Postura sobre las supuestas Autodefensas en la Sierra de Zongolica

3.- Pero lo que vemos en el gru­po publi­ci­ta­do en Zon­go­li­ca no es ni Poli­cía Comu­ni­ta­ria ni Auto­de­fen­sa de una comu­ni­dad deter­mi­na­da por­que no exis­te un movi­mien­to social en ese sen­ti­do. Son un gru­po polí­ti­co con rei­vin­di­ca­cio­nes socia­les (en la nota apa­re­ci­da hoy así como en el video se habla de “nues­tras deman­das” pero no dice cuá­les son, ni el gobierno las acla­ra: ¿Son deman­das rela­cio­na­das con segu­ri­dad públi­ca o son deman­das socia­les?, ¿Son de otro tipo?). Lo que que­da cla­ro es que el obje­ti­vo moti­va­cio­nal de este gru­po no es el com­ba­te a la delin­cuen­cia orga­ni­za­da, aun­que decla­ren lo con­tra­rio, pues no ha hecho algu­na acción en ese sen­ti­do. Has­ta aho­ra solo han hecho un “mane­jo mediá­ti­co” del asun­to. Este gru­po está uti­li­zan­do el nom­bre de auto­de­fen­sa para pre­sio­nar y ser escu­cha­dos “en sus deman­das”. ¿Cuá­les?, ¿De qué tipo? La Nota en refe­ren­cia solo con­fir­ma nues­tro dicho que hici­mos des­de hace 10 días.

4.- En la Sie­rra de Zon­go­li­ca cua­tro orga­ni­za­cio­nes nos esta­mos empe­zan­do a coor­di­nar a nivel regio­nal, en la zona baja, media y alta de la Sie­rra para orga­ni­zar el movi­mien­to social y ele­var su nivel de inter­lo­cu­ción con el Esta­do. Por eso pode­mos afir­mar que no exis­te un movi­mien­to social con ten­den­cia militar. 

5.- Cual­quier gru­po que no se for­me por man­da­to comu­ni­ta­rio o subor­di­na­do a una auto­ri­dad comu­ni­ta­ria es una ame­na­za poten­cial para nues­tras mis­mas comu­ni­da­des por­que esos gru­pos lo mis­mo pue­den auto defen­der­se de los delin­cuen­tes, como  tam­bién ser­vir a unos delin­cuen­tes para com­ba­tir a otros delin­cuen­tes en la lucha por el con­trol de las pla­zas. Inclu­so podrían lle­gar a ser un ins­tru­men­to con­tra­in­sur­gen­te del gobierno. Si no están bajo el man­do de una auto­ri­dad civil comu­ni­ta­ria nawua ¿Quién le impe­di­ría diri­gir su vio­len­cia hacia los lide­raz­gos socia­les opo­si­to­res al Gobierno?

6.- Lo que no da lugar a la duda ni a malos enten­di­dos es que todos los gru­pos y orga­ni­za­cio­nes de pro­ve­cho para nues­tro Pue­blo Nawua debe­mos for­ta­le­cer a la orga­ni­za­ción social comu­ni­ta­ria nawua a nivel muni­ci­pal; for­ta­le­cer a  las ins­ti­tu­cio­nes comu­ni­ta­rias entre ellas a la poli­cía comu­ni­ta­ria y a los juz­ga­dos auxiliares. 

El mode­lo de Sole­dad Atzom­pa ‑que ini­cial­men­te es de nues­tra auto­ría- es digno de seguir. Ahí no nece­si­ta­mos auto­de­fen­sas por­que las comu­ni­da­des están orga­ni­za­das sin dis­tin­ción de par­ti­dos o de reli­gio­nes; se movi­li­zan todos cuan­do así es nece­sa­rio y tie­nen a su poli­cía, auto­ri­dad comu­ni­ta­ria  y a su auto­ri­dad muni­ci­pal que los res­pal­da sin impor­tar de qué extrac­ción o filia­ción par­ti­da­ria sea dicha auto­ri­dad. ¿Qué este pro­ce­so es más tar­da­do y de mucho mayor tra­ba­jo social com­pro­me­ti­do? Sí. Pero este camino es el legí­ti­mo y el que nos for­ta­le­ce como Pue­blos indí­ge­nas autó­no­mos y Libre­men­te deter­mi­na­dos. A esto le lla­ma­mos pro­ce­so de recons­ti­tu­ción de los Pue­blos indígenas.

Una cosa más debe que­dar cla­ro: Nadie tie­ne dere­cho a hablar a nom­bre de los Pue­blos Indí­ge­nas si no tie­ne el man­da­to expre­so de tales Pue­blos y/o comunidades.

7.- Plan­tea­mien­tos de Principios: 

A) Con­si­de­ra­mos que la defen­sa de nues­tro Pue­blo ante una agre­sión es legí­ti­ma lo mis­mo si vie­ne de la delin­cuen­cia, de los caci­ques, del pro­pio Esta­do o de cual­quier otra ame­na­za externa. 

B) La rebe­lión ante un mal gobierno tam­bién es legí­ti­ma y has­ta legal, tal y como lo esta­ble­ce el artícu­lo 39 de la cons­ti­tu­ción fede­ral. El dere­cho de Sobe­ra­nía Popu­lar a modi­fi­car la for­ma de su gobierno es inalie­na­ble e irrenunciable.

La jus­ti­fi­ca­ción para ejer­cer direc­ta­men­te ese dere­cho se da cuan­do se ha lle­ga­do al lími­te sopor­ta­ble de las leyes e ins­ti­tu­cio­nes que dejan de pre­ser­var el bien común, la jus­ti­cia, las liber­ta­des, la demo­cra­cia y la equi­dad, cuan­do solo sir­ven para lega­li­zar los intere­ses de una mino­ría privilegiada. 

C) Lo peli­gro­so de lle­gar al lími­te es que si se abre el círcu­lo de vio­len­cia social reac­ti­va o, en su caso, la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria, ya no va a
poder ser cerra­da sino has­ta que se ago­ten los acto­res del con­flic­to. Des­afor­tu­na­da­men­te tan­to uno como otro actor uti­li­zan al Pue­blo como car­ne de cañón ponien­do éste la cuo­ta de san­gre, mien­tras que los líde­res lle­gan a acuer­dos para reaco­mo­dar­se en el poder. 

La vio­len­cia solo pue­de pro­du­cir más vio­len­cia. Lo que nues­tros Pue­blos indí­ge­nas nece­si­tan son con­di­cio­nes de paz para supe­rar la pobre­za y vol­ver a flo­re­cer como socie­da­des ori­gi­na­rias que somos; la segu­ri­dad comu­ni­ta­ria es resol­vi­ble des­de la orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria mis­ma, esto no lo entien­de solo quien no con­fía en el Pue­blo;  la rei­vin­di­ca­ción de nues­tros dere­chos legí­ti­mos como Pue­blos Ori­gi­na­rios y la lucha por su defen­sa  es irre­nun­cia­ble e inclau­di­ca­ble pero es una lucha pací­fi­ca y democrática.

Cd. Men­do­za, Ver., a 14 de febre­ro del año 2014
POR UNA VIDA DIG­NA­MEN­TE HUMA­NA 

Tla­ka­ten­co Julio Aten­co Vidal
Pre­si­den­te
CROISZ
atencoguerra2@yahoo.com.mx


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *