Subsidios y sustentabilidad. Proyecto alternativo de desarrollo sustentable

En Yuca­tán, más de un millón de hec­tá­reas para pro­yec­tos de desa­rro­llo turís­ti­cos, y cons­truc­ción de vivien­das, algu­nas con carac­ter de des­po­jo a los eji­da­ta­rios, para su pri­va­ti­za­ción.  La Pro­cu­ra­du­ría Agra­ria, des­de el gobierno de Patri­cio Patrón Labia­da, habi­li­tó a  Anto­nino Alma­zán, exper­tos en manio­brar la situa­ción agra­ria, has­ta la fecha siguen colu­di­dos con el gobierno priis­ta, para que en lugar de pro­cu­rar ase­so­ría y jus­ti­cia agra­ria, en reali­dad pro­cu­re lega­li­zar la trans­fe­ren­cia de tie­rras en for­ma lega­loi­de, y muchas veces, sin cono­ci­mien­to de los pose­sio­na­rios que tra­ba­jan los terre­nos ejida­les, lo que tam­bién ha crea­do serios con­flic­tos entre cam­pe­si­nos mayas.

-La tras­fe­ren­cia de tie­rras a manos de par­ti­cu­la­res, en todo el país, es más impor­tan­te que hacer­las pro­du­cir median­te un plan de desa­rro­llo con sus­ten­ta­bi­li­dad. Por eso a mi ver la sus­ten­ta­bi­li­dad se tie­ne que ver des­de una pers­pec­ti­va más amplia de las polí­ti­cas públi­cas, para ser cohe­ren­tes con el pro­yec­to de desa­rro­llo y de nación que se propone.

Hay que dejar muy cla­ro que no pue­de haber desa­rro­llo sus­ten­ta­ble, y menos sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, si el Esta­do mis­mo pro­cu­ra la pri­va­ti­za­ción de tie­rras y terri­to­rios de nues­tros pue­blo indí­ge­nas. A lo más que podría­mos lle­gar con estas polí­ti­cas es a nue­vas for­mas de enca­si­lla­mien­to y tien­das de raya “BUR­SÁ­TI­LES” en las que ya esta­mos no sólo los campesinos.

SUBSIDIOS Y SUSTENTABILIDAD.

-En nin­gún lugar del mun­do la pro­duc­ción del cam­po es ren­ta­ble y sus­ten­ta­ble. La nue­vas tec­no­lo­gías deter­mi­nan altos gra­dos de con­ta­mi­na­ción en la pro­duc­ción de ali­men­tos (gra­nos res­guar­da­dos duran­te años), indus­tria­li­za­dos, o alte­ra­dos gené­ti­ca­men­te, para que su pro­duc­ción sea mul­ti­pli­ca­da y acelerada.

Nece­si­ta­mos recons­truir nues­tra rela­ción de depen­den­cia con la tie­rra y la cul­tu­ra de la ali­men­ta­ción. Esta­dos Uni­dos el prin­ci­pal pro­duc­tor de gra­nos y ali­men­tos a nivel mun­dial, sub­si­dia su pro­duc­ción de gra­nos con más de 6 mil millo­nes de dóla­res al año. Esto con fines estra­té­gi­cos de depen­den­cia y some­ti­mien­to de las sobe­ra­nías ali­men­ta­rias de los paí­ses que le tie­nen que trans­fe­rir mate­rias pri­mas como el petró­leo en el caso de México.

Los gra­nos que Méxi­co reci­be de Esta­dos Uni­dos, no es cier­to que sea más bara­tos en su pro­duc­ción, a pesar que se pro­du­ce por millo­nes de tone­la­das con un alto desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co-trans­gé­ni­co y con­ta­mi­na­do de agro­quí­mi­cos. A Méxi­co se lo ven­den más bara­to, sí.  Pero el sub­si­dio que el gobierno nor­te­ame­ri­cano otor­ga a la pro­duc­ción, lo recu­pe­ra con el petró­leo y otras mate­rias pri­mas que noso­tros le ven­de­mos bara­to, y con la gaso­li­na cara que nos ven­de, más del 50 % de nues­tro con­su­mos dia­rio, que este gobierno no quie­re refi­nar, por­que este tipo con­ve­nios se lo prohíben.

-Debe­mos estar muy cons­cien­tes de esta rela­ción de depen­den­cia ali­men­ta­ria, así como que la pro­duc­ción de ali­men­tos natu­ra­les, no es ren­ta­ble para nin­gún pro­duc­to ni pro­duc­tor del cam­po. Por lo que si un pro­duc­tor, o miles de pro­duc­to­res, se paga­ran un sala­rio míni­mo dia­rio, por siem­bra, lim­pie­za, rie­go, man­te­ni­mien­to y cose­cha de cual­quier pro­duc­to del cam­po, su empre­sa, a la hora de la dis­tri­bu­ción o comer­cia­li­za­ción, que es otra eta­pa, sal­dría que­bra­da eco­nó­mi­ca­men­te con la ren­ta de su trabajo.

Esto nos lle­va a la nece­si­dad de una nue­va visión con res­pec­to a la pro­duc­ción en el cam­po, par­tien­do de que los ali­men­tos sanos, tie­nen un ori­gen y una fun­ción de vida fun­da­men­tal para nues­tra exis­ten­cia y la exis­ten­cia sus­ten­ta­ble de la vida en general.

-Las doc­tri­nas neo­li­be­ra­les y eco­no­mi­cis­tas han con­de­na­do mucho los sub­si­dios a la agri­cul­tu­ra y sobre todo a los pro­duc­to­res de auto­con­su­mo en nues­tro país. Pero nada dicen de nues­tra depen­den­cia de la pro­duc­ción de gra­nos sub­si­dia­dos de Esta­dos Unidos.

Noso­tros hemos pro­pues­to al Pro­yec­to Alter­na­ti­vo de Nación NO un sub­si­dio a los pro­duc­to­res, que se pres­ta a des­víos de recur­sos del Esta­do a
favo­ri­tis­mos par­ti­dis­tas, sea fami­lia­res de los altos fun­cio­na­rios, como en el caso de Fox-pre­si­den­te que trans­fe­ría millo­nes de pesos de Pro­cam­po a sus parien­tes y ami­gos, mien­tras a los eji­da­ta­rios no les auto­ri­za­ba más que 3 hec­tá­reas, o los inte­gran­tes de un padrón de supues­tos pro­duc­to­res que no pro­du­cen más que votos. ¡NO!

-Pro­po­ne­mos un sub­si­dio a la pro­duc­ción. Es decir que si deter­mi­na­da fami­lia cam­pe­si­na, coope­ra­ti­va, socie­dad o empre­sa agrí­co­la, pro­du­ce 10, 50 o mil tone­la­das de fru­tas o ali­men­tos, sobre esa pro­duc­ción el Esta­do tie­ne la obli­ga­ción de dar finan­cia­mien­to sub­si­dia­rio. Por­que esta pro­duc­ción no nos cues­ta más mate­ria pri­ma que los nutrien­tes del sue­lo, la extrac­ción de agua, el sol y el vien­to, más el tra­ba­jo de los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas que cui­da­ron su pro­crea­ción para la sub­sis­ten­cia huma­na de todos.

-Esta mis­ma cose­cha, o pro­duc­ción es fuen­te de otras ren­tas: pago de com­bus­ti­bles, mane­jos, trans­por­tes,  y otros valo­res agre­ga­dos mien­tras lle­ga al con­su­mi­dor. Es decir que de la tie­rra al con­su­mi­dor, el pro­duc­to del cam­po gene­ra más fuen­tes de tra­ba­jo y bene­fi­cios eco­nó­mi­cos que no reco­no­cen los eco­no­mis­cis­tas. Ade­más de los cos­tos esta­ble­ci­dos por las leyes de ofer­ta y deman­da que son total­men­te con­tra­rios a la sus­ten­ta­bi­li­dad de la pro­duc­ción en el cam­po, el Esta­do ten­drá la obli­ga­ción de sub­si­diar, la pro­duc­ción com­pro­ba­ble con has­ta el 50 por cien­to de su cos­to com­pro­ba­da en el mer­ca­do. De esta mane­ra, el cam­po pue­de reac­ti­var­se y los cam­pe­si­nos mexi­ca­nos, prin­ci­pal sus­ten­to de la sus­ten­ta­bi­li­dad podrían vivir en la dig­na medianía.

Nues­tra expe­rien­cia en la siem­bra de 20 hec­tá­reas de pitaha­ya, que hoy se han mul­ti­pli­ca­do en varias pobla­cio­nes del Esta­do, sien­do este fru­to “no tra­di­cio­nal”, uno de los más exó­ti­cos en el mun­do, y que noso­tros segui­mos sos­te­nien­do, no obs­tan­te las leyes del mer­ca­do y que sólo pro­du­ce 5 meses al año, más el aban­dono en que hoy se tie­ne a todos los pro­duc­to­res para que ven­dan sus tie­rras, nos da la expe­rien­cia para esta expo­si­ción, en la que reite­ra­mos que la tie­rra, no sólo es un medio de vida sino la madre de la vida en gene­ral. chantzacan@hotmail.com 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *