Las organizaciones alternativas y el embrión de una nueva sociedad

 

Si hay un nue­vo pac­to polí­ti­co en Méxi­co ¿Quié­nes podrían sus­cri­bir­lo? ¿Aca­so la “cla­se polí­ti­ca” que hoy pre­do­mi­na ten­dría que for­mar par­te de ese nue­vo pac­to polí­ti­co? La ver­dad es que con esta “cla­se polí­ti­ca” no hay espe­ran­za, se nece­si­tan nue­vos acto­res con otra mís­ti­ca, otro com­pro­mi­so, ideas nue­vas y con una acti­tud cole­gia­da. ¿De dón­de van a salir los acto­res colec­ti­vos e indi­vi­dua­les para un nue­vo pac­to polí­ti­co en Méxi­co, si la cla­se polí­ti­ca está total­men­te des­acre­di­ta­da para ello? Hay quie­nes espe­ran un esta­lli­do social vio­len­to, como en 1810 y en 1910.  Pero si no hay cier­to con­sen­so del país que que­re­mos, de cómo dise­ñar­lo prác­ti­ca­men­te y una cier­ta estruc­tu­ra orga­ni­za­ti­va, un esta­lli­do vio­len­to podría cos­tar­nos muchí­si­ma vio­len­cia y –sobre todo- muchas vidas.  Por eso, antes de que la deca­den­cia de la cla­se polí­ti­ca actual se haga aún más pro­fun­da, se requie­re avan­zar en cons­truir con­sen­sos y gene­rar una orga­ni­za­ción fede­ra­da que pue­da reba­sar, des­pla­zar y sus­ti­tuir a las pseu­do­ins­ti­tu­cio­nes actuales.

La pro­pues­ta es con­vo­car a la unión de orga­ni­za­cio­nes alter­na­ti­vas y per­so­nas hones­tas y com­pro­me­ti­das que pue­dan dar via­bi­li­dad y estruc­tu­ra al cam­bio social. Tomar la ini­cia­ti­va para tra­ba­jar en el desa­rro­llo de polí­ti­cas públi­cas dis­tin­tas a las actua­les, empe­zar a gene­rar pro­gra­mas de tra­ba­jo en todas las áreas, expe­rien­cias edu­ca­ti­vas dife­ren­tes, desa­rro­llo de empre­sas alter­na­ti­vas, mejo­ra­mien­to de los eco­sis­te­mas. Nece­si­ta­mos una reor­ga­ni­za­ción polí­ti­ca del pue­blo para el pue­blo, que goce de legi­ti­mi­dad y res­pe­to para que haya con­fian­za y cre­di­bi­li­dad cre­cien­te entre quie­nes vayan par­ti­ci­pan­do. Una orga­ni­za­ción en que nadie quie­ra abu­sar de los demás, sino con­tri­buir a su máxi­mo desa­rro­llo. Una orga­ni­za­ción fra­ter­na, equi­ta­ti­va, libre y jus­ta es posi­ble. Sig­ni­fi­ca hacer nacer el embrión de la nue­va socie­dad a que aspi­ra­mos, den­tro del vien­tre de esta socie­dad deca­den­te. Al unir­nos como orga­ni­za­cio­nes alter­na­ti­vas y coope­rar entre noso­tros pode­mos poten­cia­li­zar nues­tro poder de mane­ra expo­nen­cial y hacer ver que pode­mos man­te­ner una for­ma de rela­ción dis­tin­ta, sin el egoís­mo y el ensi­mis­ma­mien­to que la socie­dad capi­ta­lis­ta y el neo­li­be­ra­lis­mo han generado.

El Encuen­tro Nacio­nal de Orga­ni­za­cio­nes Alter­na­ti­vas que varias orga­ni­za­cio­nes esta­mos con­vo­can­do para el día 28 de noviem­bre de 2010, en el Club de Perio­dis­tas, cons­ti­tu­ye una vía que –con­ju­gán­do­se con otros esfuer­zos- podría deri­var en ese embrión de nue­va socie­dad que la actual coyun­tu­ra exi­ge y está  a nues­tro alcance.

Me gus­ta­ría cono­cer sus opi­nio­nes sobre todo esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.