El Congreso Popular

En cuan­to a asis­ten­cia, el even­to des­de tem­prano era ya un éxi­to, a todos nos unía la idea de encon­trar nue­vos cami­nos de lucha, nue­vos espa­cios de par­ti­ci­pa­ción y de uni­dad; des­de aba­jo. Lle­ga­ron ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos de casi todas las enti­da­des de la república.

 El lugar, la expla­na­da del monu­men­to, una gran car­pa y dos mil sillas; todas ocu­pa­das. En el pre­sí­dium y en dis­tin­tos momen­tos par­te del gru­po de los orga­ni­za­do­res; Vir­gi­lio Caba­lle­ro, Jor­ge Zara­te, Fabri­zio Mejía, Hugo Aboi­tes, Gui­ller­mo Morán, Paco Igna­cio Tai­bo II, Epig­me­nio Iba­rra, John Aker­man, Miguel Con­cha y otros.

Gabino Palo­ma­res y Fer­nan­do Rive­ra Cal­de­rón abrie­ron el even­to con sus can­cio­nes. Acto segui­do, una lar­ga lis­ta de bre­ves inter­ven­cio­nes de los con­vo­can­tes para fijar su posi­ción e idea sobre la ins­ta­la­ción del Con­gre­so y sus expectativas.

Acto segui­do, la toma de pro­tes­ta de los lla­ma­dos repre­sen­tan­tes popu­la­res, se da lec­tu­ra y aprue­ba el regla­men­to de deba­tes. Las reglas, dos minu­tos por ora­dor que serán insa­cu­la­dos, una mujer y un hom­bre alternados.

Se pasa a la lec­tu­ra de la ini­cia­ti­va, con pro­yec­to de decre­to por el que se dero­gan las refor­mas y adi­cio­nes a diver­sas dis­po­si­cio­nes de la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca de los Esta­dos uni­dos Mexi­ca­nos, en mate­ria de ener­gía, publi­ca­das el 20 de diciem­bre de 2013, en el dia­rio ofi­cial dela federación.

En la expo­si­ción de moti­vos de la mis­ma, se esta­ble­ce: “ la refor­ma cons­ti­tu­cio­nal a la que hoy nos opo­ne­mos cons­ti­tu­ye una modi­fi­ca­ción fun­da­men­tal a nues­tro régi­men cons­ti­tu­cio­nal. Ello repre­sen­ta el cam­bio de una deci­sión polí­ti­ca que ha defi­ni­do nues­tro pac­to social duran­te el últi­mo siglo”.

Este tipo de refor­mas se seña­la: ”corres­pon­de­rían al Cons­ti­tu­yen­te Ori­gi­na­rio y no al Cons­ti­tu­yen­te Per­ma­nen­te”.  Al per­mi­tir­se que extran­je­ros reci­ban como pago, en las “licen­cias” y los “con­tra­tos de pro­duc­ción com­par­ti­da”, una par­te de la pro­duc­ción de cru­do extraí­da, se vio­len­ta el prin­ci­pio de que los hidro­car­bu­ros son de la Nación. Igual­men­te se infrin­ge el prin­ci­pio de que corres­pon­de a ésta la explo­ta­ción de esos recursos.

Algu­nos sos­tie­nen que el Cons­ti­tu­yen­te Per­ma­nen­te, o sea el Con­gre­so de la Unión y las Legis­la­tu­ras de los Esta­dos, en cual­quier momen­to, pue­den modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción en sus prin­ci­pios originarios.

Con ese cri­te­rio se podrían dero­gar, los artícu­los don­de se esta­ble­cen las garan­tías indi­vi­dua­les, o en los que se seña­la que es volun­tad del pue­blo cons­ti­tuir­se en una repú­bli­ca, repre­sen­ta­ti­va, demo­crá­ti­ca y fede­ral, y que ejer­ce su sobe­ra­nía a tra­vés de los pode­res de la unión.

Sí así fue­se, se podría por la sola vota­ción en las Cáma­ras, eli­mi­nar el fede­ra­lis­mo, des­apa­re­cer el muni­ci­pio libre, eli­mi­nar las liber­ta­des de expre­sión y de reu­nión. O esta­ble­cer una monarquía.

La ple­na­ria con­ti­núa, y los ora­do­res suben a la tri­bu­na, hablan de todo, menos de la pro­pues­ta a dis­cu­sión, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble orde­nar el deba­te, ade­más es evi­den­te que la mayo­ría de los con­gre­sis­tas están de acuer­do con la iniciativa.

Sin poder pro­fun­di­zar en el tema por las con­di­cio­nes del lugar y dado el núme­ro de los con­gre­sis­tas, se con­si­de­ró sufi­cien­te­men­te dis­cu­ti­da, y por una­ni­mi­dad se apro­bó la dero­ga­ción de las refor­mas peñis­tas en mate­ria energética.

En el siguien­te pun­to se plan­teó, posi­bles accio­nes para con­me­mo­rar el 18 de mar­zo, día de la expro­pia­ción petro­le­ra por Láza­ro Cár­de­nas, en este tema la par­ti­ci­pa­ción de los ora­do­res mos­tra­ba la enor­me diver­si­dad de ideas sobe el ¡que hacer!, por ello las par­ti­ci­pa­cio­nes fue­ron más des­or­de­na­das, más diver­sas y dispersas.

Final­men­te por insis­ten­cia de Paco Igna­cio Tai­bo II, se pro­pu­so y se apro­bó impul­sar una con­cen­tra­ción uni­ta­ria para lo cual se bus­ca­rá hablar con Cár­de­nas y López Obrador.

Se insis­ti­rá en el tema de la uni­dad para luchar con­tra las refor­mas. A pesar de que el padre Miguel Con­cha, al ini­ció de los tra­ba­jos del Con­gre­so, seña­ló que sobre ese tema se ha insis­ti­do mucho,
y que las cúpu­las se nie­gan a cami­nar jun­tos, por lo que se debe impul­sar la uni­dad des­de abajo.

La exi­gen­cia de lla­mar a la uni­dad a las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas es evi­den­te y nece­sa­ria, aun­que pue­de resul­tar una pér­di­da de tiem­po pues resul­ta cla­ro, que se ha ini­cia­do la dispu­ta de los votos para las pró­xi­mas elec­cio­nes de 2015.

Ade­más, para el 18 de mar­zo fal­tan dos meses que tam­bién se debe­rían apro­ve­char para ir defi­nien­do aspec­tos bási­cos del Con­gre­so Popular.

La ins­ta­la­ción del CP resul­ta espe­ran­za­do­ra pues la mayo­ría de sus inte­gran­tes mos­tra­ron un alto espí­ri­tu de res­pe­to y tole­ran­cia, ade­más de que se han con­jun­ta­do cien­tos de cua­dros con gran expe­rien­cia social y política.

Sin embar­go sal­tan a la vis­ta retos impor­tan­tes de aten­der, y que debe­rán ser resuel­tos de mane­ra colec­ti­va, y pron­ta, invo­lu­cran­do a los repre­sen­tas que acu­di­mos a la convocatoria.

Es entre otros el caso de esta­ble­cer con cla­ri­dad y entre todos, los obje­ti­vos del Con­gre­so Popu­lar, su direc­ción, estruc­tu­ra y orga­ni­za­ción, for­mas de lucha, alian­zas, par­ti­ci­pa­ción de los inte­gran­tes, finan­cia­mien­to, toma de decisiones.

Debe­mos defi­nir si entre las tareas a rea­li­zar, esta­rá hacer pro­pues­tas y esta­ble­cer meca­nis­mos de con­trol y vigi­lan­cia sobre los pode­res de la república

 Es nece­sa­rio prio­ri­zar el uso de las redes, para infor­ma­ción, for­ma­ción, dis­cu­sión, toma de acuer­dos, pro­pa­gan­da y con­vo­ca­to­rias. Esta­ble­cien­do tema­rios con­cre­tos, es posi­ble rea­li­zar de mane­ra vir­tual impor­tan­tes, amplios y abier­tos debates.

La for­ma es fon­do y los con­vo­can­tes y orga­ni­za­do­res, no han sido nom­bra­dos para pre­si­dir, por lo que debe­rán ser rati­fi­ca­dos o rec­ti­fi­ca­dos para el desem­pe­ño de sus actividades.

El Con­gre­so Popu­lar no pue­de sobre­vi­vir por los bue­nos deseos de sus miem­bros, ni que­dar empan­ta­na­do en la inten­ción de un esfuer­zo más, de lograr e la uni­dad de las izquier­das, y de las fuer­zas demo­crá­ti­cas o pro­gre­sis­tas. Si se desea per­du­rar debe dise­ñar su pro­pio camino.

 El Con­gre­so Popu­lar, debe ejer­cer la sobe­ra­nía con­for­me lo seña­la el artícu­lo 39 cons­ti­tu­cio­nal; que esta­ble­ce que el pue­blo de Méxi­co, tie­ne en todo tiem­po el dere­cho de alte­rar o modi­fi­car su for­ma de gobierno.

Con­tri­buir a movi­li­zar, edu­car y orga­ni­zar a millo­nes de mexi­ca­nos para cons­truir el poder popu­lar y lograr el cam­bio del régi­men e ins­ta­lar un nue­vo Cons­ti­tu­yen­te debe ser tarea del Con­gre­so Popular.

jorgemoscosopedrero@yahoo.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *