Victoria de la sociedad y los institutos de nutrición y salud

Al res­pec­to, Ale­jan­dro Cal­vi­llo, direc­tor de El Poder del Con­su­mi­dor, comen­tó: “Damos la bien­ve­ni­da a este anun­cio. Es un muy buen ini­cio, pero para enfren­tar el pro­ble­ma de obe­si­dad infan­til se requie­re que esta medi­da sea par­te de una polí­ti­ca integral”.

Y expli­có: “Ade­más de sacar la comi­da cha­ta­rra de las escue­las, esa polí­ti­ca inte­gral debe incluir: 1) la prohi­bi­ción de la publi­ci­dad de comi­da cha­ta­rra diri­gi­da a niños, 2) una refor­ma total del eti­que­ta­do de ali­men­tos que per­mi­ta al con­su­mi­dor saber si un pro­duc­to tie­ne altos con­te­ni­dos de gra­sa, azú­car y sal, 3) una cam­pa­ña nacio­nal de orien­ta­ción ali­men­ta­ria, 4) pro­mo­ver el con­su­mo de ali­men­tos ofre­ci­dos por peque­ños pro­duc­to­res loca­les y regio­na­les, y 5) una polí­ti­ca agrí­co­la que apo­ye la pro­duc­ción de los ali­men­tos base de la die­ta mesoamericana”.

En la entre­vis­ta, Lujam­bio reco­no­ció la impor­tan­cia de algu­nos de estos aspec­tos, al seña­lar: “Nece­si­ta­mos pro­gra­mas para mejo­rar la salud ali­men­ta­ria de toda la pobla­ción, no sola­men­te en la escue­la, nece­si­ta­mos acti­var físi­ca­men­te a toda la pobla­ción, a los niños en la escue­la y edu­car­los para su salud ali­men­ta­ria, den­tro y fue­ra del plan­tel, por eso reque­ri­mos de la con­ju­ga­ción de muchos acto­res: de los medios de comu­ni­ca­ción, de la indus­tria ali­men­ta­ria, del sis­te­ma edu­ca­ti­vo, y abso­lu­ta­men­te cen­tral y pro­ta­gó­ni­co, de los padres de familia”.

 

Será a partir del próximo ciclo escolar

Para el pró­xi­mo ciclo esco­lar —ade­lan­tó— se esta­rá en “apti­tud” de regu­lar la ven­ta de ali­men­tos y bebi­das, con un fuer­te apo­yo social. Serán defi­ni­cio­nes muy pre­ci­sas, “creo que sería inco­rrec­to que ade­lan­ta­ra (los linea­mien­tos y pro­duc­tos a regu­lar) por­que esta­mos en ese inter­cam­bio de pun­tos de vis­ta a par­tir de datos cien­tí­fi­cos que nos está dan­do la Secre­ta­ría de Salud”.

Agre­gó que están en dis­cu­sio­nes sobre los estu­dios y aná­li­sis que se han rea­li­za­do res­pec­to a la ali­men­ta­ción de los niños “para ver cuál es el con­su­mo de calo­rías que están tenien­do coti­dia­na­men­te. Que­re­mos encon­trar la com­bi­na­ción que nos per­mi­ta pron­to bajar esos con­su­mos caló­ri­cos y hacer que los niños ten­gan con­cien­cia ple­na de cómo deben ali­men­tar­se, espe­cial­men­te fue­ra de la escue­la, ya que noso­tros no pode­mos prohi­bir a nadie qué debe comer”.

Alon­so Lujam­bio refi­rió que el diá­lo­go con la indus­tria ali­men­ta­ria del país “ya arran­có” para tra­tar de resol­ver el pro­ble­ma de los ali­men­tos cha­ta­rra. Dijo que exis­te una “incli­na­ción” del sec­tor por par­ti­ci­par “cons­truc­ti­va y acti­va­men­te” para com­ba­tir el problema.

El fun­cio­na­rio dijo que las estra­te­gias a seguir para enfren­tar el pro­ble­ma va en tres sen­ti­dos: en la socia­li­za­ción en el apren­di­za­je de nue­vas pau­tas de com­por­ta­mien­to; en la acti­va­ción físi­ca fue­ra y den­tro de las escue­las, y en la regu­la­ción espe­cí­fi­ca de alimentos.

Des­de 2007, El Poder del Con­su­mi­dor ha seña­la­do como prio­ri­ta­rio el ter­cer aspec­to y segui­rá deman­dan­do una fir­me regu­la­ción de los con­te­ni­dos de ali­men­tos y bebi­das cha­ta­rra, de su eti­que­ta­do y de su pro­mo­ción publicitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *