El cártel mayor

La muer­te de estu­dian­tes, de cole­gas perio­dis­tas, de aca­dé­mi­cos, niños, muje­res es algo que nos gol­pea fuer­te y, nos indig­na que sim­ple­men­te las auto­ri­da­des, esas, que nos recal­can todos los días que: “vivi­mos en un mar­co de dere­cho”, sim­ple­men­te no hagan jus­ti­cia y que este­mos vien­do cómo, cíni­ca­men­te esas auto­ri­da­des, hacen decla­ra­cio­nes en las que se deno­ta una gran car­ga de hipo­cre­sía, pues­to que todo lo que vie­ne ocu­rrien­do aquí, en nues­tro País, Méxi­co, es una demos­tra­ción de su jue­go polí­ti­co, basa­do en la ambi­ción, las ansias de poder eco­nó­mi­co, que se sus­ten­ta en el auto­ri­ta­ris­mo, las ame­na­zas, la repre­sión, las des­apa­ri­cio­nes, las fosas clan­des­ti­nas, ate­nién­do­se al mie­do, al temor, a la indi­fe­ren­cia y a la divi­sión de una socie­dad cau­ti­va, igno­ran­te y con­ta­mi­na­da de la corrup­ción, que las auto­ri­da­des han crea­do, cómo un mons­truo al que no pode­mos com­ba­tir, por no tener las armas reque­ri­das en ésta des­igual lucha: dig­ni­dad, con­vic­ción, con­cien­cia, valor y mucho amor por nues­tra Patria.

Vir­gi­lio Andra­de Mar­tí­nez, el Secre­ta­rio de la Fun­ción Públi­ca, nom­bra­do por el Pre­si­den­te Enri­que Peña Nie­to, con quien man­tie­ne una rela­ción, si no de amis­tad, si de un ser­vi­lis­mo insul­tan­te y cuya fun­ción es inves­ti­gar actos de corrup­ción, sale y decla­ra que  su jefe inme­dia­to Luis Vide­ga­ray, Secre­ta­rio de Hacien­da y su jefe mayor, Peña Nie­to están exen­tos de cul­pa­bi­li­dad algu­na en el tan sona­do caso de la adqui­si­ción de la Casa Blan­ca, cuyo pre­cio reba­sa los 80 millo­nes de pesos. Ahí no hay corrup­ción fue su dictamen.

Vir­gi­lio Andra­de es par­te del Cár­tel sin nom­bre y el más corrup­to y cri­mi­nal que pade­ce­mos y se ini­ció desem­pe­ñán­do­se como man­da­de­ro, aun­que eufe­mís­ti­ca­men­te se nom­bra “cola­bo­ra­dor” de la actual espo­sa del nefas­to y  de des­pre­cia­ble recuer­do, Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri. No hay a quien cas­ti­gar, todo esa corrup­te­la está den­tro “del mar­co de la ley”.

En tan­to, el muy aplau­di­do y vito­rea­do ex Gober­na­dor, ex Dipu­tado, ex Sena­dor, otra vez ex Dipu­tado y denun­cia­do por la DEA como un per­so­na­je con “fuer­tes lazos con el nar­co­trá­fi­co”; invo­lu­cra­do tam­bién  en toda esa tra­ma arma­da des­de la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca, al decir de Inves­ti­ga­do­res y mis­mos priis­tas, pre­si­di­da por Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri, del ase­si­na­to de Luis Donal­do Colo­sio, Man­lio Fabio Bel­tro­nes, es reve­ren­cia­do por su nue­vo car­go, Pre­si­den­te del Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal (PRI); en su toma de pose­sión, con­jun­ta­men­te con su com­pa­ñe­ra de fór­mu­la Caro­li­na Mon­roy, dice sin el mayor pudor: “El Pre­si­den­te Enri­que Peña Nie­to, se atre­vió y con­si­guió el apo­yo de todos los priis­tas en torno a sus pro­yec­to de refor­mas que le urgían al país, y que hoy, ya mate­ria­li­za­das, mar­can el nue­vo ciclo his­tó­ri­co del Siglo XXI mexi­cano” . “A expli­ca­ción no pedi­da, acu­sa­ción mani­fies­ta”, reza el ada­gio popu­lar,  y eso es lo que hace Man­lio Fabio Bel­tro­nes, al acep­tar que todos los priis­tas apo­ya­ron las defor­mes leyes, que no “Refor­mas” hechas a nues­tra Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos Mexi­ca­nos, solo para favo­re­cer­se y favo­re­cer a empre­sa­rios extranjeros.

Bel­tro­nes como ope­ra­dor priis­ta en la Cáma­ra de Dipu­tados y Emi­lio Gam­boa, su com­pa­dre y corre­li­gio­na­rio, de igual o peor cata­du­ra delin­cuen­cial, en su cali­dad de coor­di­na­dor de la ban­ca­da priis­tas en el Sena­do, empie­zan a aco­mo­dar las fichas de éste per­ver­so jue­go polí­ti­co con cla­ras miras a la Pre­si­den­cia de la Repú­bli­ca en 2018. De ahí que les ten­gan ase­gu­ra­dos los cómo­dos y mulli­dos sillo­nes, en la cáma­ra de Dipu­tados y Sena­do­res a sus hijos, hijas, yer­nos, nue­ras, aman­tes y por supues­to a la corrup­ta paren­te­la de Car­los Sali­nas de Gor­ta­ri y de sus fie­les ser­vi­do­res, todos ellos priis­tas y por aque­llo del agra­de­ci­mien­to a fami­lia­res de ante­rio­res Pre­si­den­tes, aun­que sean del Par­ti­do de Acción Nacio­nal (PAN) y a miem­bros de sus par­ti­dos rémo­ras, fal­ta­ría más, el tra­ba­jo sucio hecho por los juniors del Par­ti­do Ver­de, nece­sa­ria­men­te le ten­dría que ser remu­ne­ra­do, a más de con muchos millo­nes de pesos con dipu­tacio­nes, sena­du­rías, y una que otra Pre­si­den­cia Muni­ci­pal o has­ta una Gubernatura.

¿Que ten­dría­mos que hacer los ciu­da­da­nos mexi­ca­nos, ante éste cla­ro pano­ra­ma, en el que, quie­nes deten­tan el poder, ya ni se preo­cu­pan por ocul­tar sus robos, frau­des, ase­si­na­tos, corrup­te­las de todo tipo y con dos pode­res, Legis­la­ti­vo y Judi­cial some­ti­dos por el Eje­cu­ti­vo y sumi­dos en la corrup­ción?… ¿Qué pro­ce­de­rá hacerse?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *