El País no aguanta otra elección sin certeza

Por lo tan­to, exi­gi­mos al IFE:

  1. Publi­car, antes de la jor­na­da elec­to­ral del 1° de julio, los infor­mes pre­li­mi­na­res de los par­ti­dos polí­ti­cos así como las esti­ma­cio­nes del IFE de los gas­tos de cada can­di­da­tu­ra presidencial.
  2. For­mar inme­dia­ta­men­te una comi­sión espe­cial del Con­se­jo Gene­ral para reci­bir infor­mes y denun­cias sobre com­pra y coac­ción del voto y actuar en consecuencia.
  3. Que su Comi­sión Tem­po­ral de Deba­tes tome medi­das inme­dia­tas para aus­pi­ciar la cele­bra­ción de deba­tes pre­si­den­cia­les adicionales.
  4. Ase­gu­rar la total equi­dad e impar­cia­li­dad en la cober­tu­ra de las cam­pa­ñas elec­to­ra­les por los medios de comu­ni­ca­ción electrónica.
  5. Res­guar­dar el sis­te­ma de cómpu­to en su con­jun­to con­tra posi­bles inter­fe­ren­cias. Garan­ti­zar que su sis­te­ma de cómpu­to sea total­men­te con­fia­ble. Apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des de mejo­ra que seña­ló el pro­pio Comi­té Téc­ni­co Ase­sor del PREP, en el Infor­me final entre­ga­do al IFE en agos­to de 2006, don­de pro­pu­so: a) Hacer públi­co “el soft­wa­re que se uti­li­za­rá” y b) cons­ti­tuir un “Comi­té Espe­cial que audi­te el PREP” y ase­gu­re su con­fia­bi­li­dad. Asi­mis­mo, garan­ti­zar el acce­so ciu­da­dano a los datos en tiem­po real y que se inclu­yan, en las bases de datos del PREP y del Con­teo Dis­tri­tal, los datos sobre bole­tas reci­bi­das y sobran­tes, ciu­da­da­nos regis­tra­dos para votar, votos emi­ti­dos tota­les y otros simi­la­res, que resul­tan impres­cin­di­bles para la veri­fi­ca­ción ciu­da­da­na de la con­sis­ten­cia de los resul­ta­dos. Estas medi­das, que pue­den redu­cir drás­ti­ca­men­te los ries­gos de frau­de, deben imple­men­tar­las el IFE de inmediato.

Las encues­tas y los medios

La elec­ción pre­si­den­cial no está deci­di­da toda­vía. Depen­de de quié­nes y cuán­tos sal­ga­mos a votar el 1° de julio. Medios masi­vos de comu­ni­ca­ción y encues­ta­do­ras, liga­dos ambos a gru­pos de poder con inocul­ta­bles intere­ses par­ti­dis­tas, han uti­li­za­do la publi­ca­ción de encues­tas, posi­ble­men­te ama­ña­das, para tra­tar de con­ven­cer al elec­to­ra­do de que ya hay un “gana­dor” indis­cu­ti­ble, y para sem­brar la des­es­pe­ran­za entre quie­nes desean una trans­for­ma­ción pro­fun­da. Todo ello enmas­ca­ra­do en una supues­ta “ver­dad téc­ni­ca”, cuyas debi­li­da­des y fal­ta de obje­ti­vi­dad sólo se apre­cian al ana­li­zar su dise­ño mues­tral y sus cuestionarios.

El des­per­tar ciu­da­dano, deto­na­do por los jóve­nes, ha exhi­bi­do el fra­ca­so de esta estra­te­gia en favor del can­di­da­to del PRI. Los medios se han vis­to for­za­dos a reco­no­cer que la bur­bu­ja de Peña Nie­to se desinfla.

Aun­que las encues­tas pue­den pro­por­cio­nar infor­ma­ción valio­sa para la pobla­ción, hoy se han con­ver­ti­do en ins­tru­men­tos pro­pa­gan­dís­ti­cos. La influen­cia del dine­ro en las elec­cio­nes, que antes se hacía sen­tir en la publi­ci­dad paga­da por par­ti­cu­la­res (aho­ra prohi­bi­da) se está trans­fi­rien­do a la con­tra­ta­ción de encues­tas. El IFE debe audi­tar de mane­ra inte­gral las encues­tas que se hacen públi­cas y, en su caso, san­cio­nar a las par­tes res­pon­sa­bles de las irre­gu­la­ri­da­des encon­tra­das. Las encues­tas en épo­ca de elec­cio­nes deben ser regu­la­das, a fin de evi­tar el con­tu­ber­nio de encues­ta­do­ras y pode­ro­sos medios de comu­ni­ca­ción, garan­ti­zan­do que su cali­dad e impar­cia­li­dad sean super­vi­sa­das por enti­da­des aca­dé­mi­cas reconocidas.

Todos a votar y cui­dar los votos

Lla­ma­mos a todos los mexi­ca­nos a par­ti­ci­par con su voto el pró­xi­mo 1° de julio. Está en jue­go el des­tino del país. Con nues­tro voto con­cien­te podre­mos defi­nir un mode­lo eco­nó­mi­co que erra­di­que la pobre­za y reduz­ca la des­igual­dad, así como una polí­ti­ca públi­ca que com­ba­ta la vio­len­cia y la inse­gu­ri­dad. En suma, sal­ga­mos a votar por un Méxi­co en que impe­re la demo­cra­cia y pri­men los valo­res colec­ti­vos sobre bene­fi­cios y pri­vi­le­gios particulares.

Los ciu­da­da­nos hon­ra­dos tene­mos una segun­da tarea impor­tan­te: vigi­lar el buen desem­pe­ño del pro­ce­so elec­to­ral. El país no aguan­ta­ría otros comi­cios man­cha­dos por el frau­de. Para evi­tar­lo se requie­re la par­ti­ci­pa­ción acti­va de los ciu­da­da­nos, la vigilancia
de las casi­llas cui­dan­do la inte­gri­dad de los datos, y el repu­dio cívi­co a los defrau­da­do­res. Invi­ta­mos a los defen­so­res de la demo­cra­cia a orga­ni­zar­se para com­ba­tir, enér­gi­ca y pací­fi­ca­men­te, el mapa­chis­mo elec­to­ral en todas sus formas.

¡La elec­ción pre­si­den­cial no está deci­di­da toda­vía! Sal­ga­mos a votar y cui­de­mos que las elec­cio­nes sean libres, equi­ta­ti­vas y limpias.

Miem­bros del gru­po “En Defen­sa del Sufra­gio Efec­ti­vo y Libre”: Ara­ce­li Damián, Arman­do Bar­tra, Car­los Payán, Con­sue­lo Sán­chez, Enri­que Dus­sel, Epig­me­nio Iba­rra, Erén­di­ra San­do­val, Héc­tor Díaz-Polan­co, Jesús Can­tú, John Acker­man, John Saxe-Fer­nán­dez, Julio Bolt­vi­nik, Loren­zo Meyer, Luciano Con­chei­ro, Luis Mochán, Pedro Miguel, Víc­tor Flo­res Olea, Víc­tor Rome­ro Rochín 

Miem­bros del “Obser­va­to­rio Uni­ver­si­ta­rio Elec­to­ral”: Agus­tín Porras, Brí­gi­da Gar­cía, Etel­ber­to Ortíz, Gus­ta­vo Gar­za, Juan Reyes del Cam­pi­llo, Mari­se­la Con­nelly (Pre­si­den­ta Aso­cia­ción de Aca­dé­mi­cos Daniel Cosío Ville­gas), Martha Sch­tein­gart, Susa­na Ler­ner, Willi­bald Sonnleitner 

Miem­bros de “Todos Contamos” 

Miem­bros de “Foto por Casi­lla” Eduar­do Sacris­tán, Car­los López Nata­ren, Ale­jan­dro Juá­rez y Edgar Herrado

Aquí puedes adherirte a este desplegado


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *