Pronunciamiento sobre la brutal detención de los 11 jóvenes el 20 de noviembre

El asun­to lle­ga­ría a tal extre­mo que en la con­sig­na­ción se con­tie­nen foto­gra­fías de cada uno de los acu­sa­dos toma­das en las ins­ta­la­cio­nes de la SEI­DO (y no en el Zóca­lo, duran­te los enfren­ta­mien­tos), mis­mas que fue­ron mos­tra­das a los gra­na­de­ros que par­ti­ci­pa­ron en los hechos. Es decir, fue­ron los poli­cías quie­nes ase­gu­ra­ron que todos los dete­ni­dos habían par­ti­ci­pa­do “en las agre­sio­nes y ata­ques a Pala­cio Nacio­nal y al gru­po de segu­ri­dad que cus­to­dia­ba las ins­ta­la­cio­nes”, el pasa­do 20 de noviembre.

Según este tex­to, los mis­mos fun­cio­na­rios con­fir­ma­ron que en los expe­dien­tes se asien­ta, tex­tual­men­te, que estas 11 per­so­nas per­te­ne­cen a “un gru­po colec­ti­vo sub­ver­si­vo”, como prue­ba el hecho de que “entre ellos se decían compas”.

Ade­más, los abo­ga­dos defen­so­res de los 11 incul­pa­do tuvie­ron final­men­te acce­so a estos expe­dien­tes, pero sólo de for­ma par­cial y sin que se les entre­ga­ran copias certificada.

Peor aún, según los abo­ga­dos de las víc­ti­mas, poli­cías fede­ra­les seña­lan haber dete­ni­do a los jóve­nes, cuan­do fue­ron los poli­cías del Gobierno de esta Ciu­dad quie­nes los detuvieron.

En este repor­ta­je se seña­la tam­bién que: “La [par­te] defen­so­ra men­cio­nó que en la acu­sa­ción de aso­cia­ción delic­tuo­sa, la PGR  recu­rre a “un infor­me de 2011 de inte­li­gen­cia, que habla sobre la exis­ten­cia de gru­pos anar­quis­tas en el país que están con­tra el capi­ta­lis­mo y la nano­tec­no­lo­gía”. Y que “[e]n el caso, por ejem­plo de Hillary Ana­lí Gon­zá­lez Olguín “apor­tan como prue­bas: foto­gra­fías de su celu­lar de mar­chas en la Ciu­dad de Méxi­co y que duran­te la mani­fes­ta­ción las per­so­nas gri­ta­ban con­sig­nas con­tra el Pre­si­den­te Enri­que Peña Nie­to”, según lo dicho por Jesús Gon­zá­lez Alcán­ta­ra, inte­gran­te del el Ins­ti­tu­to Mexi­cano de Dere­chos Huma­nos y Democracia.

Para agra­var la situa­ción, se ha seña­la­do que duran­te el tras­la­do de los jóve­nes a la SEI­DO y de la SEI­DO a Vera­cruz, fue­ron ade­más víc­ti­mas de tortura.

Seño­res y seño­ras legisladoras:

Fren­te a lo que de por sí es ya una cri­sis nacio­nal e inter­na­cio­nal, esta­mos ante un nue­vo hecho que pue­de cons­ti­tuir una gra­ví­si­ma vio­la­ción a las garan­tías bási­cas de once jóve­nes a los que podría autén­ti­ca­men­te arrui­nár­se­les la vida.

Por ello, des­de la Asam­blea Legis­la­ti­va del Dis­tri­to Fede­ral, pedi­mos al Gobierno Fede­ral hacer una cui­da­do­sa y trans­pa­ren­te revi­sión de cada caso, con la par­ti­ci­pa­ción de la Comi­sión Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos, de las ins­tan­cias inter­na­cio­na­les intere­sa­das y de las orga­ni­za­cio­nes de defen­so­ras de dere­chos huma­nos. La socie­dad mexi­ca­na, aho­ra más que nun­ca, deman­da que todos los nive­les y órga­nos de gobierno este­mos a la altu­ra de las deli­ca­das cir­cuns­tan­cias que vivimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *