Ocasionará la emergencia una pérdida de confianza mutua

Méxi­co, indi­có, al igual que la mayo­ría de los paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, han vivi­do, en los pasa­dos 20 años “muchas expe­rien­cias nega­ti­vas oca­sio­na­das por desas­tres huma­nos o pro­vo­ca­dos por el hom­bre, lo que nos lle­va a ser una socie­dad de sobre­vi­vien­tes, que sabe­mos res­pon­der a deter­mi­na­das emer­gen­cias, pero se tra­ta de un cono­ci­mien­to del que tam­po­co se pue­de abusar”.

Ante emer­gen­cias y desas­tres, sico­ló­gi­ca­men­te se afec­tan dos áreas: una, deno­mi­na­da con­fian­za mutua y otra de pre­dic­ti­bi­li­dad emo­cio­nal: “La con­fian­za mutua es la mate­ria pri­ma de la cre­di­bi­li­dad. Cuan­do una per­so­na con­fía en otra, se acti­va un área espe­cí­fi­ca del cere­bro lla­ma­da ínsu­la. Tene­mos un cere­bro que pro­du­ce nive­les ele­va­dos de con­fian­za mutua, y sin ellos, no pue­de fun­cio­nar. Es decir, nece­si­ta­mos creer en algo o en alguien, y uno de los impac­tos sico­ló­gi­cos de esta emer­gen­cia será que habrá un cam­bio drás­ti­co en las fuen­tes de cre­di­bi­li­dad que para muchas per­so­nas pue­de ser la tele­vi­sión, los perió­di­cos, los polí­ti­cos e inclu­so la ciencia”.

Exper­to en el aná­li­sis del dolor cró­ni­co, aler­tó que debe­mos ser extre­ma­da­men­te cui­da­do­sos en el mane­jo de la infor­ma­ción, por­que, de lo con­tra­rio, gene­ra­mos mayor incer­ti­dum­bre, lo que está muy rela­cio­na­do con otro de los gran­des fac­to­res que se afec­tan: la pre­dic­ti­bi­li­dad emocional.

En la vida dia­ria todos nos cons­trui­mos un esque­ma men­tal para poder fun­cio­nar, que es muy sen­ci­llo, y res­pon­de no a dudas racio­na­les sino emo­cio­na­les. Cómo voy a sen­tir si cie­rran el Metro o si no hay res­tau­ran­tes, si uso o no cubre­bo­cas, a eso le lla­ma­mos pre­dic­ción emo­cio­nal y guía nues­tra con­duc­ta coti­dia­na. Se tra­ta de pro­ce­sos emo­cio­na­les que son muy impor­tan­tes, y que por el momen­to están afec­ta­dos. Cual­quier infor­ma­ción que nos per­mi­ta pre­ser­var o aumen­tar estos nive­les es muy útil ante una cre­cien­te car­ga de estrés para la población.”

El cere­bro humano, indi­có, fun­cio­na mejor cuan­do acce­de a infor­ma­ción con­fia­ble, pero, ante mayor incer­ti­dum­bre, mayor estrés, pues “hay evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que una per­so­na tie­ne capa­ci­dad de auto­rre­gu­la­ción emo­cio­nal para sobre­lle­var una situa­ción extre­ma, pero tam­bién se sabe que esta tole­ran­cia pue­de agotarse”.

Reco­men­dó que, ante la emer­gen­cia sani­ta­ria, “debe­mos recu­rrir a nues­tras redes de ami­gos, que lle­gan a ser aún más impor­tan­tes que las fami­lia­res, pues es uno de los gran­des capi­ta­les emo­cio­na­les con que con­ta­mos para no sen­tir des­es­pe­ran­za o indiferencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *