La inseguridad (4ª y última parte)

La inse­gu­ri­dad en todas sus for­mas ha lle­ga­do a Méxi­co. Oja­la no sea para que­dar­se.

¿Qué pasó en Michoa­cán, quién o quié­nes son los auto­res direc­tos e inte­lec­tua­les de agre­dir a la mul­ti­tud — matan­do a sie­te e hirien­do a 131 per­so­nas de gol­pe y porra­zo — encon­tra­rán y cas­ti­ga­rán a los irres­pon­sa­bles del caso?

Dar res­pues­ta a tan­tas inte­rro­gan­tes, no es fácil. Y menos cuan­do no se es inves­ti­ga­dor ni se tie­nen a la mano todas las par­tes del rom­pe­ca­be­zas. Pero sin áni­mo de con­fun­dir más, va un inten­to para res­pon­der con cabe­za fría. Tal vez nos ayu­de un inves­ti­ga­dor clá­si­co, Sher­lock Hol­mes.

Cuan­do éste per­so­na­je se enfren­ta­ba a un dile­ma, pri­me­ro siem­pre se pre­gun­ta­ba “¡A quién bene­fi­cia el cri­men?”. Y bus­can­do esa res­pues­ta, halla­ba la ver­dad.

Cier­ta­men­te, en este caso no se habla de una nove­la, sino de la cru­da reali­dad, que es mucho más com­ple­ja que cual­quier rela­to. Pero se pue­de inten­tar, usan­do el mis­mo méto­do. Enton­ces, ¿quién se bene­fi­cia pro­vo­can­do terror en la socie­dad ase­si­nan­do e hirien­do con gra­na­das, a mucha gen­te en pre­sen­cia de todo mun­do?

Se bene­fi­cia la opo­si­ción, pero no toda, solo la que bus­ca derro­car al gobierno que algu­nos cali­fi­can de “espu­rio”. Se bene­fi­cia el lla­ma­do cri­men orga­ni­za­do, pero no todo, solo el que ha sido ata­ca­do por ese gobierno: Se bene­fi­cian los enemi­gos de la socie­dad, pero no todos, solo los que tie­nen los medios para armar­se. Y enton­ces ahí hay que bus­car las res­pues­tas. ¿Me explico?

Ese dis­cur­so de cier­ta opo­si­ción que repi­te una y otra vez, como cuchi­lli­to de palo, duro y duro, que el de Cal­de­rón es “el gobierno espu­rio, ile­gí­ti­mo, frau­du­len­to, ven­de patrias, y que por lo tan­to, que mue­ra el mal gobierno, y que hay que derro­car­lo ya que a diciem­bre no lle­ga y etc.”, pue­de calen­tar la cabe­za de mas de un ace­le­ra­do que ya enca­rre­ra­do, se le pue­de ocu­rrir lan­zar gra­na­das – que se dicen que ape­nas cues­tan 800 pesos en el mer­ca­do negro — y que cai­ga quien cai­ga, pues eso es lo de menos, si así se logra mayor des­pres­ti­gio del “espu­rio”.

Ade­más se arro­jan las gra­na­das en la mera tie­rra del Pre­si­den­te y en una enti­dad gober­na­da por otra opo­si­ción que tie­ne un dis­cur­so polí­ti­co dife­ren­te y has­ta con­tra­rio al de aque­lla otra opo­si­ción.

Al EPR y al EZLN, se les des­car­ta como ori­gen de los gra­na­da­zos pues los prin­ci­pios que enar­bo­lan, les impi­den ata­car a la pobla­ción. Son más inte­li­gen­tes en sus accio­nes para des­pres­ti­giar a sus contrarios.

Por otro lado, a los auto­res del gra­na­da­zo tam­bién hay que bus­car­los en las ban­das del cri­men orga­ni­za­do, en par­ti­cu­lar en las que se dedi­ca al narcotráfico.
Aun­que con palos de cie­go, dura­men­te ha sido gol­pea­da, por los gobier­nos, fede­ral y del esta­do de Michoa­cán, “La fami­lia”, la ban­da que ope­ra en dicha entidad. 

O bien pue­den ser los con­tra­rios a dicha ban­da. A los que les lla­man “Los Zetas”. Recuér­de­se que ambas ban­das pelean a muer­te diver­sos terri­to­rios, entre otros el puré­pe­cha, pues por los puer­tos de ese esta­do, ha entra­do mucha dro­ga. Ima­gi­ne­mos, solo ima­gi­ne­mos, que “los Zetas”, que son los con­tra­rios de la ban­da michoa­ca­na, fue­ron los auto­res. ¿Cómo se bene­fi­cia­rían? Pues con el hecho de que toda la fuer­za del Esta­do – Ejér­ci­to, AFI, PGR, poli­cías loca­les – vigi­lan­do ese terri­to­rio “mata­rían cua­tro pája­ros de una sola pedra­da”: “Atan las manos” de “la fami­lia” michoa­ca­na pues ese esta­do, sitio de ope­ra­cio­nes de dicha ban­da, esta­rá sitia­do por tiem­po inde­fi­ni­do; Se des­qui­tan por los ase­si­na­tos de 24 de sus supues­tos inte­gran­tes apa­re­ci­dos cer­ca de La Mar­que­sa, Esta­do de Méxi­co; cuyos auto­res según se ha dicho, fue­ron los de la ban­da michoa­ca­na, y logra­rían ope­rar por un buen rato a sus anchas en el res­to del terri­to­rio nacio­nal. De paso se des­qui­tan, hacien­do que­dar mal al gobierno que les ha dado duros gol­pes en sus ganan­cias. Y ellos sí pue­den, con faci­li­dad, com­prar gra­na­das y otras armas.

En fin, vaya usted saber. 

Infor­tu­na­da­men­te, dada la mag­ni­tud del pro­ble­ma, que haya segu­ri­dad ya no depen­de de los gobier­nos o de su medio­cre cla­se polí­ti­ca. Esen­cial­men­te depen­de de la socie­dad en su con­jun­to. Esta debe poner­se mas buza para exi­gir resul­ta­dos con­cre­tos.

Por­que aho­ra sí, la cla­se polí­ti­ca pare­ce asus­ta­da. Des­pués de todo, ésta es la pri­me­ra vez que apa­re­cen for­mas terro­ris­tas en nues­tro país. Y, ade­más de con­de­nar el acto terro­ris­ta, dice estar dis­pues­ta a cerrar filas con­tra esos actos. A ver si es cier­to.

Pero cerrar filas no debe ser sola­men­te de “dien­tes para fue­ra”. Sus dichos deben estar res­pal­da­dos por sus hechos. Cada quien deben poner su parte. 

Por ejem­plo, ¿por qué no cie­rran filas para lega­li­zar el con­su­mo y ven­ta de dro­gas? Digo, como en algu­nos luga­res de Euro­pa, que has­ta pica­de­ros ofi­cia­les exis­ten. Si esto se hicie­ra, el nego­cio del nar­co­trá­fi­co, se aca­ba­ría.

¿Por qué no cie­rran filas para impul­sar una cam­pa­ña infor­ma­ti­va sobre el daño que hace el con­su­mo de droga? 

¿Por qué no cie­rran filas para atra­par de un solo gol­pe a los jefes de las ban­das de nar­co­tra­fi­can­tes que se pasean libre­men­te por todo el país?

¿Por qué no cie­rran filas para prohi­bir que en los medios de comu­ni­ca­ción masi­va se siga enal­te­cien­do, de muchas mane­ras, direc­ta o subli­mi­nal­men­te, la vio­len­cia?

¿Por qué no cie­rran filas para acor­dar una refor­ma fis­cal que logre dis­tri­buir equi­ta­ti­va­men­te la
rique­za que el país pro­du­ce, es decir que los que ganan más, paguen más y los que per­ci­ben menos paguen menos, y con ello recu­pe­rar el poder adqui­si­ti­vo del sala­rio que se vie­ne per­dien­do cada vez más des­de hace muchos años. ¿Cuán­tos de quie­nes ayu­dan al nar­co­trá­fi­co, lo hacen por­que el sala­rio míni­mo alcan­za para nada y optan por ese camino?

¿Por qué no cie­rran filas para apli­car el esta­do de dere­cho aun­que sean sus cua­tes los afec­ta­dos cuan­do se aplique? 

¿Por qué no cie­rran filas para que los ser­vi­do­res públi­cos de veras sir­van y los fun­cio­na­rios públi­cos de veras funcionen? 

Por este camino, el del acuer­do miran­do hacia delan­te, es más pro­ba­ble lograr que haya segu­ri­dad para todos. Ele­men­tal mi que­ri­dos Watson. 

PD. De paso se feli­ci­ta a los atle­tas mexi­ca­nos que par­ti­ci­pa­ron ¡y bri­lla­ron! en los Jue­gos Para­olim­pi­cos de Chi­na.

 

Méxi­co D. F. a 17 de sep­tiem­bre del 2008. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *