zedi­llo como titu­lar del Eje­cu­ti­vo. Lo ante­rior está plas­ma­do en docu­men­tos ofi­cia­les esta­du­ni­den­ses recién des­cla­si­fi­ca­dos y pre­sen­ta­dos hoy por la orga­ni­za­ción deno­mi­na­da Natio­nal Secu­rity Archi­ve (Archi­vo Nacio­nal de Segu­ri­dad). Un cable envia­do por la agre­ga­du­ría de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos en Méxi­co a la jefa­tu­ra de la Agen­cia de Inte­li­gen­cia de Defen­sa, (DIA, por sus siglas en inglés), ins­tan­cia del Pen­tá­gono, fecha­do el 4 de mayo de 1999, infor­ma que para media­dos de 1994, el Ejér­ci­to Mexi­cano con­ta­ba con auto­ri­za­ción pre­si­den­cial para ins­ti­tuir equi­pos mili­ta­res encar­ga­dos de pro­mo­ver gru­pos arma­dos en las áreas con­flic­ti­vas de Chia­pas. El inten­to fue asis­tir a per­so­nal indí­ge­na local en resis­tir al Ejér­ci­to Zapa­tis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (EZLN). Ade­más, duran­te la masa­cre de Acteal de 1997, ofi­cia­les de inte­li­gen­cia del Ejér­ci­to esta­ban invo­lu­cra­dos en super­vi­sar a los gru­pos arma­dos en los Altos de Chia­pas. Al des­cri­bir el apo­yo direc­to del Ejér­ci­to Mexi­cano a gru­pos indí­ge­nas arma­dos en la zona de Chia­pas don­de se ubi­ca Acteal, el cable infor­ma sobre una red clan­des­ti­na de equi­pos de inte­li­gen­cia huma­na (agen­tes de inte­li­gen­cia) for­ma­dos por el Ejér­ci­to a media­dos de 1994, con la auto­ri­za­ción del enton­ces pre­si­den­te Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri. Estos equi­pos tenían la tarea de infil­trar comu­ni­da­des indí­ge­nas para lograr obte­ner infor­ma­ción sobre sim­pa­ti­zan­tes zapatistas.”

[20] “Sobe­ra­nes aler­ta ries­go de Esta­do de excep­ción”. El pre­si­den­te de la CNDH ase­gu­ra que ten­dría que haber una refor­ma cons­ti­tu­cio­nal en la regu­la­ción del Ejér­ci­to en sus tareas de com­ba­te al cri­men orga­ni­za­do”. JOR­GE RAMOS PÉREZ. El Uni­ver­sal. Méxi­co, 28 de mayo de 2009. José Luis Sobe­ra­nes Fer­nán­dez, advir­tió del ries­go de caer en un Esta­do de excep­ción en México.

[21] Redac­ción. El Uni­ver­sal. Jue­ves 18 de junio de 2009. “Las muer­tes rela­cio­na­das con el nar­co­trá­fi­co supe­ra­ron ayer las 3 mil, lo que impo­ne un nue­vo récord des­de que en 2005 EL UNI­VER­SAL comen­zó el regis­tro de las eje­cu­cio­nes adju­di­ca­das a la gue­rra entre cár­te­les. En com­pa­ra­ción con el año pasa­do, la cifra actual de crí­me­nes cre­ció casi 80%. En 2008, en esta mis­ma fecha, se habían con­ta­bi­li­za­do mil 701ejecutados. Este año los pri­me­ros mil muer­tos se alcan­za­ron en 51 días, los mil siguien­tes en 59 y el últi­mo millar, en 58 días, lo que da un pro­me­dio de 17 per­so­nas ase­si­na­das a diario.”

[22]CNDH ve impu­ni­dad en 99% de deli­tos” Organismos
de los dere­chos huma­nos pre­sen­tan infor­me. Lilia­na Alcán­ta­ra. El Uni­ver­sal. 15 de diciem­bre de 2008. “…los ciu­da­da­nos sólo denun­cian 10% del total de los deli­tos que se come­ten y, en su mayo­ría, las per­so­nas dejan de pre­sen­tar­se ante las auto­ri­da­des pues des­con­fían de ellas o temen ser víc­ti­mas de la corrup­ción. De acuer­do con datos del pro­gra­ma de Aten­ción a Víc­ti­mas del deli­to de la CNDH se esti­ma que de este 10% de deli­tos que se denun­cian ante la auto­ri­dad com­pe­ten­te sólo uno de cada 100 con­clu­ye con una sen­ten­cia de los res­pon­sa­bles. Es decir exis­te, en este rubro, un nivel de impu­ni­dad de 99%. Ade­más, según el orga­nis­mo, hay alre­de­dor de 400 mil órde­nes de aprehen­sión pen­dien­tes de eje­cu­tar. Esta situa­ción refle­ja, según la CNDH, el retra­so que pre­va­le­ce en las agen­cias de Minis­te­rio Públi­co cuan­do una víc­ti­ma acu­de a ellas para denun­ciar un delito.”

[23] “Dipu­tados aprue­ban Ley de la Poli­cía Fede­ral” La nue­va ley facul­ta­rá a la agru­pa­ción a rea­li­zar inter­ven­cio­nes tele­fó­ni­cas y en inter­net. Andrea Mer­los y Juan Arvi­zu. El Uni­ver­sal. Méxi­co, 23 de abril de 2009. “La Cáma­ra de Dipu­tados apro­bó la nue­va Ley de la Poli­cía Fede­ral que ten­drán como fin la pre­ven­ción del delito…esta nue­va ley que facul­ta­rá a la nue­va poli­cía a hacer “escu­chas” tele­fó­ni­cas, inter­ve­nir en inter­net y eje­cu­tar estra­te­gias civi­les. Esta nue­va ley crea un cuer­po poli­cia­co con fines pre­ven­ti­vos, con facul­ta­des de inves­ti­ga­ción que inclu­yen la inter­ven­ción de telé­fo­nos celu­la­res, la obli­ga­ción de empre­sas de tele­fo­nía a repor­tar la posi­ción geo­grá­fi­ca de don­de salen las lla­ma­das por celu­lar y a obser­var la infor­ma­ción en inter­net para evi­tar la difu­sión de por­no­gra­fía. Todas las órde­nes nue­vas serán bajo la auto­ri­za­ción de jueces.”

Ernes­to López Por­ti­llo. La nue­va poli­cía encu­bier­ta. 12 de mayo de 2009. El Uni­ver­sal. “El Con­gre­so de la Unión apro­bó el 29 de abril pasa­do la nue­va Ley de la Poli­cía Fede­ral… la auto­ri­za­ción que inclu­ye para rea­li­zar ope­ra­cio­nes poli­cia­les encu­bier­tas… la ley pro­mul­ga­da no trae los meca­nis­mos de con­trol para las ope­ra­cio­nes encu­bier­tas, ya que entre­ga la super­vi­sión de las mis­mas a una Uni­dad de Asun­tos Inter­nos (UAI) cuya orga­ni­za­ción y fun­cio­nes fue­ron envia­das a regla­men­to. La segun­da es que cuan­do la UAI ini­cie pro­ce­di­mien­to por la posi­ble des­via­ción de algún poli­cía fede­ral, el expe­dien­te será acep­ta­do o recha­za­do por el man­do de la pro­pia cor­po­ra­ción. Al man­dar a regla­men­to la regu­la­ción com­ple­ta de la UAI se pro­vo­can dos efec­tos. Pri­me­ro, se debi­li­ta de mane­ra sen­si­ble el con­trol legis­la­ti­vo sobre la poli­cía, dejan­do al Eje­cu­ti­vo fede­ral un che­que en blan­co para el con­trol interno de su poli­cía. Segun­do, la UAI no pue­de lle­gar en el regla­men­to más allá del están­dar de la pro­pia Ley de la Poli­cía Fede­ral, con lo cual el ins­tru­men­to admi­nis­tra­ti­vo que­da constreñido…el titu­lar de la UAI será desig­na­do por el pre­si­den­te de la Repú­bli­ca, no por el comi­sio­na­do gene­ral, ese es un gran avan­ce; pero lue­go se mata lo gana­do cuan­do se da al pro­pio comi­sio­na­do, en fun­cio­nes de pre­si­den­te del Con­se­jo Fede­ral de Desa­rro­llo Poli­cial, la atri­bu­ción de negar la pro­ce­den­cia de una inves­ti­ga­ción de la UAI… Igual pasó cuan­do se creó la Poli­cía Fede­ral Pre­ven­ti­va (PFP) en 1999 y la Agen­cia Fede­ral de Inves­ti­ga­ción en 2001.

No están en la ley los con­tro­les míni­mos sobre las ope­ra­cio­nes poli­cia­les encu­bier­tas y la Uni­dad de Asun­tos Inter­nos pue­de ser fre­na­da por el man­do de la mis­ma ins­ti­tu­ción inves­ti­ga­da. La fór­mu­la es inacep­ta­ble. El camino correc­to para el legis­la­dor es revi­sar­la y corre­gir­la; pero ade­más debe tomar una deci­sión de mayor cala­do: ins­pi­ra­dos en diver­sas expe­rien­cias inter­na­cio­na­les pro­me­te­do­ras, los con­gre­sis­tas deben inau­gu­rar en Méxi­co los sis­te­mas de super­vi­sión civil de la poli­cía, los cua­les per­mi­ten crear con­tro­les espe­cia­li­za­dos sobre la poli­cía que no depen­den de ella misma…La pre­gun­ta no es si deben o no hacer­se ope­ra­cio­nes poli­cia­les encu­bier­tas. La pre­gun­ta es cómo evi­tar que se sal­gan de control.”

[24]
Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos. Art. 17.- “Nin­gu­na per­so­na podrá hacer­se jus­ti­cia por sí mis­ma, ni ejer­cer vio­len­cia para recla­mar su dere­cho. Toda per­so­na tie­ne dere­cho a que se le admi­nis­tre jus­ti­cia por tri­bu­na­les que esta­rán expe­di­tos para impar­tir­la en los pla­zos y tér­mi­nos que fijen las leyes, emi­tien­do sus reso­lu­cio­nes de mane­ra pron­ta, com­ple­ta e impar­cial…”. Ed. Porrúa, Méxi­co. 158ª. Ed. P. 18

[25] Van por nar­cos …¿y votos? “Exper­tos con­si­de­ran que usar la lucha con­tra cár­te­les como pro­me­sa elec­to­ral sólo for­ta­le­ce la ima­gen del Eje­cu­ti­vo, pero difi­cul­ta la for­ma­ción de una polí­ti­ca de Esta­do en segu­ri­dad nacio­nal, gene­ra pocos resul­ta­dos y pone en ries­go el res­pe­to a las garan­tías.” Igna­cio Alva­ra­do y Thel­ma Gómez . Uni­ver­sal . 19 de junio de 2009.

[26] Lunes, 01 de Junio de 2009. Miguel Ángel Gra­na­dos Cha­pa. PLA­ZA PÚBLI­CA . Gran gol­pe o gran pues­ta en esce­na . Domin­go, 31 de Mayo de 2009. “Hay con­di­cio­nes para que el noto­rio acon­te­ci­mien­to en que fue­ron dete­ni­dos 10 alcal­des y una vein­te­na de fun­cio­na­rios esta­ta­les y muni­ci­pa­les ‑de tal ran­go que inclu­ye al pro­cu­ra­dor de jus­ti­cia del esta­do, que se pre­sen­tó volun­ta­ria­men­te a la auto­ri­dad fede­ral y fue ile­gal­men­te rete­ni­do- corra por algu­na de esas vías.”

[27] JDC TLC y Esta­do falli­do. El Finan­cie­ro, sep­tiem­bre 24 de 2009. p. 35.

[28] Jea­net­te Ley­va Reus. “Méxi­co cre­ce­rá 2% en pro­me­dio duran­te los pró­xi­mos vein­te años”. El Finan­cie­ro. Noviem­bre 12, 2009. P. 3

[29] DEA, ICE y ATF, entre las depen­den­cias asen­ta­das aquí, reve­lan fun­cio­na­rios fede­ra­les. Cre­ce la cifra de agen­tes de EU que espían en todo Méxi­co; ya son más de mil 400. Cola­bo­ran con las auto­ri­da­des nacio­na­les, dicen. Muchos son ex inte­gran­tes de cuer­pos de inte­li­gen­cia. En con­su­la­dos, sus prin­ci­pa­les bases. Repor­tan al menos un caso de corrup­ción. Gus­ta­vo Cas­ti­llo Gar­cía. Perió­di­co La Jor­na­da. Domin­go 8 de noviem­bre de 2009, p. 7 Más de mil 400 agen­tes del gobierno de Esta­dos Uni­dos ope­ran en Méxi­co en labo­res de com­ba­te al cri­men orga­ni­za­do e inte­li­gen­cia. Unos 700 son ciu­da­da­nos mexi­ca­nos. Los agen­tes tra­ba­jan prin­ci­pal­men­te para depen­den­cias como la agen­cia de Inmi­gra­ción y Adua­nas, y la de com­ba­te a las dro­gas (ICE y DEA, por sus siglas en inglés), reve­la­ron fun­cio­na­rios del gabi­ne­te de segu­ri­dad nacional.

[30] BROOKS, David. “Washing­ton eli­mi­na el con­cep­to de ‘gue­rra con­tra las dro­gas’”, La Jor­na­da, Méxi­co, mayo 15, 2009. p. 23 Gil Keri­li­kows­ke, direc­tor de la Ofi­ci­na Nacio­nal de Polí­ti­cas de Con­trol de Dro­ga de la Casa Blan­ca decla­ró al WSJ. Por otra par­te, en 13 esta­dos de EU se ha auto­ri­za­do la dis­tri­bu­ción de mari­gua­na para usos médicos.

[31] Brooks, ibid.

[32] Gobierno impul­sa­rá 13 accio­nes anti­nar­co. Ciu­da­da­nía, la cla­ve para recu­pe­rar pla­zas, ase­gu­ran. José Gerar­do Mejía. El Uni­ver­sal. Lunes 25 de mayo de 2009. El pre­si­den­te de la Comi­sión de Segu­ri­dad Públi­ca de la Cáma­ra de Sena­do­res, Feli­pe Gon­zá­lez, afir­mó que a par­tir de esta sema­na, el gobierno fede­ral incre­men­ta­rá el com­ba­te al cri­men orga­ni­za­do a tra­vés de 13 accio­nes para bus­car la recu­pe­ra­ción de espa­cios coop­ta­dos por líde­res de cárteles.

[33] Edi­to­rial El Uni­ver­sal. “Ser ‘nar­co’ para sobre­vi­vir’, Méxi­co mayo 25, 2009

[34] Con­gre­so alis­ta recla­mo por cer­ti­fi­ca­ción en dere­chos huma­nos. Afir­ma el secre­ta­rio de la Comi­sión de Jus­ti­cia del Sena­do, Tomás Torres, que dicha eva­lua­ción vul­ne­ra la con­fian­za entre Méxi­co y Esta­dos Uni­dos y difi­cul­ta la ela­bo­ra­ción de una estra­te­gia con­jun­ta. JOR­GE RAMOS Y RICAR­DO GÓMEZ . El Uni­ver­sal.
Ciu­dad de Méxi­co Mar­tes 04 de agos­to de 2009. La Segun­da Comi­sión de la Comi­sión Per­ma­nen­te del Con­gre­so de la Unión apro­bó un exhor­to al pre­si­den­te Feli­pe Cal­de­rón, para que recha­ce “de mane­ra con­tun­den­te” un even­tual pro­ce­so de cer­ti­fi­ca­ción a Méxi­co en materia
de Dere­chos Huma­nos, por par­te del gobierno de Esta­dos Uni­dos. La sema­na pasa­da, el lla­ma­do zar anti­dro­gas de gobierno de Esta­dos Uni­dos, Gil Ker­li­kows­ke, anun­ció que cer­ti­fi­ca­rá las ope­ra­cio­nes de las auto­ri­da­des mexi­ca­nas en mate­ria de dere­chos huma­nos, en el mar­co del com­ba­te a la delin­cuen­cia, aun­que des­pués decla­ró que no se tra­ta de una cer­ti­fi­ca­ción. El sena­dor Ricar­do Gar­cía Cer­van­tes comen­tó “Que no parez­ca que esta­mos yén­do­nos por una infor­ma­ción en la que la per­so­na corri­gió y no es cer­ti­fi­ca­ción, pues llá­me­se­le como se le lla­me, cier­ta­men­te tie­ne que cer­ti­fi­car los comi­tés apro­pia­dos del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos sobre el des­tino, uti­li­za­ción y apro­ve­cha­mien­to de los recur­sos de la ini­cia­ti­va Méri­da”, esgri­mió el panista.

[35] Méxi­co no es Esta­do falli­do, ase­gu­ra el emba­ja­dor de EU. Pas­cual con­si­de­ra que el Ejér­ci­to pue­de “mejo­rar su mane­ra de fun­cio­nar”. Sil­via Ote­ro. El Uni­ver­sal. Miér­co­les 12 de agos­to de 2009. GUA­DA­LA­JA­RA, Jalis­co.— Méxi­co no es un Esta­do falli­do, ase­gu­ra Car­los Pas­cual, el nue­vo emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en nues­tro país, al emi­tir sus pri­me­ras decla­ra­cio­nes públi­cas. Pas­cual, quien lle­gó el pasa­do domin­go con el pre­si­den­te Barack Oba­ma, sos­tie­ne que es nece­sa­rio que en el cor­to pla­zo el “Ejér­ci­to mexi­cano pue­da cam­biar su fun­cio­na­mien­to y tener un sis­te­ma más trans­pa­ren­te” en dere­chos huma­nos. Sobre el papel de los mili­ta­res en tareas de segu­ri­dad —que ha gene­ra­do crí­ti­cas en su país por pre­sun­tas vio­la­cio­nes a dere­chos huma­nos—, deta­lla que a más tar­dar la pró­xi­ma sema­na el Depar­ta­men­to de Esta­do entre­ga­rá un infor­me al res­pec­to al Sena­do, sin que pue­da pre­ver la reac­ción de los legis­la­do­res. De este docu­men­to depen­de la libe­ra­ción de 15% de los recur­sos de la Ini­cia­ti­va Méri­da. Al res­pec­to, el diplo­má­ti­co dice: “Todos enten­de­mos por qué Méxi­co ha nece­si­ta­do el papel del Ejér­ci­to, espe­cial­men­te en zonas don­de las poli­cías loca­les no esta­ban al nivel nece­sa­rio”. Sin embar­go, aña­de que “a cor­to pla­zo tene­mos que ver si hay algu­nas mane­ras que el Ejér­ci­to pue­de cam­biar o mejo­rar su mane­ra de fun­cio­nar, don­de ten­ga­mos todos un sis­te­ma un poco más trans­pa­ren­te; creo que tene­mos la capa­ci­dad de entre­gar un repor­te que pue­da tocar estos asun­tos de mane­ra obje­ti­va. Tene­mos la coope­ra­ción del Esta­do mexi­cano para demos­trar que es con­sis­ten­te con los están­da­res inter­na­cio­na­les de res­pe­to a derechos”.

[36] Nar­co ame­na­za a todo el hemis­fe­rio: Pas­cual. El emba­ja­dor de Esta­dos Uni­dos en Méxi­co des­ta­ca la impor­tan­cia de tra­ba­jar en con­jun­to en la fron­te­ra sur del país para con­tro­lar el trá­fi­co de armas que vie­nen de Amé­ri­ca Cen­tral. JOR­GE RAMOS. El Uni­ver­sal. Ciu­dad de Méxi­co Miér­co­les 21 de octu­bre de 2009.

[37] EU: cár­te­les ame­na­zan la segu­ri­dad bina­cio­nal. Admi­te que des­de su terri­to­rio se nutren corrup­ción y vio­len­cia en Méxi­co. Sil­via Ote­ro. El Uni­ver­sal. Vier­nes 10 de julio de 2009. “Duran­te 2009, la vio­len­cia en Méxi­co ha cre­ci­do “a nive­les sin pre­ce­den­tes” y “alar­man­tes”, con cer­ca de 3 mil 500 eje­cu­cio­nes, ante los emba­tes de los cár­te­les de la dro­ga, que “siguen sien­do pode­ro­sos y están evo­lu­cio­nan­do”, ya que han expan­di­do sus acti­vi­da­des a deli­tos como el secues­tro y la extor­sión, inclu­so con el uso de gru­pos para­mi­li­ta­res. Este es el esce­na­rio que plan­tea el infor­me que pre­sen­tó ayer el Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia de Esta­dos Uni­dos a la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, en el que se reco­no­ce la nece­si­dad de refor­zar la estra­te­gia con­tra las orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que ope­ran en ambos lados de la fron­te­ra, ya que, esta­ble­ce, repre­sen­tan una seria ame­na­za a la segu­ri­dad bina­cio­nal. Se indi­ca que las eje­cu­cio­nes rela­cio­na­das con las dro­gas en Méxi­co “se dupli­ca­ron de 2006 a 2007, y para 2008 la cifra lle­gó a alre­de­dor de 6 mil 200 ase­si­na­tos, de los cua­les en casi 10% las víc­ti­mas fue­ron poli­cías, man­dos y mili­ta­res”, mien­tras que este año, “has­ta la fecha se han pro­du­ci­do unos 3 mil 500 crí­me­nes”. Aun­que la vio­len­cia en Méxi­co ya exis­tía, las auto­ri­da­des de Esta­dos Uni­dos advier­ten que “el derramamiento
de san­gre ha aumen­ta­do en los últi­mos meses a nive­les sin pre­ce­den­te, se reco­no­ce que “gran par­te de la vio­len­cia y la corrup­ción en Méxi­co es ali­men­ta­da por estos recur­sos que vie­nen de nues­tro lado de la fron­te­ra”. El docu­men­to seña­la que “estas orga­ni­za­cio­nes y sus gru­pos para­mi­li­ta­res depen­den de estas armas de fue­go y muni­cio­nes —que en su mayo­ría lle­gan de Esta­dos Uni­dos— para el con­trol de lucra­ti­vos corre­do­res de con­tra­ban­do de dro­gas a lo lar­go de la fron­te­ra”. Des­ta­ca que diver­sos orga­nis­mos esta­dou­ni­den­ses aho­ra tra­ba­jan de mane­ra más coor­di­na­da para fre­nar el trá­fi­co de armas y dine­ro hacia Méxi­co, pues la vio­len­cia que se regis­tra aho­ra en el país “tie­ne gra­ves efec­tos direc­tos en los Esta­dos Uni­dos”, ya que los gru­pos del cri­men orga­ni­za­do que ope­ran en terri­to­rio mexi­cano repre­sen­tan “la mayor ame­na­za a su segu­ri­dad nacional”.

[38] EU: Méxi­co es sus­cep­ti­ble de “inter­ven­ción”. Infor­me de las Fuer­zas Arma­das aler­ta que el nar­co debi­li­ta al país. Car­los Bena­vi­des. El Uni­ver­sal. Mar­tes 13 de enero de 2009. “Méxi­co y Paquis­tán son dos nacio­nes que el Depar­ta­men­to de Defen­sa de Esta­dos Uni­dos con­si­de­ra como sus­cep­ti­bles de pre­sen­tar con­flic­tos súbi­tos que hagan nece­sa­ria la inter­ven­ción de tro­pas esta­dou­ni­den­ses. Un infor­me del Coman­do Con­jun­to de las Fuer­zas de Esta­dos Uni­dos (USJF­COM, por su sigla en inglés) plan­tea que ante un esce­na­rio de caos en Méxi­co, pro­vo­ca­do por el nar­co­trá­fi­co y el cri­men orga­ni­za­do, Esta­dos Uni­dos esta­ría obli­ga­do a dar una res­pues­ta a esta situa­ción, dadas las con­se­cuen­cias para su segu­ri­dad inter­na. La refe­ren­cia sobre este esce­na­rio se encuen­tra plas­ma­da en el infor­me Joint ope­ra­ting envi­ron­ment 2008, con­fec­cio­na­do por el Coman­do Con­jun­to de las Fuer­zas de ese país.”

[39] Vio­len­cia en Méxi­co, tema de segu­ri­dad nacio­nal para EU. La titu­lar de Segu­ri­dad Inter­na, Janet Napli­tano, la con­si­de­ró una ame­na­za inter­na­cio­nal y un asun­to en el que Washing­ton no está en posi­ción de “ver y espe­rar”, sino de ayu­dar. Noti­mex. Publi­ca­do: 25/03/2009 10:33. El Uni­ver­sal. Washing­ton. La secre­ta­ria de Segu­ri­dad Inter­na, Janet Napo­li­tano, ase­ve­ró este mar­tes duran­te una com­pa­re­cen­cia ante el Sena­do que Esta­dos Uni­dos está empren­dien­do accio­nes para ayu­dar a Méxi­co a enfren­tar la ame­na­za del nar­co­trá­fi­co. Ante el Comi­té sena­to­rial de Segu­ri­dad Inter­na, Napo­li­tano sos­tu­vo que la vio­len­cia en Méxi­co no es sólo una ame­na­za inter­na­cio­nal sino un “asun­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de segu­ri­dad nacio­nal” para Esta­dos Uni­dos. El gobierno del pre­si­den­te esta­du­ni­den­se Barack Oba­ma anun­ció el mar­tes pla­nes para aumen­tar los recur­sos huma­nos y téc­ni­cos en la fron­te­ra para ata­jar el tra­sie­go ile­gal de armas y dine­ro en efec­ti­vo hacia Méxi­co, ade­más de los 700 millo­nes de dóla­res bajo la Ini­cia­ti­va Méri­da de coope­ra­ción en seguridad.”

[40] Jus­ti­fi­ca Pas­cual uso del Ejér­ci­to en lucha con­tra nar­co. El Finan­cie­ro, 12 de noviem­bre, 2009. p. 20

[41] Fra­ca­sa­mos en la lucha anti­nar­co, reco­no­ce DEA. J. Jai­me Her­nán­dez Corres­pon­sal. El Uni­ver­sal. Vier­nes 27 de mar­zo de 2009 . WASHING­TON.— Para la Admi­nis­tra­ción Fede­ral Anti­dro­gas (DEA) el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co en Esta­dos Uni­dos ha sido “un fra­ca­so”, que se refle­ja en el nivel de con­su­mo que per­sis­te en este país. Por el con­tra­rio, reco­no­ció el éxi­to que tie­nen las auto­ri­da­des mexi­ca­nas en su cru­za­da con­tra los cár­te­les de la dro­ga que “están en des­ban­da­da. La estra­te­gia es un éxi­to”, dijo la encar­ga­da en fun­cio­nes de la DEA, Miche­lle Leonhart, en una audien­cia en la Cáma­ra de Representantes.

 

[42] Cár­te­les reci­ben de EU 25 mmdd al año. Vio­len­cia en la fron­te­ra afec­ta ya a 60 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses. Redac­ción. El Uni­ver­sal. Vier­nes 27 de mar­zo de 2009. MON­TE­RREY, NL.— La secre­ta­ria de Esta­do nor­te­ame­ri­ca­na, Hillary Clin­ton, afir­mó que los con­su­mi­do­res de dro­ga en su país entre­gan cada año a los gru­pos del cri­men orga­ni­za­do un “arma finan­cie­ra” de 25 mil millo­nes de dólares.
Al con­ti­nuar su visi­ta en Méxi­co, aho­ra en la capi­tal de Nue­vo León, Clin­ton esti­mó que las ganan­cias ilí­ci­tas que el nar­co­trá­fi­co obtie­ne en Esta­dos Uni­dos ascien­den a 25 mil millo­nes de dóla­res, lo que per­mi­te a la delin­cuen­cia “con­ti­nuar con su cam­pa­ña de vio­len­cia y de igno­ran­cia a la ley”. En una con­fe­ren­cia magis­tral en ins­ta­la­cio­nes del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey, expre­só que es into­le­ra­ble la vio­len­cia que ejer­cen las ban­das del nar­co­trá­fi­co. “Ate­rro­ri­zan a la comu­ni­dad mexi­ca­na” y afec­tan tam­bién a unos 60 millo­nes de esta­dou­ni­den­ses que viven en la fron­te­ra con Méxi­co, agre­gó. Por lo ante­rior, seña­ló que en su estan­cia en este país ha deja­do “muy en cla­ro” que Esta­dos Uni­dos reco­no­ce que el nar­co­trá­fi­co no es sólo un pro­ble­ma de Méxi­co: “Noso­tros tene­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad”. “En EU pode­mos preo­cu­par­nos de lo que vie­ne hacia el nor­te, pero los mexi­ca­nos están preo­cu­pa­dos de lo que vie­ne hacia el sur: armas de asal­to, bazu­cas, gra­na­das”, dijo.

[43] EU dio par­ti­da para “libe­rar terri­to­rios”. Se pre­ten­de mejo­rar la capa­ci­dad mili­tar en ope­ra­cio­nes “anti­te­rro­ris­tas”. Doris Gómo­ra. El Uni­ver­sal. Miér­co­les 25 de mar­zo de 2009. “Docu­men­tos ofi­cia­les del gobierno esta­dou­ni­den­se refie­ren que al Depar­ta­men­to de Defen­sa se le asig­nó una par­ti­da por 12 millo­nes 945 mil dóla­res para que las Fuer­zas Arma­das mexi­ca­nas mejo­ren la capa­ci­dad “para redu­cir los terri­to­rios ingo­ber­na­dos”. En el pre­su­pues­to apro­ba­do para esa depen­den­cia, bajo la sec­ción 1206 inte­gra­da por fon­dos dis­cre­cio­na­les, se expli­ca que los recur­sos se des­ti­na­rán para “mejo­rar la capa­ci­dad del Ejér­ci­to y Arma­da de Méxi­co, así como fuer­zas espe­cia­les, para redu­cir los terri­to­rios ingo­ber­na­dos que podrían ser explo­ta­dos por vio­len­tas orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas”. El docu­men­to, cuya copia tie­ne este dia­rio, aña­de que el dine­ro ser­vi­rá ade­más para pro­te­ger con mayor efec­ti­vi­dad la infra­es­truc­tu­ra crí­ti­ca, “encon­trar y repa­rar obje­ti­vos, y esta­ble­cer con­di­cio­nes para incre­men­tar la coope­ra­ción con Esta­dos Uni­dos”. De esta for­ma, el Pen­tá­gono entre­ga­rá a la Secre­ta­ría de la Defen­sa en 2009 equi­po de com­ba­te al terro­ris­mo, apo­yo téc­ni­co ini­cial, inter­me­dio y avan­za­do sobre medios digi­ta­les foren­ses, usa­dos para inte­li­gen­cia. Los recur­sos son inde­pen­dien­tes de la Ini­cia­ti­va Mérida.

[44] Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, César Gavi­ria, Ernes­to Zedi­llo. Tam­bién Geor­ge Schultz, Mil­ton Fried­man y otros. BROOKS. Ibid.

[45] “La gue­rra con­tra las dro­gas ha sido un desas­tre, ha crea­do Esta­dos falli­dos en el mun­do en desa­rro­llo, aun mien­tras la adic­ción flo­re­ce en paí­ses ricos. De cual­quier for­ma en que se mida … esta lucha ha sido anti­li­be­ral, ase­si­na y sin sen­ti­do. Es por ello que The Eco­no­mist con­ti­núa cre­yen­do que la polí­ti­ca menos mala es lega­li­zar las dro­gas”. BROOKS. Ibid.

[46]Por pri­me­ra vez en ONU se habla­rá abier­ta­men­te de lega­li­zar las dro­gas” Hace una déca­da, en 1998, una sesión espe­cial de las Nacio­nes Uni­das emi­tía una decla­ra­ción en la que pro­me­tía “un mun­do sin dro­gas” para 2008, sobre la base de una férrea polí­ti­ca de prohi­bi­ción. No resul­ta difí­cil ver cuá­les han sido los resul­ta­dos. Des­de maña­na se rea­li­za­rá en Vie­na una eva­lua­ción de esas direc­ti­vas y por pri­me­ra vez se inclui­rá abier­ta­men­te en el deba­te la posi­bi­li­dad de la lega­li­za­ción. Minis­tros de 53 paí­ses par­ti­ci­pa­rán des­de maña­na en la sesión de la Comi­sión sobre Dro­gas Nar­có­ti­cas (CDN) en la capi­tal de Aus­tria, don­de se encuen­tra la sede de la Ofi­ci­na de las Nacio­nes Uni­das con­tra la Dro­ga y el Deli­to (UNODC, por su sigla en inglés). La reu­nión minis­te­rial se lle­va­rá a cabo los dos pri­me­ros días, pero la sesión con­ti­nua­rá has­ta el 20 de marzo…El pro­pio direc­tor eje­cu­ti­vo de la UNODC, el ita­liano Anto­nio María Cos­ta, quien tam­bién es miem­bro del buró de la CDN, reco­no­ce aho­ra que el con­trol de las dro­gas ha teni­do como una de sus impre­vis­tas con­se­cuen­cias el for­ta­le­ci­mien­to del cri­men orga­ni­za­do. Cos­ta ha pre­sen­ta­do un infor­me a la
Comi­sión en el que admi­te que toda la polí­ti­ca de con­trol se ha vis­to mina­da por “un mer­ca­do cri­mi­nal de monu­men­ta­les pro­por­cio­nes”. Todo muy lejos del “mun­do sin dro­gas” y de la “eli­mi­na­ción o reduc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va” de la pro­duc­ción de opio, cocaí­na y can­na­bis para 2008, como triun­fal­men­te se habla­ba una déca­da atrás…Un ejem­plo que com­pe­te mucho al Para­guay es el de la Comi­sión Lati­no­ame­ri­ca­na sobre Dro­gas y Demo­cra­cia, lide­ra­da por los ex pre­si­den­tes Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, del Bra­sil, César Gavi­ria, de Colom­bia, y Ernes­to Zedi­llo, de Méxi­co, que ele­va­rá una reco­men­da­ción con­cre­ta de lega­li­zar, como pri­mer paso, la pro­duc­ción y el con­su­mo de marihua­na, con­si­de­ra­da la dro­ga ile­gal menos peli­gro­sa. La Comi­sión, cons­ti­tui­da por una vein­te­na de emi­nen­cias de dis­tin­tos paí­ses de la región, se reu­nió el 11 de febre­ro en Río de Janei­ro para ela­bo­rar las bases del docu­men­to a ser pre­sen­ta­do. La con­clu­sión más impor­tan­te es el reco­no­ci­mien­to de que las polí­ti­cas basa­das en la repre­sión, impul­sa­das amplia­men­te por Esta­dos Uni­dos y la pro­pia ONU, han sido un fra­ca­so. No solo la pro­duc­ción y el con­su­mo se siguen incre­men­tan­do pese a todos los esfuer­zos, sino que las mafias con­ti­núan for­ta­le­cién­do­se cada vez más, infi­cio­nan­do los sis­te­mas polí­ti­cos, judi­cia­les y de segu­ri­dad y com­pro­me­tien­do seria­men­te la gober­na­bi­li­dad y la via­bi­li­dad de las demo­cra­cias en muchos paí­ses. “Una eva­lua­ción rea­lis­ta de esta polí­ti­ca demues­tra que no hubo reduc­ción de la pro­duc­ción de dro­gas ni del con­su­mo. Esta­mos más lejos que nun­ca del obje­ti­vo de erra­di­car las dro­gas y, más gra­ve aún, este enfo­que prohi­bi­cio­nis­ta ha gene­ra­do pro­ble­mas huma­nos y socia­les gra­ví­si­mos como el aumen­to de la vio­len­cia y de la corrup­ción en la región”, dijo Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so tras la reu­nión en Río de Janei­ro. Como pri­mer paso, la Comi­sión plan­tea­rá a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal la des­pe­na­li­za­ción del con­su­mo de marihua­na, por con­si­de­rar que esto es por aho­ra lo más fac­ti­ble. Se plie­ga al pun­to de vis­ta de que el pro­ble­ma de las dro­gas debe ser tra­ta­do en el ámbi­to de la salud públi­ca y ser saca­do del ámbi­to cri­mi­nal, por­que de lo con­tra­rio, los úni­cos gran­des bene­fi­cia­dos son los pro­pios nar­co­tra­fi­can­tes. “Los usua­rios de dro­ga deben ir al médi­co, no a la cár­cel”, sos­tie­nen los ex pre­si­den­tes.” .Publi­ca­do por ABC – Para­guay, 10 mar­zo 2009.

[47] Edi­to­rial EL UNI­VER­SAL. Cár­ce­les, ¿para qué? 21 de mayo de 2009. Gas­ta­mos cada año 11 mil millo­nes de pesos para tener ence­rra­das a 213 mil per­so­nas en las cár­ce­les de este país. ¿Qué hemos obte­ni­do? Moti­nes, mer­ca­dos cau­ti­vos para la ven­ta de dro­gas y cen­tros de ope­ra­ción para extor­sio­na­do­res, secues­tra­do­res y capos del nar­co. Es tiem­po de pen­sar si tie­ne sen­ti­do seguir por el camino que ha pro­ba­do ya su fra­ca­so aquí y en el res­to del mun­do. Tam­po­co es cues­tión de dine­ro. Esta­dos Uni­dos tie­ne 2 millo­nes de reclu­sos; gas­ta en cada uno más de 100 mil dóla­res al año y está lejos de ser uno de los paí­ses con menor delin­cuen­cia. ¿Qué espe­ran­zas de segu­ri­dad tie­ne un país que sigue el mis­mo mode­lo pero que ape­nas resuel­ve 2% de sus deli­tos? Inclu­so si mági­ca­men­te des­apa­re­cié­ra­mos la impu­ni­dad en el cor­to pla­zo, no habría dón­de poner a tan­to cri­mi­nal. Méxi­co des­ti­na 50 mil pesos al año, 130 pesos dia­rios, en cada reo. Eso es casi tres veces el sala­rio míni­mo. Pues­to que dos de cada tres reclu­sos están en pri­sión por robos sim­ples o deli­tos que ame­ri­tan menos de tres años de pri­sión —debi­do a con­duc­tas delic­ti­vas no vio­len­tas y de poca gra­ve­dad—, ese dine­ro sería más útil en la pre­ven­ción de esos crí­me­nes. Bien cana­li­za­dos, 130 pesos dia­rios pue­den evi­tar que un joven se meta de nar­co­me­nu­dis­ta o de rate­ro. Esa ha sido la estra­te­gia en paí­ses como Japón, Sue­cia, Fran­cia e Ingla­te­rra. El resul­ta­do es que sus índi­ces de cri­mi­na­li­dad y de reclu­sos per cápi­ta son mucho meno­res que en el mode­lo de Méxi­co: Esta­dos Uni­dos. Cálcu­los del Ins­ti­tu­to para la Segu­ri­dad y la Demo­cra­cia reve­lan que sólo con el cos­to dia­rio de la pobla­ción reclu­sa sin con­de­na podría sufra­gar­se el apo­yo anual para casi 2
mil fami­lias en el pro­gra­ma Opor­tu­ni­da­des. En vez de per­der el tiem­po con pro­pues­tas de pena de muer­te, cade­na per­pe­tua y san­cio­nes más seve­ras, los polí­ti­cos debe­rían cam­biar el mode­lo de repre­sión por uno de pre­ven­ción. Las prue­bas están a la vis­ta y el dine­ro exis­te. Aho­ra fal­ta voluntad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *