¡Alto a la embestida privatizadora sobre las semillas!

La refor­ma pro­po­ne un incre­men­to de las san­cio­nes, asi­mis­mo, per­mi­te una mayor dis­cre­cio­na­li­dad al Ser­vi­cio Nacio­nal de Ins­pec­ción y Cer­ti­fi­ca­ción de Semi­llas (SNICS), enti­dad que se pro­po­ne con­ver­tir en agen­cia inves­ti­ga­do­ra y juz­ga­do­ra de los pre­sun­tos infrac­to­res, gene­ral­men­te agri­cul­to­res. Ade­más de impo­ner­les mul­tas impa­ga­bles para el común de los cam­pe­si­nos, les podrá impe­dir el uso de por vida de sus pre­dios, por con­si­de­rar la clau­su­ra defi­ni­ti­va de los luga­res o esta­ble­ci­mien­tos don­de se haya uti­li­za­do la varie­dad vege­tal protegida.

La refor­ma tie­ne tam­bién la inten­ción de ampliar los con­cep­tos de pro­tec­ción a los obten­to­res, que pre­do­mi­nan­te­men­te son com­pa­ñías trans­na­cio­na­les, no sólo al intro­du­cir cam­bios en la defi­ni­ción de varie­dad vege­tal que hablan de “taxón botá­ni­co del ran­go más bajo cono­ci­do” y de la inclu­sión de hon­gos (otro rei­no); sino al intro­du­cir el con­cep­to de varie­da­des esen­cial­men­te deri­va­das, y  el con­cep­to de pro­duc­to de la varie­dad, que com­pren­de a todas las par­tes de la plan­ta, para con­su­mo humano, ani­mal o indus­trial. Con la refor­ma pro­pues­ta pre­ten­den per­pe­tuar en el tiem­po la exclu­si­vi­dad y ade­más incluir cual­quier teji­do vege­tal, al pre­ten­der que se pro­te­jan las estruc­tu­ras vege­ta­les de las varie­da­des pro­te­gi­das y de aque­llas futuras.

La refor­ma nuli­fi­ca los dere­chos débil­men­te con­si­de­ra­dos para los agri­cul­to­res e inves­ti­ga­do­res en la actual Ley; para el caso de los agri­cul­to­res, limi­ta su dere­cho a pro­du­cir su pro­pia semi­lla y mate­rial de pro­pa­ga­ción para usar­los en sus uni­da­des de pro­duc­ción, situa­ción gra­ve si tene­mos en cuen­ta que en nues­tro país, mas del ochen­ta por cien­to de los agri­cul­to­res rea­li­za esa prác­ti­ca. De igual mane­ra, limi­ta drás­ti­ca­men­te el uso de las varie­da­des mejo­ra­das por los fito­me­jo­ra­do­res, que es uno de los pro­ce­di­mien­tos bási­cos de gene­ra­ción de nue­vas variedades.

Exi­gi­mos que de inme­dia­to se ini­cie un deba­te amplio y públi­co sobre la con­ve­nien­cia de seguir for­ta­le­cien­do la pri­va­ti­za­ción del sec­tor semi­lle­ro, fun­da­men­tal para el desa­rro­llo agrí­co­la de Méxi­co; y que los dipu­tados asu­man con res­pon­sa­bi­li­dad su papel.

Nar­ci­so Barre­ra Bassols

Víc­tor Tole­do Mansur

Ele­na Álvarez-Buylla

Andres María Ramírez

Cathe­ri­ne Marie­lle, Gru­po de Estu­dios Ambientales

Víc­tor Suá­rez, Aso­cia­ción Nacio­nal de Empre­sas Comer­cia­li­za­do­ras del Cam­po (ANEC)

Alei­da Yeni­sei Tovar Mar­tí­nez ase­so­ra del PRD (Ale­jan­dro Enci­nas) Ade­li­ta San Vicen­te Tello, Semi­llas de Vida, A.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *