La pasión

Pues en esas esta­ba, esti­ma­dos (as), cuan­do empie­zo a notar que por la radio, la tele­vi­sión, el inter­net, en espec­ta­cu­la­res y en bar­das, han empe­za­do a trans­mi­tir men­sa­jes de los can­di­da­tos a la Pre­si­den­cia. ¡Oh dios! ¡Y pen­sar que van a ser 17 millo­nes de spots! ¿A quién se le ocu­rrió que las cam­pa­ñas elec­to­ra­les debían ini­ciar en ple­na sema­na mayor? ¡Ya sé! A los legis­la­do­res, a quién más. Ya ven que dicha estir­pe con fue­ro, unas veces la rie­ga y otras también.

Escu­char y mirar dichos men­sa­jes elec­to­ra­les, sobre todo en Sema­na San­ta, es una ver­da­de­ra tor­tu­ra. Como que si nos die­ran de lati­ga­zos o nos colo­ca­ran sobre la tes­ta, una coro­na de espi­nas. Como que si nos cas­ti­ga­ran por no se cuán­tos peca­dos come­ti­dos. ¿Ya pusie­ron aten­ción a dicha publi­ci­dad, mis esti­ma­dos (as)?

Don Enri­que Peña pre­su­me que él sí anda de vaca­cio­nes. Supon­go que por eso apa­re­ce en diver­sos esce­na­rios natu­ra­les, con dife­ren­te ropa, y pro­me­tien­do que “te lo cum­plo por­que te lo fir­mo”, o algo así; Doña Che­pi­na Vás­quez, pre­su­mien­do en fon­do som­brío (¿por qué som­brío, por tan­to muer­to?) que a ella nadie le rega­ló nada y que de una tien­di­ta de pin­tu­ras de su señor padre…etc., ha lle­ga­do tan alto. Cla­ro, no dice que aque­lla “tien­di­ta de pin­tu­ras”, real­men­te es una tien­do­ta de la Comex, la empre­sa que se ha dedi­ca­do a pin­tar de todos los colo­res, todo el terri­to­rio nacio­nal. Y dice que ella no fir­ma sus com­pro­mi­sos, solo los jura; Don Peje, como jus­ti­fi­can­do y pidien­do dis­cul­pas por sus des­ma­nes y erro­res pasa­dos, dice que aho­ra sí se a va por­tar bien, que ya no lo vuel­ve a hacer y que ofre­ce su “mano fran­ca”. Muchos no le creen por­que, me ima­gino, saben que es como un lucha­dor rudo que cuan­do da la mano al con­trin­can­te, de repen­te… ¡zas!, da un gol­pe bajo al con­tra­rio. ¡A que mi can­di­da­to! Se me hace que muchos de sus anti­guos apo­ya­do­res, lo van a cru­ci­fi­car el pri­mer domin­go de julio, y ya no resu­ci­ta eh, polí­ti­ca­men­te, acla­ro; De don Qua­dri ni hablo, aún es una incógnita.

Qui­zá por todo ello, el por­cen­ta­je de incré­du­los blas­fe­mos con la actual con­tien­da elec­to­ral, que no res­pon­de a las encues­tas o que de plano dice que no va a votar, sigue cre­cien­do mucho más que las pre­fe­ren­cias por cual­quie­ra de los candidatos.

Total, que la Sema­na Mayor que pro­me­tía ser pla­cen­te­ra para la mayo­ría, no lo será. Por­que ade­más, muchos de los que no via­jan ni se expla­yan en estos días san­tos, es debi­do a que per­te­ne­cen a esa cre­cien­te y mayo­ri­ta­ria cla­se social lla­ma­da “de los pobres” o de los “pobres extre­mos”, que ya suman como 52 millo­nes y que care­cen de lana con­tan­te y sonante.

Para col­mo, en mi caso par­ti­cu­lar, este mero Domin­go de Ramos, mien­tras este suje­to que les escri­be anda­ba tiran­do la poli­lla en ple­nos Vive­ros de Coyoa­cán, uno de aque­llos “pobres”, supon­go, abrió la cajue­la de mi pobre vehicu­lo (este sí, pobre) y lle­vó­se mi male­ta con mi semi­nue­vo equi­pa­je depor­ti­vo y otros ense­res y, de pilón, mi telé­fono móvil, des­de el cual hizo lla­ma­das y envió men­sa­jes ofen­si­vos a algu­nos de mis cua­tro o cin­co lec­to­res (as).

Así que esta Sema­na, que debie­ra ser de vaca­cio­nes, “como dios man­da”, para muchos es una pasión ver­da­de­ra, pasión en el sen­ti­do cris­tiano, es decir, sufrir y sufrir.

Noti­tas: Una.- Que hay un decre­to de un gobierno pro­gre­sis­ta, de van­guar­dia, de izquier­da y lai­co, que seña­la a la con­me­mo­ra­ción reli­gio­sa cató­li­ca cono­ci­da como “Sema­na San­ta en Izta­pa­la­pa”, como “Patri­mo­nio Cul­tu­ral e Intan­gi­ble de la Ciu­dad de Méxi­co”. ¡Vaya, mas pare­ce otro ismo, sí de opor­tu­nis­mo!; Dos.- Que el mis­mo domin­go aquel, regre­sé al sitio del robo a bus­car pis­tas o res­tos de mis pren­das y que los inte­gran­tes de una patru­lla de la poli­cía me rega­ñan. Pre­gun­to por qué y me dicen que si no sé que ahí no pue­do ni arri­mar­me pues es el velo­rio de don Miguel de la Madrid, ex Pre­si­den­te de Méxi­co. Que diz­que fue el que empe­zó a moder­ni­zar al país. Ah vaya; Tres.- Que tam­bién se murió don Jor­ge Car­pi­zo, céle­bre por muchas cosas. Una bue­na es que como Rec­tor de la
UNAM hizo el pri­me­ro y úni­co diag­nós­ti­co cru­do por ver­da­de­ro – “For­ta­le­zas y Debi­li­da­des” — de la lla­ma­da Máxi­ma Casa de Estu­dios. Cla­ro que el CEU se le fue a la gar­gan­ta, pidien­do has­ta la muer­te de don Jor­ge, y nada pasó. Bueno sí, la UNAM está peor. Una mala es que cuan­do fue Pro­cu­ra­dor Gene­ral de la Repú­bli­ca, se negó a cap­tu­rar a los her­ma­nos Are­llano Félix, capos de capos de aque­llos años, quie­nes se encon­tra­ban en la Nun­cia­tu­ra Papal, expli­can­do, se dijo, que ellos no habían mata­do al Car­de­nal Posa­das Ocam­po. Diz­que por­que la PGR esta­ba pene­tra­da por los nar­cos. Una curio­sa coin­ci­den­cia, es que a uno de aque­llos car­na­les, Ben­ja­mín, pre­so en EU, hoy lo regre­san a Méxi­co a cum­plir par­te de su con­de­na; Cua­tro.- Que esta­mos invi­ta­dos a la Mesa Redon­da titu­la­da “Pers­pec­ti­va His­tó­ri­ca del PMT”, a car­go de los ponen­tes: Luís Tomás Cer­van­tes Cabe­za de Vaca, Sal­va­dor Ruiz Ville­gas y Jor­ge A, Villa­mil Rivas. Es el día 14 de abril, a las 17 horas, en la calle de Acua­rio No. 5, esq. Ermi­ta Izta­pa­la­pa, en Izta­pa­la­pa, DF.

Correo E. hernandez.jimenez2010@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *