Psicoterapia social y educación para la paz

La vio­len­cia social y el auge del cri­men orga­ni­za­do en los últi­mos años está lle­gan­do a extre­mos alar­man­tes por el cli­ma de ten­sión, temor e incer­ti­dum­bre gene­ra­li­za­do entre la pobla­ción, espe­cial­men­te en esta­dos como Chihuahua, Sina­loa, Tamau­li­pas, Baja Cali­for­nia, Michoa­cán, Nue­vo León y Gue­rre­ro, pero tam­bién en todo el país. Es nece­sa­rio dise­ñar estra­te­gias para aten­der la situa­ción psi­co­ló­gi­ca de las pobla­cio­nes de esos esta­dos y del país como un todo. Se pien­sa en la posi­bi­li­dad de apli­car algu­nas estra­te­gias alter­na­ti­vas en el esta­do de Sina­loa, que podrían con­ver­tir­se en un botón de mues­tra para lue­go gene­ra­li­zar­lo a otros luga­res y niveles.

Para obte­ner resul­ta­dos dife­ren­tes a los que se han teni­do has­ta aho­ra, se requie­re com­pren­der de una nue­va mane­ra los fenó­me­nos socia­les que están ocu­rrien­do y, por tan­to, gene­rar nue­vos enfo­ques de aten­ción e inter­ven­ción. Es nece­sa­rio tener men­te abier­ta para acep­tar nue­vos para­dig­mas y modi­fi­car los enfo­ques actuales.

Cen­trar­se úni­ca­men­te sobre la pro­duc­ti­vi­dad y el desa­rro­llo eco­nó­mi­cos ha gene­ra­do des­com­po­si­ción social y sufri­mien­to emo­cio­nal tan­to en Méxi­co como en otros paí­ses con eco­no­mías pode­ro­sas como Esta­dos Uni­dos y Japón. Es prio­ri­ta­rio aten­der lo que está ocu­rrien­do con la vida fami­liar y con los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos para con­tri­buir a ele­var los nive­les de sen­si­bi­li­dad social y pro­yec­ción de los talen­tos de niños, jóve­nes y adul­tos, impul­san­do una edu­ca­ción para la paz que prio­ri­ce en todos los gra­dos esco­la­res: a) apren­der a expre­sar­se por escri­to, como una mane­ra de auto­afir­mar­se y al mis­mo tiem­po tener en cuen­ta el pun­to de vis­ta del posi­ble lec­tor; b) apren­der a orga­ni­zar­se en las escue­las para gene­rar y desa­rro­llar empre­sas y coope­ra­ti­vas de diver­sa índo­le con alcan­ces pro­gre­si­vos; c) apren­der a escu­char e incor­po­rar el pun­to de vis­ta de los otros, y d) apren­der a desa­rro­llar y man­te­ner rela­cio­nes inter­per­so­na­les posi­ti­vas y duraderas.

A mayor sen­si­bi­li­dad y esta­bi­li­dad emo­cio­nal se ele­va el com­pro­mi­so social de cada per­so­na y dis­mi­nu­ye su ten­den­cia a la corrup­ción y la delin­cuen­cia. La sen­si­bi­li­dad que se logre en la fami­lia por la con­vi­ven­cia y armo­nía entre la pare­ja y entre padres e hijos es la base para la sen­si­bi­li­dad hacia el pró­ji­mo y hacia la socie­dad en su con­jun­to. Deben dise­ñar­se polí­ti­cas públi­cas para mejo­rar la cali­dad de la vida familiar.

Méxi­co y la mayo­ría de los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos impor­tan tec­no­lo­gías de Esta­dos Uni­dos, Euro­pa y Asia, mien­tras que expor­tan muy pocos pro­duc­tos manu­fac­tu­ra­dos. La eco­no­mía mexi­ca­na se sos­tie­ne en: 1) Ven­ta del petró­leo y gas; 2) Reme­sas de los emi­gra­dos a Esta­dos Uni­dos; 3) Nar­co­trá­fi­co; 4) Pira­te­ría; 5) Con­tra­ban­do; 6) Turis­mo; 7) Tele­vi­sión y tele­co­mu­ni­ca­cio­nes, y 8) Ensam­bla­do de autos y otros apa­ra­tos (maqui­la­do­ras); las demás acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas mexi­ca­nas tie­nen un nivel menos sig­ni­fi­ca­ti­vo en el inter­cam­bio comer­cial con los paí­ses que gene­ran la tec­no­lo­gía. En este enfo­que es pre­vi­si­ble el hun­di­mien­to pro­gre­si­vo de la eco­no­mía mexi­ca­na, con recu­pe­ra­cio­nes limi­ta­das y tran­si­to­rias, has­ta lle­gar al colap­so cuan­do sea insu­fi­cien­te la posi­bi­li­dad de emi­grar hacia Esta­dos Unidos.

Es nece­sa­rio que en Méxi­co se impul­se la capa­ci­dad crea­do­ra, el desa­rro­llo de tec­no­lo­gías inno­va­do­ras, la incor­po­ra­ción y mayor desa­rro­llo de los cono­ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos más avan­za­dos, la inver­sión en la indus­tria­li­za­ción del cam­po, el desa­rro­llo de múl­ti­ples encla­ves turís­ti­cos y pro­pi­ciar a gran esca­la el desa­rro­llo de empre­sas fami­lia­res y coope­ra­ti­vas gene­ra­do­ras de todo tipo de pro­duc­tos. Así podre­mos inter­cam­biar con otros paí­ses  pro­duc­tos por pro­duc­tos como una for­ma de gran desa­rro­llo eco­nó­mi­co nacio­nal, sin anclar­se úni­ca­men­te al inter­cam­bio con Esta­dos Unidos.

En lugar de la com­pe­ti­ti­vi­dad gene­ra­do­ra de estrés, infar­tos, depre­sión, sui­ci­dios y muchos otros pade­ci­mien­tos entre la pobla­ción, es nece­sa­rio impul­sar la coope­ra­ti­vi­dad, arti­cu­lan­do y poten­cian­do ideas, esfuer­zos, resul­ta­dos, de tal
mane­ra que es posi­ble lograr rique­za mate­rial, cul­tu­ral y emo­cio­nal para todos. Si en lugar de obs­truir­nos unos a otros y gas­tar enor­mes esfuer­zos en vigi­lan­cia, pro­ce­sos jurí­di­cos, poli­cía, cár­ce­les, mili­ta­ri­za­ción, etc., dedi­ca­mos cada vez más ener­gía huma­na a la pre­ven­ción, la orga­ni­za­ción, la detec­ción e impul­so de talen­tos, es posi­ble gene­rar mayo­res nive­les de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y pro­duc­ción con jor­na­das de tra­ba­jo cada vez más redu­ci­das y alto nivel de cali­dad de vida y esta­bi­li­dad emo­cio­nal para todos.

El con­cep­to gene­ral de un nue­vo para­dig­ma sería ir más allá de la “Socie­dad tec­no­ló­gi­ca”, de la “Socie­dad del cono­ci­mien­to” para alcan­zar y desa­rro­llar des­de aho­ra, en todos los ámbi­tos, la “Socie­dad del afec­to”, en la cual cada uno alcan­ce la reali­dad de per­ci­bir a los demás como una par­te de sí mis­mo. La “socie­dad del afec­to” cons­ti­tu­ye la com­bi­na­ción pro­gre­si­va entre afec­ti­vi­dad y orga­ni­za­ción, la inte­gra­ción armó­ni­ca entre que­rer y deber, entre liber­tad y responsabilidad.

Psicoterapia colectiva

En efec­to, se requie­re de un pro­ce­so de psi­co­te­ra­pia colec­ti­va diri­gi­do por espe­cia­lis­tas a tra­vés de tres posi­bi­li­da­des generales:

  1. Difu­sión, orien­ta­ción y ase­so­ría masi­va a tra­vés de tele­vi­sión, radio, inter­net y mate­ria­les impre­sos sobre la nece­si­dad de cam­biar el para­dig­ma y la pro­pues­ta de ideas alter­na­ti­vas que sean más efi­ca­ces que los enfo­ques que pre­do­mi­nan actualmente.
  2. Bús­que­da, con­tac­to y sen­si­bi­li­za­ción de per­so­nas ubi­ca­das estra­té­gi­ca­men­te para la influen­cia social y la toma de deci­sio­nes a fin de impul­sar y con­so­li­dar el cam­bio de para­dig­mas en el dise­ño polí­ti­co, eco­nó­mi­co, social y cultural
  3. Dise­ñar, apli­car y eva­luar expe­rien­cias pilo­to inten­si­vas en escue­las, otras ins­ti­tu­cio­nes y/o comu­ni­da­des, en las que se for­me y se capa­ci­te a docen­tes, direc­ti­vos o líde­res para apli­car un para­dig­ma alter­na­ti­vo como botón de mues­tra de su efi­ca­cia y bon­da­des que des­pués pue­da gene­ra­li­zar­se a otros espa­cios sociales.

La psi­co­te­ra­pia colec­ti­va se entien­de como un pro­ce­so de inter­ven­ción pro­fe­sio­nal para ele­var la salud psi­co­ló­gi­ca de gran­des can­ti­da­des de per­so­nas y con­tri­buir a mejo­rar su cali­dad de vida. Los prin­ci­pios de la psi­co­te­ra­pia colec­ti­va son aná­lo­gos a los de la psi­co­te­ra­pia indi­vi­dual, fami­liar o de gru­po, a saber:

  1. Estruc­tu­ra­ción emo­cio­nal: Las per­so­nas y los colec­ti­vos con­ti­nua­men­te viven expe­rien­cias y emo­cio­nes que requie­ren orga­ni­zar­se a tra­vés de los len­gua­jes oral, escri­to, mími­co y esté­ti­co para dar­les esta­bi­li­dad y cana­li­za­ción inten­cio­nal, evi­tan­do que obs­tru­yan o dis­tor­sio­nen la con­cen­tra­ción, el razo­na­mien­to lógi­co, la efi­ca­cia y la efi­cien­cia para diri­gir accio­nes de bene­fi­cio progresivo.
  2. Auto­com­pren­sión y redi­se­ño narra­ti­vo: Tan­to las per­so­nas como los colec­ti­vos requie­ren revi­sar sus his­to­rias para com­pren­der las cau­sas del pre­sen­te, cam­biar los sig­ni­fi­ca­dos de expe­rien­cias pasa­das y recom­bi­nar­las en un nue­vo dise­ño de futuro.
  3. Plan­tea­mien­to y rea­li­za­ción de pro­pó­si­tos: Los colec­ti­vos como las per­so­nas ten­drán mejor salud psi­co­ló­gi­ca en la medi­da en que pue­dan con­tro­lar sus accio­nes y diri­gir­las hacia la gene­ra­ción de efec­tos bené­fi­cos previstos.
  4. Sen­si­bi­li­za­ción al pun­to de vis­ta de otros: La salud psi­co­ló­gi­ca se fun­da esen­cial­men­te en el gra­do en que una per­so­na o un colec­ti­vo sea capaz de cap­tar y com­pren­der los sen­ti­mien­tos de otras per­so­nas y de otros colec­ti­vos. En la medi­da en que una per­so­na o un colec­ti­vo es sen­si­ble a las viven­cias de otros como si fue­ran pro­pias su actua­ción será éti­ca y, por tan­to, satis­fac­to­ria y libre. Así el pro­pio bien­es­tar va entre­la­za­do con el bien­es­tar de todos.

Objetivo general

Ensa­yar una estra­te­gia sis­te­má­ti­ca y pro­fe­sio­nal para con­tri­buir de mane­ra sig­ni­fi­ca­ti­va a la salud psi­co­ló­gi­ca de per­so­nas, gru­pos, ins­ti­tu­cio­nes, comu­ni­da­des, regio­nes, nacio­nes y de la huma­ni­dad en su con­jun­to, con el pro­pó­si­to de gene­rar y arrai­gar creen­cias, valo­res, acti­tu­des y capacidades
orien­ta­das a la jus­ti­cia, la equi­dad, la fra­ter­ni­dad y la liber­tad, como esen­cia y base del más amplio bien­es­tar y de la feli­ci­dad para todos.

Objetivos particulares

  1. Difu­sión y expli­ca­ción de los siguien­tes con­cep­tos alternativos: 
    1. La neu­ro­sis como base de las adic­cio­nes, el con­su­mis­mo, la agre­si­vi­dad, la apa­tía y la rigi­dez mental.
    2. Salud psi­co­ló­gi­ca indi­vi­dual y colectiva
    3. Psi­co­te­ra­pia colectiva
    4. Emo­cio­nes, inte­li­gen­cia y acción intencional
    5. Amo­ro­si­dad como base y fin de la vida humana
    6. Socie­dad del afecto
    7. El poder, como “poder hacer” que se ele­va expo­nen­cial­men­te con la orga­ni­za­ción progresiva
    8. Crea­ción de orga­ni­za­cio­nes coope­ra­do­ras equitativas
    9. Edu­ca­ción coope­ra­ti­va y crea­do­ra para todos
  2. Pro­pi­ciar la expre­sión, hacer aco­pio de viven­cias per­so­na­les y colec­ti­vas e infor­ma­ción esta­dís­ti­ca y, en con­se­cuen­cia, pro­po­ner alter­na­ti­vas en los siguien­tes ámbitos:
  3. La salud corporal 
    1. La pare­ja
    2. La fami­lia
    3. El barrio o colonia
    4. La escue­la
    5. El tra­ba­jo
    6. El muni­ci­pio
    7. El esta­do
    8. El país
    9. El mun­do

Medios de contacto psicoterapéutico

  1. Folle­tos
  2. Libros
  3. Videos
  4. Power point envia­dos vía correo‑e
  5. Chat, twit­ter, face book coordinados
  6. Correo‑e para con­sul­tas (psi­co­te­ra­pia internet)
  7. Telé­fono para con­sul­tas (psi­co­te­ra­pia telefónica)
  8. Psi­co­te­ra­pia grupal
  9. Con­fe­ren­cias
  10. Talle­res
  11. Cur­sos
  12. Reti­ros
  13. Even­tos
  14. Radio
  15. Tele­vi­sión
  16. Cine

Etapas

  1. Difu­sión amplia del nue­vo enfo­que, de los con­cep­tos alter­na­ti­vos y de la pro­pues­ta de psi­co­te­ra­pia social duran­te dos meses a tra­vés de dife­ren­tes medios.
  2. Esta­ble­cer calen­da­rio psi­co­ló­gi­co colectivo: 
    1. Enero: ¿Cómo mejo­rar la salud corporal?
    2. Febre­ro: ¿Cómo mejo­rar la rela­ción de pareja?
    3. Mar­zo: ¿Cómo mejo­rar la vida familiar?
    4. Abril: ¿Cómo mejo­rar la vida en la escuela?
    5. Mayo: ¿Cómo mejo­rar la vida laboral?
    6. Junio: ¿Cómo mejo­rar la vida del barrio o la colonia?
    7. Julio: ¿Cómo mejo­rar la vida municipal?
    8. Agos­to: ¿Cómo mejo­rar la vida esta­tal o regional?
    9. Sep­tiem­bre: ¿Cómo mejo­rar la vida nacional?
    10. Octu­bre: ¿Cómo mejo­rar la vida de la humanidad?
    11. Noviem­bre: Valo­ra­ción y apro­ve­cha­mien­to de la expe­rien­cia de los adul­tos mayores
    12. Diciem­bre: Impor­tan­cia y alter­na­ti­vas para el des­can­so, el espar­ci­mien­to y la diversión

Cada tema pue­de tener un enfo­que gene­ral y lue­go cla­si­fi­car­se en sub­te­mas, los cua­les más ade­lan­te tam­bién podrían cla­si­fi­car­se en sub­te­mas más espe­cí­fi­cos, así de mane­ra inde­fi­ni­da gene­ran­do pro­gre­si­va­men­te un ins­tru­men­tal muy amplio.

Organización

  1. Coor­di­na­dor gene­ral del proyecto
  2. Coor­di­na­dor y equi­po de dise­ño de power point y ela­bo­ra­ción de paque­te cinematográfico
  3. Coor­di­na­dor de chat, twit­ter, face book, correo‑e y equi­po técnico
  4. Coor­di­na­dor y equi­po de con­fe­ren­cis­tas y talleristas
  5. Coor­di­na­dor de folle­te­ría, dise­ña­dor e impresor
  6. Coor­di­na­dor, pro­gra­ma de psi­co­te­ra­pia gru­pal y equi­po de psicólogos
  7. Coor­di­na­dor y equi­po de aten­ción tele­fó­ni­ca (hora­rios)
  8. Coor­di­na­dor de ela­bo­ra­ción de videos y equi­po téc­ni­co de video­gra­ba­ción, pro­duc­ción y edición
  9. Coor­di­na­dor y equi­po de orga­ni­za­do­res de even­tos y retiros
  10. Coor­di­na­dor y equi­po de tele­vi­sión y radio regio­nal o nacional.

Instrumentación

  1. Con­vo­ca­to­ria a un equi­po intere­sa­do en pro­mo­ver un enfo­que alter­na­ti­vo para rea­li­zar una psi­co­te­ra­pia social: psi­có­lo­gos, médi­cos, dise­ña­do­res, pro­duc­to­res de radio y tv, eco­no­mis­tas, soció­lo­gos, comu­ni­ca­do­res, peda­go­gos, líde­res y organizadores.
  2. Reu­nión de tra­ba­jo e
    inter­cam­bio de conceptos.
  3. Mini­cur­so sobre los con­cep­tos alter­na­ti­vos (8 horas)
  4. Hacer aco­pio de recur­sos eco­nó­mi­cos y tec­no­ló­gi­cos para las dife­ren­tes acti­vi­da­des. Se empren­de­rán las que sean posi­bles: lo más fácil será ini­ciar por power point.
  5. Ini­cio de la cam­pa­ña de difu­sión del con­cep­to de psi­co­te­ra­pia social
  6. Ate­rri­za­je de acuer­do a los meses-tema, las per­so­nas con que se cuen­te y los medios y recur­sos a su alcance.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *