Habemus rector

Foto: Coloboxp
Foto: Colo­boxp

Cuan­do cami­na­ba, el pasa­do vier­nes 6 de noviem­bre, rum­bo a la Facul­tad de Inge­nie­ría de la UNAM, para rea­li­zar la pre­sen­ta­ción núme­ro 17 de mi libro, “Cuan­do corre­teá­ba­mos uto­pías”, noté que abun­da­ban en las pare­des de los inmue­bles de las escue­las , por don­de iba pasan­do, muchos car­te­les con letre­ros noto­rios: “¡No que­re­mos a Bolí­var Zapa­ta ni a Ser­gio Alcocer”.

Tales car­te­les lla­ma­ron mi aten­ción pues los Doc­to­res cita­dos, eran, se decía, entre otros ocho Doc­to­res, los  dos más fuer­tes com­pe­ti­do­res, a suce­der en el car­go de Rec­tor de la “Máxi­ma Casa de Estu­dios”, al salien­te,  otro Dr., José Narro Robles.  Al ter­mi­nar ese mis­mo día, la noti­cia esta­ba en todos los medios de comu­ni­ca­ción: el gana­dor ¡Oh sor­pre­sa! fue ¡el Dr. Enri­que Luís Graue Wiechers!

Así que a par­tir del pró­xi­mo 17 de noviem­bre, como ter­cer médi­co con­se­cu­ti­vo al fren­te de la UNAM, el  Dr. Enri­que Luís (mejor nos aho­rra­mos los ape­lli­dos), tie­ne un reto enor­me, lograr que tal ins­ti­tu­ción, sea en ver­dad la Máxi­ma Casa de Estu­dios” del país. Y no solo eso.

Y es que hace pocos años, una de las Uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas de Chi­na, ubi­ca­da en Shanghai, publi­có un estu­dio dan­do ran­go a 500 uni­ver­si­da­des del mun­do. Las pri­me­ras diez resul­ta­ron ser nor­te­ame­ri­ca­nas e ingle­sas y la UNAM apa­re­ce en el sitio…. ¡153! Dos años des­pués,  el influ­yen­te dia­rio inglés, The Times, reve­ló un ran­kin de las mejo­res 200 uni­ver­si­da­des del pla­ne­ta, e inclu­yó a nues­tra UNAM, ¡en el sitio 195! Por supues­to que, con ambos resul­ta­dos,  las auto­ri­da­des de nues­tra HH ins­ti­tu­ción, jun­to con la pren­sa nacio­nal, pri­me­ro se vana­glo­ria­ron, pues “¡esta­mos den­tro de las pri­me­ras 200 del mun­do!”, dije­ron. Lue­go se moles­ta­ron,  y pusie­ron el gri­to en el cie­lo, dicien­do que en Méxi­co la UNAM es una ins­ti­tu­ción de exce­len­cia, que  las com­pa­ra­cio­nes con uni­ver­si­da­des euro­peas y grin­gas, no eran  jus­tas ni objetivas.

La reac­ción nacio­nal ante dicho estu­dios com­pa­ra­ti­vos, con­tras­tó, por ejem­plo,  con la de los fran­ce­ses. Resul­ta que en el mis­mo docu­men­to apa­re­cie­ron 22 uni­ver­si­da­des galas, de las cua­les, la mejor posi­cio­na­da, esta­ba  en el lugar 65. ¡Todo un escán­da­lo! ¿Cómo era posi­ble que las uni­ver­si­da­des  fran­ce­sas, dije­ron, estu­vie­ran tan mal! Y empe­za­ron a tomar medi­das con­cre­tas para salir avan­te. ¿En la UNAM se tomó algu­na medi­da, ade­más de man­dar a volar aque­llos estudios?

Pare­ce que ni siquie­ra en el gas­to edu­ca­ti­vo se logró mejo­rar. Por ejem­plo, en gene­ral, los paí­ses euro­peos, des­de hace déca­das, des­ti­nan el equi­va­len­te al 7 por cien­to de su Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) a edu­ca­ción, inclu­so los paí­ses, ex socia­lis­tas, invier­ten mas del 5 por cien­to. Méxi­co dedi­ca ape­nas el 4 por cien­to del PIB al rubro, edu­ca­ción.  Y sos­pe­cho que, al igual que en el res­to de las ins­ti­tu­cio­nes públi­cas del país, un 80 por cien­to de esos recur­sos se gas­ta en gas­to corrien­te y en jubi­la­cio­nes y el res­to, el 20 por cien­to,  en inves­ti­ga­cio­nes y en mejo­res sala­rios para los bue­nos profesores.

Qui­zá lo ante­rior expli­que por qué los pro­fe­so­res de la UNAM (y de nivel medio y medio supe­rior, o sea, secun­da­rias y  CCH´s, Pre­pas y Bachi­lle­res) atien­den al mis­mo tiem­po, a muchos gru­pos de 50 alum­nos o mas, cada uno. Algo anti­pe­da­gó­gi­co, pues lo sano sería que los gru­pos gran­des fue­ran de, cuan­do mucho, 25 alumnos.

Cla­ro que esa situa­ción se refle­ja en la cali­dad del pro­fe­so­ra­do. Se sabe que en Méxi­co, solo  el 3 por cien­to de los pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, tie­ne  doc­to­ra­do. En Chi­le y en Argen­ti­na, dicho por­cen­ta­je es del 12 por cien­to; en Bra­sil es del 25 por cien­to, en Ingla­te­rra es del 40 por cien­to, en EU del 60 por cien­to y…uf. ¿Algún día los alcanzaremos?

¿En don­de está la cau­sa de dicha situa­ción? Qui­zá habría que hablar de cau­sas, en plu­ral. En el cos­to para los alum­nos, no. Entrar y ser par­te de la prin­ci­pal Uni­ver­si­dad del país, la UNAM, por ejem­plo,  siem­pre ha sido bara­to. Las auto­ri­da­des dicen que es bara­to estu­diar en ella, por­que esta sub­si­dia­da, que todos pue­den acce­der a ella. Lo cual es relativo.

Por­que a la hora de ana­li­zar de dón­de pro­vie­nen los egre­sa­dos, resul­ta que un 70 por cien­to (más o menos) de dichos egre­sa­dos, pro­vie­nen de los sec­to­res de la socie­dad  altos, eco­nó­mi­ca­men­te hablan­do. De los ricos, pues. Y es que se da un fenó­meno curio­so, pero sig­ni­fi­ca­ti­vo: Diga­mos que ingre­san 100; 70 de ellos, pro­vie­nen de las cla­ses popu­la­res y 30 de las cla­ses altas. Con­for­me avan­za el tiem­po de dura­ción de la carre­ra (s), la pirá­mi­de por­cen­tual se va invir­tien­do, pues la mayo­ría de los pro­ve­nien­tes de los de aba­jo, van deser­tan­do, por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos o por­que des­de la pri­ma­ria arri­ban insu­fi­cien­te­men­te pre­pa­ra­dos y peor ali­men­ta­dos. Así has­ta que la mayo­ría de los egre­sa­dos son de los de arri­ba, los de la éli­te, que son los ver­da­de­ra­men­te bene­fi­cia­dos con lo bara­to que es estu­diar en la UNAM.

Enton­ces la UNAM, jue­ga un papel impor­tan­te en la repro­duc­ción del sis­te­ma… ¡injus­to!, del país. Qui­zá la “Máxi­ma Casa de Estu­dios”, debe­ría adop­tar el sis­te­ma de la UAM, otra de las uni­ver­si­da­des públi­cas pres­ti­gia­das, aun­que no tan gran­de como aque­lla (esta cuen­ta con 40 mil inte­gran­tes de su comu­ni­dad y aque­lla con cer­ca de 400 mil). La UAM cobra mucho más, pero da cré­di­to, pues el alumno pue­de pagar cuan­do haya ter­mi­na­do la carre­ra y esté labo­ran­do (bueno, así era cuan­do un ser­vi­dor pasó por ahí).

Otro pro­ble­ma, que al menos debe­ría ser revi­sa­do,  es que la mayo­ría (¿el 90 por cien­to?) de quie­nes ingre­san a estu­diar algu­na licen­cia­tu­ra en la UNAM, no son eva­lua­dos, pues pro­vie­nen de escue­las de nivel medio supe­rior, de la pro­pia UNAM. Entien­do que a cual­quier alumno pro­ve­nien­te de los CCHs y de las Pre­pa­ra­to­rias, gra­cias al lla­ma­do “pase auto­má­ti­co”, le bas­ta con obte­ner una cali­fi­ca­ción pro­me­dio de 6, o su equi­va­len­te,  para tener ase­gu­ra­do un lugar en la UNAM.

Y ¿qué pasa con un estu­dian­te con mayor pro­me­dio de cali­fi­ca­ción, pero que haya estu­dia­do en el Cole­gio de Bachi­lle­res, o en un CECYT (antes voca­cio­na­les) o en una pre­pa­ra­to­ria de pro­vin­cia, o una par­ti­cu­lar? Debe rea­li­zar un examen de admi­sión, pero  sus posi­bi­li­da­des de ingre­sa­ra la UNAM, son meno­res pues ésa solo cuen­ta con un 10 por cien­to de luga­res, por­que el 90 por cien­to, está ocu­pa­do de ante­mano. Con esta situa­ción ¿no baja la cali­dad o exce­len­cia  de la ense­ñan­za de la “Máxi­ma Casa de Estu­dios”? Tal vez, a lo mejor, qui­zá, pue­de ser…

En fin. Los núme­ros que deja el Dr. José Narro Robles, como Rec­tor salien­te, si bien no son malos, debie­ran ser mejo­res. Duran­te su perio­do, ocho años, ingre­sa­ron 710 mil nue­vos alum­nos, pero solo se titu­la­ron 154 mil; se gra­dua­ron 32 dos mil espe­cia­lis­tas, 22 mil Maes­tros, 5,700 Doc­to­res. Bien. Pero habría que ver que muchos de ellos andan por ahí, des­em­plea­dos o sub­em­plea­dos, tra­ba­jan­do en lo que sea. Y al bachi­lle­ra­to de la UNAM ingre­sa­ron 210 mil alum­nos. Tam­bién bien.

Así que el nue­vo rec­tor de la UNAM, don Enri­que Luís (que­da­mos que se oye mejor sin ape­lli­dos) tie­ne mucho tra­ba­jo por delan­te. Ya que le tocó ser el ter­ce­ro en dis­cor­dia, y el ter­cer médi­co (Juan Ramón de la Fuen­te, José Narro,…) en ocu­par ese hon­ro­so car­go (¿los médi­cos se “apo­de­ran” de la UNAM, los pri­me­ros 20 o 24 años del siglo XXI?) Y ya. Has­ta aquí. He dicho. Pun­to com. No vayan a decir que estoy cri­ti­can­do a la “Máxi­ma Casa de Estu­dios” del país y…

Sería bueno, aho­ra que “Habe­mus Rec­tor”, o sea, que al fren­te está don Enri­que Luís, se pro­pu­sie­ra lograr hacer de la UNAM, una de las 10 pri­me­ras uni­ver­si­da­des del mun­do, aun­que sea. ¿No creen esti­ma­dos cua­tro o cin­co lectores?

Noti­tas: Una.- Que don Agus­tín Basa­ve, fla­man­te nue­vo Pre­si­den­te del PRD, no debe­ría andar dicien­do que va a sacar a los diri­gen­tes corrup­tos y tram­po­sos del Par­ti­do, por­que se va a que­dar soli­to. Dos.- Que no, los legis­la­do­res no quie­ren ganar­nos a los ciu­da­da­nos, pues no han qui­ta­do del Pre­su­pues­to de Egre­sos de la Fede­ra­ción, los pri­vi­le­gios eco­nó­mi­cos de que goza la cla­se polí­ti­ca. El pla­zo ter­mi­na el 15 de noviem­bre.  Tres.- Que más que deba­te sobre la lega­li­za­ción de la mari­gua­na, pues la recien­te reso­lu­ción de la Supre­ma Cor­te de Jus­ti­cia al res­pec­to, lo ha reba­sa­do, lo que urge, son la pues­ta en mar­cha de cam­pa­ñas infor­ma­ti­vas, a todos los nive­les de la socie­dad, sobre sus efec­tos en los con­su­mi­do­res. Cua­tro.- Que las pró­xi­mas pre­sen­ta­cio­nes de mi libro, “Cuan­do corre­teá­ba­mos uto­pías”, las núme­ros 18 y 19, son el vier­nes 13 de noviem­bre, en la Casa de la Cul­tu­ra “Jai­me Torres Bodet”, de Nezahual­co­yotl, Edo­Mex, en ave­ni­da Chi­mal­hua­cán, cer­ca del Pala­cio Muni­ci­pal, a las 16:30 horas; y el sába­do 14 de noviem­bre, a las 10 de la maña­na, en la sala “Cris­ti­na Payán”, en el ex Con­ven­to de Culhua­cán, en Izta­pa­la­pa, DF, cer­ca del Metro Culhua­cán, línea 12. Cin­co.- Que por cier­to, al ter­mi­nar su inter­ven­ción como uno de los cua­tro comen­ta­ris­tas de mi libro, el vier­nes pasa­do, don Gon­za­lo López de Haro, alto fun­cio­na­rio de la Facul­tad de Inge­nie­ría dela UNAM, excla­mó: “y si quie­ren saber cuán­do y por que se jodió el país, la izquier­da y el PRD, lean “Cuan­do corre­teá­ba­mos uto­pías”. Gra­cias. Seis.- Que sigo de ter­co, mis esti­ma­dos, haga­mos ejer­ci­cio dia­rio, y con­ven­za­mos  a otros de esta noble practica.

José Luis Her­nán­dez Jiménez
Correo  E    hernandez-jimenez2012@hotmail.com
Méxi­co D.F. a 11 de noviem­bre de 2015.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *